ESTRATEGIAS PARA LA FORMACION DE INVESTIGADORES: UNA PROPUESTA EN CONSTRUCCIÓN.

 

Mauricio Castillo Sánchez, de la Subdirección de Evaluación y Seguimiento de la Secretaría de Educación Distrital de Bogotá, en la Universidad del Cauca, nos presenta el siguiente artículo

 

 Es una propuesta de 10 estrategias para la formación de investigadores, la cual es producto de un estudio realizado por Mauricio Castillo Sánchez  entre los años 1996 y 1999. El artículo  es una  síntesis del documento final publicado a manera de libro con el título: "MANUAL PARA LA FORMACIÓN DE INVESTIGADORES: Una guía hacia el desarrollo del espíritu científico".

 

En la actualidad la principal fuente de riqueza es el conocimiento, reflejo de la calidad del talento humano con que cuenta un país. No obstante, el desarrollo científico-tecnológico nacional continúa en un estado incipiente; una de las causas principales es la reducida comunidad científica. De ahí, la necesidad de contar con más personas motivadas y formadas en y para la investigación. Razón por la que me permito proponer una serie de diez estrategias, sencillas de comprender, elementales quizá, pero significativas si se saben encaminar en la práctica; las cuales deben ser trabajadas desde la escuela, e incluso, desde el mismo hogar.

 

1.      DESARROLLAR LA AUTOCONFIANZA EN EL SER HUMANO, HACIA EL PLENO APROVECHAMIENTO DE SUS POTENCIALIDADES

                

Esta primera estrategia se identifica con el postulado básico sustentado por Carl Rogers en su teoría del aprendizaje, cual es, “la confianza en las potencialidades del ser humano, dada la capacidad natural de éste para el aprendizaje”. Por algo se asume dentro de los supuestos antropológicos de la educación, que “el hombre es educable”, entre otras cosas porque se considera libre para poder realizar sus potencialidades [1][1]. En otras palabras, para formar grandes investigadores, es necesario ante todo, propiciar que la persona sea capaz de creer en ella misma y en todo lo que puede hacer en la medida que se lo proponga y se convenza de ello. Es ahí donde la educación juega tal vez su papel crucial, como facilitadora e inspiradora hacia la formación de personas que en lugar de centrarse en sus aparentes limitaciones, decidan más bien, dar rienda suelta a sus posibilidades, desafiando obstáculos y mirando los problemas de los que se ocupa la investigación como retos a vencer.

 

2.      DESMITIFICAR LA INVESTIGACION CIENTIFICA

                

El propósito de la presente estrategia es generar conciencia de que la investigación se encuentra al alcance de quien se lo proponga, pues es necesario romper esa vieja concepción de la investigación, ya que se tiende a creer que sólo se investiga en las ciencias exactas y naturales, y que es una actividad exclusiva de una privilegiada élite de intelectuales. Sólo cambiando esa mentalidad podremos brindar una educación que coloque la investigación al alcance de los alumnos, así como generar una verdadera apropiación cultural de la ciencia y la tecnología. Tal como lo manifestó Hilaire Belloc: “cualquiera que tenga una salud mental y física común puede practicar la investigación científica”.[2][2]

En concordancia con ello, al estudiante hay que hacerle comprender que es factible y de necesaria obligatoriedad investigar en todos los campos del conocimiento, y por ende, en las diferentes carreras universitarias. Es decir, la investigación no es sólo la que conduce a mover la frontera del conocimiento universal, es también aquella que se realiza con el fin de conocer más nuestros recursos y mejor nuestras propias realidades; en últimas, es la que más nos interesa, así ésta no sea de mucha importancia para otros países, pero sí la de mayor pertinencia para Colombia, o sea la más requerida por sus regiones y sus comunidades.

3.  ESTIMULAR LA CURIOSIDAD; ACTITUD NATURAL DEL NIÑO COMO INVESTIGADOR

                              

Entendiendo el papel de la investigación como transformadora y generadora de conocimiento, el pensamiento no parte de la sola percepción, sino de los procesos de interacción del sujeto con el objeto y el medio que le rodea. En ese sentido, Jean Piaget aseguraba que sólo cuando actuamos sobre un objeto, operamos sobre él y lo transformamos, habrá conocimiento propiamente como tal.

Todo niño es curioso e investigador por naturaleza; por tanto, el futuro científico se forma desde el mismo hogar; razón por la que padres de familia también juegan un papel crucial en el proceso formativo del investigador. Uno de los principales problemas, es que las instituciones educativas y los padres de familia sin proponérselo, se han encargado tradicionalmente de coartar la libre expresión de la curiosidad del niño al inhibir sus deseos de búsqueda, pues casi todo le es prohibido. Razón por la cual, el muchacho llega a un momento donde casi ya no pregunta, y termina perdiendo su capacidad de asombro; cercenándose así, su espíritu investigador.

 

4.      PROPICIAR EL GOCE DE LA LECTURA, PARA CREAR UN DESEO CONSTANTE POR EL CONOCIMIENTO

       

El desarrollo de esta estrategia generalmente se ve obstaculizado porque usualmente el texto escolar y las lecturas complementarias han sido presentadas como algo para cumplir con el deber pero que no brinda placer. En lugar de ocuparnos por generar una cultura de la lectura, esta actividad tradicionalmente se ha promovido más de una manera impositiva, provocando resultados contrarios a lo deseado. Es preciso entonces, implementar programas de animación y promoción de la lectura desde la misma infancia del niño, de tal forma que el estudiante lea porque realmente lo disfruta, con la conciencia clara de la importancia que representa no sólo para su intelecto y desarrollo mental sino también para su crecimiento personal, pues uno de los inconvenientes ha sido el entender la lectura como un instrumento para informarnos y no como una herramienta para formarnos.

 

5.      PROPICIAR EL DESARROLLO DE LA CREATIVIDAD, CON MIRAS A LA  SOLUCION DE PROBLEMAS

 

El pensamiento creativo se considera como una habilidad, razón por la cual es perfectamente válido adquirirlo, pues muchas veces los investigadores sin proponérselo han desarrollado aptitudes y actitudes creativas. Esta cualidad puede irse desarrollando en la persona en la medida que incursione en la investigación, ya que la misma práctica investigativa provoca y exige acciones creativas que el investigador realiza por necesidad, y en muchos casos son cuestión de sentido común; es más, la sola obligación de superar un obstáculo hace aflorar en él su creatividad. Esta se estimula cuando al educando se le permite la libre expresión y desarrollo de sus ideas y en aquellas situaciones en que el profesor le da menos importancia a la respuesta en sí de un problema y más a la forma en que el estudiante ha utilizado los recursos disponibles para obtenerla.

 6.      AVIVAR LA PASION Y EL ENTUSIASMO

 

El ejemplo más auténtico de pasión para hacer las cosas nos lo enseñan los niños, pues no hay nadie más entusiasta que ellos; por lo general todo lo hacen de manera apasionada. La pasión y el entusiasmo, factores claves en el éxito de los científicos, son otras características inherentes a los investigadores, al tratarse de gente que trabaja con ganas, enamorados de su proyecto, haciendo las cosas con una energía desbordante, a pesar de las condiciones adversas que en muchas ocasiones les toca vivir. Con razón se asevera que el conocimiento sólo es posible a partir del gusto y de la pasión de quien investiga; y que el desarrollo científico-tecnológico de un país no sólo depende del número y calidad de sus investigadores, sino del entusiasmo de los mismos. De ahí la importancia de que la persona tenga la capacidad de vibrar y de emocionarse con lo que hace.

 

7.      FOMENTAR LA REALIZACION DE LOS SUEÑOS

                         

Por naturaleza los niños y jóvenes son soñadores, están llenos de aspiraciones, con una mente colmada de ideas por desarrollar y metas por alcanzar. Desafortunadamente, por lo general, a medida que crecemos esos ideales se van quedando en el niño o adolescente que fuimos. Es tal la importancia de este aspecto, que el mismo Paulo Freire, en su corriente de educación liberadora establece que la educación debe dotar al individuo para superar las limitantes que cortan las alas de la magia creadora, quien a causa de ellas se ve imposibilitado de realizar sus proyectos e ilusiones.

También se requiere mentalizar a los estudiantes desde temprana edad, que no es suficiente el solo hecho de soñar con descubrir, inventar y ser un destacado investigador; si bien es cierto, ese es el comienzo de todo, también es fundamental actuar desde el mismo momento en que se concibe el ideal. Es de recordar que muchos de los inventos y descubrimientos del hombre han sido fruto primero de un sueño, considerado imposible de lograr en el momento de su concepción, pero gracias a la convicción y tenacidad de sus autores pudieron ser realidad.

 

8.      GENERAR CONCIENCIA DE QUE EN LA CIENCIA NO EXISTEN VERDADES DEFINITIVAS

 

En la formación de investigadores es fundamental hacer caer en cuenta a los niños que todo es susceptible de cambiar, que las cosas que le rodean y cuanto haya inventado el hombre es modificable y mejorable. Precisamente los científicos se han destacado por ser inconformes e insaciables en el conocimiento, con el deseo tenaz de ir siempre mucho más allá de lo aceptado.

El sistema educativo tradicional es quizá el principal responsable de la generación y mantenimiento de una cultura aferrada a lo establecido, reacia al cambio y a la innovación. Por tanto, se ha desarrollado en el alumno una actitud pasiva y acrítica, considerando como cierto únicamente aquello que le enseñaron, sin preocuparse por investigar y tratar de generar conocimiento nuevo. Precisamente, la actitud científica se identifica por su vitalidad, su renovación permanente y su oposición al dogmatismo. Por ello, se debe considerar al conocimiento como un “insumo” que es y será siempre objeto de valor agregado.

 9.      GENERAR ALTO GRADO DE COMPROMISO CON EL ESTUDIO

                           

El compromiso es otro elemento vital a tener en cuenta en la formación de científicos, pues ningún investigador logrará llevar a cabo sus proyectos, ni podrá tener éxito en los objetivos propuestos si no se haya comprometido con lo que hace. Ya lo mencionábamos en la séptima estrategia, de poco sirve soñar con alcanzar estrellas si no asumimos el compromiso que implica el volar hacia ellas. Es de recordar que los grandes investigadores han logrado destacar precisamente por la entera dedicación y esfuerzo constante mostrados diariamente en su actividad. Por ello, es necesario fomentar entre los estudiantes el deseo constante de superar cada vez más lo que se hace en lugar de tratar de opacar a los demás.

Los profesores juegan un papel preponderante en ese sentido de pertenencia y del compromiso que debe nacer en el educando; por algo se afirma, que el buen profesor es el que enseña, pero el auténtico maestro es el que inspira. En ese mismo sentido, Montaigne revela un principio de gran significado: “Enseñar a un niño, no es llenar un vacío, es encender un fuego”[3][1].

 

10.      MOTIVAR LA ELECCION DE UNA CARRERA PARA INVESTIGAR EN ELLA, CON EL FIN DE GENERAR CONOCIMIENTOS

          

Una causa de suma importancia de la deficiente producción investigativa en Colombia, ha sido el hecho de que la gran mayoría de universitarios no estudian con la motivación de salir a investigar para transformar y generar conocimientos nuevos en el campo de acción de determinada carrera, sino con la idea en mente de ejercer una profesión mediante la aplicación y adaptación de conocimientos ya establecidos, generalmente originados en otros países. En tanto, Colombia requiere incrementar permanentemente su propio patrimonio de conocimiento, partiendo de las necesidades y potencialidades de las regiones para posibilitar el progreso deseado. Esta situación ha contribuido a aumentar cada vez más la dependencia científico-tecnológica que tenemos de otros países, pues en general, en nuestro medio ha imperado el facilismo al esperar a que sean otros quienes investiguen, inventen e innoven, mientras aquí nos dedicamos simplemente a copiar y a aplicar. Es preciso que los docentes muestren las ventajas de lo que significa ser investigador, de tal forma que los jóvenes miren la profesión del investigador como algo atractivo y apasionante.  

Como se puede apreciar, la mitad de las estrategias aquí planteadas para la formación de investigadores se fundamentan en cualidades o características naturales del niño y en general del ser  humano, como son: sus potencialidades, la creatividad, la curiosidad, los sueños y el entusiasmo. El papel del educador básicamente consiste en fomentarlas, saberlas canalizar y crear condiciones para su desarrollo. La adopción de las estrategias restantes, son cuestión de concientización y de inculcar sus ventajas.