Revista Candidus Año 2 - No.14 - Marzo/ Abril 2001

Thais Bertrand de Flores

UNA EXPERIENCIA DEPORTIVA – RECREATIVA PARA LAS ESCUELAS BOLIVARIANAS

(A manera de Balance)

El proyecto “Atención Integral Recreativo” surge como una alternativa de atención a los niños y niñas, que asisten a las Escuelas Bolivarianas. Esta alternativa lúdica comprende elementos pedagógicos que complementan el trabajo en el aula y viene a dar respuesta a la necesidad de brindar herramientas recreativas a los docentes integrales para que estos a su vez, las apliquen como estrategia didáctica en todas las asignaturas que comprende el currículum de la primera y segunda etapa de Educación Básica, y de esta manera, impregnar el proceso Enseñanza-Aprendizaje de un clima de libertad que permita que afloren todas las potencialidades de los niños y niñas.

            Partimos del hecho que los maestros no están preparados para ello y la práctica del primer año de aplicación del proyecto, confirma que la mayoría de los maestros que participaron en el mismo, no están comprometidos ni preparados para el desarrollo de las actividades fuera del aula, las cuales están relacionadas con el deporte, la recreación, la danza, el teatro entre otras.

Los objetivos que nos trazamos para este proyecto se fundamentan en la  vinculación, entre la escuela y la comunidad, previsto en las bases conceptuales y filosóficas de las Escuelas Bolivarianas y en la necesidad de relacionar a los estudiantes del último año de Educación Media Diversificada y Profesional con el trabajo comunitario, incorporándolos de esta manera a los procesos de cambios que se verifican actualmente en nuestro país. Al mismo tiempo se da cumplimiento al artículo 27 del Reglamento de la Ley Orgánica de Educación, referido a la labor social que deben realizar los estudiantes, como requerimiento para obtener su título de Bachiller de la República.

            Hasta ahora, esta labor es interpretada de múltiples maneras y en muchos casos se ha tergiversado la orientación que debe tener la actividad, pues no se toma en cuenta el carácter pedagógico y de servicio comunitario de la misma. Por lo general se enfoca hacia una concepción utilitarística de los estudiantes, resolviendo problemas que se pueden solventar con el personal ordinario contratado para eso.

            El proyecto abarcó desde el año 99 hasta el 2000, con los 44 estudiantes inscritos en cinco secciones del último año del Ciclo Diversificado de la Unidad Educativa Nacional “Rafael Urdaneta” encargados de aplicar la atención integral en la Escuela Bolivariana “Armando Zuloaga Blanco”. Ambos planteles ubicados en la parroquia “San José” de Caracas.

            Para dar inicio al proyecto, se realizó una asamblea con los estudiantes que tenían la responsabilidad de iniciar su labor social, se les propuso el proyecto para que en forma democrática lo asumieran o lo rechazaran. De los 44 estudiantes participantes en la asamblea, 39 asumieron el proyecto. Estos 39 estudiantes fueron entrenados para el encuentro con los niños, maestros y todo el personal de la escuela, este entrenamiento estaba compuesto por tres módulos. Un módulo “A”, dirigido al desarrollo personal de los futuros bachilleres, compuesto por los siguientes aspectos: sensibilización para el trabajo con los niños y niñas, autoestima, liderazgo, motivación al logro, proyecto de vida y comunicación efectiva. Un módulo “B”, dirigido a la capacitación para la atención social contentivo de la formación en el área Recreativa-Deportiva; y un módulo “C”, dirigido al desarrollo de la labor social en el campo de trabajo.

            La estructura del personal que participó aparte de los estudiantes, estuvo integrado por: una Psicóloga, una Orientadora, un Técnico Superior en Recreación, un Técnico Superior en Turismo, un Recreador, una Prof. Educación Física Magíster en Recreación, un Recreador y una Prof. Especialista en Danzas Tradicionales. Todos ellos en función de desarrollar el módulo “B”.

A los maestros integrales de la Escuela Bolivariana seleccionados, se les asignó la tarea del asesoramiento pedagógico de los estudiantes participantes y el personal directivo de ambas instituciones se encargaron de realizar todos los trámites administrativos necesarios ante la Zona Educativa y el Distrito Escolar respectivo. Los sujetos principales de este proyecto son los estudiantes de ambos planteles. En el caso de los jóvenes estudiantes, el trabajo se dirigió hacia el fortalecimiento de la capacidad para enfrentar retos, superar obstáculos, trabajar organizadamente y en forma cooperativa y lo más importante aún es el cómo asumir liderazgo dentro de su comunidad. En el caso de los niños y niñas de la primera y segunda etapa el enfoque de participación fue hacia el desarrollo del trabajo en grupo, aceptación de los compañeros, favorecer la comunicación, el respeto hacia los demás, la armonía en el trabajo y el rescate de la cultura recreativa tradicional. En el plano de las habilidades y destrezas se persiguió estimular la rapidez en los reflejos, desarrollo de la concentración, estimular la coordinación óculo-manual, desarrollar la capacidad de observación, desarrollar la imaginación y la creatividad, favorecer el contacto corporal, estimular la percepción visual y auditiva, estimular la orientación espacial, la coordinación de movimientos, el desarrollo de la comunicación y seguir instrucciones entre otras.

            Es necesario destacar que el proyecto no contó con ningún apoyo monetario de parte de las instituciones participantes, solamente se contó con el material deportivo y recreativo de la Unidad Educativa Nacional “Rafael Urdaneta”.

            El módulo “C” se desarrolló en 10 semanas entre Abril y Junio del año 2000.

            El impacto del encuentro entre los Auxiliares Recreativos (Estudiantes de la U.E.N. “Rafael Urdaneta”) y los niños y niñas de la Escuela Bolivariana Armando Zuloaga Blanco, fue altamente positivo, en virtud de los niveles de aceptación entre ambos grupos, esta situación favoreció el trabajo posterior creando una alta expectativa entre los participantes de esta experiencia.

            Los contenidos desarrollados en el transcurso de la labor social se centraron en juegos cooperativos, canciones, dinámicas grupales de presentación, juegos deportivos, diseño y construcción, reciclaje, juegos de relevo, juegos de roles, dibujo y pintura, juegos de memoria, juegos tradicionales, narración de cuentos, teatro, adivinanzas entre otros.

            En el desarrollo del trabajo se fue observando un crecimiento gradual en la participación espontánea de los niños y niñas, acompañado de incremento en las habilidades precepto motoras, kinestésicas y coordinativas, estos cambios están previstos y fueron planteados en el diseño del proyecto. Este proceso debe ser reforzado por los maestros de aula y casi nunca fue así, mostrando cierto descontento porque su práctica pedagógica tradicional, no le permitía controlar un alumno participativo, espontáneo, dinámico, y creativo en el aula de clases, que demandaba clases dinámicas y diferentes.

Se comenzó a evidenciar que, lo que para los alumnos eran logros, para la mayoría de los maestros se convertía en “un dolor de cabeza” pues, no están preparados pedagógicamente, ni se sienten comprometidos para asumir los cambios que se introducen en las Escuelas Bolivarianas, ya que nos encontramos en la mayoría de los casos con maestros resistentes al cambio, poco creativos, autoritarios, rígidos y esquemáticos en la relación con los alumnos y alumnas. Esto se evidenció en el momento en que los maestros integrales, encargados del asesoramiento pedagógico para los auxiliares recreativos se centraban en la forma, en algunos casos y otros maestros sencillamente se alejaban del lugar de trabajo evadiendo a los auxiliares.

            Otro obstáculo estuvo representado en el personal directivo, quienes en varias oportunidades impidieron la entrada a la escuela de los auxiliares recreativos, argumentando que en la escuela había mucho ruido e indisciplina, con lo cual se demuestra un total desconocimiento de la importancia que tiene la actividad recreativa en la formación de valores como la cooperatividad, espontaneidad, solidaridad y libertad entre otros. No se entiende que el “ruido” producido por los niños y niñas en la actividad recreativa significa que se están comunicando, desarrollando habilidades, aumentando sus destrezas y reforzando en muchos casos los conocimientos adquiridos en el aula en diversas áreas y en sus propios hogares.

            Ello nos conduce a afirmar que el desarrollo positivo de las Escuelas Bolivarianas tiene como uno de sus componentes fundamentales, la transformación de la práctica pedagógica de los docentes, lo cual sólo es posible con una política de Estado que transforme la formación de docentes y la actualización de los mismos que hasta ahora ha representado simplemente una formalidad destinada a justificar un presupuesto. Así mismo el Personal Directivo de las Escuelas Bolivarianas debe estar abierto a la participación comunitaria, a fin de aprovechar el potencial social, cultural, deportivo, recreativo y productivo en función del hecho educativo. No obstante muchos directivos de estas escuelas siguen viendo a la comunidad y sus procesos como entidades extrañas y hasta enemigas a veces de la escuela.

            Si ese proyecto encontró obstáculos por parte de los directivos de la Escuela Bolivariana, a pesar de ser parte de la educación formal, pública, de dos instituciones nacionales, dependientes del mismo distrito escolar, de una misma parroquia, situadas aproximadamente a 300 metros una de otra y coordinada por personal del Ministerio de Educación Cultura y Deportes; es fácil deducir lo que ocurrirá con los proyectos que las comunidades soliciten para ser desarrollados en esa escuela.

            A manera de conclusión podemos señalar:

•          Se logró la plena identificación de los alumnos y alumnas de ambas instituciones, con el proyecto “Atención Integral Recreativa”

•          Varios auxiliares Recreativos manifestaron su interés en continuar estudios superiores en el área recreativa.

•          Los auxiliares recreativos señalaron que la labor social se puede desarrollar también en otras áreas, como en bibliotecas públicas, iniciación en algunas áreas como auxiliares pedagógicos y ser extensivo a la comunidad, citando el caso particular de participar en procesos de alfabetización.

•          Los auxiliares recreativos participantes se incorporaron al mercado de trabajo en el área recreativa.

•          Se evidenció la empatía entre los auxiliares recreativos, los alumnos y alumnas de la escuela y la valoración positiva de la actividad por parte de padres y representantes.

•          Se evidenció, que los maestros no asumen la práctica recreativa como parte importante en su práctica pedagógica, al contrario, en muchos casos la rechazan, por cuanto atenta contra la “docilidad” de los alumnos y alumnas y por ende atentan contra la “disciplina en el aula”.

•          El proyecto de Atención Integral Recreativa y en general el proyecto de las Escuelas Bolivarianas, pueden fortalecerse con la existencia de docentes abiertos al cambio, una comunidad organizada y participando y un Estado asumiendo la dirección real y con coherentes políticas educativas.

www.revistacandidus.com
© Copyright 2000 CERINED, ONG