Revista Candidus Año 2 - No.13 - Enero/ Febrero 2001

¿CÓMO SON Y CÓMO OPERAN LOS SISTEMAS LINGUISTICOS?

Lucia Fraca de Barrera

En nuestra primera columna apuntamos algunas ideas en torno al lenguaje como una facultad humana, que nos permite interactuar dentro de una comunidad mediante signos verbales.

¿Qué es la Lengua?

      Si el lenguaje como tal, constituye un facultad psicosociolingüística, los sistemas verbales mediante los cuales este se realiza también poseen carácter psicológico, social y lingüístico.

      Desde la dimensión lingüística, los sistemas verbales constituyen entidades organizadas a través de los cuales el ser humano se comunica.

      ¿Cómo son y cómo operan los sistemas lingüísticos?

      Sin pretender ser demasiado científicos, ni profundos, podríamos decir que la lengua como sistema de signos verbales se estructura en niveles. Dentro de cada nivel, existen unidades que lo conforman y estas se organizan y funcionan bajo principios también lingüísticos. Por ejemplo, para el caso del español escrito, este cuenta con 26 grafemas o letras (el alfabeto) que bajo normas de estructuración silábica conforman las palabras. De este modo, con sólo este número determinado de unidades podemos construir todas las palabras escritas existentes y por existir en español.

      En relación con la dimensión social, la lengua permite la interacción comunicativa entre los miembros de una determinada sociedad. Y es precisamente el contexto de interacción el que da la pauta para el uso de una determinada expresión. Todos sabemos que debemos emplear fórmulas de tratamiento diferentes de acuerdo con las relaciones entre los interlocutores y las normas del contexto. Por ejemplo, una pareja de casados puede tratarse de mi amorcito, o papi, en la intimidad, pero estas expresiones no cabrían en un medio académico u oficial. Esto es lo que la lingüística del discurso ha denominado "adecuación pragmática", adecuar el lenguaje al contexto de comunicación.

      Por último, la dimensión psicológica se refiere específicamente al proceso de producción (hablar - escribir) y al proceso de comprensión (escuchar - leer). Específicamente se relaciona con todo aquello que sucede en nuestra mente cuando actuamos lingüísticamente. Las investigaciones en esta área han determinado que tales procesos son diferentes y que cada uno amerita de la puesta en funcionamiento de estrategias psicolingüísticas específicas. En posteriores conversaciones trataremos cada proceso de modo particular.

      ¿Qué implicaciones tiene para la didáctica de la lengua materna?

•     En primer término, el docente debe conocer y manejar tales dimensiones sistémicas. Conocer el código, el sistema verbal (oral y escrito), que, en nuestro caso, es el español de Venezuela. También debe tener claros los distintos registros y contextos de uso y grados de interrelación entre los miembros de una comunidad. Asimismo, debe conocer las estrategias de producción y de comprensión, tanto para la lengua oral como para la escrita.

•     La práctica docente para la enseñanza de la lengua materna , y así lo contempla el Currículo Básico Nacional, debe abordar el uso real de la lengua en sus más diversas manifestaciones sociales y contextuales. Por ejemplo, los Proyectos Pedagógicos de Aula que se planifiquen deberían incorporar estrategias referidas a los diversos usos de la lengua en contextos reales de comunicación. Tales actividades contemplarán materiales de intercambio lingüístico naturales y contextualizados, relacionados con experiencias de aula relativas a la vida en sociedad y a los diferentes roles comunicativos.

•     Y, para finalizar, el docente debe hacer de la escuela un entorno y un espacio en el que la comunicación incluya de modo equilibrado las actividades de hablar- escuchar- leer y escribir, de una manera grata motivante y natural.

            Dirección electrónica: cillab@ipc.upel.edu.ve

www.revistacandidus.com
© Copyright 2000 CERINED, ONG