La protección de datos y los consumidores en Europa La evaluación de la tecnología como indicador

 

Jean-Luc Iwens

 

Los estudios de Evaluación de la Tecnología (E.T.) constituyen un termómetro de las preocupaciones de cada país. Su aplicación a la protección de datos en Europa indica situaciones muy diferenciadas.

 

esde sus inicios, los desarrollos de la informática y de la telemática han planteado problemas en materia de protección de datos y de consumidores. Al principio, estos inteID rrogantes se referían, sobre todo, a la grabación de datos personales por parte de la policía y otros organismos públicos. Ahora, sin que esos problemas desaparezcan, las cuestiones suscitadas por la utilización de datos personales por parte de empresas privadas están cada vez más a la orden del día.

Así, un organismo de tarjetas de crédito podría, con bastante facilidad, definir el perfil de sus clientes al analizar sus hábitos de consumo. Las agencias de publicidad directa utilizan varios ficheros para dirigir su promoción hacia propietarios de un tipo específico de coche -lo que da una idea de sus recursos-, abonados a tal revista -lo que da una idea de sus intereses-, etc. Por su parte, los acuerdos de Schengen sobre la libre circulación de personas entre seis países europeos, a los cuales tienen la intención de unirse España y Portugal, prevén la creación de ficheros internacionales de ciudadanos, lo que supone nuevos problemas de protección de datos personales.

No obstante, España es uno de los cinco países de la Comunidad Europea, al lado de Bélgica, Grecia, Italia y Portugal, que carece de legislación en este ámbito(*), aunque se habla desde hace varios meses de la promulgación de una ley de protección de datos. (Ver sección de Legislación.) ¿Por qué esta diferencia entre estos países que, fuera de Bélgica, son todos representantes de Europa del sur, y otros que ya tienen tal legislación desde hace muchos años? ¿Es la protección de datos y de consumidores un tema de muy poco interés en una parte de Europa?

Este artículo intenta aclarar un poco la situación estudiando los trabajos realizados en Europa en el dominio de la Evalución de la Tecnología (Technology fissesment) en telecomunicaciones, y, dentro de ellos, el sitio que ocupan los estudios sobre la protección de datos y consumidores. En efecto, si estos últimos no pueden considerarse como un reflejo totalmente fiable del interés en un tema, sí pueden dar indicaciones bastante interesantes. Por eso, vamos en una primera parte a presentar los diferentes tipos de instituciones europeas que trabajan en el campo de la Evaluación de la Tecnología en telecomunicaciones y los temas tratados durante los tres años anteriores. Una segunda parte será dedicada a un resumen general de los principales resultados de todos estos trabajos, mientras que, en la última, se presentará un análisis un poco más detallado de los estudios de protección de datos y consumidores en los diversos países europeos.

Algunas observaciones antes de empezar:

 

-                     no se ha tenido en cuenta el caso de Luxemburgo, por razones de escasez de trabajos en ET;

-                            con respecto a Grecia, sólo los estudios relacionados con evoluciones tecnológicas han sido seleccionados, por lo cual los datos de este país deben ser considerados como parciales;

-                            la definición y el contenido exacto de la ET son poco precisos y no cuentan con un verdadero consenso, pues la subjetividad puede influir en la presentación de los resultados.

 

LAS INSTITUCIONES EUROPEAS Y LOS TEMAS DE ET

EN TELECOMUNICACIÓN

 

La tipología utilizada para caracterizar las diversas instituciones europeas de ET en telecomunicación es la siguiente: centros de investigación especialmente dedicados a la ET, universidades y sus diferentes departamentos, organismos públicos y parapúblicos, departamentos de operadores de telecomunicación, departamentos de (otras) empresas públicas, consultorías privadas, centros de investigación de organizaciones sindicales y, por fin, otras organizaciones sin ánimo de lucro.

 

CUADROI

INSTITUCIONES DE EVALUACIÓN DE LA TECNOLOGIA EN EUROPA

I

 

Alemania

Belgica

Dinamarca

España

Francia

Grecia

Irlanda

Italia

Paises Bajos

Portugal

Reino Unido

CEE

 

1. Centros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

investigación

 

1

1

 

1

 

 

 

1

 

 

4

 

en ET

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2. Universidades

21

8

12

 

9

8

4

9

7

12

9

99

 

y Departamentos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3. Instituciones

4

 

 

2

4

 

2

 

5

9

 

26

 

públicas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4. Departamentos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

de operadores de

2

 

 

1

3

 

1

2

 

2

 

11

 

telecomunicaciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5. Otras empresas

 

 

 

 

1

 

2

 

 

 

 

3

 

públicas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6. Empresas

3

 

 

 

 

 

2

6

2

 

 

13

 

privadas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

7. Centros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

investigación de

 

1

 

1

 

 

 

 

 

 

 

2

 

sindicatos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

8. Otras organizaciones

9

3

4

1

3

1

1

3

2

 

1

28

 

siri ânimo de lucro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TOTAL

39

13

17

5

21

9

12

20

17

23

10

186

 

 

 

 

 

El cuadro 1 nos indica el reparto, en cifras absolutas, de tales instituciones en los diversos países estudiados, mientras que el cuadro 2 ofrece este reparto en porcentaje (1).

 


CUADRO 2. INSTITUCIONES DE ET. REPARTO POR TIPOS (%)

 

I

 

Alemania

Belgica

Dinamarca

España

Francia

Grecia

Irlanda

Italia

Paises Bajos

Portugal

Reino Unido

CEE

 

1. Centros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

investigación

 

8

6

 

5

 

 

 

6

 

 

2

 

 

en ET

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2. Universidades

54

62

71

 

43

89

33

45

41

52

90

53

 

 

y Departamentos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3. Instituciones

10

 

 

40

19

 

17

 

29

39

 

14

 

 

públicas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4. Departamentos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

de operadores de

5

 

 

20

14

 

8

10

 

9

 

6

 

 

telecomunicaciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5. Otras empresas

 

 

 

 

5

 

17

 

 

 

 

2

 

 

públicas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6. Empresas privadas

8

 

 

 

 

 

17

30

12

 

 

7

 

 

7. Centros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

investigación de

 

8

 

20

 

 

 

 

 

 

 

1

 

 

sindicatos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

8. Otras organizaciones

23

23

24

20

14

11

8

15

12

 

10

15

 

 

sin ânimo de lucro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TOTAL

100

100

100

100

100

100

100

100

100

99

100

100

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 No es extraño constatar que las universidades se adjudiquen la parte del león con el 53 por ciento del total a nivel europeo. Siguen las «otras organizaciones sin ánimo de lucro», con el 15 por ciento, y los organismos públicos, con el 14 por ciento. Ninguno de los otros tipos de instituciones representa más del 7 por ciento del total en Europa.

Por su parte, los temas de investigación de ET en telecomunicación se distribuyen según la siguiente tipología: evoluciones tecnológicas, desarrollo de los servicios de telecomunicación, economía de las telecomunicaciones, análisis estratégicos, evoluciones institucionales e impactos sociales y económicos.

El cuadro 3 nos enseña el número total de estudios de ET en telecomunicación realizados en los diversos países europeos y su reparto por temas. Como se ha dicho antes, hay que ser prudente a la hora de establecer comparaciones entre los países, dados los problemas de subjetividad y la falta de definición clara de lo que es un estudio de ET. De otra parte, por lo que concierne a Grecia, hay que tener en cuenta la observación anterior.

 

CUADRO 4. TEMAS DE INVESTIGACIÓN. REPARTO POR TIPOS (%) (*)

 

Alemania

Belgica

Dinamarca

España

Francia

Grecia

Irlanda

Italia

Paises Bajos

Portugal

Reino Unido

CEE

A. Evoluciones

41

17

 

16

15

100

33

20

12

65

4

26

Tecnológicas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

B. Desarrollos

37

58

12

44

25

 

50

16

48

57

24

30

Servicios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

C. Economia de Ias

43

29

8

40

16

 

15

14

17

19

13

17

telecomunicaciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

D. Análisis estratégicos

35

24

19

28

13

 

18

17

14

24

29

19

E. Evoluciones

10

42

3

28

16

 

5

3

17

8

25

13

institucionales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

F. Impactos

88

78

76

80

15

 

28

30

79

41

5

48

Soc. y Econ.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(*) Misma observación que para el cuadro 3, el total de cada columna puede exceder del 100 por ciento.

 


CUADRO 5. TEMAS DE INVESTIGACIÓN.

COEFICIENTES DE ESPECIALIZACIÓN POR PAÍS

 

Alemania

Belgica

Dinamarca

España

Francia

Grecia

Irlanda

Italia

Paises Bajos

Portugal

Reino Unido

A. Evoluciones

1,58

0,65

0,00

0,62

0,58

3,85

1,27

0,77

0,46

2,50

0,15

tecnológicas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

B. Desarrollos

1,23

1,93

0,40

1,47

0,83

0,00

1,67

0,53

1,60

1,90

0,80

servicios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

C. Economía de Ias

2,53

1,71

0,47

2,35

0,94

0,00

0,88

0,82

1,00

1,12

0,76

telecomunicaciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

D. Análisis estratégicos

1,84

1,26

1,00

1,47

0,68

0,00

0,95

0,89

0,74

1,26

1,53

E. Evoluciones

0,77

3,23

0,23

2,15

1,23

0,00

0,38

0,23

1,31

0,62

1,92

institucionales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

F. Impactos

1,83

1,63

1,58

1,67

0,31

0,00

0,58

0,63

1,65

0,85

0,10

Soc. y Econ.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más interesantes son, sin duda ninguna, los datos presentados en el cuadro 4, que indican el reparto en porcentajes. Dado que un mismo estudio puede tratar de varios temas, el porcentaje total por país puede superar el 100 por ciento. Sin embargo, en tres países, Francia, Italia y Reino Unido, sólo se ha considerado el tema principal. Así, por ejemplo, el hecho de que nada más que el 5 por ciento de los estudios fueran dedicados, en este último país, a los impactos sociales y económicos puede venir de que éstos fueron analizados en trabajos centrados en otro tema principal.

Además, es conveniente subrayar que estos porcentajes se refieren a los estudios publicados y no representan necesariamente un índice de interés: el 3 por ciento de trabajos italianos dedicados a las evoluciones institucionales no significa que este tema esté totalmente marginado en este país.

Sin querer extendernos demasiado sobre ello, hay que notar que los dos primeros temas de la lista, los más técnicos, están estudiados sobre todo en unos países donde las infraestructuras y los servicios están menos desarrollados: Bélgica, Irlanda y Portugal, sin mencionar Grecia. Por supuesto, eso parece bastante lógico.

Los temas económicos (economía de las telecomunicaciones y análisis estratégicos) están, por su parte, más tratados en Alemania, España, Bélgica y, tal vez, en el Reino Unido (sise tiene en cuenta la observación anterior con respecto al reparto por temas en este país).

Al contrario, las evoluciones institucionales no atraen a muchos investigadores, lo que parece extraño cuando se contempla el número de debates nacionales e internacionales en este ámbito. Sólo Bélgica y, en menor medida, España y Gran Bretaña parecen atribuir importancia a este tema.

Por fin, el tema preferido, según esta encuesta, es obviamente el último que concierne a los impactos sociales y económicos.

A nivel europeo, el 48 por ciento de los estudios se dedican, más o menos directamente, a este tema y en cinco países sobre once este porcentaje alcanza el 75 por ciento. Sin embargo, es una lástima que estos temas sean de menos actualidad en países con telecomunicaciones menos desarrolladas, tal como es el caso de Irlanda y Portugal. En efecto, si se toma en cuenta que estos países despliegan esfuerzos importantes para desarrollar sus infraestructuras y servicios de base, la experiencia enseña que esto se ve favorecido cuando se tienen en cuenta, desde el inicio, los impactos sociales y económicios previsibles.

A título de resumen, el cuadro 5 presenta una especie de coeficiente de especialización de cada uno de los países. Este coeficiente ha sido calculado dividiendo, para los diferentes temas de investigación por país, el porcentaje de reparto correspondiente del cuadro 4 por la media europea (última columna). Ejemplo: el coeficiente de especialización en el ámbito de las evoluciones tecnológicas es, para Bélgica: 17/26 = 0,65; para Dinamarca: 0/26 = 0; para Francia: 15/26 = 0,58; etcétera.

Este ejercicio permite establecer, para cada uno de los temas, una lista de países especializados, es decir, los que tienen un coeficiente de especialización superior a 1.

 

 

1. Evoluciones tecnológicas

Grecia, Portugal, Alemania,

 

Irlanda.

2. Desarrollo de los servicios

Bélgica, Portugal, Irlanda,

 

Países Bajos, Espana, Alemania.

3. Economía de las telecomunicaciones

Alemania, Espana, Bélgica,

 

Portugal, Países Bajos.

4. Análisis estratégicos

Alemania, Reino Unido, Espana

 

Bélgica, Portugal, Dinamarca.

5. Evoluciones institucionales

Bélgica, Espana, Reino Unido,

 

Países Bajos, Francia.

6. Impactos sociales y económicos

Alemania, Espana, Países Bajos,

 

Bélgica, Dinamarca.

 

 

 

 

RESUMEN DE LOS PRINCIPALES RESULTADOS

 

Es, obviamente, imposible resumir en unas pocas palabras un número tan grande de trabajos, por eso, el resumen que se propone a continuación no es más que una lista de los principales resultados y recomendaciones generales. Pero eso permitirá examinar el sitio que ocupan los estudios sobre la protección de datos y de consumidores ‑que analizaremos más en detalle en el párrafo siguiente‑ en el conjunto de los de ET en telecomunicación.

 

1. En varios países, se constata que la ET en telecomunicación se ve comprometida por la falta de renovación de los presupuestos dedicados a esta actividad, y eso tanto a nivel nacional como a europeo.

2. La evolución general del sector de las telecomunicaciones y el desarrollo de los servicios exige, cada vez más, un trabajo en profundidad sobre la re‑regulación de este dominio de actividad.

3. Parece todavía demasiado pronto para hacer una evaluación exhaustiva de los impactos reales de la liberalización que se ha visto generalizada en todos los países de la Comunidad, aunque con diversos grados. Sin embargo, el ejemplo del Reino Unido enseña que varias esperanzas relacionadas con ella no se han concretado y que diversos impactos fueron mal apreciados.

4. El entorno, y particularmente el organizacional, parece ser un factor determinante para el éxito de la introducción de Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación.

5. Más especialmente, la implicación de los usuarios finales desde el inicio del diseño de nuevos servicios se revela muy fructífera.

6. En este sentido, Dinamarca muestra el interés particular de la puesta en pie de Experimentos Sociales de Tecnología de la Información que confrontan, in sito, a los ingenieros conceptualizadores, a los operadores y a los consumidores.

7. Varios estudios nacionales subrayan la importancia crucial detener en cuenta la dimensión regional dado que, según las políticas puestas en marcha, las telecomunicaciones pueden favorecer tanto una centralización creciente como una descentralización, e, incluso, una marginación de ciertas regiones.

8. Fuera de Alemania y España, parece que los impactos de los nuevos servicios de telecomunicación sobre las relaciones sociales no constituyen ya, hoy en día, una prioridad en el ámbito de la investigación.

9. Ciertos servicios de telecomunicación requieren más estudios de ET que otros en función de la amplitud de su campo de aplicación; se trata, esencialmente, del teletrabajo, de una parte, y de la Red Digital de Servicios Integrados (RDSI), de otra.

10.La protección de los datos y consumidores, véase a continuación.

11.La educación y la formación son, desde luego, factores primordiales de éxito para la introducción de nuevos servicios de telecomunicación.

12.Las políticas nacionales y comunitaria de I + D en el ámbito de las ciencias sociales influyen mayoritariamente en materia de ET en telecomunicación.

 

LOS ESTUDIOS SOBRE LA PROTECCIÓN DE DATOS Y DE CONSUMIDORES

 

Esta parte del artículo presenta un balance de los trabajos europeos en el ámbito de la protección de datos y de consumidores. En relación con las observaciones anteriores sobre la subjetividad y la falta de precisión de la definición de la ET, el inventario presentado a continuación no pretende ser exhaustivo, pero sí puede proporcionar indicaciones de tendencia.

 

Alemania

 

Al menos ocho departamentos universitarios trabajan sobre la protección de datos y consumidores (PDC), lo que convierte a Alemania en el país comunitario donde este tema es más estudiado, por lo menos en términos de número de instituciones.

Varios estudios tratan del ámbito general de la legislación e informática, de una parte, y telecomunicaciones, de otra. El desarrollo de la RDSI y los problemas vinculados en materia de intimidad (privacy) forman parte de varios trabajos, tal como lo hacen los flujos transfronterizos de datos, los datos personales recabados por las empresas de distribución y la definición de estándares técnicos teniendo en cuenta los problemas de protección de consumidores.

 

Bélgica

 

La PDC en los servicios de telecomunicación es también un tema de investigación importante en Bélgica. Cuatro instituciones, todas vinculadas a universidades belgas, han realizado trabajos en este ámbito; 16, por lo menos. Sin ninguna duda, esta abundancia se debe en gran parte a la inexistencia, actualmente, de una legislación en este campo en este país; por eso ciertos trabajos fueron realizados con vistas a su preparación.

Los servicios electrónicos de transferencia de fondos y, más generalmente, los servicios financieros retienen particularmente la atención de los investigadores belgas; sin embargo, los problemas de datos médicos e informáticos, de flujos transfrontera de datos, de telemática y de nuevos servicios telefónicos (en la RDSI, por ejemplo) no están descuidados.

 

Dinamarca

 

Según la lista de estudios daneses de ET, el tema de la PDC no parece ser prioritario en este país. Es cierto que, al contrario de Bélgica, Dinamarca ya dispone de una legislación en este ámbito y que, por lo tanto, la presión se hace menos fuerte.

De otra parte, dentro de los numerosos trabajos realizados sobre los experimentos sociales en tecnología de la información, varios de ellos tratan de la PDC, pero este tema se ve incluido en conjuntos más generales.

 

España

 

Fuera de un estudio realizado en la Universidad de Málaga que trata el tema que nos ocupa, pero de una manera bastante marginal, parece que, en nuestro país, el tema de la PDC no es de gran interés para los investigadores españoles en ET. (Hay, sin embargo, que recordar que la encuesta se realizó en la primera mitad del año 1990 y que, por lo tanto, no se han tenido en cuenta trabajos posteriores tal como, por ejemplo, los publicados en Nuevas tecnologías, sociedad y trabajo (2). Este último libro contiene, además, un capítulo específicamente dedicado a los aspectos jurídicos de la recolección y utilización de datos informáticos: Seguridad jurídica de los datos, M. A. Davara. Se trata de una presentación, en resumen, de un estudio realizado en el Instituto de Estudios jurídicos).

 

Francia

 

junto a varios estudios realizados en universidades y centros de investigación (IDATE, entre otros), los trabajos de la CNIL (Comisión Nacional Informática y Libertad) están casi exclusivamente dedicados a los problemas de PDC. Cada año, este organismo publica un informe con análisis y recomendaciones en materia de nuevos servicios y aplicaciones que los operadores se proponen introducir. Los temas tratados durante los últimos años se refieren a la confidencialidad sobre las redes de banda ancha (experiencia de Biarritz) y los servicios videotex Teletel, los problemas eventuales vinculados a la identificación de las llamadas telefónicas sobre la RDSI, etcétera.

 

 

Grecia

 

Como ya se ha dicho antes, los datos sobre los estudios de ET en telecomunicación en este país sólo presentan trabajos vinculados a las evoluciones tecnológicas.

 

Irlanda

 

En Irlanda, también existe una Comisión de Protección de Datos (Data Protection Commissioner) que publica un informe anual; además, hay una legislación en este campo desde 1988. No obstante, parece que muy pocas empresas irlandesas del sector de las telecomunicaciones se preocupan seriamente del tema. Un estudio realizado en 1989 muestra que tanto las empresas privadas y públicas como los departamentos gubernamentales y otras organizaciones demuestran una gran indiferencia con respecto a los problemas vinculados a la utilización de bancos de datos personales.

 

Italia

 

Según el reparto por temas de los estudios italianos de ET en telecomunicación, muy pocos de ellos fueron dedicados al tema de la PDC. Sin embargo, como ya se ha dicho antes, sólo los temas principales fueron catalogados y es más que probable que este tema fuera tratado en trabajos más generales.

 

Países Bajos

 

Seis instituciones trabajan activamente sobre la PDC; cuatro de ellas están vinculadas con universidades, la quinta es un Instituto de Investigación de los Consumidores, y la última es el Instituto para las Cuestiones de Privacidad (Institute for Privacy Issues), es decir, que se trata de un organismo estrictamente dedicado a este tema. Además, el Comité Económico y Social holandés trabaja también en este campo, induciendo al Ministerio de justicia a preparar modificaciones a la ley existente.

Según la lista de documentos publicados durante los últimos años, las transferencias electrónicas de fondos y la telecompra parecen ser los temas preferidos de los investigadores holandeses.

 

Portugal

 

Según la lista de trabajos portugueses en ET, no se ha realizado ningún trabajo en profundidad sobre la protección de datos y de consumidores.

 

Reino Unido

 

Aun cuando este tema se encuentra en varios trabajos más generales de ET en el Reino Unido, un solo estudio está estrictamente dedicado a la PDC. Este último trata de los problemas vinculados con los servicios bancarios electrónicos, cosa nada sorprendente en el país de la City.

 

LA ACTUACIÓN DE LA COMISIÓN EUROPEA

 

Hasta hace poco, la Comisión Europea no había trabajado en profundidad en el ámbito de la PDC, a pesar de que el Parlamento Europeo se ha manifestado varias veces sobre este tema.

Sin embargo, en julio de 1990, la Comisión presentó un plan de actuación, incluyendo propuestas concretas, con respecto a la protección de datos personales y de seguridad de la información (3).

La Comunicación de la Comisión al Consejo de Ministros contiene seis propuestas.

 

1.       Una directiva (4), estableciendo en la Comunidad un alto grado de protección de datos, basada en la Convención del Consejo de Europa de 1981, y teniendo en cuenta las más recientes legislaciones nacionales en relación con los actuales desarrollos tecnológicos. Algunos de los principios se refieren al consentimiento audiovisual, el derecho de acceso de cada individuo a sus datos personales, el derecho de borrar los datos falsos, una protección especial en lo que concierne a los datos sensibles (raza, religión, opinión política, etcétera).

2.       Una recomendación en favor de negociaciones para la adhesión de cada miembro de la Comunidad a la Convención del Consejo de Europa.

3.       Una resolución de protección de todo tipo de datos personales en los ficheros de organismos públicos que no dependen de la ley comunitaria anteriormente mencionada.

4.       Una declaración llamando a la aplicación de los mismos principios de protección con respecto a los datos personales en poder de la comisión y sus organismos.

S.       Una directiva específica cubriendo las aplicaciones de telecomunicación, particularmente en el ámbito de la RDSI y los servicios digitales de telecomunicación móvil.

6.       Una decisión en el campo de la seguridad de los sistemas informáticos para usuarios particulares, administraciones públicas y empresas privadas, sin comprometer el derecho de información pública.

 

CONCLUSIONES

 

Como se ha dicho en la introducción, este artículo no pretende dar una conclusión estricta sobre el grado de interés que se encuentra en cada país europeo con respecto a la protección de datos y de consumidores. Sin embargo, hay que reconocer la diferencia que se contempla entre los países del Norte y los del Sur de Europa. Esta diferencia se encuentra tanto a nivel del número de estudios dedicados a este tema como a la existencia o inexistencia de legislación específica.

La situación de España es característica de la de otros países del Sur: muy pocos estudios y falta, hoy en día, de ley. Es cierto que, desde el principio de este año, existe un anteproyecto de ley, pero como estima Rafael Fernández Calvo, directivo de la Comisión de Libertades e Informática (CLI), «llega muy tarde, 12 años después de que se aprobara el mandato constitucional para crearla» (5).

No era el objetivo de este artículo discutir el contenido de la futura legislación española en este ámbito, ni siquiera de las leyes de protección de datos y consumidores en otros países europeos. De otra parte, el verdadero problema no reside en el hecho de esta división entre países del Norte y del Sur de Europa; en términos generales, que se encuentren diferencias entre los miembros de la Comunidad, ya sea por razones históricas, culturales, o económicas, etc., es una prueba de la riqueza de la diversidad europea. Sin embargo, que haya países que todavía carezcan de legislación en el ámbito de la protección de datos y de consumidores, más de 25 años después de la generalización de la informática en las grandes empresas y administraciones, pone en duda el buen funcionamiento de la democracia.

Como decía, hace más de 15 años, Z. Brzezinski, ex-consejero del presidente Carter: «después de la época del control de las materias primas y de la energía, entramos en la del control de la información». Si la gente no tiene nada que decir en este control, ¿dónde está la democracia?

Desgraciadamente, eso no es más que un ejemplo de una tendencia bastante general. Desde la mitad de la década de los años 80, el ámbito de las telecomunicaciones se ve caracterizado por una proliferación de nuevos servicios con fines profesionales pero también domésticos: videotex, telecompra, telebanca, telecontrol, RDSl, redes de banda ancha, etc.; y justamente en estos momentos se recortan los presupuestos dedicados a las investigaciones en ciencias sociales, y particularmente a las de ET. A todas las instituciones, incluso los centros universitarios, se les obliga a ser rentables a corto plazo. Así, sucede que se retrasan los estudios de tal forma que, cuando se realizan, se convierten en tomas de posición sólo útiles a corto plazo y casi obsoletas. Consecuentemente, las decisiones que se toman en base a los estudios son generalmente precipitadas y periclitadas, cuando se podían haber predicho las situaciones con mucha mayor antelación.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

BEUC, New Electromc Means of Payment. Arguments in favour of Consumer Protection with regard to the Contractual Aspects, BEUC Legal Suplement núm. 22; 1988.

CNIL (Commission Nationale Informatique et Liberté); Rapports Annuels, 1987‑90”, La Documentation Frangaise, París.

Council of Europea New Technologies: a Challenge to Privacy Protection?; Strasburgo, 1989.

Data Protection Commissioner; Anual Report 1990, Dublín.

Davara, M. A., Seguridad jurídica de los datos, en V. Sánchez, M. A. Zamarrón (ed.); Fundesco/Unión de Técnicos y Cuadros de UGT; Madrid, 1990.

Dejemeppe, P., Les opérations de transfert électronique de fonds (Document de travail); CRIOC; Bruselas, 1988.

Georges, M., Réseaux et nouveaux services de communication. Dialectique de l’identification et de l’anonymat,, en Aprés demain, núm. 327, 1990,

Kubicek, H., Concepts and Procedures for a Democratic Control oí Telecommunication Networks and Services, Universidad de Bremen, 1991.

Linowes, D. E., Privacy in America: Is Your Private Life in the Public Eye?, Universidad de Illinois Press, Chicago, 1989.

Noam, El¡ N., Telecom Pnvacy Policy Elements, Transnational Data and Communication Report; marzo de 1990.

Poullet, Y., Monville, Cl., La demande fínale en télématique Aspects Juridiques, La Documentation Française, París, 1988

Smits, J., Van Duuren, M., Van den Hove Van Genderen, R , De juridische positie van de telecommumcatieconsument in Nederland; NGI; Amsterdam, 1990.

Torres López, J., Tecnologías de la Información. Impactos y usos sociales; Universidad de Málaga, 1990,

Vendramin, P., Valenduc, G., «<Le télétravail. quels enleux pour les relations sociales?», en Les Cahiers de la FTU, núm, 5, 1990.

 

 

NOTAS

(*) N. de R.- En estos momentos está ya en trámite parlamentario la ley orgánica de regulación de tratamiento automatizado de los datos de carácter personal, que vendrá a cubrir ese espacio.

(1) Todos los datos sobre los estudios vienen de J. L. lwens (Ed.); Technology Assessment in Telecommunications in Europe. The State of the Art in EC-Countries; NOTA/FAST, Den Haag, 1990. Este documento fue realizado gracias a aportaciones de D. Garbe

(Alemania), 1. P. Vercruysse (Bélgica), L. Quoctrup (Dinamarca), J. M. Alvarez (España), R, Eddi (Francia), V. Makios (Grecia), P. Presten (Irlanda), A. Bianchi (Italia), P. SIaa (Países Bajos), P J. Braumann (Portugal), N. Garnham (Reino Unido).

(2) Vicente Sánchez, Miguel Ángel Zamarrón (Ed.); Nuevas Tecnologías, Sociedad y Trabajo; Fundesco/Unión de Técnicos y Cuadros de UGT; Madrid, 1990.

(3) Europe Information, 18 de julio de 1990.

(4) Proyecto de propuesta de directiva al Consejo; CEE; COM (90) 314.

(5) El País, 13 de mayo de 1991.