Rasgos de una institución doméstica: los primeros años de la Universidad de Guadalajara

 

Luciano Oropeza Sandoval

 

En este escrito se ofrece una descripción del crecimiento de la matrícula escolar y de la estructura educativa de la Universidad de Guadalajara desde su apertura en 1925 hasta 1954. Con ello se muestra no sólo la forma como va evolucionando la matrícula y la oferta educativa, sino también algunos rasgos de la institución educativa que antecede a la universidad de masas.

1. Inicio de la Universidad de Guadalajara: 1925-1933

Con la inauguración de la Universidad de Guadalajara, en octubre de 1925, se logra integrar al conjunto de establecimientos de educación técnica, media superior y superior que dependían de la administración estatal. Así, al iniciar el primer año de labores, los servicios educativos que ofrece la joven institución se limitan a:

a) Adiestramientos de nivel técnico-artesanal, impartidos en la Escuela Politécnica2, creados básicamente para capacitar a las capas trabajadoras.

b) Carreras ligadas al comercio y los servicios como Tenedor de Libros y Comercio (Facultad de Comercio), además de las de Enfermería y Obstetricia anexas a la Facultad de Medicina.

c) Enseñanza de nivel medio superior ofrecida en la Preparatoria de Jalisco y en la Preparatoria para señoritas y Normal mixta.

d) Carreras de nivel superior impartidas en las facultades de Farmacia, Ingeniería, Jurisprudencia y Medicina. En esta última también se localiza inicialmente la carrera de Odontología3.

Crecimiento y distribución de la matrícula educativa

En el año inicial, la Universidad de Guadalajara reporta 2 764 alumnos. Esta población se concentra más en la Escuela Politécnica y en las preparatorias; la primera abriga al 30.4% del total de alumnos, y las segundas al 46.4%; el resto se distribuye entre las facultades de Medicina (8.9%), de Comercio (6.8%), de Jurisprudencia (4.2%), de Farmacia (2.1%), de Odontología (1.1%) y de Ingeniería (0.1%) (ver cuadro No. 1).

Esta cifra irá en aumento hasta llegar a 3 451 en 1933. Este ascenso de la matrícula se finca en un crecimiento desigual, ya que hay escuelas como las facultades de Medicina, Jurisprudencia e Ingeniería, así como la preparatoria de Jalisco, que logran tasas de crecimiento promedio anual superiores a la media general (2.8%); y otras, como la Preparatoria para señoritas y Normal mixta (1.3%), la Politécnica (-0.7%), las facultades de Comercio (-3.1%), de Farmacia (-4.5%) y de Odontología (-7.8%) que tienen tasas de crecimiento inferiores a dicho promedio (ver cuadro No. 2).

Este desigual crecimiento se relaciona con una mayor concentración de alumnos, en el ciclo 1933-1934, en la Preparatoria de Jalisco (32.8%), la Politécnica (22.8%), la Preparatoria para señoritas y Normal mixta (18.7%), y en Medicina (14.2%) y, en menor proporción, en Jurisprudencia (5.5%), Comercio (4%), Farmacia (1%), Ingeniería (0.8%) y Odontología (0.2%) (ver cuadro No. 1).

Al combinar esta distribución con el crecimiento de la matrícula, a lo largo de los primeros años de la Universidad de Guadalajara, encontramos que la entonces enseñanza media, los adiestramientos de la Escuela Politécnica y la carrera de Medicina, conforman el espacio educativo más solicitado por los estudiantes. En otro nivel, con un flujo menor de alumnos, están las carreras de Jurisprudencia, Comercio, Químico Farmacéutico, Ingeniería Civil y Odontología. Todo esto muestra la existencia de una estructura educativa integrada tanto por carreras relativamente consolidadas como por otras que apenas empiezan a erigir sus bases disciplinarias y una imagen social. Cabe destacar la presencia de la Escuela Politécnica, ámbito educativo que brinda adiestramientos técnico-artesanales a las capas trabajadoras de la entidad.

2. La Reforma Universitaria: 1935-1936

A raíz de la adopción de las resoluciones que arroja el Congreso de Universitarios Mexicanos, celebrado en septiembre de 1933, la Universidad de Guadalajara afronta la emergencia de agudas desavenencias que conducen no sólo a una bifurcación ideológica de sus miembros, sino también a la interrupción de su vida académica. En efecto, el grado de efervescencia que aqueja a la institución, da entrada a una fase signada por cierres y aperturas que dejan como saldo una reducción sensible de la población escolar y, correlativamente, un funcionamiento irregular de los establecimientos educativos.

Tales fricciones, sin embargo, tienen una salida que, si bien no zanja las diferencias, sí permite la reapertura de los centros educativos: el 23 de febrero de 1935 el Gobierno del Estado publica la nueva Ley Orgánica de la Educación Superior y aprueba, bajo su jurisdicción, la reanudación de los servicios educativos. Para ese propósito, instaura la Dirección General de Estudios Superiores (DGES), organismo que tiene como cometido la administración de los planteles y la eliminación de los disturbios que obstruyen la marcha de los estudios universitarios.

Estructura educativa

En marzo de 1935 la DGES entra en funciones, ofreciendo los siguientes servicios educativos:

a) enseñanza media básica4 impartida en la Secundaria para señoritas y en la Secundaria para varones;

b) enseñanza de nivel medio superior proporcionada por la preparatoria de Jalisco;

c) enseñanza de nivel superior disponible en los Institutos de Ciencias Sociales, de Ciencias Médico-Biológicas y de Ciencias Matemáticas y Físico-Químicas; y

d) carreras de menor escolaridad donde únicamente se solicita la terminación de la primaria especial como en el caso de las carreras impartidas en la Escuela Bancaria y de Comercio y, las de Enfermería y Obstetricia anexas al Instituto de Ciencias Médico-Biológicas.

A estos establecimientos se agregan, sin contar con alumnos, la Facultad de Odontología, donde funciona su centro de asistencia para enfermedades bucales, y la Escuela Politécnica. Esta última sufre una reestructuración que da pie, al año siguiente, a la prestación de servicios asistenciales y educativos para niños expósitos e hijos de trabajadores (internado).

La plataforma educativa es prácticamente similar a la de 1925, con la excepción de la separación de la Normal de Jalisco5, la desaparición de la Preparatoria para señoritas y el cambio de nomenclatura de los establecimientos. Más adelante, en abril de 1935, se crea la carrera de Economista-Técnico en finanzas; especialidad que, al igual que en la entonces Universidad Autónoma de México, surge al abrigo de la carrera de Derecho.

La DGES también promueve iniciativas encaminadas a fomentar la capacitación de los obreros tanto en términos laborales como en asuntos de conciencia social. Bajo tal espíritu, en julio de 1935, inaugura el Instituto de Orientación Social, ámbito donde se trata de "fijar y esclarecer los lineamientos de la enseñanza superior y fomentar el acercamiento de los estudiantes con los obreros y campesinos" (Archivo de Oficialía Mayor/Libro 153/f. s/n). Mediante conferencias impartidas por profesores y la organización de brigadas culturales se procede a "divulgar las ideas socialistas" y a vincular los alumnos con las "clases productivas" (Ibid).

Como complemento a la labor de socialización, este Instituto pone en funcionamiento, en abril de 1936, la Facultad Obrera y Campesina; a este centro concurren exclusivamente obreros y campesinos a recibir conocimientos que les permitirían "mejorar sus métodos de trabajo y sus organizaciones sindicales" (Ibid./Libro 167/f. s/n).

De esta manera, a la estructura escolarizada se agregan iniciativas que se ubican más como acciones de difusión social y cultural que como enseñanza formal.

Población escolar

En marzo de 1935 se inscriben 1 200 alumnos, población que representa el 35% de la matrícula del ciclo escolar 1933-1934. El descenso resulta tan brutal que el volumen de estudiantes sólo se recuperaría hasta mediados de los años cincuenta.

Esta población se distribuye de la forma siguiente: en las escuelas secundarias se inscriben el 49.4% del total de los alumnos, en la Preparatoria de Jalisco el 11.8%, en la Escuela Bancaria y de Comercio el 8.6%, en las carreras impartidas en el Instituto de Ciencias Médicas y Biológicas el 18%, en la de Derecho el 10.4% y en la de Economía el 1.8%. Así, no obstante el funcionamiento irregular de los planteles educativos, la población escolar sigue concentrándose en los niveles medio básico, medio superior y en las carreras de Derecho y en las del Instituto de Ciencias Médicas y Biológicas, principalmente en Medicina (ver cuadro No. 3).

Para el ciclo escolar 1936-1937, último año a cargo de la DGES, el grueso de la población aumenta considerablemente: de 1 210 alumnos se pasa a 2 301; este ascenso proviene tanto de la recuperación de la matrícula en los planteles en vigor como de la reapertura de otros ya presentes desde 1925. Esta población, a su vez, se concentra más en las escuelas secundarias (44%), en la Politécnica (18.5%) y en las carreras del Instituto de Ciencias Médicas y Biológicas (14.4%). El resto se ubica en las de Comercio (6.5%), Derecho (5.9%), la preparatoria (5.4%), las carreras de Economía (2.8%), Químico farmacéutico (1.2%), Ingeniería civil (0.7%) y Odontología (0.6%) (Ibid).

A lo largo de los tres ciclos escolares que tiene a su cargo la DGES, la matrícula educativa disminuye agudamente y su distribución continúa concentrándose en las escuelas secundarias, la preparatoria de Jalisco y las carreras de Medicina, Derecho y Comercio. Por su parte, carreras como Economía, Química farmacéutica, Ingeniería civil y Odontología reportan porcentajes muy bajos de población. Sin embargo, el rasgo más significativo de este periodo no se manifiesta sólo en el descenso de la población escolar, sino también en la emergencia de nuevas opciones de educación superior: con la apertura de las escuelas autónomas se conforman dos estructuras educativas paralelas, una de carácter público y otra privada, cuyo punto de diferenciación descansa inicialmente en concepciones ideológicas relacionadas con el funcionamiento interno de la universidad y con el proyecto de nación que se promueve en esos años.

3. Reorganización de la universidad pública: 1937-1954

El 22 de julio de 1937, conforme al decreto no. 4223, la Universidad de Guadalajara recupera su denominación original, quedando para la etapa inmediata anterior el nombre de Dirección General de Estudios Superiores. Así, en noviembre de ese año, reanuda sus labores con los siguientes servicios educativos:

a) enseñanza técnica y comercial impartida en la escuela Politécnica y en la de Comercio y Administración, respectivamente. En este grupo también se ubican las carreras de Enfermería y Obstetricia, aún dependientes de la Facultad de Medicina;

b) enseñanza media y media superior proporcionada por la secundaria para varones, la secundaria para mujeres y la preparatoria de Jalisco;

c) enseñanza de nivel superior impartida en las facultades de Ciencias Físico-matemáticas, Ciencias Médicas y Biológicas, Ciencias Químicas, Derecho y Economía y Odontología. Las carreras que se ofrecen en estos establecimientos son: Derecho, Economía, Ingeniería civil, Medicina, Odontología y Química Farmacéutica. En todas ellas, salvo en Economía, se solicita como requisito fundamental de ingreso la terminación de los estudios de bachillerato.

Variaciones en la Estructura Educativa

Estos establecimientos acusan modificaciones que van delineando algunos rasgos de la universidad pública del periodo desarrollista. En ese orden, encontramos que:

a) En 1937 se solicita el certificado de secundaria a los aspirantes a la carrera de Economía, aceptándose como condicional al alumno que no lo presente y requiriéndosele al momento de la presentación del examen profesional;

b) se modifica el plan de estudios de la carrera de Química Farmacéutica en 1939, hecho que da pie a su substitución por la de Química Farmacobióloga; al mismo tiempo se abre la carrera de Ingeniería Química;

c) en 1940, las escuelas secundarias son separadas de la universidad, quedando sujetas a la administración estatal.

d) en ese mismo año empieza a funcionar formalmente la carrera de Ingeniero Topógrafo e Hidrógrafo en la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas;

e) en 1941 se crea la Escuela Preparatoria Nocturna para Trabajadores, teniendo su sede en el local de la propia Preparatoria de Jalisco;

f) para 1943, en la Escuela de Comercio y Administración se imparten las carreras de Taquimecanógrafo, Secretario Taquígrafo, Técnico bancario, Corredor de comercio y Contador Público; estas carreras se cursan escalonadamente en un sólo plan de estudios cuya duración es de siete años: al término de los dos primeros años se extiende diploma de Taquimecanógrafo, al tercer año de Secretario Taquígrafo, de Tenedor de libros al cuarto año, de Contador de Comercio al quinto año y de Contador Público al concluir el séptimo año;

g) para 1944, se aprueba aumentar el plan de estudios de la Facultad de Odontología a cuatro años;

h) en ese mismo año se establece el requisito de bachillerato para los aspirantes a la carrera de Economía, concediéndose el acceso al primer año a los alumnos que tengan concluidos sus estudios de secundaria, con el acuerdo de que al presentar el examen profesional de la carrera, entreguen su certificado de bachillerato.

i) en esas fechas, también se reorganiza la Escuela Politécnica: del abanico de adiestramientos que originalmente ofrecía se delimitan las carreras de Técnico Electricista, Técnico Mecánico, Químico Técnico Azucarero y Alcoholero y Químico Técnico Metalurgista y Ensayador.

j) en 1945, se aprueba expedir título a los egresados de la carrera de Contador público; en cambio para las demás carreras impartidas en Comercio y Administración, se deja pendiente y se sigue expidiendo diplomas;

k) en agosto de 1946, la Escuela de Bellas Artes pasa a ser dependencia de la Universidad de Guadalajara;

l) para el año de 1947, la carrera de Economía se separa de Derecho y se integra a Comercio y Administración;

m) la carrera de Enfermería se separa en 1948 de la Facultad de Medicina, contando con su propio edificio y estableciéndose como requisito principal de ingreso la terminación de los estudios de secundaria; enseguida, en 1950, se integra Obstetricia (estudios para partera), conformandose así la Escuela de Enfermería y Obstetricia;

n) en octubre de 1948 se crea la Escuela de Arquitectura;

ñ) en el año lectivo 1949-1950, se inaugura formalmente el Instituto Tecnológico, aprobándose la creación de la Escuela Vocacional y de cursos de capacitación para obreros. No sobra decir que tal designación se utiliza, desde tiempo atrás, para referirse al espacio universitario donde se asientan la Escuela Politécnica, Arquitectura, Ciencias Químicas e Ingeniería;

o) en marzo de 1952, la Escuela de Bellas Artes sufre una reestructuración que da lugar a la Escuela de Letras y Artes y al Conservatorio de Música; éste último, al año siguiente, toma el nombre de Escuela de Música; y

p) en marzo de 1953 se abre la Escuela de Trabajo Social, solicitándose como requisito de ingreso la terminación de los estudios de secundaria.

Estos cambios muestran cómo se empiezan a reestructurar y delimitar los estudios que ofrece la Universidad de Guadalajara conforme al criterio de la escolaridad correspondiente a su jurisdicción; cómo se van delineando las carreras que, más adelante, integrarán la oferta de estudios de nivel superior; y cómo se crean carreras que puntualizan más el perfil socioeducativo de la universidad pública y, por tanto, su diferenciación de los proyectos de educación privada.

Crecimiento y distribución de la Matrícula Educativa

Durante el periodo de 1937 a 1954, la matrícula educativa de la Universidad de Guadalajara tiene un comportamiento irregular que se expresa en ritmos diferentes de expansión y distribución de la población escolar; este comportamiento nos lleva a delimitar dos etapas de exposición: una que abarca de 1937 a 1944 y otra que va de 1945 a 1954.

Descenso de la matrícula educativa: 1937-1944

A lo largo de la etapa que va de 1937 a 1944, la población escolar disminuye sensiblemente: de 2 361 alumnos inscritos en 1937 se pasa a 1 949 en 1944, aspecto que representa una tasa de crecimiento promedio anual de -2.5%. Este saldo negativo, a la vez, se refleja en un crecimiento desigual de la población inscrita en cada uno de los establecimientos y niveles educativos. Así, mientras la Preparatoria de Jalisco (36.4%), Ingeniería (60.4%) Ciencias Químicas (6.1%), Medicina (15.3%), Comercio y Administración (13.4%) y Enfermería y Obstetricia (5.4%), muestran tasas de crecimiento promedio anual superiores a la media general; la Politécnica (-9.0%) y las carreras de Derecho (-2.7%) y Economía (-2.9%) tienen notorios retrocesos en su población escolar (ver cuadro No. 4).

Este descenso de la matrícula educativa, sin embargo, se relativiza si consideramos que ello se debe, en buena parte, a la separación de las escuelas secundarias; esto es, al hacer un recuento, notamos que sólo en tres casos hay un decrecimiento real de la población inscrita: en la Escuela Politécnica y en las carreras de Derecho y Economía.

A esta caída de la matrícula educativa se agrega una desigual distribución de la población escolar: de los 2 361 alumnos inscritos en 1937, el 43% se localiza en las escuelas secundarias, el 20% en la Politécnica, el 7% en la Preparatoria de Jalisco, el 6.5% en Enfermería y Obstetricia, el 4.3% en Comercio y Administración, el 8.1% en Medicina, el 6.6% en Derecho, el 2% en Ciencias Químicas, el 1.9% en Economía y el 0.6% en Ingeniería (ver cuadro No. 5).

Esta concentración de la población ofrece otra imagen en los años sucesivos: en el ciclo escolar 1944-1945, de los 1 949 alumnos matriculados, el 30.6% se ubica en la Escuela Preparatoria, el 20.2% en la carrera de Medicina, el 10.8% en Enfermería y Obstetricia, el 10.1% en Comercio y Administración —donde empieza a destacar la carrera de Contador público—, el 8.9% en la Politécnica, el 6.5% en Derecho, el 3.7% en Odontología, el 3.5% en Ingeniería civil, el 2.7% en la carrera de Química Farmacobióloga, el 1.8% en Economía y, en último orden, Ingeniería Química e Ingeniería Topográfica con porcentajes menores al 1% respectivamente (Ibid).

Así, sin dejar de considerar que la separación de las escuelas secundarias afecta la distribución de la población escolar, encontramos que, para 1944, la Preparatoria de Jalisco y la recién inaugurada Preparatoria Nocturna para Trabajadores, la Escuela Politécnica y, las carreras de Medicina, de Enfermería y Obstetricia y de Derecho, continúan atrayendo a la mayoría de la población escolar. Mención aparte merecen las carreras incluidas en la Escuela de Comercio y Administración, sobre todo la de Contador público: del 3.5% de la población total en 1937, pasa a captar el 10.1% en 1944.

Esta primera fase muestra un engañoso decrecimiento de la matrícula educativa, ya que éste se deriva más de la separación de establecimientos educativos que de la disminución real de la población en los centros que siguen adscritos a la Universidad de Guadalajara.

Recuperación de la matrícula educativa: 1945-1954

La segunda etapa, a diferencia de la anterior, se signa por una evidente recuperación de la matrícula educativa: de 1 902 alumnos en 1945 se pasa a 3 451 en 1954, ascenso que reporta una tasa de crecimiento promedio anual de 9%. Esta expansión se sustenta en el continuo crecimiento de la matrícula en la mayoría de los centros educativos; en efecto, con la excepción de la Escuela Preparatoria de Jalisco y la Escuela de Enfermería, cada uno de ellos engrosa su población escolar (ver cuadro No. 6).

Esta recuperación, sin embargo, no es uniforme: hay establecimientos como las facultades de Ingeniería (44.3%), Ciencias Químicas (19.0%) y Derecho (14.8%), además de las carreras incluidas en la Escuela de Comercio y Administración (17.1%) que logran tasas de crecimiento promedio anual superiores a la media general; mientras las carreras de nivel superior como Odontología (6.1%) y Medicina (3.7%), la Politécnica (4.5%), Enfermería (-4.2%) y la Preparatoria de Jalisco (-2.8), se ubican por debajo de dicho promedio (Ibid).

A este crecimiento real de la matrícula educativa se añade una relativa diversificación de la misma: en el año lectivo 1945-1946, la población escolar continúa concentrándose en la Escuela Preparatoria de Jalisco (32.5%), en la carrera de Medicina (19.9%), en las de Comercio y Administración (11.4%), en Enfermería y Obstetricia (10.3%), en la Politécnica (9.6%) y en Derecho (5.7%); y, con menores porcentajes, en las carreras de Ciencias Químicas (3.4%), de Ingeniería (3.8%) y Odontología (3.4%). Para el año escolar 1954-1955, esta población prosigue ubicándose en el nivel medio superior (21.4%) —incluye tanto a la Preparatoria de Jalisco como a la Vocacional—, en la carrera de Medicina (17.6%), en las de Comercio y Administración (15.8%), en la de Derecho (7.3%) y, en la Politécnica (6.9%). Sin embargo, a diferencia de la década pasada, aparece un flujo creciente de alumnos hacia carreras con poco tiempo de existencia o de menor atractivo para los estudiantes, como las impartidas en Ingeniería con 9% del total de la matrícula, las de Ciencias Químicas con 6.9%, las de Música con 4.8%, odontología con 3.7%, Letras y Artes con 2.1%, Arquitectura con 1.4%, Trabajo Social con 1% y Enfermería y Obstetricia con 0.5% (ver cuadro No. 7).

Al término del periodo que va de 1937 a 1954, la información revela una recuperación de la matrícula escolar y una mayor diversificación de la oferta educativa. Esta recuperación, por lo demás, no se apoya sólo en carreras de mayor prestigio social como Medicina y Derecho, sino también en la emergencia de nuevas opciones de nivel técnico y superior. En ese tenor, la extensión de la estructura educativa no sólo contribuye a diversificar la matrícula, sino también a diferenciar a la universidad pública. En efecto, con la creación de una gama de carreras ligadas al desarrollo de la cultura y el bienestar social como Música, Letras y Artes y Trabajo Social, la Universidad de Guadalajara va configurando una oferta socioeducativa que se identifica más con el desarrollo social que con segmentos específicos de la sociedad.

Fuentes

Informes anuales rendidos por el Rector al Gobierno del Estado. Archivo de la Oficialía Mayor de la Universidad de Guadalajara.

Notas

1 Este trabajo es fruto del proyecto de investigación "La Estadística Básica de la Universidad de Guadalajara", desarrollado en el Centro de Investigación Educativa de la Universidad de Guadalajara, antecedente del Departamento de Estudios en Educación (DEEDUC).

2 La escuela Politécnica albergaba: "las carreras para ebanistería y carpintería, técnicos y montadores electricistas, perito mecánico, tornero de metal y ajustador, fundición y moldeador de fundición, artes gráficas, fotograbador y litógrafo, impresor y encuadernador, ensayador de metales, técnico automovilista, reparador de automóviles y chauffeur y cursos de un año de industrias agrícolas, pequeñas industrias químicas, cerámica, decoración ornamental de yeso, lacas, juguetería y tejido de mimbre." (Ley Orgánica de 1925/ Art. 30/ EDUG/ 1982)

3 La carrera de Odontología se separa de la Facultad de Medicina en 1927.

4 El plan de estudios de la preparatoria constaba desde la apertura de la Universidad de Guadalajara, de cinco años. Sin embargo, al reanudarse los servicios educativos en 1935, éste se separa en dos niveles escolares: los tres primeros años corresponden a la educación media básica y los dos restantes a la enseñanza del bachillerato.

5 Desde los primeros meses de 1934, la Escuela Normal pasa a depender del gobierno del estado de Jalisco.

 

Artículo publicado en la revista Educar

Número 3 Historia y Educación

http://www.jalisco.gob.mx/srias/educacion/consulta/educar/dirrseed.html