EL PROGRAMA NACIONAL PARA EL FORTALECIMIENTO DE LA LECTURA Y LA ESCRITURA.

 

 Entrevista con Margarita Gómez Palacio Muñoz*

 

¿Qué importancia se ha dado en nuestro país a la enseñanza de la lengua y, especialmente, a la etapa de adquisición de la lengua escrita?

 

En México, en los años posrevolucionarios se dio una toma de conciencia de la necesidad que había de alfabetizar no solamente a los niños, sino también a la mayoría de los adultos. Por otro lado, el crecimiento tan acelerado de nuestro país tuvo también muchas repercusiones, sobre todo, en la necesidad de crear una gran cantidad de escuelas y de preparar a profesores para la enseñanza de la lectura y de la escritura. Naturalmente, este apremio llevó a que se crearan centros educativos de no muy alta calidad, especialmente en el sentido de que los maestros todavía no estaban todos preparados para acometer estas tareas y específicamente para enseñar a leer y a escribir. La definición misma de lectura hasta los años setenta estuvo muy centrada en el descifrado: saber leer, lograr que un texto escrito fuera leído adecuadamente por una persona, quería decir saber descifrar. Hacia 1974, empezamos a desarrollar algunas investigaciones sobre la calidad de la lectura. Ya no nos interesaba únicamente que las personas supieran leer descifrando sino que empezamos a pensar en la importancia que tenía la calidad y, cambiando nuestra definición de lectura como descifrado, la conceptualizamos como comprensión lectora, propusimos que no hay lectura si no existe comprensión del texto.

Este planteamiento fue producto de nuestra inquietud por la gran cantidad de chicos que no lograban terminar la primaria; hicimos hincapié en la necesidad de estudiar por qué tantos niños reprobaban y desertaban de la escuela. Esto nos condujo a observar que uno de los problemas más serios era que los chicos no aprendían a leer y a escribir convenientemente en el tiempo señalado, especialmente al terminar el ciclo de primero y segundo grados. El nivel de lectura de los niños no era aceptable: sabíamos que no solamente es importante que los niños aprendieran a leer en forma mecánica, sino que comprendieran lo que están leyendo. De ahí que se despertara un interés por investigar y desarrollar materiales que pudieran servir a los maestros para enseñar a leer comprensivamente. Se iniciaron entonces, en forma experimental, primero los Grupos Integrados y posteriormente los programas IPALE y PALEM. O sea que realmente sí ha habido un gran interés en nuestro país por desarrollar las capacidades lectoras de los niños, pero no necesariamente esto a derivado en entender lo que es la verdadera lectura y, hasta hace poco tiempo, se tendía a confundir esta habilidad como descifrado y no como comprensión lectora.

 

 

¿Podría explicarnos en qué consiste el PRONALEES y cuáles son sus objetivos? Siendo un aspecto tan importante en el curriculum de la educación básica ¿por qué surge sólo hasta recientemente?

 

Fue a partir de que fue creciendo la inquietud por parte de los profesores acerca de las causas que hacían que tantos niños reprobaran primero y segundo grado, que surge el interés por investigar este fenómeno. En varios lugares del país, y especialmente en Nuevo León, se hicieron estudios sobre el proceso de adquisición de lectura. Básicamente, lo que encontramos fue que los niños no tenían una preparación para iniciar la lectura y la escritura, o sea que sus niveles de conceptualización eran sumamente bajos y que éstos estaban muy relacionados con los niveles socioeconómicos. Los niños de niveles socioeconómicos altos observan en sus padres las conductas de leer y escribir y desarrollan una serie de conocimientos que van a constituir los elementos de pre-escritura que son indispensables para la iniciación en la lengua escrita.

En ese momento, hubo un cambio de estrategia: los programas de lectura y escritura, que se habían iniciado como programas remediales, se transformaron en programas regulares. Por esa razón el PALEM cambió a PRONALEES, que son las siglas del Programa Nacional para el Fortalecimiento de la Lectura y la Escritura. El PALEM fue la base de éste, porque permitió capacitar a un gran número de maestros que en esta época fueron adiestrados para participar en el programa y que actualmente son los asesores que apoyan a los maestros para poder desarrollar lo que el PRONALEES les pide.

Ahora bien ¿cuáles son los objetivos del PRONALEES? ¿De qué trata? En primer lugar, tenemos que PRONALEES, en su misión de fortalecer el aprendizaje de la lectura y de la escritura, se base en la concepción de la lectura como sistema comprensivo, no en el descifrado, sino en la comprensión de la lectura y en la del niño de expresar por escrito sus ideas. Para lograr este propósito, se proyectó como un programa nacional. De ahí se derivó la necesidad de revisar los contenidos curriculares de la lengua en la escuela primaria, por lo que se elaboró un programa nuevo que es el que actualmente está operando en los libros de texto gratuitos. Luego, siguió la elaboración de los libros de primero y segundo grados acompañados de los libros del maestro (cada grado tiene el libro del maestro donde se explica detenidamente cada una de las lecciones, el objetivo a alcanzar y los medios para lograrlo). De este modo, el maestro tiene por primera vez apoyos para utilizar los materiales que recibe el niño. Este proceso, naturalmente, no es automático: el maestro no va a aplicar adecuadamente estos materiales por el solo hecho de recibirlos. Se requiere antes que nada que el maestro quiera, que el maestro conozca y que se adhiera a este tipo de enseñanza que exige naturalmente un poco más de trabajo pero que al final da muy buenos resultados. Por otro lado, es evidente que no todos los maestros tienen los mismos medios y posibilidades darles a los niños la oportunidad de un aprendizaje activo, comprensivo, constructivo. Sin embargo, hemos tratado al máximo que los programas que desarrollamos tengan un respaldo en los libros de texto, que no son solamente un libro de lectura sino también un libro de ejercicios, un libro recortable con los elementos mínimos para que el niño desarrolle su programa.

Por último, PRONALEES tiene como misión apoyar a todos los diferentes centros o dependencias de la Secretaría de Educación que tienen algo que ver con la lengua escrita.

 

 

¿Qué diferencia hay entre los métodos tradicionales de adquisición de la lengua escrita y la propuesta de PRONALEES?

 

La diferencia es esencial puesto que PRONALEES no es un método. PRONALEES es una metodología que es fiel al proceso de adquisición de la lengua, o sea, hay que conocer el proceso de adquisición de la lengua para poder adaptar la metodología y propiciar la adquisición de la lectura y la escritura. Por lo mismo PRONALEES no está buscando la eficiencia mecánica de la lectura, sino lo que se busca es básicamente el logro de la comprensión lectora y, de esta manera, desarrollar un pensamiento lógico, desarrollar posibilidades de expresión oral y escrita, lograr que los niños aprendan a comunicarse y aprendan más que nada a pensar, aprendan a utilizar sus conocimientos.

 

 

¿Qué alcance piensa usted que pueda tener PRONALEES para pensar en una verdadera revolución en el manejo de la lengua oral y escrita?

 

Creo que sus alcances son enormes, puesto que se trata, precisamente, de una concepción completamente diferente de la noción tradicional de lectura como descifrado. Nosotros insistimos en que el programa debe iniciarse desde que el niño comienza su escolaridad, es decir, desde el preescolar, ya que no podemos iniciar un manejo adecuado de la lengua más tarde ni en los últimos grados de primaria ni en la secundaria. Por esta razón iniciamos el programa en la escuela primaria y actualmente estamos muy interesados en "bajar" hasta el preescolar para implementar esta nueva manera de concebir la lengua como forma de comunicación. Creo además que el alcance puede ser muy grande ya que, si el niño aprende a expresarse tanto verbalmente como por escrito, cuando llegue a secundaria será capaz de abordar adecuadamente los temas que la secundaria exige, los cuales son mucho más serios y reflexivos y requieren de una buena habilidad lectora. Gran parte de los problemas de reprobación en este nivel que no se refieren al español, se deben a que los niños después de la primaria abordan textos que no comprenden porque no tienen una habilidad lectora comprensiva. Naturalmente que esto los lleva a fracasar tanto en matemáticas, (porque no entiende qué es lo que le están pidiendo en los problemas), como en la historia o en la geografía: el niño intenta entender al pie de la letra lo que le dicen los libros, no sabe resumir, no sabe articular y guardar en su mente la esencia de lo que está estudiando.

En fin, los alcances de PRONALEES pueden ser los de toda la vida, porque una vez que el niño ha aprendido a leer y a escribir adecuadamente, cuando sabe expresarse, cuando no tiene miedo de la página en blanco y logra escribir lo que quiere, seguramente va a tener mucha facilidad para lograr hacer estudios superiores de mayor calidad.

 

 

¿Cuáles han sido los resultados de sus investigaciones? ¿Qué le ha llamado más la atención y cómo estas investigaciones han influido en la decisión de proponer un programa como PRONALEES?

 

Una de las cosas que más me ha impresionado es reconocer la importancia tan grande que tiene para el niño aprender a leer y a escribir comprensivamente ya que es solamente a través de esta herramienta que el niño será llegar a ser una persona crítica y reflexiva, deseosa de saber, investigar y aprender más y no conformarse con lo que ya conoce o le enseñan. Uno de los resultados que más me ha inquietado es observar que los niños de quinto y sexto tienen capacidades lectoras muy malas; un porcentaje muy alto de estos niños no tiene una lectura comprensiva y me apena ver cuántos de ellos no serán capaces de continuar estudios superiores de calidad pues están acostumbrados a mecanizar. Cuando fui rectora de la Universidad de las Américas me impresionó mucho ver el nivel tan bajo de comprensión lectora y de redacción que tenían los aspirantes. Y si eso sucede al ingreso de la universidad, pues qué podemos decir de las etapas anteriores. Ese es el motivo más importante para proponer programas de este tipo: darnos cuenta cómo, ni al final de la primaria ni al final de la preparatoria, los chicos han logrado alcanzar un buen nivel de comprensión lectora y que esto tiene una influencia sumamente importante en el desarrollo y en la calidad del pensamiento.

 

 

¿Qué campos de la educación han recibido la influencia de PRONALEES y hasta dónde cree que pueda llegar el programa? ¿Cuáles han sido los resultados positivos y cuáles las limitaciones con las que se ha topado?

 

En primer lugar, hemos una tenido injerencia directa en la educación básica en la elaboración de los programas, los libros de texto y en la capacitación de los profesores. Nuestro propósito es que el programa abarque hasta el final de la secundaria. Además, hemos incursionado también en las normales a través del apoyo para la revisión de los nuevos programas de este nivel; en el área de Español hemos apoyado para que los normalistas conozcan PRONALEES y sepan cómo se manejan los proyectos, programas y materiales. Por otro lado, actualmente estamos apoyando los programas de PRONAP para la actualización del magisterio, también en el área de Español y esperamos colaborar en el desarrollo del programa de actualización que dará acceso a Carrera Magisterial. También tenemos programas específicos para apoyar el área de Educación Especial. En este momento, un asunto prioritario es la integración de los niños con limitaciones a la escuela regular; para ello, estamos preparando materiales que puedan ser útiles para que los maestros puedan tener éxito en esta tarea y darles posteriormente capacitación para que sepan como manejarlos. En fin, creo que los alcances de PRONALEES pueden ser muy vastos, todo va a depender de las posibilidades que pueda tener el programa para extenderse en toda la república y para brindar a los maestros el apoyo y la preparación que necesitan y los materiales que son indispensables para desarrollar su tarea educativa adecuadamente.

 

Margarita Gómez Palacio Muñoz: Coordinadora General del Programa Nacional para el Fortalecimiento de la Lectura y la Escritura, PRONALEES

 

Artículo publicado en la revista Educar

Número 8 Lectura y Escritura

http://www.jalisco.gob.mx/srias/educacion/consulta/educar/dirrseed.html