Clase de literatura española (I)

La queja constante de maestros e intelectuales de que los jóvenes leen cada vez menos o ni siquiera leen, se ha convertido en tópico más que en materia de estudio. Se constata el hecho, pero faltan soluciones. Nadie ha puesto freno a programas demenciales que abarcan en un solo curso desde la literatura medieval a la contemporánea; y se interesan más en la vida (pocas veces interesante, a decir verdad) que por la obra de los autores. Abundan los textos que, cuando se leen o comentan, carecen del contexto que facilite su lectura.

A estos problemas hay que añadir ahora un entorno social que pone el acento en las llamadas “salidas” y no valora lo que en tiempos se llamaba cultura. Son habituales las quejas por la pobreza del idioma usado por los jóvenes, pero cómo extrañarse ante la abundancia de adultos que se ufanan de no leer jamás un libro. Y, como paradoja suprema, nunca se ha publicado tanto ni hay tanta literatura accesible en kioscos y en Internet.
Tampoco es cierto el argumento de que la Red no estimula la lectura. La información sobre textos y autores no es precisamente escasa, aunque sí irregular, y un buen uso de herramientas de búsqueda puede atraer a los jóvenes hacia un campo que pudiera parecerles anacrónico, quizá inútil. Los siglos de oro, el XVI y el XVII son los que más y mejores materiales en la WWW proporcionan a los interesados. Grosso modo, hay que señalar que se echa en falta alguna página dedicada a la didáctica de la asignatura aplicada a la Red. Poca a ninguna reflexión, o aportación, hemos encontrado al respecto. Hay una página que ilustra esta contradicción. Pero no es obra de un profesor sino de dos alumnos del Colegio Alemán de Madrid members.xoom.com/delekat, lo que inevitablemente sesga su contenido hacia un resumen de los programas de la asignatura y, como carece de vínculos, desaprovecha el valor añadido de Internet.
Otra tendencia visible es la de las antologías que, como la de la poesía española www.ipfw.edu/cm1/jehle/web/poesia/htm o la de textos de la conquista y de la colonia www.unimainz.de/~lusting/hisp/texte.html tienden a ofrecer textos en bruto o con poco aparato crítico. Y aunque siempre es interesante volver a Fray Bartolomé de las Casas, Garcilaso de la Vega el Inca o Sor Juana Inés de la Cruz, la ausencia no ya de aparato crítico, sino de contexto, impide que el uso de Internet añada algo a lo conocido. En esta misma línea se sitúa la página de Alix Ingber, que enseña lengua española en el Sweet Briar College ingber.spanish.sbc.edu/SonnetTexts/Sonnets.html, de Estados Unidos, y se ha tomado el trabajo de recopilar un centenar de sonetos españoles con traducción al inglés, que podría tener su miga para montar una colaboración entre dos asignaturas.
El problema y mito de las ediciones es otro asunto. Se nos ofrece, por ejemplo, la edición Príncipe de 1605 del Quijote, que puede resultar curiosa, pero ya estamos avisados: por la edición del Quijote que se encuentra en el Centro Virtual Cervantes cvc.cervantes.es —editada en papel por Crítica— sobre las numerosas erratas cometidas por el impresor de aquélla. A propósito del Quijote, el Instituto Cervantes tiene ahora un texto crítico de El Quijote que ha establecido unas pautas con el rigor que exige la obra. La edición, dirigida por Francisco Rico, ha aclarado las dudas e incógnitas que un libro único provoca en el lector sin especial formación. El resultado es una página estupenda gould.uab.es/quijote. Esta edición revisada contiene las correcciones y enmiendas que van introduciéndose tanto en el texto impreso como en la edición informática y que pueden imprimirse. Puede que esta página permita organizar trabajos en clase sobre la evolución de nuestro conocimiento de la máxima obra de la literatura española. Ya que Cervantes da para mucho, además de la página oficial del Instituto, de obligada visita cervantes.alcala.es, en www.csdl.tamu.edu/cervantes/spanish se ofrece una relación de traducciones, ediciones de sus las obras y una selección de autores que, con otros tantos textos breves, dedican sus reflexiones a la obra y al autor.
De muy reciente aparición, la Biblioteca Virtual Cervantes cervantesvirtual.com se presenta como el proyecto más ambicioso de digitalización documental del patrimonio literario, de acceso gratuito, para poner a disposición de la comunidad científica y de la población hispanohablante un fondo bibliográfico de textos íntegros de obras clásicas de autores de todas las épocas y de ambas orillas del Atlántico, desde los Cronistas de Indias hasta el movimiento modernista. Hasta el momento se han incluido 2.000 títulos, aunque se pretende llegar a nada menos que 30.000. Es de esperar que en el futuro recoja también obras del siglo XX tan necesarias porque su representación en la WWW es escasa y no siempre fiable. En todo caso, los profesores de literatura deberán pasar por estas páginas una y otra vez para ver como evolucionan, con la posibilidad de contribuir en la sección dedicada a tal fin.
Literatura medieval, renacentista y barroca. La producción literaria de estos largos y ricos periodos de nuestra literatura es lo mejor que ofrece Internet. A la labor de los de casa, se une una muy buena representación de expertos de todo el mundo que se interesan por las obras españolas de aquellos tiempos. La calidad viene dada porque no se trata de aficionados obsesionados con un autor sino de expertos y apasionados cultos por las obras que comentan o recomiendan.
La selección, por fuerza restringida, mínima, no pretende ser arbitraria. Un buen ejemplo de lo que decimos es Un Ciberpaseo por el Parnaso parnaseo.uv.es, páginas que contienen secciones como Lemir y Ars Theatrica, que tratan aspectos relativos a la literatura española medieval y del Renacimiento, o al teatro español, así como una colección de textos facísimiles en los que el estudiante (o el investigador, en su caso) podrán comprobar los sistemas de edición de otras épocas sin necesidad de acudir a bibliotecas especializadas. Además, un rico repertorio de enlaces, incluídos los catálogos de importantes bibliotecas.
Quedan fuera de este artículo las traducciones al inglés del Cid o del Lazarillo, pero vale la pena visitar una magnífica página sobre La Celestina www.duke.edu/web/cibertextos que puede servir de modelo. Por destacar algo en ella, en el apartado de concordancias el lector puede encontrar cualquier palabra del texto de Rojas en su contexto inmediato. Se recomienda a los docentes que no dejen de entrar en la sección Tertulia. En ella se puede comprobar el uso un tanto torticero que muchos alumnos hacen de los recursos que ofrece Internet,. para copiar trabajos ajenos o pedir ayuda un día antes del examen.
Además del Quijote, las páginas dedicadas al teatro del Siglo de Oro son abundantes y de calidad. Una de ellas, de origen canadiense es, www.uqtr.uquebec/TEATRO/teatro.html. En ella hay textos, pero también análisis de las obras, teoría y hasta un teatro virtual. En este plano, otra página imprescindible es www.coh.arizona.edu/spanish/comedia. donde se alienta el debate y se encuentra una biblioteca electrónica de textos teatrales, además de un catálogo de videos.
La página de la Universidad de Santiago, confeccionada por Santiago Fernández Mosquera y especializada en Francisco de Quevedo www.usc.es/~quevd es otra de las que merece una visita sosegada. Peor suerte que el autor de El Buscón ha corrido en la WWW el conceptista Góngora: en luis.salas.net, por ejemplo se recoge la Fábula de Polifemo y Galatea, pero sin ningún comentario crítico (se echa de menos a Dámaso Alonso), aunque el autor del web se redime incluyendo un buen número de textos de los poetas del 27, que tanto admiraban a Góngora.
Como es imposible recoger en el espacio disponible el gran número de sitios dedicados a períodos tan largos y ricos, vaya una referencia a las páginas que la Universidad de Navarra dedica al Siglo de Oro griso.cti.unav.es/Departamento/Departamento.html en las que, además de textos, se puede encontrar páginas de crítica y teoría literaria.

Dos revistas y un raro
Celestinesca rom18.cal.msu.edu/celestinesca.html es una revista electrónica que se nutre de artículos de todo el mundo sobre interpretaciones de la Celestina, adaptaciones, traducciones y aspectos estilísticos o lingüísticos. Muy interesante, pero en inglés. Por su parte, Espéculo, es una revista literaria que publica la Universidad Complutense www.ucm.es/OTROS/especulo. De actualización cuatrimestral y de calidad, en ella conviene visitar las páginas dedicadas por autores de distintos países y épocas a, cómo no, El Quijote.
También genérica es esta otra página, dedicada a la lengua española, www.latintop.com/espannol/ht.html en la que se encuentra una relación de web sobre escritores contemporáneos, de muy distinta calidad.
Se prometía un raro y ahí va. En rosalia.dc.fi.udc.es/BORESU aparece un boletín informativo sobre Relaciones de Sucesos Españolas (¡ojo con la concordancia!), una parcela de la cultura española de los siglos XV al XVIII, en la que se encuentra un listado de investigadores que trabajan en el asunto, una bibliografía sobre relaciones de sucesos o enlaces y estudios sobre el tema. Para los lectores que no lo sepan, aclarar que se llama relaciones de suceso a documentos que narran un acontecimiento ocurrido o, en algunas ocasiones, inventado (pero verosímil) con el fin de informar, entretener y conmover al público lector u oyente. Tratan de muy diversos temas, acontecimientos históricos y políticos, sucesos monárquicos, fiestas religiosas o cortesanas, viajes, catástrofes naturales, milagros, desgracias personales. El web, muy completo e interesante, demuestra que no hay nada nuevo bajo el sol y, asimismo, que en Internet hay mucho margen para presentar páginas imaginativas.

 Piedad Bullón. [01/10/1999 ]