Comunicación Audiovisual y II

CADA MAESTRILLO TIENE SU LIBRILLO


                                                                                 Emilio de la Fuente (*)


 

En la entrega anterior, presentamos la programación de la asignatura de Comunicación Audiovisual que desarrollamos en el I.E.S. OCTAVIO PAZ. Además de explicar y razonar su aplicación, quisimos aportar lo concreto y para ello comenzamos a desgranar los trabajos que se hacen en el aula día a día. En este nuevo bloque, continuamos con la tarea hasta terminar con las sesiones dedicadas exclusivamente al sonido.




CUARTA SESIÓN.


MATERIALES: pizarra y equipo de sonido.

Después de unos días de práctica con la mesa de sonido y los micrófonos, va llegando el momento de pasar a la acción. Lo que se plantea en esta sesión es la manera de producir y realizar un programa de carácter informativo para nuestra radio escolar. En la pizarra hemos delimitado varios espacios. El primero que tratamos son las fases de producción del programa:

1.- FASE DE PREPARACIÓN.

2.- FASE DE MATERIALIZACIÓN.

3.- FASE DE EDICIÓN.


1.- FASE DE PREPARACIÓN. (ESCALETA).

. Selección de temas.

. Reparto del trabajo dentro del grupo.

. Reparto del tiempo del programa.

En lo que concierne a la selección de los temas, se indicará claramente al alumnado que las noticias que elijan (PIEZAS), deberán ser de caducidad a largo plazo y que les afecten a ellos. Los programas se ensayan antes de emitirse, por lo tanto, la vida periodística de las noticias pude ser de unos veinte días. En cuanto a la temática, es mejor pensar en aquello que les gustaría escuchar en una emisión para ellos mismos; del resto de las noticias ya se ocupan las radios profesionales. Se deja a su elección el tono que quieren dar a su producción.

Vamos a elaborar un informativo con seriedad pero esto no significa que el trabajo tenga que ser frío o distante, incluso se debería admitir cierto grado de ironía y humor pero dejando bien clara la premisa de separar claramente INFORMACIÓN de OPINIÓN.

Es en este momento en el que nos toparemos con un concepto muy importante en el desarrollo del curso y sus trabajos: la AUTOCENSURA. Es preferible hablar de autocensura, porque es preferible que la censura la ejecuten los propios alumnos con los instrumentos que el sentido común les da y ciertas pautas de deontología periodística que les ofrezcamos nosotros.

Evidentemente las noticias deben ser ciertas y estar contrastadas, pero se puede exagerar el alcance de una noticia y utilizar un efecto sonoro de una ventisca en el Polo, para hacer una conexión con un aula que tiene la calefacción estropeada. Ciertamente es obligatorio entrevistar o preguntar la opinión a las partes afectadas por un conflicto, pero parece inevitable que una radio de alumnos y alumnas arrime el ascua a su sardina. Este aspecto de la manipulación de los medios según los intereses de su propietario siempre estará de moda y no hay mejor método de aprenderlo que ser poseído por esa especie de don natural del ser humano que cuando cuenta algo siempre lo hace para beneficio propio.

INFORMACIÓN Y OPINIÓN COMO AGUA Y ACEITE, AUTOCENSURA Y MANIPULACIÓN DE LOS MEDIOS Y OBJETIVIDAD PERIODÍSTICA forman un trinomio de lo más jugoso para ocupar una clase de Comunicación Audiovisual.

En lo que se refiere a la composición de los grupos, los caminos a elegir son múltiples. Se puede dejar a los alumnos y alumnas que se acomoden por sí solos o forzar la situación en aras de crear grupos con un objetivo determinado: integración de uno o varios alumnos en un grupo concreto, creación de grupos mixtos en todos los casos, convivencia de varias clases si es que se juntan para esta asignatura. De cualquier forma, el trabajo se puede realizar por grupos que pueden estar compuestos de tres a seis o siete componentes. Parece claro que a mayor número de miembros, mayor nivel de exigencia. Los puestos a repartir son: locutores (mínimo dos), técnico de sonido, ayudante del técnico (encargado de enclavar las cintas de entrevistas, publicidad, etc...y de ordenar las sintonías y músicas, así como de los efectos sonoros), redactores, reporteros y enviados especiales.

Se ofrecen de diez a doce minutos de programa y es necesario hacer una escaleta previa al guión para repartir tiempos y temas.

 

2.- FASE DE MATERIALIZACIÓN.

En esta segunda fase la pregunta inicial es ¿qué tenemos?, la siguiente es ¿qué necesitamos?. Seguramente no tengamos nada o casi nada y en cambio necesitemos tener ideas, seleccionar noticias, redactar textos, crear publicidad, elegir sintonías, hacer entrevistas y mil doscientas cosas más. Es este, sin duda, el momento más peligroso e inestable del trabajo. Hasta que los alumnos echan a andar tienden a enredarse, a esconderse en su grupo y a no tomar decisiones porque además es la primera vez en el curso que lo tienen que hacer. Si el grupo es de alumnos y/o alumnas que ya se conocen, los problemas serán menos. Se hace imprescindible marcarles unos objetivos en tiempo claros y concretos: un día para reflexionar y elegir noticias, trayendo el borrador del texto de las tres primeras a la siguiente sesión y así poder hacer prácticas de locución y control de sonido. El número de noticias dependerá del grupo, pero para diez minutos se pueden trabajar siete u ocho noticias.

También dentro de esta segunda fase se incluyen ciertas nociones de periodismo en general y radiofónico en particular, como por ejemplo:

¿Qué es noticia?

Selección de la noticia.

¿Qué debe contener una noticia? ( Las famosas 6 W).

¿Cómo redactar una noticia? Escribir para decir.

¿Cómo preparar y realizar una entrevista? Tipos.

¿Cómo es la publicidad radiofónica?

 

3.- FASE DE EDICIÓN.

Es en este momento en el que se debe trabajar con el material que los alumnos han ido acumulando con su trabajo diario. Tanto entrevistas, como VOXPOP, músicas, sintonías, etc... serán sometidas si se precisa a un proceso de selección y ordenación tanto interna como dentro del programa que se está produciendo. Para ello se aprende a editar y montar cintas de audio. No es difícil encontrar que los alumnos ya saben llevar a cabo esta tarea, pero si la realizan en casa, a menudo los aparatos no están a la altura que se requiere. Así pues, se les recomienda que editen en el centro. Teniendo el material en la secuencia más recomendable según el desarrollo del programa, eliminado lo no interesante o técnicamente inaceptable y condensado el material en el tiempo indicado MINUTAMOS EL PROGRAMA Y HACEMOS EL GUIÓN.

 

QUINTA SESIÓN.

MATERIALES: pizarra, mesas para los grupos.

Todo lo que en la anterior sesión se habló, comentó, discutió y enseñó, debe ser puesto en un guión y ese guión escucharse ante un micrófono. En esta sesión se dejará a los alumnos y alumnas que discutan en su grupo las funciones que cada uno va a tener y elijan las noticias que tratarán en su informativo. Se les recuerda que para la siguiente cita han de presentar el texto de tres noticias e iniciar el camino de las prácticas. También se ofrecen las condiciones completas del informativo y que son exigencias mínimas de la casa:

- Duración del programa: 10 – 12 minutos.

- Es obligatoria la existencia de sintonías y ráfagas.

- El mínimo exigido es de tres locutores.

- Se precisan tres grabaciones de entrevistas o declaraciones como mínimo.

- Ha de existir una conexión con un supuesto corresponsal exterior al estudio.

- Dos cuñas de publicidad inventada y creada por ellos.

Igualmente se les pone en conocimiento de la condición que este ejercicio presenta: TIENE NOTA. La evaluación se fundamenta en el GUIÓN y en la REALIZACIÓN de ese guión tras los ensayos. Aparte de la nota, se debería hacer comprender a los alumnos y alumnas que el gusto por lo bien hecho es un valor en sí mismo; que el ridículo que ellos suponen que hacen hablando por un micrófono sólo lo es si sus trabajos están faltos de cariño e ilusión. Esta es una de las grandes enseñanzas que pueden conseguir. Disfrutar en clase no es un pecado ni va en contra del decálogo del adolescente atormentado o juerguista.

 

SEXTA SESIÓN

MATERIALES: pizarra, equipo de sonido con mesa de mezclas y micrófonos, fotocopias de guiones.

Con la comprobación de que todos los grupos han traído las tres noticias redactadas del día anterior, se inicia esta sesión con el claro afán de que todo lo que se comentó en la sesión cuarta quede fijado en la mente de los presentes. Lo primero es organizar por sorteo una rueda de intervenciones de los grupos que permanecerá pegada en la pared del aula. Así nunca se perderá tiempo en saber quien es el primero o el siguiente en intervenir. A continuación se pide al primer grupo que nos lea ante los micrófonos sus noticias. Recordando los conceptos de las primeras sesiones en lo referente a las señales entre técnico de sonido y locutores e integrando los conceptos ya tratados de posición ante un micro, la lectura se lleva a cabo. Seguramente será un desastre. Se ha de dejar que sea un desastre. Las causas serán múltiples, pero la primera se deberá a la falta de relieve en la lectura del texto: la entonación no existe, los énfasis tampoco, no se hacen pausas. En definitiva nuestro texto es plano. Es este el ámbito que intentaremos corregir ahora. Para más tarde dejamos los contenidos, la redacción y el estilo.

Ha llegado el momento de escuchar a los profesionales. En una cinta editada tendremos ejemplos de distintas emisoras en cuyos informativos nos muestren la variedad de formas a la hora de organizar un informativo y sobretodo de leer noticias:

- Indicativos de informativos (sintonías).

- Titular destacado y titulares (sintonía a fondo).

- Búsqueda de la variedad en la realización combinando distintos locutores. El conductor y los locutores.

- Locución y lectura rápida.

Tras haber escuchado este bloque de grabaciones, hacemos salir al segundo grupo. No se pretende imitar con exactitud a los profesionales. Se trata de entender que la radio se hace con un lenguaje determinado y que sirve (ya discutiremos también sobre su blanco altruismo informativo), para comunicar mejor. El quiz de esta sesión es la locución, ya lo hemos dicho. Busquemos la manera de que los locutores y locutoras llenen sus textos de intención en la lectura. Así continuaremos hasta que todos hayan leído sus noticias. En este momento acudiremos otra vez a escuchar el siguiente fragmento de grabaciones de las radios “de verdad” con alusión a:

- Estructuración de un informativo en bloques y estrucutra de malla en las noticias.

- Cuñas de publicicdad. Publicida interna.

- La información y la opinión.

- Las distintas horas de los informativos y las distintas formas de realizarlos dependiendo de la hora o emisora.

Para finalizar la sesión se vuelve a pedir que traigan más noticias y más depuradas para la siguiente clase. Se les entrega un ejemplar de guión técnico ya realizado y emitido de otro año y se les recuerda que en la puerta del aula, pueden encontrar un cuadrante en el que se deben apuntar para reservar la grabadora, el micrófono y los cascos si quieren ir realizando las entrevistas a quienes consideren oportuno. Esta reserva se centra en las horas de los recreos, pero si hay disponibilidad se puede ampliar a otras horas libres.

 


 

MIC.1

MIC.2

MIC.3

C.D.1

TAPE 1

LOCUCIÓN








-----









-----







-----











-----









-----







-----






-----





-----

F/E

OO:00

cabec.

a P.P.

------

00:10

F/D

------




a P.P.

F/D

------


a P.P.

F/D

------





A P.P.

F/D

------









------





------


------






------





------

------








LOCO 1: BUENOS DÍAS, SON LAS DOCE DE LA MAÑANA Y AQUÍ EMPIEZA NUESTRO INFORMATIVO. LO PRIMERO LOS TITULARES.




LOCO 2: EL FRÍO EN 1º X, CAUSA DE LOS MALOS RESULTADOS EN LOS EXÁMENES DE PRINCIPIO DE CURSO



LOCO 3: LOS RUMORES SE CONFIRMAN, LAS PUERTAS DEL INSTI CON SALIDA A LA CALLE SE CERRARÁN PARTIR DE NOVIEMBRE.

-----------


LOCO 2: EL EXTRAÑO CASO DEL VIAJE FIN DE CURSO.

 

A partir de este momento, la dinámica de clase se resume a ensayar los informativos, corregir los errores de redacción, mejorar la locución y dar ritmo al trabajo con las entrevistas. Primero se trabajará solamente con los textos de las noticias. Se estudiará su orden, su extensión y se perfilará el tono de cada una de ellas. Desde el punto de vista técnico, se cogerán picos de volúmenes y soltura a la hora de utilizar la línea interna y las señas entre técnico y locutores. Un paso importante es la incorporación de cintas con entrevistas y la sincronía entre la persona que hace de ayudante y el propio técnico. Una regla es decisiva: cada uno a lo suyo. Encima de la mesa de sonido sólo las manos del técnico. No está mal que alguien, si el número de individuos en el grupo lo permite, supervise por detrás del técnico haciendo la labor de un realizador en televisión. Su figura es la del “bombero” que apaga el fuego donde surge. Es el patrón de un barco que no hace nada específico pero controla todo por la posibilidad de ir anticipándose.

Mientras un grupo se sienta ante los micrófonos el resto presta atención a su labor y a los comentarios y correcciones que el profesor crea oportunos. Poco a poco veremos que los alumnos y alumnas que no intervienen, tienen tendencia a discutir y mejorar su programa cuando no están realizándolo. Esto nos da una idea de hasta que punto la implicación crece por sí sola una vez que ponemos en marcha el motor de la participación.

Todos los grupos deberían ensayar al menos una vez su informativo en el tiempo que dura la clase, pero puede ocurrir que no sea así. En ese caso, si somos capaces de intuirlo, se puede liberar al grupo para que busque información o entrevistas, aunque se aprende mucho mirando a los demás y corrigiendo sobre lo ajeno el programa propio. No obstante, este problema debería presentarse sólo en los últimos ensayos, cuando todos los informativos están ya bien estructurados y su duración completa. Repetir es sinónimo de entrenamiento y soltura, pero no debemos pasarnos.

Cuando la rutina se vaya apoderando de la realización de los programas es el momento de grabarlos en directo y pasar a otra actividad. Particularmente prefiero grabar los programas en soporte de vídeo. Tienen buena calidad de sonido estéreo, sirven para observar el desenvolvimiento del grupo y las cintas duran bastante más tiempo. Son perfectos para la tarea de corrección y evaluación.

 

SÉPTIMA SESIÓN.

MATERIALES: pizarra, equipo de música.

Parece claro que el sonido es capaz de crear imágenes. Basta oír uno para intentar visualizarlo. Todos sabemos del poder evocador del sonido, de esa canción que nos retrotrae a otros tiempos (por ejemplo la temida “canción del verano” o esa “nuestra canción” de todas las parejas) o de ese sonido intranquilizador que se asocia a algo malo conocido (la música de la película “Tiburón” puesta a todo trapo en la playa de Levante de Benidorm en Julio, seguramente nos haría un hueco en el agua), y otros muchos ejemplos.

La siguiente actividad que se presenta al alumnado es la utilización del sonido para contar una historia. Nosotros utilizamos para este trabajo el nombre tan radiofónico de RADIONOVELAS. Para producir y realizar una radionovela es necesario hacer una pequeña introducción a cómo se cuenta una historia, aplicándole además las particularidades que tiene contar una historia para ser escuchada. Sin olvidar en ningún momento todo lo expuesto con anterioridad sobre locución, modulación, etc., es necesario añadir nuevos medios para este trabajo:

 

CONSTRUCCIÓN DE UNA HISTORIA

Para hacer la introducción de cómo contar una historia es suficiente con pensar en un buen chiste o en un cuento para niños. Toda buena historia tiene puntos comunes en su estructura y en la presentación de los hechos que se suceden. Los puntos básicos en la estructura de una historia son:

EXPLICAR LA SITUACIÓN. Equivale a un plano general. Es la presentación.

INTRODUCIR UN “CONFLICTO”. Desde el punto de vista dramático-narrativo, no sirve de nada que la situación inicial se perpetúe. Debe pasar algo para que alguien pueda hacer algo ante el conflicto.

DESARROLLAR LA ACCIÓN. Los protagonistas se posicionarán ante el conflicto y de aquí nacerá la trama principal. Además de la acción se perfilarán los personajes.

RESOLVER EL “CONFLICTO”. Es el “desenlace” del teatro. Las acciones de los protagonistas provocarán esta resolución.

Estos cuatro bloques están muy bien sobre el papel pero es necesario llenarlos de contenidos. Debemos trabajar las características de los personajes, mantener el interés del oyente mediante un ritmo cambiante en el acontecer y en el narrar, utilizar el contraste que supone cambiar de lugares y ambientes, atender a la evolución de los personajes y mil cosas más. De principio, para no matar la frescura de los relatos y dado que esta es una de las enseñanzas más complejas que puede existir, nos conformaremos con que las historias se piensen mucho antes de darle su forma definitiva y que los alumnos sean muy críticos con ellas, (para sesiones de guión más profundas esperaremos al bloque del Lenguaje Audiovisual).

Para comenzar, y una vez explicada la necesidad de pensar una historia, (algo que ellos deben hacer para la siguiente clase) para luego ser construida, presentaremos los medios que existen para hacer una historia con sonidos:

- LA PALABRA: Único instrumento capaz de generar ruidos y transmitir mensajes a la vez. Los diálogos son todo en una historia. También se puede usar la figura del narrador, aunque se debe advertir sobre la pobreza de recursos que delata el abuso de éste. No hay narrador que no pueda ser sustituido por una ambientación sonora mucho más bonita y expresiva.

La voz puede ser un punto de referencia a la hora de crear planos sonoros acercándose o alejándose del micro o bajando y subiendo la regleta de la mesa de sonido. Se trata de crear relaciones espaciales entre los protagonistas, lo que los técnicos llaman Perspectiva Auditiva.

- LA MÚSICA: No tiene demasiado comentario. La música rellena, predispone, crea sentimientos, refuerza la emotividad y es una perfecta introductora a las historias.

- EL SILENCIO: Ciertamente muchas veces un silencio vale más que mil palabras. Nuestra tarea de profesores nos lo enseña una y otra vez. Ahora bien, no hay que confundir los silencios expresivos con el vacío total de contenido.

- LOS EFECTOS SONOROS: Son sonidos que trabajan en una historia de manera muy variada pero siempre en el contexto propio de la narración que les da sentido. Pueden ser GRABADOS (los grabados en c.d. son mucho más fáciles de utilizar que los grabados en cintas) o REALIZADOS EN DIRECTO. De sus múltiples funciones destacaremos la Función Ambiental, que localiza la acción en un espacio por un sonido (por ejemplo el mar); la Función Expresiva, en la que un sonido se trata como convencionalismo (por ejemplo el tic-tac de un reloj como símbolo del paso del tiempo o la lechuza como símbolo de la noche) y la Función Narrativa, en la que los propios sonido nos van contando una historia (un grito, un disparo, pasos corriendo y una sirena de la policía).

 

OCTAVA SESIÓN

MATERIALES: equipo de sonido con micrófonos, distintos objetos para realizar sonidos.

Se prepara el aula para que los alumnos estén sentados frente a una pantalla que cubre el espacio en el que se va mover el profesor. Detrás de esa pantalla se colocan los objetos que van a servir para realizar los sonidos. Los alumnos no deben de ver nada. Se comienza explicando que los efectos sonoros pueden estar grabados, pero que es muy divertido y espectacular realizarlos en directo. Es por esto, que en las antiguas emisoras de radio existía el personaje del “ruidero”, encargado de hacer todos los efectos sonoros necesarios en radionovelas u otro tipo de programas. Hoy por hoy todavía existen estos personajes pero su trabajo está en franco retroceso por la mejora de las técnicas de grabación de sonido en directo.

Los efectos sonoros realizados en directo pueden ser de dos tipos según nuestra propia clasificación:

AFINES: Todo aquel efecto que se realiza con lo mismo que produce el original. Por ejemplo, una máquina de escribir con la propia máquina de escribir o un teléfono con un teléfono.

NO AFINES: Efectos realizados con elementos distintos a aquellos que producen el sonido original.

Es en este momento en el que el profesor destapa el tarro de las esencias y abre al alumnado todo un mundo de posibilidades imaginativas sobre la creación de efectos sonoros. Primero realiza el sonido detrás de la pantalla y frente al micrófono y luego enseña el truco. Las caras de los alumnos son todo un poema. Hagamos una pequeña relación de efectos no afines:

 

- ALGUNOS CLÁSICOS:

TORMENTA .- Con una o dos planchas de metal moviéndolas suavemente en el aire y soplando a la vez en un micro de forma que parezca el viento. El TRUENO se puede hacer con una de las planchas y un golpe de muñeca o con un globo hinchado que tenga dentro algunos granos de arroz.

FUEGO.- Delante del micrófono con las bolsas de las chucherías (“gusanitos” o patatas) o cualquier papel celofán. Es bueno también soplar de forma continuada en un micro para dar la sensación del tiro del fuego. Si además a la par se rompen unos palillos o ramitas pues entonces la ilusión sonora es total. Es preciso indagar el tipo de fuego que queremos. No es lo mismo un chimenea de un chalet que un fuego de un pajar. El fuego de la paja o de los sarmientos sale mejor con una bolsa de plástico suave. Esta misma bolsa sirve para hacer el efecto de LLUVIA. Por eso recordamos lo importante que es saber que los efectos sonoros por sí solos pueden servir para recrear varias situaciones, pero que si al oyente se le pone un contexto mediante un diálogo o un narrador, la imagen visual ya está creada y el efecto sonoro encajará como queremos.

CABALLOS.- Nosotros no empleamos cocos, aunque resultan fascinantes, tenemos dos ceniceros de plástico duro que nos hacen el mismo servicio. Dependiendo de contra qué se golpeen pues será un caballo herrado en una calle de una ciudad (loseta o azulejo), o un caballo en una pradera (moqueta).

PASOS.- Es complejo imitar pasos. Se puede salir adelante con la utilización de una caja de madera hueca y los ceniceros anteriores golpeándolos suavemente sobre su parte convexa (vale estupendamente la caja de un altavoz vacía y con un micro dentro). Según lo que se pise así será el sonido. Desde luego lo mejor es imitar con los propios pies sobre la superficie ideal y un micro muy sensible, unidireccional y un calzado de suela de cuero. Para los zapatos de tacón de señora, unas cáscaras de nuez por su parte convexa sobre la caja dan buen resultado.

 

- COSECHA PROPIA:

AVIÓN A REACCIÓN.- Con un secador, cuanto más antiguo mejor, se imita a la perfección el acercamiento de un reactor o avión comercial. Basta con acercar desde medio metro de distancia el secador y poco a poco reducir la separación. Para alejarnos, el proceso contrario. Ahora bien si lo que queremos es estar dentro de un avión comercial en los momentos previos al despegue, demos la vuelta al secador y coloquemos el motor cerca del micro. Jugando con el nivel de volumen y las distancias obtendremos resultados más que aceptables.

BARCO DE MADERA O PIRATA.- Es nuestro favorito. Cójase una botella de agua mineral de litro y medio y arrúguese como indican sus propias instrucciones. Póngase el tapón para que la botella quede arrugada y, cual si fuera un acordeón, ábrase y ciérrese tirando un poco hacia abajo y hacia arriba. Delante de un micro el sonido es potente y claro. También sirve para una CUERDA QUE SE TENSA.

CAÑONAZOS.- Con humo y todo, salen golpeando con el borrador de goma-espuma la pizarra. ¡Cuidado con los dedos!

HABLAR POR TELÉFONO.- Se puede ecualizar la voz con el mando de frecuencias medias a tope, pero es más sencillo y no por ello menos efectivo, hablar ante el micro a través de un cilindro de cartón de los que quedan al acabarse el papel de cocina. Conviene no meter el micro en el cilindro para prevenir los acoplamientos.

CUBITOS DE HIELO.- En un vaso con pilas de voltio y medio de las medianas. Con pilas de nueve voltios, de las cuadradas se hace el ruido de CONCHAS.

Hay innumerables posibilidades en la realización de efectos sonoros, pero debemos desde el principio hacer hincapié en que los efectos sirven a la historia y no se deben servir de ella para aparecer y justificar así el trabajo como alumno o alumna. Esta clase termina con las condiciones que el profesor impone a la radionovela que se ha de hacer, que son:

- 10 minutos máximo de historia.

- Mínimo 3 personajes. Narrador no cuenta.

- aparición mínima de 2 sonidos grabados.

- aparición mínima de 2 sonidos en directo afines.

- aparición mínima de 2 sonidos en directo no afines.

- el técnico de sonido debe ser distinto del que realizó el informativo.

No se nos debe olvidar que para la siguiente sesión, los alumnos y alumnas han de traer pensada una historia para discutir sobre ella en clase. Han de traerla escrita en un breve SOTORY LINE por grupo. No es necesario cerrar los detalles pero sí qué es lo que pasa en su historia y cómo son sus personajes principales. Sería bueno curarse en salud y recordar que radionovela no es lo mismo que telenovela y por lo tanto, Carlos Alberto del Cristo y María Cecilia de la Encarnación pueden descansar tranquilamente. Es conveniente sugerir con antelación para luego no lamentarse. Las historias de amoríos desgarrados tienen cabida en nuestro ejercicio, el problema es que el alumnado copia el modelo y el lenguaje y en consecuencia no crea, sino que imita y esto no es lo mismo.

 

NOVENA SESIÓN

MATERIALES: pizarra.

En esta sesión nos ocupamos de la historia. Primero preguntamos acerca de la misma y dejamos que los grupos nos lean el breve relato. Lo normal es que no hayan pensado mucho, sobretodo si la clase anterior se corresponde con el día anterior, y estén inseguros de que su idea tenga valor narrativo. También es normal que intenten presentar todos los pormenores de formas cronológica, tal y como hace un niño pequeño al contar una película, o explicar la complejidad de las tramas paralelas. Aquí ya no es posible dar una tabla de clasificaciones para orientar al profesor, la práctica en este ejercicio y algunas nociones de guionaje es lo único que nos puede servir de ayuda.

Generalmente en todas las historias habrá muertos o cuando menos tiros. Los adolescentes adoran las historias de traiciones con policías e investigadores. La otra gran tendencia son las historias de miedo, suspense y pseudo-terror. En muchas ocasiones ambos grandes temas se entremezclan.

La gran petición que siempre hay que hacer es que nos cuenten de qué va su historia. Deben desnudarla por completo. De esta forma sabremos seguramente si el relato tiene o no posibilidades. No se trata de que nos agraden o desagraden los temas que tocan o si este final es mejor que aquel otro, sino de que se nos cuente algo que tenga interés. En las historias se precisa que pasen cosas, haya o no haya protagonistas humanos. Todo se debe discutir en clase y si es posible implicando a los compañeros para salir de los atascos. Ya decidirá luego el grupo en privado. El mando de la historia debe estar en quien la ha inventado, pero podemos con esta clase ayudar a que mejore o a ver que está agotada sin haber nacido. Lo que no funciona contado en cinco minutos, no funcionará en una radionovela de diez o doce. Sugiramos caminos, salidas, posibilidades de desarrollo (lo más sencillo suele ser lo mejor), preguntemos mucho, todo lo que se nos ocurra, pero no nos queramos hacer dueños de las historias. Particularmente, he tenido varias experiencias con historias que no me gustaban en absoluto en el planteamiento o en el mensaje, pero que funcionaban en lo dramático y en lo narrativo.

Dado el toque general y maestro a las historias, queda escribir el PRIMER TRATAMIENTO en el que la caracterización de los personajes y la estructuración de los acontecimientos con sus momentos de clímax y de relax son lo más importante. Por supuesto hay que elaborar los diálogos, tarea de especialista en el mundo profesional, que vertebrará toda la historia. Como este trabajo requiere tiempo, lo más natural es que avancemos en clase con el temario (El Sonido en el Lenguaje Audiovisual), mientras en horas fuera de clase se van conformando los guiones. Respecto a éstos, es importante que el técnico de sonido tenga un GUIÓN TÉCNICO que elaborará más adelante cuando la historia funcione y se incorporen los sonidos. Los actuantes, tendrán un GUIÓN DE LOCUCIÓN con todos los diálogos que cumplirá con la norma de dejar triple espacio entre líneas, escribir por una sola cara, no dividir palabras o frases, etc. Hay libertad para el diseño.

Cuando llegue el momento de empezar a ensayar las radionovelas, es vital que los guiones sean presentables para evitar la no comprensión del texto. Como ya hemos hecho un informativo, los micrófonos no serán algo ajeno y nos podremos concentrar en el enemigo número uno de este ejercicio: la vergüenza de los alumnos y alumnas a interpretar. Si una historia no se siente, los resultados serán fríos. De acuerdo, no somos profesores de teatro pero poner un poquito de sentimiento no es tan difícil. A medida que ensayemos iremos enclavando sonidos, músicas, gestos y dicción. Hay un hecho incontestable: si cuando un grupo está interpretando su historia el silencio es total y todo el mundo escucha, la historia es buena.

El resto de la metodología es la misma que para los informativos: “repetito mater cienciae est” que decían los latinos, pero cuando la ecuación entre rutina y resultado sea buena, a grabar y a otra cosa.

Con este bloque cerramos la participación exclusiva del sonido. Hasta el momento se han adquirido las destrezas de manejar la mesa de sonido con cierta soltura, hablar delante de un micrófono y elaborar guiones tanto dramáticos como de programas más estructurados (informativos). En nuestro centro, además de los ejercicios aquí presentados, pedimos a nuestros alumnos y alumnas que elaboren un programa musical de quince minutos para emitir en directo durante los recreos. Este ejercicio no se ensaya en clase y tiene nota tanto el guión como su realización. Lo que sí hacemos para facilitar el trabajo, es analizar con grabaciones traídas por los alumnos y alumnas algunos programas musicales y la técnica y el perfil de sus presentadores. Todos los conocimientos que se han ido adquiriendo, se suman para afrontar el mundo de la emisión en directo con público real que puede dar su opinión sobre los programas y su desarrollo.

 

 

 

(*) Emilio de la Fuente Fernández. I.E.S. OCTAVIO PAZ. Leganés. Tfno. 91-688.64.44