Educación y Nuevas Tecnologías: un diálogo necesario y una realidad evidente

Cristóbal Ballesteros Regaña

Eloy López Meneses

 

1. INTRODUCCIÓN

Al parecer nuestra biosfera cotidiana se aleja cada vez más de la realidad creada por la naturaleza para convertirse en una pseudo-realidad, digamos en una realidad virtual engendrada por los nuevos medios. Las nuevas tecnologías están generando ante nuestros ojos una verdadera revolución que afecta tanto a las actividades relacionadas con la producción y el trabajo como a las actividades ligadas a la educación y a la formación (AA.V.V, 1996: 198).

Actualmente, las conquistas del conocimiento alcanzadas durante los últimos veinte años, gracias a la investigación científica y el progreso tecnológico, no tienen precedente en la Historia.

De hecho, en este nuevo siglo que se avecina, podemos destacar la creciente importancia que asumirán los media (Santos, 1994: 103). Podemos afirmar, sin demasiado riesgo, que la revolución tecnológica de nuestro tiempo es el principal factor del cambio social (Bernal, 1997: 29).

En nuestros días, parece que es más importante la imagen que la realidad reflejada por los nuevos avances tecnológicos. Se trata de un paso adelante en el proceso de emancipación de la naturaleza, de lo real. A la vez, nos estamos haciendo más dependientes de los nuevos apoyos tecnológicos que comienzan a funcionar como verdaderas prótesis; nos sentiríamos inválidos, seríamos parcialmente inútiles sin ellos. En este proceso cambia también nuestra relación con lo real y se diluyen las fronteras entre realidad y ficción.

 

2. LOS NUEVOS RETOS DE LA ESCUELA EN EL NUEVO MILENIO

Hoy en día, la Escuela se encuentra con el problema de intentar compaginar su función esencial, transmitir la cultura de generación en generación, con la necesidad imperiosa de responder a las inquietudes de una sociedad estereotipada, en la que predomina el incremento de valores esencialmente utilitarios y la transmisión de contenidos que a menudo entran en conflicto con los valores universales que la escuela comunica a las nuevas generaciones.

En este sentido, los mass-media, referente al papel de la escuela, se pueden constituir en los pilares de sustentación de su renovación constante, a la vez de potenciar la capacidad crítica de la realidad y una reflexión crítica ante los nuevos avances tecnológicos (Chadwick, 1987).

Uno de los ejes de la Reforma educativa es la Enseñanza significativa, es decir, se parte de una concepción constructivista del aprendizaje, según la cual todo aprendizaje se edifica sobre conocimientos o aprendizajes previos. Actualmente, consideramos que este principio no se debe concebir sin la integración de los nuevos avances tecnológicos, tales como el vídeo didáctico, los CD-i, las infovías..., dado que una buena parte de los conocimientos que adquieren las nuevas generaciones no provienen de la observación directa de la realidad, (Ferrés, J, 1995: 18 ) sino de lo que han contemplado en las nuevas tecnologías.

En puertas del siglo XXI, el enfoque actual nos debe llevar a hablar de "Educación en Materia de Comunicación" (E.M.C.), es decir, el estudio, la Enseñanza y el Aprendizaje de los medios de comunicación y de expresión a los que se considera parte integrante de una esfera de conocimientos específica y autónoma en la teoría y en la práctica pedagógica (UNESCO, París, 1973. Citado en Feria, 1995:12).

La ausencia de la E.M.C. en la nómina inicial de los temas transversales propuestos en la L.O.G.S.E. puede ser una cuestión muy grave. Los temas transversales son algo dinámico, responden a necesidades sociales y su número, su naturaleza, han de venir dados por las propias demandas de la sociedad (Bernabeu, 1995: 8).

En estos momentos, es obvio pensar que constituye una demanda social la necesidad de formar en la escuela a personas completas, que no queden desamparados/as e indefensos/as ante la enorme influencia de las nuevas tecnologías y que estén preparados/as para actuar como ciudadanos activos, reflexivos y críticos en una sociedad cada vez más actualizada.

Entendemos que la Escuela del mañana debe fomentar y crear una conciencia crítica ante los medios que sustituya las interpretaciones simplistas por la búsqueda eficiente de las causas reales. También potenciar una reflexión-acción sobre las N.NT.T., dando formación suficiente y coherente para que cada individuo, en la medida de sus posibilidades, inserto en su contexto, reflexione, se construya a sí mismo, se comprometa y se responsabilice para ser una persona social conviviendo en esta nueva dimensión tecnológica.

 

3. EDUCAR EN CONVIVENCIA CON LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

¿Están incordiando las N.NT.T. una de las funciones más clásicas de la escuela: la transmisión de conocimientos? Las cosas ya no son tan sencillas como hace unos años. Algunos niños fracasarán en la escuela y, sin embargo, conocerán más cosas de su mundo, madurarán más deprisa, se relacionarán con más personas... La formación futura reclama planteamientos concordantes con las nuevas tecnologías de transmisión, uso, búsqueda y producción de los conocimientos (De la Rosa, 1996: 20).

Estamos en la prehistoria del nuevo universo comunicacional y apenas podemos intuir las consecuencias de cambios tan importantes como los que se anuncian en la actualidad (Vázquez, 1994: 64). No saber decodificar los mensajes que transmiten estos nuevos medios puede provocar que los receptores estén en inferioridad de condiciones con respecto al emisor, por lo que podrán ser más fácilmente manipulables. En este sentido, la Educación contribuirá, mediante una formación crítica, a la liberación tecnológica de las personas.

 

4. CONCLUSIONES

Es evidente que estamos sumergidos en un cambio perenne hacia una nueva era tecnológica y cultural, que implica un nuevo hecho de civilización regido por la naturaleza de la innovación espontánea, impredecible y discontinua, e inundado por redes dinámicas virtuales de responsabilidad cooperativa y participativa insertadas en un multiculturalismo universal.

Desde siempre, las innovaciones tecnológicas (válvulas electrónicas, circuitos integrados con sus múltiples aplicaciones), han modificado conductas, mentalidades, estructuras de pensamiento. Éstas ofrecían y ofrecen numerosas posibilidades. Hoy más que nunca creemos en la necesidad de reflexionar sobre las posibles potencialidades de éstas para la formación humanística de la persona.

Quienes no sean capaces de desarrollar una relación abstractiva con su entorno, una plasticidad extrema en la adaptación a las circunstancias, una flexibilidad dinámica para responder a una interactividad creciente, una nueva lógica de la simultaneidad en tiempos y espacios (frente a nuestra lógica lineal), una capacidad de metamorfosis de mutación perenne... lo pasarán bastante mal, hasta el extremo de convertirse en los potenciales analfabetos del milenio que viene.

De alguna manera, algo nuevo ha surgido en la humanidad, modificando a cada uno de nosotros. La sustitución del átomo por el bit, de lo físico por lo digital, a un ritmo exponencial, convertirá al homo sapiens en homo digitalis, (Terceiro, 1996: 27). La escuela, en simbiosis con otras instituciones, deberá evitar que los educandos sean potenciales analfabetos del siglo XXI. Habrá que integrarlos en el mundo de las nuevas tecnologías, ayudándoles a crear la aldea global, ese mundo digital que hoy más que nunca está al alcance de nuestras manos. Para ello, el universo de representaciones audiovisuales se convertirá en un recurso didáctico propio del ecosistema escolar, dejando de ser mera golosina de consumo.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

AA.VV. (1996): La educación encierra un tesoro, Madrid, Santillana.

BERNABEU, N. (1995): "La Educación en Materia de Comunicación", en Cuadernos de Pedagogía, 234.

BERNAL, A. (1997): "Le problematiche dell´educazione nella societa dell´informazione", en Rinascita della Scuola, Anno XXI, Nº 1, pp. 29-41.

CHADWICK, C. B. (1987): Tecnología Educacional para el docente, Barcelona, Paidós.

DE LA ROSA, B. (Coord.) (1996): El profesor en la encrucijada, Sevilla, GIPDA.

FERIA, A. (1995): "Contenidos curriculares y medios de comunicación", en Cuadernos de Pedagogía, 234, pp. 12-16.

FERRÉS, J. (1995): "Estrategias para el uso de la televisión", en Cuadernos de Pedagogía, 234, pp. 18- 21.

SANTOS, A. (1994): "La escuela ante los medios de comunicación", en Comunica, 2, pp. 103-105.

TERCEIRO, J. B. (1996): Sociedad digital. Del homo sapiens al homo digitalis, Madrid, Alianza.

VÁZQUEZ, M. A. (1994): "Las autopistas de la información y el nuevo homo media futuro", en Revista Vela Mayor, Año 1, 4, pp. 61-72.