PEDAGOGÍA CRÍTICA Y EDUCACIÓN FÍSICA EN LA ESCUELA SECUNDARIA

 

Juan Miguel Fernández Balboa (*)

 

¿Contribuye la Educación Física al desarrollo personal de los adolescentes? ¿Reporta este área beneficios que superen la propia motricidad de los individuos? ¿Participan los receptores de la enseñanza en la construcción de su aprendizaje o, Sirne~re~c, acumon un rnnirinto de prácticas sin reflexionar sobre su naturaleza y sentido? Desde la pedagogía crítica se observan tales interrogantes y se establece como meta guiar a los jóvenes para que puedan alcanzar sus plenas capacidades intelectuales, morales y espirituales y tengan éxito en el juego de la vida. Se pretende, por tanto, educar a los/as adolescentes aprovechando sus energías y talentos, estimulando su imaginación y sentido de búsqueda, ampliando sus horizontes, y alentando y facilitándoles el análisis de la sociedad en que viven. La profesión de la educación física puede ser un agente para la transformación social. ¿Por qué no empezar en la educación secundaria? Tal es la propuesta del autor de este artículo.

 

Podríamos afirmar, en términos generales, que la educación física en la escuela secundaria no tiene demasiado impacto en lo que a educación se refiere. De tal modo que algunos comentaristas sugieren que ésta está en crisis (Carlson, 1995; Griffey, 1987); Siedentop, 1987; Stroot, 1994; Tínníng y Rtzclarence, 1992; Walling y Martinek, 1995; Wilcox, 1987). Por regla general los profesores/ as no enseñan nuevos conceptos, sino que se limitan a pasar lista, organizar actividades y dejar a los alumnos/as que se recreen. Consecuentemente, poco se aprende. Las clases suelen consistir en una serie de actividades recreativas a elegir. Muchos/as estudiantes entran en el gimnasio con cierto recelo, cinismo, pereza y ansiedad y se preguntan el por qué han de estar ahí. Además debido a varios factores biológicos, psicológicos y sociales, elloslas no quieren desnudarse o ducharse en público ni demostrar su torpeza delante de compañeros/as. Por otra parte, no es raro que aquellos / as más dotados físicamente dominen los juegos y actividades mientras el resto sean rápidamente eliminados o marginados. Con frecuencia las notas se basan en la participación y no en el aprendizaje, y tienen poco significado en el ámbito académico. Todo el mundo pasa la gimnasia.

Lo cierto es que hay muchos aspectos de la persona que también pueden ejercitarse a través de esta materia de una forma impactante y positiva siempre y cuando atendamos a las características y necesidades de los/as adolescentes. Así pues, el enfoque y el significado tradicionales de la educación física en la escuela secundaria debe revisarse.

 

Características y necesidades de los/as adolescentes

 

Los/as adolescentes tienen necesidades y características físicas, intelectuales y sociales muy diferentes a los estudiantes de otras edades. En sus cortas vidas, la mayoría de ellos/as han padecido problemas substanciales (pobreza, violencia, discriminación, el divorcio de sus padres, etc.) y adquirido notables capacidades. Algunos de ellos/as, a esa, todavía, temprana edad, ya van a remolque de la vida. Las cosas no les son fáciles, ya que todavía no tienen clara la dirección de sus vidas y constantemente deben negociar nuevas corrientes y contracorrientes (Coles, 1989; Erickson, 1963; Wilcox, 1987). Con un pie en cada mundo (el de la persona adulta y el del niño/a), los/as adolescentes unas veces anhelan ser independientes y otras quieren ser rescatados a toda costa. Ésta es una edad en la que estos/as jóvenes aprenden a quién respetar y qué creer o rechazar. Además, dada la necesidad de ser aceptados/as por el grupo tienden a crear alianzas y a establecer íntimas relaciones con gente de su edad, incluso cuando ello significa someterse a las presiones de sus iguales. Al mismo tiempo, dado que están intentado establecer su propia identidad, tienden a rebelarse contra aquellas personas adultas que hasta entonces han tenido autoridad sobre ellos/as. Tampoco es raro que estos/as jóvenes estén perplejos/as y se sientan solos/as, frustrados/as, y abandonados/as.

Físicamente los ritmos de crecimiento varían. De hecho, en una sola clase, especialmente entre chicos y chicas, se puede encontrar una diferencia biológica de hasta seis años (Crockett, 1995). En esta fase de desarrollo, muchos/as adolescentes se sienten (y de hecho son) patosos/as y tienen una sensibilidad extrema para con sus cuerpos y su apariencia física. Por lo tanto, cuando se trata de participar en actividades corporales que podrían acentuar sus debilidades, tanto en apariencia como en.facultades, muchos/as optan por quedarse al margen. Por otro lado, debemos tener en cuenta que, incluso aquellos/as que tienen éxito a nivel deportivo, también pueden padecer problemas a nivel psicológico y/o social que no se resuelven (e incluso a veces se acentúan) en la cancha o en el campo de deportes. La educación física tradicional hace poco para mitigar estas circunstancias. He aquí un ejemplo de una adolescente expresando su dolor:

 

Yo soy muy atlética, guapa y popular. En la escuela todas mis amigas quieren ser como yo. Tengo muchos trofeos (49 hasta la fecha) en atletismo, tenis, campo a través y baloncesto. Yo soy esa persona exteriormente, pero en privado soy muy insegura. Esa inseguridad la disimulo aparentando ser valiente y no tener escrúpulos. De esa forma, nadie puede ver qué hay dentro de mí. Cuando llego a mi casa, me encierro en mi habitación y me pongo a llorar (Rubin, 1994, p.342).

 

En lo que al ámbito intelectual se refiere, los/as adolescentes, además de poseer abundantes conocimientos debidos a sus experiencias en la vida, son capaces de pensar de forma crítica, lógica y abstracta (Singer y Revenson, 1978), y son también perfectamente capaces de manejar fuentes intelectuales de muchas maneras y de utilizar estrategias para analizar tópicos y centros de interés (Kuhlthau, 1998). Muchos/as de ellos están fascinados con descubrimientos tecnológicos y conceptos metafísicos y filosóficos. Además, por primera vez en sus vidas, han adquirido un sentido claro de su moralidad y de los principios éticos (Coles, 1986 a; Kohlberg, 1971). Ellos/as saben lo que está bien y lo que está mal lo cual les permite tener sofisticadas nociones de política (Coles, 1986b). Hechos democráticos, como los de justicia y transformación social emergen como aspectos sumamente importantes a esta edad. Además, ya no son inocentes, y las contingencias de la vida no se les escapan. Están bien informados acerca de la sexualidad, la homosexualidad, las drogas, el SIDA, el racismo, la violencia, el suicidio, etc... (Rubin, 1994). Sus experiencias diarias en la calle, la televisión, y, hoy, en la Red Internet, son sus principales fuentes de información en estos temas. A este respecto, ellos/as son muy capaces de condenar el fraude y la hipocresía. Muchos/as tienen miedo de denunciar la falsa retórica que los alumnos les dan acerca de sus derechos y responsabilidades. En la escuela, ellos/as saben perfectamente que sus vidas y problemas no importan a muchos de sus maestros/ as. Particularmente, en las clases de educación física, ellos/as son testigos de la poca importancia que la materia tiene a nivel escolar, de los ridículos ritos y rutinas a los que se les expone diariamente en ésta (ej.: filas, pasar lista, poca enseñanza...), del bajo estatus profesional de los profesores de educación física. Los/as maestros/as se preguntan por qué tantos/as alumnos/as son indiferentes y cínicos, e irónicamente, los alumnos/as, por su parte, se hacen las mismas preguntas acerca de muchos/as de sus profesores/as. Los años pasan, nuevas generaciones se suceden pero las bases del gimnasio y de la gimnasia no cambian. Es decir, la educación física en secundaria sigue sin aportar nada substancial a la vida de la mayoría de estos/as jóvenes.

La educación física en secundaria y el conocimiento en relación a los intereses humanos

Dadas las necesidades y características de los/as adolescentes, podría ser beneficioso cambiar el típico enfoque de la educación física y dedicar más atención a aspectos intelectuales y sociales. Así, el enfoque del conocimiento de esta materia podría centrarse en el pensamiento crítico y los intereses humanos. Habermas (1972) sugiere que el conocimiento se organiza en función de tres tipos de intereses: (a) técnico, (b) práctico y (c) emancipatorio. El conocimiento técnico nos permite adaptarnos a las necesidades de un mundo moderno en el que la tecnología y la ciencia dictan diariamente valores y pautas de conducta. El conocimiento práctico nos ayuda a interpretar nuestras circunstancias y a adoptar soluciones viables a nuestros problemas. El conocimiento emancipatorio trasciende los dos primeros tipos y se relaciona con aspectos de justicia social y libertad (Gibson, 1986). En este sentido, el conocimiento no se percibe como algo estático y neutro. Al contrario, lo que se hace evidente es que hay diversos tipos de conocimiento que evolucionan constantemente y que se utilizan para manipular y legitimar intereses varios. En este sentido, el conocimiento se puede utilizar para acceder al poder o negarlo, y, por lo tanto, también puede decirse que éste tiene consecuencias éticas y políticas.

Algunos comentaristas críticos sospechan que el tipo de conocimiento habitualmente impartido en la educación física sirve a intereses técnicos y prácticos (Mckay, Gore y Kirk, 1990). Otros comentaristas críticos argumentan que bajo este punto de vista, el énfasis de esta materia no se pone en el por qué sino en el qué y el cómo, centrando así la atención de los/as estudiantes en aspectos de la ejecución y perdiendo la oportunidad de realizar análisis críticos de sus metas y consecuencias (Schwager y Labate, 1993; Tinning, 1991). Estos/as autores también sugieren que la educación física ni ayuda al desarrollo integral (ético y cívico) de las personas ni fomenta un sentimiento democrático, ya que excluye de manera sistemática ciertas necesidades y características fundamentales de los/as estudiantes, no sólo como personas, sino también como ciudadanos/as. Por lo tanto no es raro que los/as estudiantes sean apáticos en cuestiones de aprendizaje y sientan recelo a la hora de ejercitar su juicio personal y político (Benne, 1990; Eisner 1990).

La pedagogía crítica en la educación física en secundaria

 

La inclusión del conocimiento emancipatorio puede llevarse a cabo a través de la pedagogía crítica (Fernández Balboa, 1993, 1995, 1998a, 1998b; Freire1995; Giroux, 1988). La pedagogía crítica es una filosofía educativa cuyo fin es ayudar a las personas a alcanzar más altos niveles de libertad individual y justicia social por medio del análisis de sus circunstancias personales (a nivel moral y psicológico) y su conexión con el contexto comunitario (a nivel ético, cívico y político). En este sentido, la pedagogía crítica puede ayudar a establecer relaciones auténticas y genuinas entre el profesor/a y los/as alumnos/as, aportando nuevos significados democráticos y liberadores a todos/as aquello/ as involucrados/as en el proceso del aprendizaje. De hecho, la pedagogía crítica constituye un acto de «conocimiento con una intención» en el cual los/as estudiantes (y los/as maestros/as) se convierten en sujetos creadores/as de sus propias circunstancias a través de la investigación de las causas que las han provocado y de las limitaciones de sus vidas desde puntos de vista históricos, comparativos y críticos (Bigelow, 1990). Esto puede hacerse de varias formas. He aquí tres ejemplos.

 

El análisis de las preconcepciones ideológicas

El concepto de «ideología» se define como un sistema de ideas independientes que explican y justifican particulares condiciones e intereses políticos, económicos, morales y sociales (Sage, 1998). En otras palabras, las concepciones ideológicas ayudan a dar validez a ciertas interpretaciones de la realidad a expensas de otras. Esta dinámica de validación y devaluación ayuda a fomentar los intereses de los grupos sociales dominantes mientras que silencia y margina a aquellos grupos menos poderosos de la sociedad.

El deporte y la educación física (en tanto que ésta se asocia a aquél) forman parte del proceso ideológico de socialización de las masas y llevan implícitos valores y pautas poco imparciales (Eitzen, 1996, Fernández Balboa, 1993; Sage 1998). La pedagogía crítica puede ayudar a los/as estudiantes a descubrir los orígenes y consecuencias a nivel personal y social de estos valores ideológicos por medio de cuestiones críticas tales como: ¿de qué formas se promocionan la educación física y el deporte?, ¿es la actividad física siempre saludable?, ¿cuáles son los mitos asociados con el deporte en cuanto al género, raza y clase social de las personas?, ¿de qué manera las pautas gubernamentales promueven intereses privados y perjudican intereses públicos?, ¿a quién se incluye y excluye en los valores que se aprenden a través del deporte y de la educación física?, ¿por qué?

Esta línea de cuestionamiento, con tutelaje apropiado y reforzamiento positivo, para que los/as estudiantes encuentren diferentes y variadas soluciones, es una forma de cómo la educación física podría llevarse a cabo, ser de interés y tener significado para los/as alumnos/as. Ello podría ayudarles a darse cuenta de la circunstancialidad de los hechos, a proponer teorías y soluciones alternativas, a detectar prejuicios personales e institucionales, etc. Estos procesos, sin duda, presentan pasos hacia la emancipación.

 

La toma de conciencia de prácticas opresivas y represivas

Para poder participar plenamente en la democracia, las personas deben estar bien educadas e informadas. Sólo así pueden tomar decisiones apropiadas. Del mismo modo, los/as estudiantes necesitan saber no sólo los pros sino también los contras de las materias que se les enseñan. La práctica de la educación física tiene aspectos tanto emancipadores como opresivos (por ejemplo, cuando a uno se le fuerza a participar en contra de su voluntad) y represivos (cuando uno/a internaliza la necesidad de participar sin entender muy bien el por qué y a pesar de que su participación puede aportar más problemas físicos y mentales que beneficios) (Fahlberg y Fahlberg, 1998). Sin embargo, lo típico es representar estas prácticas de forma positiva y poco problemática. En mi opinión, esto constituye un fallo importante en el proceso educativo democrático.

La pedagogía crítica puede ayudar, en este sentido, a través, por ejemplo, del análisis de los discursos de la competición y el fitness. Los/as alumnos/as podrían preguntarse: ¿Por qué la competición tiene tanta importancia en nuestra sociedad?, ¿a qué se debe la fama del fitness?, ¿de qué forma estos discursos y prácticas pueden suponer un peligro para la libertad y salud de la persona?, ¿por qué hay personas adictas al ejercicio?, ¿por qué se fuerza a los/as jóvenes a competir o vigilar su figura?, ¿cuáles son las causas y las repercusiones de nuestras acciones en cuanto a las actividades físicas? Mediante un cuestionamiento cuidadoso y meticuloso, los/as estudiantes pueden descubrir falsas premisas y formular conclusiones inteligentes y coherentes. La familiarización con prácticas opresivas y represivas puede ser un primer paso para poder desafiar las reglas irrelevantes (Greene, 1988), denunciar hechos que tienen poco sentido común (Fernández Balboa, 1988c) y llegar a alternativas a la vez saludables y liberadoras.

 

La creación de estrategias para redefinir y transformar las circunstancias y el contexto

El análisis de las preconcepciones ideológicas y la definición de prácticas opresivas y represivas no es suficiente. Los/as estudiantes deben aprender tareas que transformen apropiadamente sus circunstancias y contextos. La acción es la culminación de la toma de conciencia. Sin la posibilidad de acción, la toma de conciencia se convierte en algo frustrante y paralizante. Paulo Freire (1985) sugiere que desenmascarar la falsa realidad sin intentar redefinirla y cambiarla tiene poco sentido. Por lo tanto, para evitar esto, la pedagogía crítica también debe ayudar a los/as estudiantes a delinear estrategias específicas de cambio (Schmdt y Friedman, 1986).

Sage (1993) dice que la profesión de la educación física debe ser un agente para la transformación social. ¿Por qué no empezar en la educación secundaria?, ¿por qué no empezamos enseñando cómo esa acción transformadora puede llevarse a cabo? Uno/a podría comenzar a nivel personal, op-

tando por dejar de intervenir en prácticas que discriminan y perjudican. También se podría optar por la denuncia pública a través de escritos y editoriales o la creación de actividades físicas que ofrezcan posibilidades de colaboración y disfrute (ej.: juegos en los que no haya eliminación y en los que todos/ as los/as participantes ganen; o formas de danza y arte cuyas facetas estéticas y rítmicas promuevan la igualdad y la solidaridad) sin tener que recurrir a la competición. Todo ello requiere una planificación detallada y una organización meticulosa, y, no cabe duda, también contribuye a la educación de las responsabilidades individuales y habilidades cívicas (Rossi, 1996). Claro está que para que esto ocurra los/as profesores/as deben ser los/ as primeros/as en servir como modelos de conducta emancipatoria y transformadora.

 

Aplicaciones generales de la Pedagogía Crítica

 

Uno de los problemas a la hora de ejercitar la pedagogía crítica es la falta de conocimiento práctico de los/as maestros/as acerca de esta filosofía educativa dado que no hay reglas específicas para su aplicación. Por otra parte, sí podemos decir que existen pautas generales que pueden servir de guía a la hora de enseñar críticamente: Dos ejemplos son, a) la utilización sistemática de los «rasgos de la mente» y b) el uso de la investigación crítica.

 

Los rasgos de la mente

Paul (1993, et al., 1989) insiste en que la mente tiene los siguientes rasgos: a) humildad intelectual que nos lleva a la toma de conciencia de las propias limitaciones del pensamiento, b) coraje intelectual, que nos alienta a afrontar conceptos que nos inquietan y que nos hacen sentir incómodos y cohibidos, c) integridad intelectual, que facilita el que veamos la situación desde el punto de vista opuesto, e) perseverancia intelectual, que nos permite seguir el proceso durante períodos de tiempo prolongados, f) fe en el uso de la razón, que nos hace ser conscientes de caminos falsos y premisas erróneas y g) sentido de justicia, que nos da fuerza para defender nuestros principios morales. Todos estos rasgos de la mente pueden y deben aplicarse en el proceso de la investigación crítica.

 

El proceso de investigación crítica

Aprender a pensar y a actuar de forma crítica no es fácil. Del mismo modo, enseñar de esta forma requiere esfuerzo, tiempo y preparación. Además hay que tener un claro sentido del propósito por el cual se enseña de esta manera y una cierta habilidad que nos capacite en la creación de un contexto propicio para este tipo de aprendizaje. Los/as alumnos/as deben sentirse libres de expresar sus opiniones y seguros de que si afrontan riesgos intelectuales y morales se les apoyará en todo momento (Soley, 1996). En cuanto al proceso a seguir, los/as maestros/as deben alentar a sus estudiantes a que: a) generen una lista de temas a investigar, b) elijan aquellos que de entre todas las listas les parezcan más oportunos y relevantes, c) empiecen a generar hipótesis y explicaciones racionales desde varios puntos de vista. Estos temas pueden investigarse de forma empírica (mediante la observación de un fenómeno y su asociación con eventos históricos y otras circunstancias) o personal (relacionando el fenómeno con el contexto y los valores de la persona) (Lockwood, 1996). Después de tomar estas decisiones, los/as profesores/as deben guiar a los/as alumnos/as en la búsqueda de recursos y obtención de datos. Esto se puede hacer, por ejemplo, mediante el uso de la biblioteca, Internet, o en el contexto propio a través de observaciones, encuestas y/o entrevistas. A continuación, los/as estudiantes pueden empezar a analizar la información y formar opiniones y conclusiones preliminares con el fin de exponerlas a debate y así poder confirmarlas o rectificarlas en caso de que se identifiquen fallos de lógica y/o validez empírica. El proceso de debate en sí requiere un análisis crítico de las ideas que se van a exponer y una preparación cuidadosa de las estrategias que hay que seguir. Documentación, gráficas y esquemas, fotografías, etc... pueden añadirse para completar y reforzar la exposición.

Hay que tener en cuenta que, en principio, para poder llegar a alternativas sociales más justas y liberadoras, la pedagogía crítica enseña a desafiar y denunciar el discurso dominante (Britzman, 1991). Ello, claro está, puede crear controversia y ansiedad y requiere coraje y apoyo. Una de las claves del éxito en la mayoría de los casos es llevar a cabo ese desafío con sensibilidad hacia los miembros de la oposición. Hay que tener en cuenta que los debates, sean del tipo que sean, suelen despertar fuertes emociones. Ello, sin embargo, no es excusa para entablar ataques personales, hacer comentarios abusivos o ridiculizar malintencionadamente las perspectivas ajenas. Los/as estudiantes deben aprender a respetar a los demás incluso cuando se esté en desacuerdo con sus puntos de vista. Es aquí donde la aplicación de los rasgos de la mente es sumamente útil. A todo esto se pueden añadir ciertas pautas de diálogo, tales como: (a) establecer una regla que prohiba comentarios malintencionados y ofensivos; (b) promover la idea de que cambiar de opinión, una vez que la evidencia lo dicte así, es una prueba de sabiduría y fortaleza, no de flaqueza; (c) reforzar con frecuencia que lo que se pretende es debatir ideas y conceptos, no atacar a las personas que los poseen; y (d) hacer que los/as estudiantes adopten puntos de vista opuestos como un ejercicio intelectual válido y positivo. (Para más información sobre el proceso dialógico véanse Fernández-Balboa y Marshasll, 1993; Hostetler, 1991; Kurfis, 1998; McBride, 1992).

 

Ejemplos de temas crítico-pedagógicos en la educación física en secundaria

 

Muchos son los posibles temas de educación física que los estudiantes de secundaria podrían examinar críticamente. En Fernández-Balboa (1998a) sugerí los siguientes temas para los estudiantes de magisterio: (a) ética, valores, y moralidad en el deporte y la educación física; (b) ideología del ejercicio y su asociación con la salud; (c) mensajes e imágenes del deporte a través de los medios de comunicación; (d) discriminación y deporte; (e) ideología científica y deporte; (f) educación física y medio natural. Estos temas también pueden ser estudiados por alumnos/as en secundaria. Aquí quiero añadir los siguientes:

 

Traspasar barreras artificiales («bordercrossing»)

El concepto de «bordercrossing» (Thorne, 1994) se refiere al acto de traspasar barreras espaciales ideológicamente establecidas. Estas barreras ideológicas existen tanto en la educación física como en el deporte. Por ejemplo, cuando los niños juegan al fútbol, las niñas se mantienen al margen. Por otra parte, los niños también se abstienen de entrar en el espacio físico donde las niñas juegan. Lo mismo puede decirse de otros espacios (ej., el campo de deporte o el patio de la escuela) donde a pesar de no haber reglas formalmente establecidas, o signos que indiquen «no pasar», la gente sabe, casi por instinto, si debe entrar en ese terreno o no. Uno/a puede observar claramente los diferentes grupos que ocupan esos espacios (Eckert, 1989), y desde el punto de vista crítico, puede preguntarse cuáles son las reglas que rigen esa dinámica. Independientemente de que estas reglas tácitas dividan a la gente en términos raciales, sexuales, de clase social, de nivel de habilidad física, etc., lo cierto es que no son naturales, es decir, que son constituidas socialmente. A la vez, estas reglas, representadas físicamente por esos espacios diferenciados, son reflejo de prácticas discriminatorias y de poderes establecidos que niegan o conceden derechos y privilegios. A este respecto, uno/a puede hacerse varias preguntas, entre ellas: ¿Cuáles son las bases históricas de esos espacios?, ¿cuáles son sus consecuencias para las personas y la sociedad?, ¿qué sienten las personas acerca de los que están al otro lado de la línea?, ¿cómo podrían ser estas líneas borradas o traspasadas?

 

Agresividad y violencia en el deporte

La agresividad, e incluso la violencia (ej.: el boxeo), se consideran aspectos fundamentales del deporte. De hecho, estos aspectos están intrínsecamente relacionados con la masculinidad (Hickey, Fitzclarence y Matthews, 1998). Smith (1996) distingue entre el acto de «agresión instrumental», el cuál se utiliza para intimidar al contrincante, y el de «agresión hostil» que se lleva a cabo con la intención de dañar al oponente. Ambos actos llevan a consecuencias negativas y peligrosas para las personas y la comunidad. Estos actos se llevan a cabo por jugadores y seguidores (generalmente del sexo masculino) tanto en el campo de deporte o cancha, como en las gradas y en las calles (Bloom y Smith, 1996; Talander, 1996).

En este sentido, los/as estudiantes podrían investigar diferentes teorías sobre la agresividad (ej.: la del instinto, la de la frustración, la del aprendizaje social, la del patrón cultural. Véase Sipes, 1996) y establecer conexiones entre éstas y el deporte. Además podrían utilizar el pensamiento crítico para analizar las concepciones y justificaciones populares acerca del deporte como medio de relajación o estimulación y sus efectos psicológicos y sociales, positivos y negativos. A la vez, podrían estudiar qué tipos de razonamientos morales y éticos llevan a las personas a actuar violentamente, bajo qué condiciones y circunstancias y en qué contextos, etc. Los/as estudiantes también podrían analizar críticamente los mensajes e imágenes que los medios de comunicación transmiten e imprimen diariamente con respecto a actos violentos en el deporte (Theberge, 1989).

 

Los/as aficionadoslas y forofoslas: tipos, actividades y propósitos

Las audiencias deportivas son múltiples y variadas, siéndolo también sus actividades y propósitos (Smith, 1993). Desde esta perspectiva, los/as estudiantes tendrían la oportunidad de examinar las disposiciones de varios tipos de audiencias; sus historias de vida (ej.: ¿qué procesos socializadores llevan a uno/a a ser seguidor de un equipo o de un jugador/a en particular?, ¿por qué uno/a es aficionado/a a cierto deporte?); las similitudes y diferencias (si las hubiera) entre aficionados/as al fútbol, al boxeo, o a la vela (por poner unos ejemplos), etc.

También podría ser interesante analizar de qué manera la afición al deporte afecta a la vida de las personas en los terrenos económico, social, político, etc; en qué formas estas personas pierden o ganan, o qué es lo que están dispuestos/as a hacer por su equipo. No cabe duda de que aquí podrían establecerse los lazos con otros contextos, por ejemplo, los medios de comunicación. Una pregunta que se podría hacer es: ¿hasta qué punto la afición al deporte es una consecuencia de la constante diseminación de escenas, símbolos, eslóganes, y estadísticas a través de la televisión? El fenómeno del fan es un fenómeno ideológico, socialmente construido, e íntimamente cultural. Como tal, sigue ciertas pautas de poder y sirve para admitir y omitir, para promover y empobrecer. Así pues, es un tema de análisis con muchas posibilidades educativas para los/as alumnos de secundaria.

 

El cuerpo humano

Cuando hablamos del «cuerpo humano» generalmente nos referimos a su aspecto biofísico. Sin embargo, también debemos tener en cuenta que este concepto está social y culturalmente construido (Kirk, 1993). Por lo tanto, sus significados, sus usos y su política deben ser entendidos desde esta otra perspectiva (Harvey y Sparks, 1991; Sabo y Messner, 1993; Vertinsky, 1992). Nuestros cuerpos son a la vez objetos y sujetos, y, como tal, los vendemos y compramos (Fitzclarence, 1990). Esto es evidente, por ejemplo, en el deporte, donde los/as jugadores/as son traspasados de un club a otro por sustanciosas sumas de dinero.

Nuestras situaciones y circunstancias diarias están íntimamente conectadas a nuestro cuerpo. Nuestros cuerpos están afectados por, y afectan a los demás. Nosotros no sólo nos comunicamos a través de nuestros cuerpos sino que también los sometemos a mil y un usos: los limpiamos, pintamos, decoramos, alimentamos, ejercitamos, abusamos de ellos, esculpimos, vestimos (o desnudamos), bronceamos, medicamos, acariciamos, untamos, anunciamos, castigamos, fotografiamos, etc. Ni decir tiene que todos esos usos (y/o abusos) conllevan efectos específicos en las personas y en la sociedad.

A través de nuestros cuerpos rechazamos y admitimos, a la vez, que somos rechazados y admitidos. A unas personas se las adora o rechaza por su cuerpo; otras ganan o pierden estatus. Con nuestro cuerpo establecemos relaciones de poder y efectuamos acciones con consecuencias morales y éticas (ej., con ellos luchamos, amamos, aprendemos, nos reproducimos). ¿Quién se beneficia en estos casos y con estos usos?, ¿qué percepciones del cuerpo predominan?, ¿qué valores transmiten los medios de comunicación a través de imágenes y mensajes corporales?, ¿quién determina lo que es un cuerpo saludable, en forma o atractivo?, ¿qué papeles juega el movimiento y el ejercicio físico en todo esto?, ¿de qué forma reprimimos nuestros cuerpos u oprimimos los de los demás a través de prácticas del movimiento (Kissling, 1991)?, ¿qué otros significados y usos tiene el cuerpo en culturas diferentes a la nuestra?

 

Cuestiones de género y sexualidad en el deporte

Quizás uno de los aspectos más importantes de la adolescencia es la sexualidad. El ser masculino o femenina, el determinar la propia orientación sexual, el aceptar o rechazar a los/as demás y a uno/a mismo/a dado el grado de atracción física, son cuestiones cruciales a esta edad. A diferencia del concepto de «género» (hombre, mujer; varón, hembra), el cuál viene dado por la naturaleza y no cambia, los conceptos de sexualidad, masculinidad, feminidad han sido construidos y regulados a través de los siglos por los humanos. Por ejemplo, lo que cien años atrás podía parecer un acto de obscenidad en sociedades europeas (ej.: que la mujer enseñara la rodilla en público) hoy se considera perfectamente normal. Sin embargo, todavía hoy en el mundo musulmán las mujeres deben, no solamente ocultar sus rodillas, sino también el resto de su cuerpo. Si bien esto puede parecer una trivialidad, no debemos olvidar que estas normas sociales son simplemente la punta del iceberg, de un iceberg cuyo fundamento es la opresión y objetización de la mujer a gran escala. La rutinaria mutilación genital de niñas en ciertas sociedades africanas es un ejemplo mucho más contundente basado en la misma filosofía de opresión patriarcal, donde el hombre domina a la mujer en todos los aspectos personales y sociales.

Kelly y Nihlen (1982) insisten en que la escuela promociona el sistema y la filosofía patriarcal. Si bien en nuestra sociedad no se acepta la mutilación física de las mujeres, podemos preguntarnos si existen prácticas que mutilan a la mujer psicológica y socialmente. En este sentido, los/as estudiantes podrían plantearse las siguientes preguntas: ¿qué lecciones se pueden aprender en la educación física a este respecto?, ¿de qué forma la educación física perpetúa las filosofías del machismo y de la patriarquía? Por otra parte, no debemos olvidar que el deporte se considera uno de los bastiones de masculinidad, un espacio donde los niños (y a veces las niñas) aprenden patrones culturales de vida basados en la fuerza física, el dominio, la conquista, la victoria, el trabajo en equipo, etc., que, además de sus posibles atributos positivos, también conllevan aspectos nocivos para el bienestar de las personas y para una sociedad justa. ¿Qué es lo que se considera fuerte o débil?, ¿cómo puede el/la débil ganar fuerza?, ¿qué metáforas degradantes o fortalecedoras se utilizan en el deporte en términos sexuales y de género?, ¿qué rituales abusivos con respecto al género y orientación sexual de las personas se dan con frecuencia en las canchas, gradas, vestuarios?, ¿qué estereotipos y mitos se perpetúan en relación con la orientación sexual de uno/a (Griffin, 1993, 1996; Pronger, 1996) y por qué razones?

Este último, es sin duda un tema muy controvertido, ya que unos/as lo consideran legítimo para una discusión en la escuela, mientras que otros/as opinan que es totalmente inaceptable. Independientemente de las preferencias personales y creencias morales de cada uno/a, la homosexualidad es un hecho. Grossman (1993) indica que el 10% de las personas son homosexuales. Por otra parte, la homofobia es un reflejo de miedo e ignorancia mezcla-

dos con creencias religiosas que también deben ser explorados mediante el pensamiento crítico. Esto puede ayudar a los/as adolescentes a descubrir alternativas sobre la sexualidad que sean positivas y que sirvan para aumentar su sentimiento de autoestima y su entendimiento y aceptación de las diferencias y similitudes (Cohen, 1993; Lenskyj, 1990).

 

Discurso y simbología en el deporte

El lenguaje y los símbolos tienen suma importancia en la dinámica del deporte. De hecho, dada su incidencia en la construcción de ideologías varias, tienen transcendencia ética y política (Sage, 1996). Los mensajes verbales y/o escritos, las imágenes y los símbolos centran nuestra atención en ciertos aspectos mientras que hacen que excluyamos o ignoremos otros. Las personas damos sentido a nuestras vidas y relaciones sociales a través del lenguaje y de la simbología. Por lo tanto para poder entender determinadas formas de vida o, simplemente, nuestras motivaciones y ansiedades, es necesario que examinemos temas relacionados con la comunicación (Kirk, 1991).

¿Qué mensajes y símbolos son más asiduos en el terreno deportivo?, ¿a quién pertenecen y a quién benefician?, ¿qué fines persiguen? Las revistas, periódicos, programas y anuncios de televisión, Internet, etc., están llenos de ejemplos que los/as adolescentes podrían examinar críticamente, buscando, por ejemplo, las falsas dicotomías; las metáforas malintencionadas; los comentarios racistas, sexistas, homofóbicos y clasistas; descubriendo exageraciones, maniobras demagógicas y la retórica incendiaria que afianza o trivializa temas y personas y que ensalza el sentimiento popular para bien o para mal (Eitzen y Baca Zinn, 1993).

Un ejemplo de cómo se puede hacer esto lo encontramos en Halbert y Latimer (1994). Estos autores utilizan el análisis del contenido para denunciar prácticas sexistas de los medios de comunicación, tales como los patrones de la terminología discriminatoria, la utilización diferenciada de verbos, adverbios, nombres y adjetivos y la frecuencia y el tipo de comentarios críticos o halagadores dependiendo de la raza y el género del/a deportista, etc. Todas estas técnicas sirven para crear imágenes en las mentes de los/as espectadores/as acerca del carácter de la/s persona/s (jugadores/as, entrenadores/as, etc.). Otro ejemplo nos lo da Wright (1995) con su análisis feminista de la construcción del género en la educación física. Los/as estudiantes de secundaria podrían efectuar análisis similares.

 

Implicaciones para la enseñanza de la educación física y sus educadores/as

 

Si lo pensamos lógicamente, la finalidad real de la educación física no consiste meramente en enseñar habilidades motrices o estrategias deportivas sino en educar a las personas holísticamente. En este sentido, para que realmente sea educativa, la educación física en secundaria debe cultivar todas las potencialidades del/a alumno/a física, mental, social y políticamente y responder a las necesidades y características de éste/a mediante alternativas que afirmen su vida y lo/a capaciten para vivir felizmente y contribuir de forma positiva a la sociedad.

Educar a las personas físicamente también requiere que se las ayude a encontrar los significados y a ver las consecuencias de ciertas prácticas. No se basa en organizar ligas y juegos para que los alumnos simplemente participen, sino en guiarles a entrar en un terreno en el que ellos/as alcancen sus plenas capacidades intelectuales, morales y espirituales y tengan éxito en el juego de la vida. Educar a los/as adolescentes significa aprovechar sus energías y talentos, estimular su imaginación y sentido de búsqueda, ampliar sus horizontes, y facilitarles su análisis de la sociedad en que viven. La pedagogía crítica es una vía en esa dirección.

Hasta ahora, desafortunadamente, la educación física en la escuela secundaria no cumple esos objetivos, y como consecuencia pierde una oportunidad dorada de impactar positivamente en las vidas de los/as adolescentes. Pero ello no debe desalentarnos. Es una cuestión de libre elección, de voluntad y de compromiso; las oportunidades están ahí, y los educadores/as de esta materia tenemos la opción de aprovecharlas. Siendo así, las consecuencias pueden ser sumamente beneficiosas para nuestros/as alumnos/as, para nosotros/as mismas y para la sociedad en general.

 

Bibliografía

 

BENNE, K.D. (1990): The task of post-contemporary education: Essays on behalf of a human

future. New York: Teachers College Press.

BIGELOW, W. (1990): < Inside the classroom: Social vision anal critica¡ pedagogy». Teachers

College Record, 91(3), 437-448.

BLOOM, G.A., Y SMITH, M. D. (1996): «Hockey violence: A test of cultural spillover theory».

Sociology of Sport Journal, 13, 65-77.

BRITZMAN, D. P (1991): «Descentering discourses in teacher education: Or the unleashing of unpopular things». Journal of Education, 173(3), 60-80.

CARLSON,T.B. (1995): «We hate gym: Student alienation from physical education». Joumal of Teaching in Physical Education, 14(4), 467-477.

COHEN, G.L. (1993): Women in Sport: Issues anal controversies. Newbury Park, CA: Sage.

COLES, R. (1989): The cal¡of stories: Teaching anal the moral imagination. Boston: Houghton & Mifflin.

- (1986a): The moral life of children. Boston: Houghton & Mifflin.

COLES, R. (1986b): The política¡ life ofchildren. Boston: Houghton & Mifflin.

CROCKETT M.J. (1995): «Creating successful schools for all early adolescent learners: Not easy answers». Bulletin, December, 42-51.

DAVIS, B. (1993): «Which critical thinking is ideal?» Inquiry, 11(4), 6-11.

ECKERT, F (1989): Jocks & burnouts: Social categories and identity in high school. New York. Teachers College Press.

EISNER, E.W (1990): «What decides what schools teach?» Phi Delta Kappan, 71(1), 523-530.

EITZEN, D.S., y BACA ZINN, M. (1993): «The sexist naming of collegiate athletic teams and resistance to change». Journal of Sport and Social Issues, 17(1), 34-41.

EITZEN, D.S. (1996): Sport in contemporary society. New York: St. Martin's Press.

ERICKSON, E.H. (1963): Childhood and society. NewYork: Norton.

FAHLBERG, L.L. y FAHLBERG, L.A. (1998): «Health, freedom, and human movement in the postmodem era». En J.M. FERNÁNDEZ-BALBOA (Ed.): Critical aspects of human movement: Rethinking the profession in te postmodern era (pp.65-86). Albany, NY: SUNY Press.

FERNÁNDEZ-BALBOA, J.M. (1998a): «Physical education teacher preparation in the postmodem era: Toward a critica¡ pedagogy». En J.M. FERNÁNDEZ-BALBOA (Ed.): Critical aspects of human movement: Rethinking the profess ion in the postmodern era (pp 121-138). Albany, NY: SUNY Press.

- (1998b): The practice of critica! pedagogy: Critica¡ self-reflection as praxis. Teaching Education.

-(1998c): «Poisonous pedagogy in physical education». Ponencia presentada en el AIESEP World Congress, Long Island, NY, July 14-19.

- (1995): «Reclaiming physical education in higher education through critica¡ pedagogy». Quest, 47(1), 91-114.

- (1993): «Sociocultural characteristics of the hidden curriculum in physical education». Quest, 45(2), 230-254.

FERNÁNDEZ-BALBOA, J.M., y MARSHALL, J.I? (1994): «Dialogical pedagogy in teacher education: Toward an education for democracy». Journal of Teacher Education, 45(3), 172-182.

FITZCLARENCE, L. (1990):The body as a commodity En D. ROWE & G. LAWRENCE (Eds.), Sport and leisure: Trends in Australian popular culture (pp. 96-108). Sydney: HBJ.

FREIRE, P (1985): The politics of education. South Hadley, MA: Bergin & Garvey.

GIBSON, R. (1986): Critica¡ theory and education. London: Hodder & Stoughton.

GIROUX, H.A. (1988): Teachers as intellectuals: Toward a critica¡ pedagogy of learning. North Hampton, MA: Bergin & Garvey.

GREENE, M. (1988): The dialectic of freedom. New York: Teachers College Press.

GRIFFEY, D.C. (1987): «Trouble for sure, a crisis-perhaps: Secondary school physical education today». Journal of Physical Education. Recreation and Dance, 58(2), 20-21.

GRIFFIN, P (1996): «Changing the game: Homophobia, sexism, and lesbians in sport». En D.S. Eitzen (Ed.): Sport in contemporary society (pp. 392-409). New York: St. Martin's Press.

-(1993): «Homophobia in women's sports». En G.L. Cohen (Ed.): Women in Sport: Issues and controversies (pp. 193-203). Newbury Park, CA: Sage.

GROSSMAN, A.H. (1993): «Ten percent of those we teach and they serve: A case study of incorporating gay and lesbian studies into te curriculum». Sehole: A Journal of Leisure Studies and Recreation Education, 8, 51-60.

HABERMAS, J. (1972): Knowledge and human interests. Boston: Beacon.

HALBERT C., Y LATIMER, M. (1994): «'Battling' gendered language: An analysis of the language used by sports commentators in a televised coed tennis competition». Sociology of Sport Journal, 11, 298-308.

HANFORD, G. (1993): «Critica¡ thinking: A field, a discipline, a subject, or a competency?» Inquiry, 11(4), 13.

HARVEY, J., Y SPARKS, R. (1991): «The politics of the body in the context of modernity». Quest, 43, 164-189.

HICKEY, C., FITZCLARENCE, L., Y MATTHEWS, R. (1998, Eds): Where the boys are: Masculinity. Sport and education. Geelong, Victoria: Deakin University Press.

HOSTETÍER, K. (1991): «The social context of critica¡ thinking». Inquiry, 8(3), 3-7.

KELLY, G.P., y NIHIEN, A.S. (1982): «Schooling and the reproduction of patriarchy» En M.W. APPLE (Ed.):Cultural and economic reproduction in education (pp.162-180). New York: Routledge & Kegan Paul.

KIRK, D. (1993): The body. schooling and culture. Geelong, Victoria: Deakin University Press.

-(1991, January): «Languaging physical education teaching». Ponencia presentada en el AJESEPINNAPEHE World Congress. Atlanta, Georgia.

KISSLING, E.A. (1991): «One size does not fit al¡, or how I leamed lo stop dieting arad ¡ove the body». Quest, 43, 135-147.

KOHLBERG, L. (1971): «From is lo ought». En Mischel T. (Ed.): Cognitive developmentand epistemology. New York: Academie Press.

KUHLTHAU, C.C. (1988): «Meeting the information needs of children and young adults». Journal ofYouth Librarles, Fall, 5 1-57.

KURFISS, J.G. (1988): Critical thinking: Theory, research, practice, and possíbilities.

ASHE-ERIC: Higher Educafion Report No. 2. Washington, DC: Association for the Study of Higher Education.

LENSKYJ, H. (1990): «Power and play: Gender and sexuality issues in sport and physical activity». International Review for Sociology of Sport, 25(3), 235-243.

LOCKWOOD, A.L. (1996): «Controversia¡ issues:The teachers'crucial role». Social Eucation, 60(1), 28-3 1.

MCBRIDE, R. (1992): «Critica¡ thinking-An overview with implications for physical education». Journal of Teaching in Physical Education, 11, 112-125.

MCKAY, J., GORE, J., y KIRK, D. (1990): «Beyond the limits of technocratic physical education». Ouest, 42, 52-76.

ONOSKO, J.J. (1996): «Exploring issues with students despíte the barriers». Social Education, 60(1), 22-27.

PAUL, R.W. (1990): «Critica¡ thinking and the way we construct the meaning of things». General Semanfics Bulletin, 55, 24-37.

PAUL, R.W., BINKER, A.J.A., MARTIN, D., y ADARNSON, K. (1989): Critica¡ thinking handbook: High school. Rohnert Park, CA: Center for Critica¡ Thinking and Moral Critique. Sonoma State University.

PRONGER, B. (1996): «Sport and masculinity: The estrangement of gay men». En D.S. EITZEN (Ed.): Sport in contemporarysociety(pp.410-423). NewYork: St. Martin's Press.

ROSSI, J.A. (1996): «Creating strategies and conditions for civil discourse about controversia¡ issues». Social Education, 60(1), 15-21.

RUBIN, N. (1994): Ask me if I care: Voices from an American high school. Berkeley, Ca: Ten Speed Press.

SABO, D., y MESSNER, M.A. (1993): «Whose body is this? Women's sports and sexual polities». En G.L. COHEN (Ed.): Women in Sport: lssues and controversies (pp.15-24). Newbury Park, CA: Sage.

SAGE, G.H. (1996): «Patriotic images and capitalist profit: Contradictions of professional team sports licensed merchandise». SociologyofSportJournal, 13, 1-11.

- (1993): «Sport, physical education and the new world order: Dare we be agents of social change?» Quest, 45, 151-164.

SAGE, CH. (1998): Powerand ideology in American sport. Champaign, ILHuman Kinetics.

SCHWAGER, 5., Y LABATE, C. (1993): «Teaching critica¡ thinking in physical education». Joumal of Physical Education. Recreation and Dance, 64(5), 24-26.

SINGER, D.C., & REVENSON, T.A. (1978): A Piaget primer: How a child thinks. New York: NAL.

SCHMIDT, F. y FRIEDMAN, A. (1986): Fighting fair: Dr. Martin Luther King for kids. Miami, FL: Crace Contrino Adams Peace Education Foundation.

SIEDENTOP, D. (1987): «High school physical education: Still an endangered species». Journal of Phvsical Education. Recreation and Dance, 58(2), 24-25.

SIPES, R.G. (1996): «Sport as a control for aggression». En D.S. EITZEN (Ed.): Sport in contemporarv society (pp. 154-172). New York: St. Martin's Press.

SMITH, C.J. (1993): «The noble sports fan». En D.S. EITZEN (Ed.): Sport in contemporary society (pp. 3-14). New York: St. Martin's Press.

SMITH, M.D. (1996): «A typology of sports violence». En D.S. EITZEN (Ed.): Sport in contemporary society (pp. 161-172). New York: St. Martin's Press.

SOLEY M. (1996): «If it's controversial, why teach it?» Social Education, 60(1), 9-14

STROOT, S.A. (1994): «Contemporary crisis or emerging reform? A review of Secondary Physical Education». Journal of Teaching in Physical Education, 13, 333-341.

TELANDER, R. (1996): «Football and violence». En D.S. EITZEN (Ed.): Sport in contemporary society (pp. 173-182). New York: St. Martin's Press.

THEBERGE, N. (1989): «A feminist analysis of responses to violence: Media coverage on the 1987 World Junior Hockey Championship». Sociology of Sport Journal, 6, 247-256.

THORNE, B. (1994): Gender play: Girls and boys in school. New Brunwich, NJ:Rutgers University Press.

TINNING, R. (1991): «Teacher education pedagogy: Dominant discorses and the process of problem setting». Journal ofTeaching in Physical Education, 11, 1-20.

TINNING , R., y FITZCLARENCE, L. (1992): «Postmodern youth culture and the cirsis in Australian physical education». Quest, 44, 287-303.

VERTINSKY FA. (1992): «Reclaiming space, revisioning the body: The quest for gendersensitive physical education». Quest, 44, 373-396.

WALLING, M.D., y MARTINEK, TJ. (1995): «Learned helplessness: A case study of a middle school student». Journal of Teaching in Physical Education, 14(4), 454-466.

WILCOX, R.C. (1987): «The failing of high school physical education». Journal of Physical Education. Recreation & Dance, August, 2 1-25.

WRIGHT, J. (1995): «A feminist poststructuralist methodology for the study of gender construction in physical education: Description of a study». Journal ofTeaching in Physical Education, 15, 1-24.

 

___________

 

(*) Juan Miguel Fernández Balboa. Ed. D. Montclair State University. Department of Curriculum and Teaching. Upper Montclair, NJ 07043 USA.