TENDENCIAS DE LA EDUCACIÓN FÍSICA: DEL PINO AL TULIPÁN

 

Ana María García Martínez (*)

Caroline Hetterschijt (**)

Ivete de Aquino Freire (***)

 

La praxis educativa tiene como fundamento, interno o externo, algún tipo de modelo teórico, tendencia o enfoque que le ofrece sentido Interpretativo a quien es capaz de identificar sus claves. Reconocer tales significados es imprescindible para entender cualquier hecho producido en el aula, ya que todos aparecen impregnados por la intencionalidad política del acto de educar. Sin embargo, para muchos profesionales y estudiantes, discutir las tendencias filosóficas (o si se prefiere, educativo-pedagógicas) significa invertir en una teoría superada y sin aplicación práctica. En este trabajo se defiende la importancia de esos conocimientos en la formación inicial y permanente del docente de Educación Física, considerando su utilidad práctica para la comprensión de ciertos comportamientos y opciones profesionales.

 

Para expresar el término «tendencia» utilizado en este artículo, adoptamos la visión de Murga Menoyo (1993), entre otros autores, que entienden los paradigmas como grandes ramas interpretativas. De éstos tienen origen los enfoques, las tendencias y las perspectivas clasificadas en un mismo nivel.

Partimos de una investigación realizada en la E.U. de la Universidad de Alicante, con 300 alumnos y alumnas. Los resultados (ver gráfico 1, en anexo) han demostrado lo que era intuido por nosotras a través de la práctica docente: la mayoría de los encuestados (el 64,7%) concibe la Educación Física en tan sólo una de sus dimensiones, la tendencia biológica, expresando así la visión ingenua de un concepto universal respecto a esta área. Los demás, que expresan sus posiciones en consonancia con matices considerados más innovadores, tampoco hacen referencia al hecho de que

existen diversos conceptos de Educación Física (cuestión relacionada con la investigación), y que éstos, a su vez, se diferencian principalmente por los presupuestos teóricos que los sostienen.

Una de las muchas conclusiones que se puede sacar de la investigación a la que nos referimos es el desconocimiento por parte del alumnado de la vertiente filosófica como elemento presente en toda forma de comunicación, por consiguiente, en todo hecho educativo y proceso de investigación.

Son diversas las razones por las cuales defendemos la discusión de estos conocimientos. Todo discurso (en nuestro caso especial, toda práctica educativa) se sostiene en concepciones y tendencias filosóficas. Por sí sola ésta sería una buena razón para que este tipo de conocimiento sea llevado a los cursos de formación inicial y permanente de profesores de Educación

Física, ya que sus propias prácticas son o serán discursos filosóficos, sean ellos conscientes o no de este hecho. Añadidos a esta justificación general, pasamos a continuación a considerar otros puntos de igual importancia:

- Identificar las tendencias es un ejercicio práctico de lectura crítica o, como dice Barajas Zaya (1993), favorece el desarrollo de una crítica epistemológica.

- Elimina la postura del profesor como la única existente; por consiguiente, como la verdadera y correcta.

- Facilita el entendimiento de la educación y de las diversas contestaciones cuando se pregunta: ¿qué es Educación Física?

- Estudiar las tendencias significa conocer la trayectoria teórica y práctica de esta área en consonancia con los contextos social, histórico y cultural.

- No explicitar la existencia de los diversos enfoques de la Educación Física a los profesionales en formación, es lo mismo que ocultar la existencia de otras significaciones y conceptos además de aquéllos que asume el docente.

- El conocimiento de los diversos matices interpretativos de la Educación Física conduce a un auto análisis por parte del alumnado y del profesor que puede resultar en avances de postura profesional: construcción de nuevos conceptos, búsqueda de nuevas metodologías de enseñanza, formas de evaluación, etc.

- La familiarización con este tema puede contribuir a una mejor y más amplia comprensión de la Educación Física: sus avances, debilidades y posibilidades, evitando la toma de posturas ingenuas y sin fundamento teórico.

 

En síntesis, sólo partiendo de los enfoques y tendencias es posible identificar la teoría pedagógica que sobrepasa todos los intentos educativos y producciones científicas, al mismo tiempo que busca formas innovadoras de conducta.

Expuestas algunas de las razones que justifican la importancia del conocimiento de los diversos enfoques de la Educación Física, pasamos ahora a una orientación de cómo identificar las diversas tendencias existentes.

 

Tendencias

 

Identificar cuáles son las tendencias que orientan la forma y el discurso de un profesor en el aula, de una investigación o, incluso, de una ponencia o comunicación en un congreso, supone reconocer el hilo conductor de las principales ideas. Esto se puede hacer a través de una descomposición del discurso (oral, escrito o gestual), identificando sus claves interrogativas, los puntos de referencia utilizados y los presupuestos teóricos que lo mantienen, tanto en las cuestiones y problemas como en la forma de interpretación de los hechos.

Además de los aspectos mencionados, para desarrollar una crítica epistemológica de un discurso o simplemente identificarlo en sus presupuestos teóricos, hay que conocer algunas clasificaciones que se han desarrollado en esta área y que sirven de apoyo para este tipo de interpretación.

Aquí proponemos un cuadro conceptual (gráfico 2) cuyo objetivo es demostrar la presencia de algunas tendencias y las principales diferencias que existen entre ellas. Se trata más bien de una forma de organización y análisis del proceso de evolución (más teórica que práctica) de la Educación Física.

La primera tendencia nombrada aquí es la biológica. Tiene sus puntos de referencia en una Educación Física que comprende y explica al humano sólo en su aspecto biológico y con este dato reflexiona y desarrolla las actividades prácticas. De acuerdo con esta tendencia, la finalidad de esta área es la performance (relacionada o no con el deporte), la salud, el bienestar y la preparación para desempeñar tareas sociales. En el ámbito biológico, también encontramos la Educación Física como sinónimo de deporte o de gimnasia. Estos términos son defendidos como algo importante para el mantenimiento de la forma física o su búsqueda: proporcionar bienestar; gastar energía física o producir un efecto catártico. Este último está relacionado con la canalización de ansiedades, esperanzas, frustraciones, etc.

La principal crítica que se hace de esta vertiente es por el hecho de presentar un fuerte «reduccionismo biológico» al concebir como contenido básico de la Educación Física, el aprendizaje motor, además de ignorar el aspecto político del acto de educar. Del mismo modo, con una visión dicotómica cuerpo-mente, esta perspectiva ignora al individuo como ser unitario. Lo ve como varias partes unidas, en las que el cuidar del cuerpo es tarea del área de Educación Física.

La segunda tendencia que aquí vamos a caracterizar es la psico-pedagógica. Ésta tiene sus puntos de referencia sustentados en una Educación Física que se explica a través del «reduccionismo psico-pedagógico». La nomenclatura «psicomotricidad» y todo el control del movimiento que conlleva este término recibe aquí especial valoración. Se observa un predominio de las concepciones pedagógicas de cuño tecnicista, que defiende la importancia de la neutralidad educativa.

Tanto la tendencia biológica como la psico-pedagógica, forman parte de un cuadro de concepciones acríticas de la Filosofía de la Educación, donde el énfasis de la teoría y la práctica se pone en el aspecto técnico. Tienden a naturalizar los hechos sociales, al mismo tiempo que buscan atender las necesidades de orden, disciplina y desarrollo, definiendo para ello patrones de comportamiento humano. De acuerdo con este primer bloque de tendencias, el elemento clave para la elaboración de conceptos, definiciones y metodologías de la Educación Física es el aspecto motor.

La siguiente tendencia ha producido gran impacto entre los estudiosos del tema, por incluir en sus presupuestos teóricos términos e ideas novedosas respeto la Educación Física, incompatibles con las vertientes anteriores. Se trata de la tendencia crítico-reproductiva.

Las principales novedades de este enfoque estriban en que la Educación Física pasa a ser vista por los profesionales como instrumento de vehiculación ideológica, ya que está claramente rechazada cualquier posibilidad de neutralidad en el proceso educativo. Nuevos términos fueron incorporados a esta área («expresión», «comunicación social» y otros) cuyo objetivo principal era superar las lecturas ingenuas de la Educación Física impregnadas de las tendencias anteriores. Con la vertiente crítico-reproductiva se observa un nuevo paradigma de interpretación de la Educación Física.

La cuarta tendencia está pautada en la concepción histórico-crítica de la Filosofía de la Educación y aporta a la Educación Física una dimensión humana que extrapola los límites orgánicos generalmente destinados a ella. Con la tendencia histórico-crítica, los teóricos de la Educación Física se dan cuenta que el humano es, además de un ser biológico y social, también un ser cultural. De ese modo, el movimiento y el cuerpo humano, que por lo general involucran los diversos conceptos de Educación Física, tienen una dimensión cultural. En esta tendencia, el concepto de Educación Física toma como punto de partida los estudios históricos, al mismo tiempo que considera las interferencias y variaciones socio-culturales. Estos son los elementos clave para la elaboración de conceptos, definiciones y metodologías de esta área.

El segundo bloque de tendencias, formado por las concepciones crítico-reproductiva e histórico-crítica vienen a hacer más rica la interpretación teórico/práctica de la Educación Física. La relación dialéctica que proponen entre sociedad, educación, escuela, asignaturas e individuos, atribuye a esta área un papel educativo importante juntamente con las otras disciplinas.

De modo específico, se puede observar que en la tendencia en que se aporta el discurso o práctica docente está implícita la visión que las personas tienen sobre la Educación Física, sus objetivos y función. Desde una perspectiva mas amplia, también se puede hacer una lectura de las diversas posturas asumidas en relación al papel de los individuos en la sociedad, proyectos educativos personales de los profesionales, visión del mundo, etc.

 

Visualización de las tendencias

 

En la práctica, se pueden identificar las diferentes tendencias en un aula a través de la observación de algunos factores ejemplificados a continuación:

- Metodología y material utilizados: ¿Predominan las metodologías directivas o las que facilitan la participación? ¿Se utilizan materiales confeccionados por el alumnado y por los docentes o se limitan a aquellos industrializados adquiridos por la escuela? ¿Se discute la procedencia social, económica y cultural de los materiales o éstos son sólo accesorios para atender a otros objetivos?

- Actividades propuestas: ¿Se dice a los alumnos y alumnas para qué sirven las actividades? ¿Se discuten y se llevan a la práctica las posibles variaciones de las actividades propuestas? ¿Se establecen relaciones entre las actividades y el mundo real y práctico?

- Actitud del profesor: ¿Qué tipo de relación establece con los alumnos y alumnas? ¿Utiliza predominantemente técnicas/estilos directivos o crea posibilidades de nivel más elevado de participación?

 

Estas cuestiones fueron elaboradas dentro de criterios que las sitúan en puntos extremos de las tendencias discutidas anteriormente. Su objetivo es facilitar la identificación de los posibles enfoques de un aula a un profesional no familiarizado con el tema. No obstante, es importante destacar que:

- Por lo general, en un discurso no se observa la inserción en una única tendencia, sino la presencia predominante de fragmentos que se corresponden con características de una u otra vertiente.

-          Es posible, incluso, identificar la incompatibilidad o la presencia de fragmentos que componen presupuestos teóricos que se contradicen entre sí.

-           

Tal vez ahora quede aclarado el título: «Tendencias de la Educación Física: del pino al tulipán». Teóricamente, el pino representa la rigidez y el carácter punzante del la primera tendencia. El tulipán simboliza el florecer y la flexibilidad de la ultima.

En la práctica sabemos que «hacer el pino» forma parte de la gimnasia de ayer, y así esperamos que «hacer el tulipán» en armonía con la naturaleza, historia y cultura expresa una de las posibilidades de nuestra visión de la Educación Física del mañana.

 

CUATRO TENDENCIAS

BIOLOGÍA PSICO-PEDAGOGÍA CRÍTICO-REPRODUCTIVA HISTÓRICO-CRÍTICA

CATEGORÍAS - Salud e Higiene - Educación - Expresión - Cultura

- Condición Física psicomotriz - Comunicación -Antropología

- Deporte - Tareas sociales - Historia

-Tareas educativas - Filosofía

- Calidad de vida - Sociedad

- Integración social ó

PALABRAS - Bienestar corporal - Educación del - Motivación - Símbolos

CLAVE - Estética cuerpo y la mente - Creatividad - Signos

- Descarga de - Educación integral - Relaciones sociales - Significados

tensiones - Dicotomía cuerpo - Formación integral - Sentido

- Desarrollo de y mente - Control del cuerpo - Valores

capacidades físicas - Preparar el cuerpo - Ciencias c

- Desarrollo de para distintas tareas

hablidades motrices - Funcionamiento y

rendimiento del cuerpo

EXPRESIONES - Cuerpo sano - Salud física y - Socialización y

-Cuidados del cuerpo mental culturalización

- Manutención de la - Aspectos socio

forma antropológicos del

- Hacer gimnasia movimiento humano

- Ejercicios/deporte

- Flexibilidad, agilidad,

coordinación

 

 

Bibliografía

AQUINO FREIRE, I. de, GARCÍA MARTÍNEZ, A.M. y HETTERSCHIJT, C. (1997): De la Gimnasia a la Educación Física. Universidad de Alicante.

ARNOLD, PJ. (1992): «Fundamentos para una `ciencia' del movimiento como campo de estudio y como materia curricular en las escuelas». VIII Congreso Nacional de Educación Física, Castilla-La Mancha.

BARAJAS ZAYA, E. L. (1993): La investigación cualitativa vs cuantitativa.

DEVIS DEVIS, J. y PEIRÓ VELERT C. (1992): Nuevas perspectivas curriculares en Educación Física: La salud y los juegos modificados. Barcelona. ¡N DE

FILHO, L. CASTELLANI (1988): A Educagáo Física no Brasil, a história que náo se conta. Campinas. Papirus.

MURGA MENOYO, M. A. (1993): Repercusiones de la evolución paradigmática en la metodología de la innovación educativa.

PLANA GALINDO, C. (1996): «La Educación Física en España durante las últimas décadas del siglo XIX». III Congreso Nacional de Educación Física. Guadalajara.

 

________________

 

(*) Ana Me García Martínez es profesora de Educación Física del Departamento de Educación Artística y Orientación Didáctica de la Universidad de Alicante.

E-mail: ana.garcía@ua.es

(**) Caroline Hetterschijt es pedagoga de la Universidad de Amsterdan, Holanda.

(***) Ivete de Aquino Freire, es profesora del departamento de Educación Física de la Universidad Federal de Rondonia, Brasil.