LA IMPORTANCIA DE LA EVALUACIÓN DEL SOFTWARE PARA SU USO EN EDUCACIÓN. UNA PROPUESTA METODOLÓGICA.

Margarita Rodríguez Vilar
¿Por qué evaluar el software educativo?

Vivimos actualmente un momento de mercado en el que la oferta de materiales informáticos con aplicación a educación se ha disparado, coexistiendo bajo la misma etiqueta de "educativo" las aplicaciones con más variado propósito, algunas de ellas claramente comerciales, como si la utilización de gran cantidad de medios audiovisuales y económicos fuera una garantía de por sí de la calidad educativa del producto. Es por este motivo que es incuestionable la necesidad de analizar estos productos desde una perspectiva crítica a la luz de unos criterios pedagógicamente coherentes y técnicamente elaborados.

Investigaciones realizadas a través de encuestas indican que los procesos de decisión de selección de medios informáticos por parte del profesorado no se apoyan en un método teórico y racionalizado sobre los mismos, sino que por el contrario, gran parte de este conocimiento está conceptualmente poco fundamentado y articulado, lo que dificulta una evaluación adecuada y fiable.

Se hace necesario establecer un método de clasificación y selección de software que establezca unos criterios que nos permitan discriminar un "factor de calidad" o factores deseables, en el software que se está evaluando, siempre en función del área curricular que se desea cubrir: no serán las mismas las características que deberemos exigir a un software de educación infantil, que a una enciclopedia para secundaria, o a un programa de aprendizaje de idiomas. No es factible, pues, separar las características particulares del programa del contexto en el que se quiere utilizar, ya que elementos que pueden ser poco convenientes en un ámbito, pueden serlo, y mucho en otro.

En esta sección intentaremos suministrar un método de clasificación de diferentes programas que pueden ser aplicados a educación definiendo diferentes parámetros de los mismos, y evaluaremos después estos parámetros en función del contexto educativo en el que van a ser utilizados, de forma que queden definidos los valores deseables en función de su aplicación y puedan servir de herramienta de selección eficaz para profesores o usuarios que deseen tener una visión previa del programa más allá del contenido de su manual o carátula del mismo.

Es necesario considerar que no se puede asegurar que el software educativo por sí mismo sea bueno o malo, todo dependerá del uso que de él se haga, de la manera cómo se utilice en cada situación concreta. En última instancia su funcionalidad y las ventajas e inconvenientes que pueda comportar su uso serán el resultado de las características del material, de su adecuación al contexto educativo al que se aplica y de la manera en que el profesor organice su utilización.

¿Qué evaluar?

Evaluaremos fundamentalmente los aspectos que inciden sobre la selección de un material multimedia como recurso didáctico deseable a introducir en una situación educativa:

Es la conjunción de estos tres factores donde puede obtenerse una visión adecuada del grado de eficacia que obtendremos al utilizar un determinado software en un contexto educativo determinado, ya que, en numerosas ocasiones, empujados por la particular situación de mercado a la que se hacía referencia al comienzo de este artículo, la publicidad, o el uso casi abusivo de medios (músicas, animaciones maravillosas, etc.), enmascaran el flojo contenido pedagógico de un programa, o sus reducidas horas de utilización.

Los programas informáticos son un recurso didáctico más, que se debe utilizar dentro de un proyecto pedagógico definido, por lo que es muy importante no olvidar considerar qué aspectos podemos trabajar con un programa informático que no podamos trabajar de forma tan eficaz con medios de enseñanza tradicionales, y realizar con el programa los mismos trabajos previos, durativos o mientras se utiliza el programa, y posteriores que se realizan con cualquier otro material didáctico en el aula, ya que esta integración currircular es la que optimizará la inversión realizada en la adquisición del material informático.

La ficha de clasificación y evaluación del software

Para proporcionar un medio de selección objetiva de programas educativos, proponemos la ficha que desarrollamos a continuación, donde, además de describir los rasgos fundamentales del programa, se evalúa el grado de adecuación al tipo de usuario que describe en sus objetivos, así como el contenido pedagógico del mismo.

Desarrollamos brevemente el contenido de esta ficha:

DESCRIPCIÓN DEL PROGRAMA

En este apartado se recogen las características generales del programa:

CONTENIDOS DEL PROGRAMA

Reunimos aquí la descripción general del programa que estamos evaluando:

DATOS TÉCNICOS

En este apartado se describe la tecnología del programa, y se evalúan los medios utilizados en el mismo, en función de los siguientes parámetros:

ASPECTOS ESTRUCTURALES O DE FUNCIONAMIENTO

Aquí se evalúa la interacción del programa con el usuario.

ASPECTOS PEDAGÓGICOS

VALORACIÓN DEL PROGRAMA

Se valoran los siguientes aspectos de 1 a 5 (malo, regular, correcto, bueno, excelente):

Valoración técnica: (función de los parámetros anteriores)
Valoración funcional: (función de los parámetros anteriores)
Valoración pedagógica: (función de los parámetros anteriores)

Valoración comercial (relación calidad/precio).

Ejemplos de diferentes programas clasificados y evaluados según esta propuesta, irán apareciendo sucesivamente en esta sección.(C)Margarita Rodríguez - Diciembre - 1999BIBLIOGRAFÍA

ESCUDERO, J.M. (1995): La integración curricular de las nuevas tecnologías. Rodriguez Diéguez y Sáenz Barrios (Dtres.).

GALLEGO ARUFAT, Mª. J. (1994): El ordenador, el curriculum y la evaluación de software educativo. Proyecto Sur ediciones. Granada.

Pere Marquès (1996): El software educativo, Universidad Autónoma de Barcelona, EDUTEC'96

SQUIRES, David; MCDOUGALL, Anne (1997 ). Cómo elegir y utilizar software educativo: guía para el profesorado. Madrid: Morata.

NAVARRO, Eulalia (1999). Evaluación de materiales multimedia. Cuadernos de Pedagogía nº 157.