EDITORIAL: 10 AĄOS… ņNO ES NADA?

 

Odet Moliner

Universitat Jaume I

 

Gardel cantaba en su conocido tango Volver “que 20 aĖos no es nada” viendo pasar la vida con nostalgia. Nuestro seminario de Ciutadania crítica: per una escola intercultural inclusiva cumple ya 10 aĖos y ello es motivo de celebración.

 

Ń10 aĖos! Desde que en 2005 un grupo de profesores de diferentes niveles educativos de la provincia de Castellón coincidimos en el curso “Prácticas inclusivas: más allá de la integración” (2005) organizado por la Consellería,  el CEFIRE y la Universitat Jaume I. Reincidentes, seguimos asistiendo a los cursos posteriores sobre “Estrategias didácticas, organizativas y sociocomunitarias para una ciudadanía crítica” en 2006 y en 2007 al  “Seminario permanente de trabajo cooperativo”, organizados por el Departamento de Educación de la Universitat Jaume I (UJI). Finalizado este periodo formativo algunos de los participantes en estos cursos decidimos seguir en contacto y continuar mejorando nuestra formación. Asumimos el reto de constituirnos como seminario permanente, creando un espacio de discusión y formación continua, lo que dio lugar al Seminari de Ciutadania Crítica: per una escola intercultural i inclusiva.

 

En estos 10 aĖos abordamos diferentes temáticas educativas, siempre relacionadas con la interculturalidad y la inclusión desde un enfoque sociocomunitario y de educación en valores. Muy inspiradoras fueron las tardes de seminarios con expertos en las que debatíamos con nuestro querido Gerardo Echeíta de la UAM, con Jaume Martinez Bonafé de la UV, o con Javier Monzón de la UPV, entre otros compaĖeros de varias universidades espaĖolas.  Pero no menos apasionantes eran las tardes en las que los seminarios se articulaban sobre las aportaciones prácticas de Maestros con mayúscula, como Manolo Rodríguez, Jesús Gil, Joan Sáez, Josep Lluís, Claudia y Esther,…

 

“Estem a punt”. Con estas palabras se iniciaba en septiembre de 2009 la reinauguración del blog del seminario, que ya estaba activo desde 2005, pero que aquel curso cobró un notable protagonismo como medio de comunicación y visibilización de nuestro trabajo. Se actualizó con el nuevo formato: http://ciutadaniacritica.blogspot.com.es/ y se incorporaron las miradas frescas de estudiantes de Maestro/a, con gran implicación y visión crítica de las prácticas docentes que presentábamos.

 

La indagación colaborativa como estrategia de trabajo nos llevó a participar en un seminario internacional con expertos canadienses en el tema de educación inclusiva, fruto del cual obtuvimos la primera publicación conjunta Prácticas Inclusivas: experiencias, proyectos y redes,  editada por el servicio de Publicaciones de la Universitat Jaume I. Participamos también como seminario en los dos congresos internacionales organizados por el grupo MEICRI en la UJI, y en las Jornadas sobre aprendizaje cooperativo organizadas por el CEFIRE  de Castellón.

 

Las temáticas abordadas en estos 10 aĖos han tenido que ver siempre con el enfoque inclusivo, con la organización de ambientes escolares que favorecen la participación de todos los miembros de la clase, la promoción de relaciones sociales mediante un clima de aceptación y respeto y el logro de objetivos curriculares académicos y afectivos. Por tanto, indagamos sobre una amplia gama de conocimientos, experiencias y  prácticas que podríamos ubicar bajo el paraguas de lo que entendemos por “educar para una ciudadanía crítica”. Desde este enfoque compartimos una visión de la educación como práctica social transformadora y comprometida con la construcción de una sociedad más justa e igualitaria. En este empeĖo seguimos avanzando y analizamos mediante procesos de investigación –acción las propuestas pedagógicas de trabajo cooperativo, aprendizaje activo, enseĖanza multinivel, aprendizaje autónomo, etc. que desarrollamos en nuestras aulas con objeto de mejorarlas. Son muestras de pequeĖos grandes pasos hacia la inclusión, respuestas situadas a los grandes desafíos que nos presenta el día a día de la docencia.

 

 

En este monográfico de la revista Quaderns.Digitals queremos difundir los proyectos, experiencias y prácticas docentes que han sido y son objeto de trabajo en el seminario durante los últimos aĖos. Desde el trabajo por proyectos, las técnicas cooperativas, los grupos interactivos, los itinerarios didácticos experienciales, el aprendizaje basado en proyectos, las experiencias recogidas en este capítulo constituyen excelentes ejemplos de prácticas que permiten avanzar hacia la inclusión. Todas ellas se presentan como respuestas “situadas”, que adquieren sentido y son viables en un caso concreto, con unas condiciones estructurales que las hacen únicas e irrepetibles. Pero todas ellas pueden aportarnos ideas sobre las respuestas que otros colegas han dado a la diversidad de sus aulas, al interés porque todos se sientan parte de las propuestas didácticas y al fomento entre el alumnado de sentimiento de autoeficacia, motivando la curiosidad y el deseo de aprender.

 

El primer artículo recoge la experiencia de Aida Sanahuja, Matilde Peiro y AmŹlia Piquer sobre cómo los proyectos de trabajo potencian los recorridos de aprendizaje alternativos y los procesos de aprendizaje individuales y grupales. Presentan una muestra de cómo esta metodología activa de trabajo permite a cada estudiante reinterpretar aquello que, supuestamente, ha de aprender. De esta manera, favorecen la participación de todo el alumnado de 2ľ ciclo de educación primaria, responden a las necesidades de los estudiantes, a sus diferentes estilos de aprendizaje y a su interés por aprender.

 

El segundo artículo nos lleva a recorrer, de la mano de David González, un aula de 5ľ de educación primaria de la que, aparte de estar estructurada cooperativamente, el maestro acompaĖa el crecimiento personal de su alumnado y les enseĖa a aprender a vivir con serenidad, armonía y equilibrio. Nos muestra las estrategias que utiliza para el trabajo de la interioridad y la expresión, lo cual genera un sentimiento de pertenencia al grupo clase, previniendo la aparición de problemas y conflictos.

 

 

 

El trabajo de Santiago Traver nos sumerge en un aula rural en la que el estudiantado aprende a cooperar cooperando, al mismo tiempo que aprenden matemáticas mediante la cooperación. Resulta muy interesante la propuesta, bien documentada con ejemplos sobre la combinación de la técnica compleja TAI (Team Assisted Individualization) con otras estructuras cooperativas simples como el folio giratorio, lapiceros al centro, parada de tres minutos, el número, números juntos iguales o los sabios, entre otras.

 

Raul Portolés, por su parte, nos describe el reto de trabajar en primero de la ESO mediante grupos cooperativos. Incide en un aspecto fundamental para ello: garantizar la heterogeneidad de los grupos de trabajo, para lo cual utiliza un sociograma. La organización del trabajo de Ciencias de la Naturaleza mediante la técnica de Grupos de Investigación, permite poner en juego dos elementos básicos para gestionar el aprendizaje de todos los estudiantes: actividad y cooperación. Los resultados obtenidos nos alientan a seguir en esta línea.

 

También en el marco de la educación secundaria, Dolors Igual e Isabel Piquer comparten una experiencia inspiradora mediante grupos interactivos que moviliza una ingente cantidad de grupos de alumnado de primero y segundo de la ESO, con la colaboración de voluntariado. En un marco de escuela inclusiva, nos detallan la puesta en práctica de grupos interactivos que contienen ingredientes básicos como: participación de las familias, trabajo colaborativo y ayuda mutua, lo cual revierte positivamente tanto en los resultados académicos como en las expectativas, la convivencia o la relación con las familias del barrio.

 

La experiencia sobre trabajo integrado que presentan Begonya Falcó y Maite Villanueva para la educación secundaria pone en valor aspectos fundamentales relacionados con la adquisición de competencias básicas. A pesar de tratarse de una propuesta didáctica para un grupo-clase específico (programa Integra de la Conselleria) rescatamos ideas muy valiosas para trasladarlas a contextos ordinarios: la idea de curriculum integrado, aprendizaje experiencial, una propuesta de trabajo en equipo, aprovechamiento de las posibilidades didácticas del entorno próximo, trabajo por competencias y diversificado, motivador y generador de un clima positivo y de convivencia. Tenemos los ingredientes ņpasamos  a la cocina?

En relación a las propuestas de aprendizaje activo y experiencial Alicia Mulet presenta una propuesta didáctica en cuarto de la ESO, en la que la participación activa del alumnado y la implicación de la comunidad, hacen posible un aprendizaje más vivencial y auténtico a través del lenguaje plástico y visual. La propuesta experiencial de cuadros de Kandinsky posibilita una aplicación didáctica para alumnado de educación infantil de lo más motivadora para el alumnado de la ESO que la realiza.

 

Para cerrar el monográfico, Lucía Sánchez-Tarazaga y Odet Moliner nos presentan una experiencia en la universidad mediante ABP que permite favorecer el rol activo del estudiantado, el trabajo en equipo y autónomo, el desarrollo de competencias profesionales, la enseĖanza colaborativa y la vinculación de la universidad con las entidades locales del entorno inmediato.

 

En definitiva, este monográfico pretende recoger una muestra de nuestra humilde aportación a la construcción de la escuela que queremos. El seminario nos ofrece una posibilidad de trabajo compartido, un espacio para la creatividad, la colaboración, la superación de la resistencia personal a expresar juicios y orientaciones. Se crea un contexto en el que compartimos casos y prácticas, reflexionamos sobre puntos de vista convergentes y divergentes y acordamos líneas de actuación comunes para llevarlas a la práctica de forma coordinada.  El seminario nos proporciona un marco estable de referencia sobre las prácticas que se desarrollan en los centros de Castellón y provincia que se identifican con una perspectiva educativa intercultural e inclusiva. Es, a su vez, un medio para canalizar las demandas de los profesionales de los centros educativos comprometidos con una educación alternativa, nos posibilita establecer contactos muy fructíferos con expertos nacionales sobre los temas que nos preocupan y nos permite ejercer la ciudadanía activa desde la crítica constructiva y la implicación en prácticas educativas transformadoras.