TÍTULO: Asamblea de madres y padres: construyendo una escuela intercultural inclusiva

 

AUTORES:

Lidón Moliner*, Auxiliadora Sales*, Odet Moliner*, Joan A. Traver*, Rafaela García**, Raquel Oliver*, Teresa Nogales*, Isabel Ríos*, Reina Ferrández*, Dora Sales*, Mª José Gámez*, Francisco Marco*, Iolanda Bernabé*, Manuel Puig*, Paola Ruiz*.

*Universitat Jaume I

** Universidad de Valencia

 

 

 

RESUMEN

 

La construcción de una escuela intercultura inclusiva implica una transformación de la cultura y la organización de los centros educativos. Este proceso pasa por una serie de etapas que requieren forzosamente del análisis y autoevaluación de la realidad escolar y del tratamiento de la diversidad para, seguidamente, llevar a cabo propuestas y acciones de mejora consensudas por parte de toda la comunidad educativa.

La experiencia que estamos llevando a cabo en un centro de infantil y primaria de la provincia de Castellón está inmersa en este proceso de cambio hacia una escuela intercultural inclusiva, para ello, se ha diseñado una herramienta de análisis y planificado una serie de fases que permiten enmarcar dicha construcción compartida: Sensibilización de la comunidad, Proceso de exploración y reflexión de la realidad, Priorización de las propuestas de mejora, Implementación y seguimiento de los cambios y Reflexión y valoración del proyecto. El objetivo de este trabajo es relatar nuestra experiencia durante el proceso de sensibilización de las familias y concretamente, contar como a través de una asamblea de padres y madres se consiguió involucrar, compartir y hacer partícipes a este sector tan crucial de la comunidad educativa del sueño de la transformación de la escuela.

 

 

1. INTRODUCCIÓN

 

En este trabajo realizaremos, por una parte, una revisión del marco teórico que sustenta nuestra experiencia, detallaremos cuáles son sus objetivos prioritarios y las diferentes fases que atraviesa, y finalizaremos describiendo y desarrollando como marchó la asamblea de padres y madres, como la organizamos, que pretendíamos con ella, cuáles fueron las impresiones que obtuvimos…etc, y el camino que aun nos queda por recorrer en este proyecto.

Como se podrá ir viendo a lo largo de nuestro relato, la asamblea de padres y madres, está enmarcada dentro de un proceso mucho más amplio que se está llevando a cabo en un centro de la provincia de Castellón y que pretende y tiene como objetivo básico la transformación intercultural inclusiva de la escuela.

 

2. MARCO TEÓRICO

 

La construcción y desarrollo de la escuela intercultural inclusiva implica una clarificación terminológica sobre ambos conceptos muy relacionados entre sí, pero que habitualmente, son abordados de forma independientes: interculturalidad e inclusión.

La Educación Intercultural podríamos definirla como “un modelo educativo que propicia el enriquecimiento cultural de los ciudadanos, partiendo del reconocimiento y respeto a la diversidad, a través del intercambio y el diálogo, en la participación activa y crítica para el desarrollo de una sociedad democrática basada en la igualdad, la tolerancia y la solidaridad” (Sales y García, 1997:46). Algunos de los objetivos que subyacen de esta definición son los siguientes:

-                           Ofrecer las condiciones para la igualdad de oportunidades educativas y para participar activamente en la sociedad y en la transformación (construcción-reconstrucción) de la cultura, dentro de una sociedad democrática en la que se forma a las nuevas generaciones como ciudadanos críticos en la toma de decisiones públicas para desarrollo de las estructuras y prácticas sociales y culturales (Benhabib, 2000).

-                           Valorar la interculturalidad como un elemento que dinamice y enriquezca las relaciones e interacciones entre las personas y los grupos humanos.

-                           Búsqueda de unos valores mínimos comunes, que den sentido a la interculturalidad como puntos de referencia axiológicos para desarrollar ideologías, políticas y modelos educativos en un mundo plural, amenazado por cierto relativismo postmoderno. Para ello se desarrollarán estrategias comunicativas, sociales y educativas basadas en el diálogo, como forma de intercambio de perspectivas culturales y búsqueda de consensos y modelos alternativos (Díaz-Aguado, 2003).

-                           Desarrollo de una serie de competencias multiculturales que permitan, entre otros, conocer, entender y valorar las diferentes perspectivas culturales evitando el etnocentrismo tan asentado en nuestra sociedad.

En el mismo sentido, podemos definir la educación inclusiva como el medio más efectivo de combatir actitudes discriminatorias, creando comunidades de bienvenida, construyendo una sociedad inclusiva y alcanzando la educación para todos (UNESCO, 1994), además, la inclusión también implica procesos para aumentar la participación y para reducir la exclusión de toda la comunidad en la cultura, las políticas y los currícula de las escuelas.  (Booth y Ainscow, 2000)

Ambos conceptos, interculturalidad e inclusión, tienen en común la superación de las limitaciones que presentan los modelos compensadores e integradores, puesto que su concepción de la educación, la cultura y la diversidad son similares y no se centran exclusivamente en aquellos grupos a priori estigmatizados y convertidos en problemáticos, sino que abogan por una educación para todos, en igualdad, desde el principio democrático de universalidad de la educación, considerando la diversidad, en todas sus manifestaciones, como positiva y enriquecedora, en un marco social y político de lucha por la justicia (Lluch, 1995; López Melero, 1995a y 1995b).

Una vez realizadas las aclaraciones conceptuales podemos ver como la Educación Intercultural Inclusiva nos implica a todos/as y a todos/as nos compromete, y pretende el compromiso de transformación de la educación hacia valores y actitudes democráticos de igualdad, respeto, autonomía y solidaridad. La configuración de un modelo de educación intercultural e inclusiva pasa por la necesaria transformación de la cultura y la organización de los centros escolares, en la que cobra relevancia no sólo el análisis de los procesos de comunicación intercultural, sino también la progresiva incorporación de estrategias de mediación.

Por lo tanto, el proceso de cambio y mejora de la escuela se convierte en un espacio de negociación y resolución de conflictos, como estrategia y herramienta para consensuar mínimos de convivencia y de formación colaborativa de la comunidad educativa.

 

3. CONTEXTUALIZACIÓN  DEL PROYECTO

 

El colegio objeto de este proyecto está situado en la periferia de Castellón de la Plana, en un barrio obrero que cuenta con varias asociaciones de vecinos, una parroquia que moviliza a gran parte del barrio y del alumnado del centro, y con no muchos servicios de ocio y tiempo libre. Hay un total de 420 alumnos y alumnas, y 28 maestros y maestras, existe una gran variedad de alumnado de diferentes culturas y nacionalidades: Rumanía, Argelia, Colombia….

¿Cómo empezó todo? Fue a finales del curso académico 2006/07 cuando se contactó con el centro y se mostró el interés por la participación en el proyecto de transformación de la escuela que se estaba promoviendo por el equipo[1] multidisciplinar de investigación integrado por varios departamentos de la Universitat Jaume I.

 

A continuación desarrollaremos algunos puntos básicos para situar y ubicar nuestra experiencia de transformación y mejora, para ello definiremos los objetivos, las fases y los principales instrumentos de recogida de información utilizados.

 

Objetivos y Fases

El objetivo básico que nos planteamos durante el desarrollo de esta experiencia es el de la transformación del centro en una escuela intercultural inclusiva a través de procesos de investigación-acción. A partir de este objetivo tan genérico y amplio subyacen otros no menos importantes y que exponemos a continuación:

-                     Conocer y analizar la realidad multicultural y multilingüe de las escuelas y las medidas pedagógicas que se están desarrollando para atender a la diversidad cultural.

-                     Propiciar procesos de cambio y mejora para la transformación de los centros escolares en escuelas interculturales inclusivas potenciando la mejora de la comunicación y mediación desde una perspectiva sociocomunitaria.

-                     Proponer un modelo de desarrollo profesional docente desde y para la educación intercultural.

Para conseguir todos estos objetivos nos hemos propuesto una planificación muy detallada en la que pretendemos desarrollar todas las fases del proyecto en un tiempo determinado, desarrollando las acciones concretas de centro en un curso académico. Presentamos a continuación como hemos dispuesto nuestro plan de trabajo:

-                     El primer paso del proyecto, y de todo proceso de investigación-acción, es el de la reflexión, en esta fase es donde se enmarcan todas las acciones dirigidas por una parte, a la información y sensibilización del proyecto, y por otra al proceso de exploración y reflexión sobre la realidad del centro. En el inicio se llevan a cabo una serie de sesiones con el claustro de profesores/as donde se informa sobre el proyecto y donde se concluye con la firma de un compromiso de participación, apropiación y cohesión de las diferentes partes, que en este momento, son el claustro y el equipo investigador. Una vez los/as maestros/as ya tienen clara su partipación se traslada la iniciativa al resto de colectivos implicados en la escuela: familias y asociaciones.

En el momento en que toda la comunidad está de acuerdo con el proceso de transformación se realiza la exploración sobre la realidad del centro, es decir, mediante entrevistas, observaciones y grupos de discusión a maestros/as, alumnado, familias, asociaciones y todos los agentes que puedan estar implicados en la vida del centro, se extrae la información necesaria, referida a las tres dimensiones básicas de la “Guía para la construcción de la escuela intercultural inclusiva” (instrumento que en el siguiente punto desarrollaremos): Cómo somos, Cómo nos organizamos y Cómo enseñamos y aprendermos. Una de las tareas del equipo de investigador en esta fase es la de elaborar informes sobre la información extraída en las entrevistas, observaciones y grupos de discusión.

-                     La segunda de las fases es la priorización y la planificación de las propuestas de transformación. Mediante la realización de varios grupos de discusión mixtos formados por maestros/as, familias, alumnado, asociaciones…se toman decisiones sobre aquellas propuestas de mejora que se quieren llevar a cabo en el centro y que se dedicen a partir de los informes emitidos por el equipo de investigación donde están reflejadas todas las voces de la comunidad escolar referentes a las tres dimensiones de la Guía.

-                     La tercera fase comprende la implementación y el seguimiento de los cambios y prioridades de mejora propuestas en el punto anterior. Se pondrán en marcha los planes debatidos y consensuados en el grupo mixto de discusión, en este caso el equipo investigador tiene, entre otras funciones, la misión de asesorar y apoyar las decisiones que se han tomado

-                     La última de las fases es la reflexión y valoración de las propuestas de mejora  y la elaboración de posibles nuevas propuestas para el próximo curso académico. La grupos de discusión mixtos revisarán el progreso general de los cambios de la fase tres y valoraran la conveniencia de seguir trabajando en la misma línea durante el siguiente año.

 

Es necesario que el desarrollo de todas la fases se lleve a cabo durante un curso académico, también es muy importante y muy motivador para la comunidad, para poder continuar trabajando y mejorando, que al menos, se haga realidad, una de las propuestas que se han decidido en la tercera de las fases. Con ello no queremos decir que en el curso académico siguiente no se continuen elaborando y aplicando propuestas, todo lo contrario, ya que, la filosofía esencial del proceso de mejora es proponer más acciones que afecten al centro, revisarlas y llevarlas a cabo.

 

Instrumentos

El instrumento que se ha creado y utilizado para la recogida de información ha sido la “Guía para la construcción de la escuela intercultural inclusiva”. La Guía está compuesta por una serie de cuestiones de reflexión que tienen la intención de propiciar y facilitar los procesos de cambio e innovación en los centros escolares. Se parte del análisis y valoración que lleva a cabo la propia comunidad escolar de su realidad cotidiana y de sus necesidades y posibilidades de mejora. Su objetivo último es favorecer la discusión y reflexión sobre una serie de factores que están condicionando la inclusión intercultural y que permita a la propia comunidad educativa decidir qué elementos desea mejorar y cómo va a hacerlo.

Sus tres dimensiones básicas son: Cómo somos (cómo nos vemos y cómo nos ven), Cómo nos organizamos y Cómo aprendemos y enseñamos, además cada una de estas tres dimensiones están organizadas en subcategorías donde cada una de ellas cuenta con ítems que hacen referencia a sus criterios. Así pues, mediante entrevistas, observaciones, relatos de vida, grupos de discusión… etc, hemos recogido la información através de las cuestiones que la guía nos ofrece.

 

4. UN DIA DE ASAMBLEA DE MADRES Y PADRES

 

La asamblea de madres y padres se enmarcaría dentro de la fase de sensibilización de la comunidad educativa. Es muy importante resaltar el papel de las familias en todo el proceso de cambio, como hemos comentado anteriormente en el apartado donde se exponían las diferentes fases, en un primer momento se abordó el tema desde el claustro de profesores/as, ya que es una de las formas óptimas de comenzar a trabajar en un centro, puesto que si éste es reticente es muy difícil seguir ya adelante. Una vez dado este paso e informado a los maestros/as, la segunda de las tareas que nos planteamos fue la de sensibilizar a las familias del proyecto emprendido en el centro, acción que expondremos a continuación.

Tras varias reuniones con el equipo investigador y con los maestros y las maestras del centro se decidió que el periodo de Navidad era un buen momento para reunir a todas las familias e informarlas e involucrarlas en el proyecto, para ello, el día 19 de diciembre se organizó el encuentro, fue tal el interés de las familias por acudir que, la comunidad musulmana nos informó que durante esa fecha se celebraba la Fiesta del Cordero, y por tanto, se nos pidió encarecidamente un cambio de día, dada esta circunstancia, ni el centro ni nosotros mismos vimos ningún inconveniente en adelantar la celebración un día antes, así pues, fue el 18 de diciembre a las cinco de la tarde cuando se reunió a todas las familias de la escuela.

La forma de convocar a todo el colectivo fue muy sencilla, desde el centro, se elaboró una carta donde se les comunicaba que, con motivo de las fiestas de Navidad y de Año Nuevo, el colegio había pensado trabajar estos eventos en el marco de diferentes tradiciones populares y desde los países de origen de todos los alumnos y alumnas del centro. Para ello, se pidió a todas las familias que elaboraran dulces de invierno, matizando que, en algunas culturas, éstos estarían relacionados con la Navidad, en otras con la Fiesta del Cordero…y en otras, desgraciadamente, ignoraríamos su relación, y los llevaran al centro durante toda la mañana, pero siempre antes de las cinco de la tarde, ya que el AMPA indicaba el nombre del dulce correspondiente y su país de origen. Además de los dulces, en la carta también se informaba de las otras actividades que se iban a realizar durante el día, como la visita al grandioso Belén que había elaborado el centro y la contemplación de las decoraciones navideñas que había confeccionado el alumnado, y por supuesto, del proyecto que se estaba llevando a cabo en el centro y de la importancia que tenía que asistieran a la asamblea para poder involucrarlos a ellos también, dado su papel crucial en este proceso de cambio.

Además de las familias, también pensamos que era necesario implicar a las asociaciones que más les podían representar, así pues, desde el equipo se contactó con las asociaciones de vecinos del barrio, con el párroco de la Iglesia, con la asociación rumana, la asociación marroquí, la asociación gitana y todas aquellas asociaciones directamente relacionadas con el centro.

Puesto que la asamblea era a las cinco de la tarde creímos que era fundamental que mientras se informaba del proyecto, los/as niños/as debían estar al cuidado de algunas personas, para ello pedimos la colaboración de nuestros alumnos/as de magisterio de la Universitat Jaume I.

Fueron un total de 20 voluntarios los que se encargaron de organizar los talleres para el alumnado del centro, de este modo, nos reunimos en varias sesiones de trabajo para concretar la disponibilidad de cada uno de ellos, el tipo de talleres que se querían llevar a cabo y los materiales necesarios para desarrollarlos. De las diferentes reuniones que tuvimos todos juntos y mediante una lluvia de ideas, se acordaron realizar los siguientes talleres y actividades: Taller de Papiroflexia, Taller de Maquillaje, Taller de Pulseras, Taller de Botellas, sal y tizas de colores, Taller de Música y Danza, Juegos y Deportes y Actividades relacionadas con el circo (Malabares).

Una vez distribuidos los voluntarios en los talleres, se consideró necesario pensar la forma en que se debía organizar a todo el alumnado del centro, ya que se estimó que podían asistir más de 300 niños/as al evento (y así fue). Se propuso que cada actividad estuviera representada por un animal y que se confeccionaran carteles grandes con el nombre del taller y que fueran los propios niños los que se adscribieran a ellos por su interés. Los talleres se ubicaron por todas las dependencias del colegio, patio, aulas y pasillos, y el alumnado iba rotando de actividad en actividad, además se tuvieron en cuenta dedicar dos talleres y actividades al alumnado de infantil.

Por fin llegó el día…

A las 16.30 de la tarde acudimos al centro para organizar y anticipar la llegada del alumnado y de las familias, los dinamizadores y animadores de las actividades dirigidas a los/as niños/as fueron a visitar el gimnasio del centro y las diferentes dependencias de la escuela a la espera de que finalizaran las clases, y nosotros, el equipo, fuimos a la sala donde se reunirían las familias para acondicionarla, disponer las sillas y las mesas, probar el cañón… La sala propiamente dicha era el comedor, ya que era el espacio más amplio de que disponía el centro. Tenemos que mencionar que, previamente, parte del profesorado del centro junto al AMPA organizaron todos los dulces y las bebidas en la sala de usos múltiples, donde también podía admirarse el Belén que se había ido construyendo durante el mes de noviembre y diciembre. Los dulces tenían un rótulo inferior donde se podía leer el nombre del dulce y su procedencia, había más de 40 dulces diferentes, esta cifra nos daba idea de la gran cantidad de familias que estuvieron involucradas y nos daba pistas de la participación masiva que tendría lugar en la asamblea.

Sonó el villancico que anunciaba el fin de las clases y el comienzo de la “fiesta”, los padres y las madres entraron en el centro muy animadamente, tenían en la mano el programa de las activades que previamente se había enviado a todas las familias donde el lema principal era Navidad=Paz, Paz=Tolerancia. Una vez todas las familias estuvieron dentro de la escuela se realizó la ruta que ya sabían de antemano, se apreció la decoración navideña que sus hijos/as habían confeccionado por toda la escuela, y se invitó a entrar a los asistentes a la sala de usos múltiples donde también se podía contemplar el Belén y se podían degustar los dulces de invierno que las familias habían cocinado previamente. Debido a que asistieron un total de 320 familias, se tuvieron que hacer varios turnos ya que el aforo de la sala no permitía la entrada a tantas personas. Al cabo de tres cuartos de hora aproximadamente se invitó a las familias a que fueran entrando en el comedor para comenzar con la asamblea, y se comunicó a todos/as los/as niñas/as que acudieran al gimnasio para que se distribuyeran por los diferentes talleres (algunos de ellos ya lo habían hecho previamente, ya que los talleres empezaron a funcionar a las cinco de la tarde).

La sala estaba repleta, había familias y maestros/as (estaban todos ellos en su totalidad) sentados y de pie rodeando el  lugar donde iba a realizarse la asamblea, la participación de los “ponentes” fue en el siguiente orden: primero intervino el director del centro que mostró su gran alegría al ver a tantos asistentes y comentó varios proyectos que estaba llevando a cabo el centro y aspectos relacionados sobre la inclusión educativa, después intervino la presidenta del AMPA que también mostró su entusiasmo hacia el proyecto y comentó que contábamos con todo su apoyo, y finalmente, nos tocó el turno a nosotros, y mediante unas pocas diapositivas embarcamos a las familias en este viaje.

Durante nuestra intervención remarcamos que el sentido de la sesión era compartir con ellos/as el proyecto que ya habíamos emprendido con el profesorado, para que todas las familias lo hicieran propio y pudiésemos dar los pasos necesarios que lo hicieran posible, y por descontado, la importancia que tenía para nosotros conocerlos y fomentar la cohesión como comunidad. Además también compartimos cuál era la historia del proyecto, contamos cuál era la trayectoria del centro y del equipo de investigación y cuál sería el papel de las familias y su participación en todo este proceso, finalmente concluímos nuestra intervención con la explicación de las diferentes fases que  requería el proceso de transformación de la escuela.

El sentido de la sesión era escuchar las voces de todos los presentes, así pues, en el último momento dimos paso a las intervenciones de los asistentes, la primera de ellas fue la del Tío Tatún de la Asociación gitana que mostró todo su interés y apoyo hacia el proyecto, se escucharon algunas voces más, pero nos quedamos con las ganas de oir a más personas.

Una vez finalizada la asamblea algunas familias, de forma individual, si que se acercaron a nosotros para comentarnos que el proyecto les había parecido muy interesante y para preguntarnos algunos aspectos que no les quedaron claros. A las siete de la tarde los/as niños/as se reunieron con sus madres y padres y concluyó este encuentro tan intenso y esperado por ambas partes.

 

5. SEGIMOS CON EL PROYECTO

 

Uno de los aspectos más gratificante para nosotros como equipo, además de la asistencia másiva de las familias, fue la participación y el entusiasmo que mostraron los maestros y las maestras del centro, todos ellos acudieron y estuvieron durante toda la asamblea, esto nos dejó entrever como el profesorado del centro ya se había apropiado del proyecto y quería que las familias así lo hiciesen también, “esto iba en serio”. Además también vimos como nuestros/as alumnos/as de la titulación de maestro vivieron en primera persona y con gran entusiasmo esta experiencia, lo cual es un privilegio, ya que les ayudó a comprender y a interiorizar muchos de los aspectos que se tratan en clase sobre la inclusión y la interculuralidad y a cohesionarse ellos mismos como grupo.

El proyecto sigue en marcha, en estos momentos estamos en pleno proceso de trabajo, a medida que vamos avanzando en él, vamos aprendiendo uno de otros, maestros de investigadores, investigadores de maestros, familias y alumnos…es una simbiosis exraordinaria, siempre sin perder de vista el objetivo común que nos une y el horizonte al cual aspiramos: la transformación de la escuela en una comunidad intercultural inclusiva.

Es importante resaltar, que el desarrollo de esta experiencia también nos está permitiendo, a nosotros, como equipo investigador, mejorar y perfilar el proyecto y las acciones que vamos realizando para posibles prácticas futuras. Esperamos compartir todos nuestros aprendizajes de este proceso y que este relato anime a más escuelas a emprender este camino tan necesario en los momentos tan cruciales y singulares en que nos encontramos actualmente.

 

BIBLIOGRAFIA

 

Benhabib, S. (2000): Diversitat cultural, igualtat democràtica. La participació política en l’era de la globalització. Valencia: Tàndem Edicions.

 

Booth, T. y Ainscow, M. (2000): Índex for Inclusión. Bristol: Centre for Studies on Inclusive Education.

 

Díaz-Aguado, M.J. (2003): Educación Intercultural y aprendizaje cooperativo. Madrid: Pirámide.

 

López Melero, M. (1995a): “Diversidad y cultura: una escuela sin exclusiones” en Kikiriki, pp. (26-38)

 

López Melero, M. (1995b): “Una nueva organización escolar para una nueva escuela” en Salvador F.; León, M.J. y Miñan, A. (Eds.) Integración Escolar. Desarrollo Curricular, Organizativo y Profesional. Granada: Adhara. 7-22.

 

Lluch, X. (1995) “Para buscar contenido a la educación intercultural” en Investigación en el aula, pp. (69-81)

 

Sales, A. y Garcia, R. (1997): Programas de Educación Intercultural. Bilbao: Desclée De Brouwer.

 

UNESCO: Declaración de Salamanca, 1994, XI



[1] El equipo de investigación está formado por las siguientes personas: Auxiliadora Sales, Odet Moliner, Joan A. Traver, Rafaela García, Isabel Ríos, Teresa Nogales, Reina Fernández, Yolanda Bernabé, Francisco Marco, Adoración Sales, Mª Jesús Martínez, Mª José Gámez, Lidón Moliner, Raquel Oliver, Manel Martí, Paola Ruiz.