CÓMO PARTICIPAR DE MANERA SIGNIFICATIVA EN LA ESCUELA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Arellano Norka: Docente Titular. Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt. Programa Educación. loginoware@cantv.net.

Bastidas Ana: Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt.  Docente Educación Básica

Mundo Yanmaris: Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt. Docente Educación Básica

 


CÓMO PARTICIPAR DE MANERA SIGNIFICATIVA EN LA ESCUELA

 

 

RESUMEN

 

 La necesidad de la participación de padres y representantes en el proceso de aprendizaje influye sobre el éxito del niño en la escuela, en función de lo cual se realiza una sistematización  producto de la   revisión teórica,  dirigida a discernir en relación a las diversas maneras en que los padres de familia, pueden ser sujetos activos en  la labor educativa. Pudiendo afirmarse que la   escuela debe propiciar un clima de confianza y utilizar todos los espacios disponibles, para  incentivar el desarrollo de Proyectos con actividades que promuevan e integren a la comunidad educativa.

 

 

Palabras Claves: Escuela, Participación, Proceso de Aprendizaje, Proyectos,  sujetos activos.

 

 

 

INTRODUCCIÓN

            Todo programa o proyecto educativo que se desee implementar  de manera exitosa y  que tenga entre sus propósitos  cubrir  las necesidades individuales del estudiante  y su incorporación como miembro participativo de su escuela y su comunidad, requiere contar con la participación de las personas claves envueltas en su vida, esto incluye primordialmente a la familia.           No puede discutirse la influencia de la familia en todos los aspectos que conforman el ser del niño, desde el psicológico hasta lo económico, pero para lograr su participación e integración es fundamental el que la familia comprenda su papel protagónico y pueda saber de que es capaz, pudiendo apoyar así las transformaciones requeridas en la escuela.

            Enmarcado en este contexto en el Foro Educación para Todos (2005) se planteo la necesidad de  “Promover una activa participación de la familia y la sociedad”, correspondiendo esto  con los mandatos constitucionales de casi todas las constituciones de los estados libres y democráticos.

            La participación de la familia vista como la obligación y el compromiso que estos deben asumir, se encuentra también reflejada en  Venezuela en la Ley de Protección al Niño y al Adolescente, la cual en su artículo 54 y 55  refiere, la obligación de los padres y representantes a participar de manera activa en el proceso educativo de sus hijos y representados.

            Sin embargo, en la realidad, a pesar de las misiones y visiones contempladas en los programas, las leyes y el compromiso de la sociedad civil, hoy la participación no se evidencia de manera significativa, y los factores causales parecen ser los mismos, problemas económicos como el desempleo; el analfabetismo, bajo nivel educativo, analfabetismo funcional, formación primaria incompleta, entre otros y el tipo de estructura familiar, generalmente  hogares constituidos por un solo miembro adulto con sus hijos (específicamente familias de tipo monoparental) donde el tiempo de dedicación a ellos es poco. Todos estos aspectos son incidentes en el bajo rendimiento escolar, lo cual trae como consecuencia que el proceso de formación del niño sea más lento.

             Lo afirmado se constata en  resultados y recomendaciones obtenidos en investigaciones, entre las cuales se puede destacar la realizada por Portillo D. (1998) denominada “Participación de los padres y representantes de las actividades de la comunidad educativa en la escuela estatal Gustavo Fuenmayor” donde se recomienda que la escuela debe propiciar un clima de confianza con los padres y representantes, igualmente refiere que la dirección de la escuela y los padres y representantes deben trabajar conjuntamente para ofrecer a la población infantil ambientes sanos y agradables que contribuyan a su desarrollo físico y emocional.

Rodríguez K., (2001) en su investigación “Participación de los padres y representantes en el proceso de enseñanza y aprendizaje de sus hijos” Unidad Educativa “Jesús el Mesías”, traza algunas estrategias o propósitos que se pueden llevar a cabo para mejorar la participación de los padres y representantes del proceso educativo de sus hijos, entre las que se pueden mencionar:

§         Formar a los padres y representantes para que sean motivadores   del éxito en cuanto a lo intelectual, y los guíen en el área afectiva y moral.

§         Concienciar a los padres y representantes con respecto al papel trascendental que juega la familia en el proceso de enseñanza y aprendizaje de los niños.

En el contexto de lo expuesto anteriormente cabe destacar el caso de la Unidad Educativa “San José”, ubicada en la Parroquia Rómulo Betancourt del Municipio Cabimas, donde los representantes no se integran al proceso educativo de los alumnos, lo cual se evidencia en reuniones realizadas en el año 2004 – 2005 para la entrega de boletas e información sobre el rendimiento del alumno, de una población de representantes de 200 personas, la inasistencia promedio fue de 68%.

Por otro lado en las reuniones para la entrega de boletas, de la institución mencionada, los resultados obtenidos en inasistencia fue; en 1er grado 57%; 2do grado 59% y 5to grado 52%.

            Es también relevante lo expuesto por Bastidas y Mundo (2006) en su investigación “Participación de Padres y Representantes en el Proceso de enseñanza- aprendizaje de los Alumnos de Primera Etapa de Educación Básica”, donde abordando la variable “proceso de aprendizaje”, y el objetivo referido a los factores que inciden en el proceso de aprendizaje,  concluyen que la preparación de los padres y representantes incide en el proceso de aprendizaje de los niños, así como el tiempo que estos dedican a la elaboración de tareas y otras actividades.

Estos resultados revelan la importancia de estimular a los representantes a participar de manera activa en el proceso de aprendizaje, concientizando a estos acerca de la importancia que tiene la formación integral hoy para el futuro del niño.             

 Lo expresado lleva a reflexionar en relación a la importancia de la participación de la familia en la escuela para unir esfuerzos en la  formación de los individuos en pro y para la democracia, con aptitudes cooperativas y de solidaridad y con internalización en pleno conocimiento de los valores. Sin embargo la realidad que se observa en los ambientes escolares, no corresponde con la finalidad que persigue hoy en día la educación venezolana, debido al bajo nivel de integración de los padres y representantes al proceso educativo de sus representados.

FUNDAMENTOS TEÓRICOS

La participación es uno de los  principios fundamentales de la democracia,  estando instituido en leyes y constituciones el que cada persona tome parte y se responsabilice por lo que acontece en sus comunidades.           Ciertamente, no hay comunidad sin participación, es justamente la participación la que la hace posible, pudiéndose afirmar que es viable una comunidad humana no conformada democráticamente, pero no es posible una verdadera comunidad si no se tiene parte en algo común, esto es, si no hay participación. Así, al ser la participación la esencia de la comunidad, es una condición de posibilidad de la misma democracia ¡no hay democracia sin participación ¡

Entonces cabe plantarse si la escuela es, o debe ser, una comunidad, si la respuesta es afirmativa, la participación resulta ser consustancial a la labor educativa, así participar en la escuela- como también en la familia y en otros ámbitos- es una de los cauces para aprender a participar en la sociedad.    Reiteramos que participación significa adquirir compromisos a través de la toma de decisiones de común acuerdo entre las partes, es decir estar aperturado al dialogo, a la concertación y negociación, hacer acto de presencia estar informado, opinar, gestionar, ejecutar, implicarse, comprometerse en proyectos. En el caso de la escuela,  los padres y representantes deben convertirse en ciudadanos con un alto sentido de pertenencia, para accionar sobre los problemas que afectan a estas instituciones y encontrar entre todos las soluciones.

Retomando lo expuesto es necesario promover acciones participativas con los padres y representantes, relacionándolos con el proceso educativo y creando niveles de compromiso, colaboración e intercambio de ideas con los docentes.

La Promoción Educativa de Acciones Participativas

Es prioritario que los maestros aprendan a ser más que un amigo tanto para el alumno como para los padres y representantes, esto se debe buscar para lograr la cohesión en la escuela. Sin embargo, esto no debe ser unilateral, se hace necesario que los padres y representantes accionen para  participar en las diferentes actividades que se planifiquen,  dado que su involucramiento mejora no solo  el clima escolar sino el desempeño de los estudiantes dado que son parte primerísima  en el proceso de su formación.

Actualmente las escuelas trabajan intensamente para proveer una educación de alta calidad a todos los estudiantes, pero no pueden hacerlo sin ayuda, la participación de los padres de familia y la comunidad es esencial para crear escuelas exitosas y existen diversas maneras en que los grupos comunitarios, los padres de familia, y otros adultos que juegan un papel importante en la vida de los niños pueden participar en su educación desde el hogar y la comunidad. Por eso es fundamental que los proyectos a desarrollar en la escuela cuenten con la participación activa y consensuada de los representantes, requisito para ello es que la comunidad educativa en general sea conocedora de lo que se quiere hacer y se hace en las instituciones educativas. 

La Difusión de las Actividades para Promover la Participación

La difusión de las actividades a la comunidad educativa no solo permite que los padres y representantes se integren y formen parte de la escuela compartiendo con sus hijos y representados el proceso formativo sino, que les permite informarse del desarrollo académico o de cualquier otro aspecto relacionado con la educación de sus hijos.

Para la difusión de actividades Arellano (2000: p. 173) indica que la Programación Comunicacional, es una estrategia que permite al docente proyectar la escuela a la comunidad, utilizando diversos medios de comunicación, tanto impresos (volantes, pancartas, trípticos) como audiovisuales (radio, TV), en los cuales debe incorporarse a los representantes y a los niños.

La autora plantea que debe realizarse una Programación Comunicacional cuando se quiere que participen los representantes de una escuela para conseguir un fin determinado. Recomendando la necesidad de incorporar a los alumnos, para que de una manera creativa diseñen, construyan y elaboren tarjetas, pancartas, afiches, para transmitir mensajes a los padres e incentivarlos a la participación y solución de los problemas de la escuela, destacándose que de ésta manera se le da un valor agregado al ligar lo emocional a la información, porque no es igual que llegue una tarjeta impresa que una elaborada por las manos de un niño que esta íntimamente ligado a ti, esto  vincula afectivamente a padres e hijos. Por otro lado enfatiza la importancia de colocar en sitios estratégicos, los mensajes realizados por los alumnos.

Otra estrategia es la formación de grupos de acción con padres y representantes, requiriéndose para ello el conocimiento de sus competencias, habilidades, tiempo disponible, necesidades e intereses, Arellano (op cit) comenta en su investigación la importancia de esto, definiéndolos a los grupos de acción como.

 

... al conjunto de individuos que interactúan en una situación dada con objetivos por ellos determinados, caracterizados por una asociación y cooperación intima dentro de una situación y contexto preciso, donde el grupo influye y a su vez es determinado por el entorno. Poseen los grupos de acción una relación funcional, ya que, existen intereses específicos que se forman atendiendo a las aptitudes, motivaciones y necesidades sentidas por los individuos, que conforman el grupo dentro de la comunidad. De no obedecer las acciones que se planifican, a estos intereses y/o necesidades, el grupo tiende a su disolución, siendo básica la habilidad que despliegue el docente, en incentivar la participación, aporte de ideas, integración, discusión y negociación entre ellos, para el diseño de los planes de acción. (p100).

 

Los grupos de acción en las escuelas pueden organizarse de acuerdo a sus intereses y habilidades requeridos para cumplir actividades propias de la escuela, por ejemplo, si se tiene una representante que tiene formación en danzas y folklore puede muy bien liderizar un grupo de alumnos que tengan un proyecto en esta área.

Arellano (op cit) enfatiza que:

 

Ante la idea de vincular, lo individual a lo colectivo, surgen las interrogantes: ¿Cómo llevar a los miembros de un grupo de una actitud individualista y con intereses muy particulares a una actitud cooperante que les permita ser sujetos participativos? ¿Cómo lograr una estructura de grupo que permita la integración y las metas propuestas? ¿Cómo lograr un sentido de pertenencia e identificación con su comunidad? Para dar respuesta a estas interrogantes, se afirma que la participación es un requerimiento indispensable para cualquier acción genuina, es decir, a través de las interrelaciones generadas entre los miembros de un grupo o comunidad se posibilita alcanzar las metas propuestas y llegar a la integración. Para lograr esta integración, es muy importante considerar el sentido de pertenencia que se posea con respecto a la comunidad. (p 101).

 

Siguiendo los planteamientos de la autora, es recomendable que el docente identifique entre sus representantes los líderes y el sentido de pertenencia que puedan poseer con la escuela, buscando que a través de su participación rompan el aislamiento y el sectarismo, igual importancia tiene el detectar los líderes naturales que por sus características específicas puedan motorizar acciones y actividades dentro del grupo y la institución educativa.

Formas de Participación de los Padres en la Escuela

Uno de los aspectos mas importantes es el cambio de mentalidad de algunas escuelas del “Yo contra ellos”, que ha relegado el compromiso de los padres de familia a pagar matriculas y mensualidades y solo a buscar en cada lapso el boletín donde se reflejan el rendimiento académico de su representado. Es por lo tanto crucial que las escuelas trabajen junto con la familia para apoyar entre otras cosas el aprendizaje, ya que se ha comprobado que cuando se logra, los alumnos tienden a ser mas exitosos, no solo en los estudios sino también en sus vidas.

En relación a lo expuesto, Aste (2004) haciendo referencia a las investigaciones,  de Henderson y Berla  indica que los niños obtienen mejores resultados cuando sus padres asumen papeles significativos en su aprendizaje, mencionando  la existencia de cuatro roles específicos, enmarcado en ellos puede recomendarse asumir los siguientes papeles:

§         De apoyo: contribuyendo en la escuela con sus habilidades, destrezas y competencias y ayudando a los niños en sus casas.

§         Como Mediadores: ayudando a resolver conflictos

§         Como Tomadores de decisiones: siendo objetivos, analizando y evaluando las alternativas, ayudando así a seleccionar la mejor para la comunidad educativa.

Otras de las maneras en que pueden participar los padres en la educación de sus hijos son las siguientes:

§         Manteniendo una relación constante, donde el docente plante los intereses y proyectos a desarrollar desde  la escuela, donde indague  sobre el apoyo que pueden brindar, donde explore  sobre los intereses, pasatiempos, problemas  del niño en el hogar.

§         Invitando al representante a visitar el salón de clases y a participar en los proyectos que se desarrollan

§         Convocándolo a las reuniones, a través de invitaciones personalizadas y preferiblemente realizadas por su hijo.

§         Invitándolo  a los eventos de la escuela.

§         Organizando grupos de padres e informándosele sobre  la manera de ayudar a la escuela a alcanzar sus metas.

§         Realizando, con la participación de los padres una evaluación anual del contenido y la eficacia de los Proyectos desarrollados, con el objetivo de lograr el mejoramiento de la calidad académica.

Siguiendo a Santamaría (2003. p. 38), se señalan otras recomendaciones y acciones para promover la integración de los padres a la escuela:

§         Organizar reuniones desde el principio del año escolar.

§         Invitarlos a participar, en las actividades que se planifiquen.

§         Incentivarlos a expresar  esperanzas y preocupaciones relacionadas con sus  hijos y la escuela.

§         Invitarlos a que sean tutores de  estudiantes con dificultades.

§         Incluirlos  para que sean guías en  excursiones, paseos visitas guiadas

§         Integrarlos a  grupos asesores de la comunidad o de padres en la escuela.

Si los padres no pueden integrarse directamente en la escuela, se pueden buscar estrategias para ayudar desde la casa, entre estas actividades se mencionan: elaborar materiales educativos, boletines editados para la escuela o sencillamente materiales educativos para el aula.

Relacionado con lo planteado, Funkhouse J y Gonzáles M (2004)  expresan:

Treinta años de investigación confirman que la participación familiar ejerce una poderosa influencia sobre el éxito del niño en la escuela... Cuando las familias se involucran en la educación de sus hijos, ellos obtienen mejores grados y calificaciones más altas en las pruebas, asisten a las escuela con mayor regularidad, cumplen más con sus tareas, demuestran mejor actitud y comportamiento, se gradúan con mayor frecuencia de la escuela secundaria, y tienen mayor tendencia a matricularse en la universidad, que aquellos estudiantes con familias menos involucradas. Es por esta razón una meta importante para las escuelas aumentar la participación de la familia en la educación de sus hijos, especialmente aquellas escuelas que presten servicios a estudiantes de bajos recursos económicos y con riesgo de fracasar.

 

Relacionado con lo planteado, la Escuela: San Diego City Schools, obedeciendo la Legislación Federal “Ningún Niño se Quedara Atrás”, señalan que una manera de lograr la participación de los padres en las actividades de la escuela es a través de:

§         Incluir la participación de éstos como socios en el gobierno escolar, incluyendo la toma de decisiones en forma colaborativa.

§         Establecer una comunicación reciproca eficiente donde se  respete la diversidad y las diferentes necesidades de las familias

§         Crear en las escuelas estrategias y estructuras de programas para facultar a los padres a fin de que participen activamente en la educación de sus hijos.

§         Brindar apoyo y coordinación al personal escolar y a los padres para implementar y mantener una participación llena de significado.

§         Utilizar a las escuelas para conectar a los alumnos y sus familias con los recursos de la comunidad, con el fin de brindarles enriquecimiento y apoyo educativo.

Es por esto importante que desde la escuela se programen actividades de formación de padres, donde entre otras cosas puedan ser asesorados en el mantenimiento de un ambiente afectivo y estimulante  en el hogar, que fomente el aprendizaje y las actividades escolares. Entre estas se destacan, las dirigidas a cómo estudiar, debiendo  aconsejarse, que el niño al estudiar o hacer las actividades para el hogar no debe tener  distracciones ni ruidos de televisión.  Los padres deben saber que si las condiciones de habitación no son favorables pueden estimular  a los  miembros de familia a que tomen parte en alguna actividad silenciosa durante la hora de hacer la tarea.

En este sentido a los padres y representantes debe recomendársele  crear un ambiente que promueva el aprendizaje y la realización voluntaria de la actividad asignada al hogar, especificando orientaciones de carácter formativo  como el establecimiento de normas consensuadas y el fortalecimiento de hábitos de estudio. Es importante concienciar  a los representantes en relación a que la formación de los niños esta estrechamente ligada al buen funcionamiento del hogar, al desarrollo de sus actividades tanto sociales como escolares,  lo cual incide en una personalidad bien estructurada y en el desarrollo de individuos autónomos.

Otra de las maneras de Participar es vincular a los padres en el Proyecto Pedagógico de Aula, considerando que éste es una estrategia de planificación, concebida en la escuela, para la escuela y los educandos. Con el proyecto el niño adquiere un sentido crítico y una autoevaluación,  siendo parte activa y  creador de su conocimiento.

Los padres y representantes deben estar íntimamente involucrados, en el desarrollo del proyecto, pudiendo ayudar desde la búsqueda de información para la selección de la temática a abordar,  en la   ejecución cuando  formen parte de visitas dirigidas, elaboración de laminas, periódicos, trípticos y decorando los ambientes para la exposición del trabajo escolar, para lo cual se debe procurar que en el hogar el niño cuente con materiales de lectura, mapas, enciclopedias entre otros, que le permitan  realizar sus labores escolares. De esta manera los niños se ven motivados a realizar sus actividades de forma más amena sacando el máximo provecho.

Al momento de realizar la actividad escolar, los padres y representantes pueden ayudar a los hijos en el uso correcto del material y proveerles de lo que necesiten para el mejor desarrollo del proceso de aprendizaje.

Como puede inferirse de todo lo planteado, la presencia de los padres y representantes en la escuela y la colaboración desde el hogar es básica para el proceso de aprendizaje, ya que, además de la participación en las programaciones permite que los maestros conozcan mejor a sus alumnos a través de la óptica del representante y a su vez estos se enteran de los progresos de su niño en la escuela, por medio de la conversación que mantienen con los maestros durante las entrevistas o reuniones, que se planifiquen en la institución educativa.

La asistencia regular y organizada de los padres en el aula, así como la colaboración regular y planificada en el trabajo educativo con los niños reporta resultados provechosos en la labor de padres, representantes y maestros, y en consecuencia en los escolares. La presencia del padre o representante le permite al alumno sentirse seguro dentro del contexto escolar.

 Lo expuesto queda ratificado por diversas  investigaciones que han demostrado que el cariño, la compañía, la atención, el vinculo de afecto entre el niño y sus padres o representantes al igual que la seguridad que imparten observar a sus maestros en constante contacto con estos, es vital para el desarrollo emocional de un individuo, es por esto que el docente debe incentivar la participación activa y constante de los padres en la escuela.

 

CONSIDERACIONES FINALES:

Es indiscutible la incidencia de diversos factores en el proceso de aprendizaje, pero debe mencionarse que estudios e investigaciones relacionadas con la participación de los padres en la escuela están corroborando los aspectos significativos de esto sobre el aprendizaje, lo cual hace imperativo que el docente  propicie la planificación, organización  y difusión de actividades relacionadas con el proceso de aprendizaje de los niños, esto permite que los padres y representantes se involucren y participen de manera más activa. Por lo cual, se deben utilizar todos los espacios ofrecidos por la escuela, tales como reuniones, entrevistas, hora de llegada y salida, así como las actividades culturales y exposiciones de trabajos para la práctica de una comunicación efectiva, en la búsqueda de lograr un proceso educativo donde la relación docente, alumno representante este signada por la colaboración y la afectividad.

Igualmente se puede afirmar que la ayuda y asesoría de los padres y representantes, así como el tiempo que estos dedican a la elaboración de tareas y otras actividades, incide positivamente en el rendimiento del niño, además que fortalece su autoestima. En función de ello es importante que el docente estimule a los representantes a participar de manera activa en el proceso de aprendizaje, concientizando a estos acerca de la relevancia que tiene el hogar en la formación del niño.

Considerando lo expuesto se recomienda:

§         La escuela debe propiciar un clima de confianza con los padres y representantes, permitiendo de esta manera una mayor participación de estos en la escuela.

§         Los docentes deben promover charlas, foros, debates, en la escuela que permitan a los padres y representantes conocer o tener conocimiento de lo que representa su participación para el proceso de aprendizaje de los niños.

§         El personal Directivo debe incentivar el desarrollo de programas donde se motive a los padres y representantes a tener una mayor participación que permita el desarrollo y mejoramiento del aprendizaje significativo del niño.

§         Los padres y representantes deben trabajar en conjunto para brindarle a la población estudiantil ambientes sanos y agradables que contribuyan a su desarrollo físico y emocional

 

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

Arellano, N. (2000) Propuesta Metodológica de Investigación Acción     Crítica Reflexiva, Dirigida a la Incentivación de las Comunidades Educativas. Trabajo de Ascenso no Publicado. Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt. Cabimas Edo. Zulia Venezuela

 

Asté M (2004) La Comunicación entre la Escuela y Los Padres de Familia  Disponible: http://www.quipus.com.mx/r27padre.htm

 

Bastidas A y Mundo Y. (2006). Participación de Padres y Representantes en el Proceso de enseñanza- aprendizaje de los Alumnos de Primera Etapa de Educación Básica. Trabajo de Investigación. Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt. Cabimas Edo. Zulia Venezuela

 

Foro nacional Educación Para todos (2005) Seminario Internacional sobre mejores prácticas y desarrollo de indicadores para la vigilancia del Plan Nacional de Educación para Todos 2005-2015, Perú. Disponible:

http://www.minedu.gob.pe/educacionparatodos/Noticias.php

 

Funkhouse J y Gonzáles M (2004)  Familia y Escuela Como socios Disponible:

http://www.urbanschools.org/pdf/spanish/fsl/Family_Schools.pdf?v_document_name=Spanish%20Family%20Schools

 

Ley Orgánica para la Protección del Niño y Adolescente. Capitulo II Derechos, Garantías y Deberes. Artículos: Nº  54 y  art Nº 55 . Caracas  Venezuela 1998

 

Portillo, D (1990) Participación de Padres y Representantes de las Actividades de la Comunidad Educativa en la Escuela “Gustavo Fuenmayor”. Trabajo de Investigación. Universidad nacional Experimental Rafael María Baralt. Cabimas Edo. Zulia - Venezuela

 

Rodríguez K., (2001). Participación de los Padres y Representantes en el Proceso de Enseñanza y Aprendizaje de sus Hijos. Trabajo de Investigación. Universidad nacional Experimental Rafael María Baralt. Cabimas Edo. Zulia – Venezuela

 

Santamaría, S. (2005) Relación entre Docentes, Padres y Sociedad. Disponible: http://www.monografias.com/trabajos13/relacdoc/relacdoc.shtml. Consultado: 15 de Agost. 2005.