COMPETENCIAS PARA LA CIUDADANÍA

 

Isabel Cantón Mayo

 

Las disposiciones para la inclusión de una nueva materia curricular con el título de Educación para la Ciudadanía han hecho surgir documentos y publicaciones tendentes a apoyar la nueva materia y a facilitar a los profesores su inclusión en el diseño, desarrollo y evaluación de su actividad. Una profesora de Educación Secundaria con amplia experiencia y Coordinadora del Plan de Escuelas Asociadas a la UNESCO para el desarrollo de proyectos educativos, pone su trabajo al servicio de la educación en los nuevos valores que esta asignatura conlleva.

 

El libro está dirigido a la etapa de Educación Secundaria (12-16) y presenta una doble dimensión: la fundamentadora y teórica en la primera parte, y la aplicada a través del Proyecto de Centro, en la segunda. El punto de partida es una reflexión sobre el tipo de educación para la ciudadanía que pide la globalización económica, sociocultural y ambiental y la aportación que los cuatro pilares educativos de la UNESCO aportan al desarrollo de competencias ciudadanas. Se hace una justificación de la necesidad de educar en esta materia desde los ámbitos globales, regionales, locales y personales.  La educación es la fuerza del futuro y es el apoyo al cambio de mentalidades necesario para construir un marco de justicia, democracia, equidad, armonía medio-ambiental, ética y demás valores compartidos en una cultura global. El campo de educación para la ciudadanía está aún poco delimitado en sus contenidos por lo que se abre a diferentes perspectivas. El concepto de ciudadanía se reconoce como ambiguo y depende del contexto social donde se defina. Por ello la autora lo enmarca en una triple perspectiva: dentro de las funciones socializadora, instructiva y educativa de la escuela; en el ámbito de la educación en valores como indoctrinación determinada, que puede entenderse dependiente; y como eje transversal del currículum.

 

La revisión del contexto mundial le hace ver esta materia como una necesidad emergente en la sociedad actual marcada por la globalización económica, educativa, sociocultural, ambiental y hasta vital. Ante el sombrío panorama antepone como competencias las citadas por la Unión Europea, ya esbozadas en el informe Delors (1996): aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a convivir y aprender a ser. Esos pilares dan las dimensiones de la educación del siglo XXI desde las dimensiones personal, social, temporal y espacial. Para integrar el quehacer educativo en esas cuatro dimensiones se relacionan dos proyectos: Ciudadanía e identidades culturales: El patrimonio en manos de los jóvenes y ciudadanía y sostenibilidad: YouthXchange sobre consumo responsable.

 

En la segunda parte se introduce la Educación para la Ciudadanía en el Proyecto Educativo de Centro a la vez que se articula la Educación para la Ciudadanía en los ejes transversales. Como la LOE diseña esta asignatura se consideran “superados” los temas transversales y se felicita por la inclusión como área de esta materia, aunque reconoce que existen determinados riesgos. Para evitarlos propone que se incluya en la PGA como línea prioritaria con actividades de carácter curricular y no curricular. Las competencias cívicas para la educación en valores han de ser críticas y creativas, afectivas y sociales, comunicativas y cibernéticas, competencias para resolver problemas y regular conflictos; todas ellas se relacionan y se proponen indicadores de consecución para trabajarlas en el aula y evaluarlas.

Las dimensiones de la ciudadanía en los proyectos curriculares de área y en el Plan de Acción Tutorial (PAT) se expresan en educar sobre la ciudadanía, educar en la ciudadanía y educar para la ciudadanía. Se adjuntan también proyectos de trabajo y unidades didácticas para desarrollar en el aula, basados en las conocidas unidades didácticas con sus componentes principales aplicados a la temática de la ciudadanía. También se presenta una metodología específica para el cambio de actitudes como el aprendizaje cooperativo y se pasa a la evaluación como retroalimentación del proceso de enseñanza-aprendizaje con instrumentos variados e indicadores que descansan en el papel de los educadores en el desarrollo de valores cívicos. El libro finaliza con un ejemplo de proyecto integrado en el centro partiendo de la Agenda 21 escolar como el documento más importante sobre medio ambiente en el que se incluye la Carta de la Tierra.

 

Se trata de un libro aplicado con importantes aportaciones y ejemplos para el aula sobre una materia emergente que no tiene muchos apoyos en materiales publicados. Por eso parece una magnífica guía para los profesores que tengan que afrontar la enseñanza de la Educación para la Ciudadanía sin haber sido especialmente formados en sus contenidos.

 

MORILLAS GÓMEZ, M. D. (2006): Competencias para la ciudadanía. Reflexión, decisión, acción. Materiales 12-16 para la Educación Secundaria. Madrid: Narcea-MEC, 123 pp.