LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS EN LAS CLASES DE CIENCIAS SOCIALES DEL SIGLO XXI

 

 

 

Febrero de 2005

 

 

José Luis de la Torre, director del portal de materiales educativos para la enseñanza de la Historia www.educahistoria.com y profesor de Historia del IES Escola Municipal de Treball de Granollers (Barcelona).

 

 

Índice:

 

UN POCO DE HISTORIA

 

·          El antecedente de los medios audiovisuales aplicados a la enseñanza

·          La aparición de la informática como herramienta pedagógica

·          Y llegó Internet…

·          Los contenidos multimedia y la formación del profesorado

 

METODOLOGÍA DE APLICACIÓN DE LAS TICs EN LAS CIENCIAS SOCIALES

 

·          Las TIC en clase

·          Las Tic en casa

·          Las TIC y el trabajo interdisciplinar

·          Las TIC y la necesidad de sistemas de trabajo coordinados

 

CAMBIOS EN LA COMUNIDAD EDUCATIVA CON RESPECTO A LAS TICs

 

·          La responsabilidad de las empresas de fabricación de hardware

·          La responsabilidad de las editoriales en la creación de contenidos multimedia

·          La responsabilidad de las instituciones educativas en la implantación de las TIC en la clase de Ciencias Sociales

·          La responsabilidad del profesor en la implantación de las TIC en la clase de Ciencias Sociales

 

 

 

 

 

 

 


Con la aparición de la red de redes informáticas (Internet) hace ya unos años los gurús de la comunicación pronosticaron que uno de los campos donde podían tener más futuro era en la educación. Pero, incomprensiblemente, este fenómeno no se ha producido a la velocidad que todos desearíamos y eso nos lleva a preguntarnos sobre las causas de este retraso. Este artículo es un intento de analizar las causas de este fenómeno, de estructurar algunas ideas base para saber nuestro punto de partida en la situación actual, e intentar proponer algunas líneas de actuación para estructurar el trabajo en el aula partiendo de la situación actual.

 

Esta situación es muy habitual en otros aspectos de nuestra vida actual. Tenemos soluciones técnicas para problemas que a veces ni siquiera nos hemos planteado. Compramos a veces electrodomésticos que no necesitamos o que no cubren una necesidad inminente y así nos va con nuestro presupuesto mensual. Con Internet tenemos una solución técnica a la comunicación global pero a veces nos ocurre que no tenemos nada que comunicar. Imagínense una emisora de televisión sin programación, sólo con una eterna carta de ajuste, algo parecido nos sucede con Internet en las clases de Historia.

 

 

El antecedente de los medios audiovisuales aplicados a la enseñanza

 

¿Qué es lo que nos ofrece actualmente Internet? Básicamente, comunicación rápida, contenidos multimedia (sonido, imagen, etc.), tele trabajo y globalización. Algo parecido era lo que se inició con la utilización de los medios audiovisuales aplicados a la enseñanza. La imagen del Amazonas vale más que mil palabras explicando el río, la grabación de un discurso multitudinario de Hitler es realmente ilustrativa de su época. Realmente durante los últimos cincuenta años del siglo pasado un grupo de profesores minoritario se dedicó a trabajar y pensar las posibles aplicaciones de estos medios audiovisuales. No deja de ser sorprendente que el desarrollo de la utilización de herramientas como el retroproyector fuera obra del ejército norteamericano en los cursos rápidos de formación de sus reclutas (el gérmen de Internet también es obra de los militares americanos). No obstante, el avance más significativo en la didáctica de la Historia fue la utilización de diapositivas en las clases de Historia del Arte y algunas veces (pocas) la proyección de vídeos documentales.

 

¿Por qué? Por motivos diferentes. En primer lugar los materiales para la producción de este tipo de material audiovisual eran bastante caros. Por ejemplo, una cámara de vídeo semiprofesional podía costar alrededor de 24.000€, mientras que ahora encontramos cámaras que dan una calidad excelente entre 800 y 1000€. El proyector de diapositivas era el elemento más barato, eso explicaba su relativo triunfo en las clases de Historia del Arte.

 

Pero ya entonces se producía el mismo problema que ahora. Aparte de las diapositivas ya citado, los recursos audiovisuales utilizados en las aulas no eran recursos pensados por y para las aulas. Documentales pensados para televisión y luego comercializados, películas de cine comercial (de temática histórica) que no estaban pensadas para el aula ni en la duración, ni en los contenidos. Todo esto llevó a los pocos profesores que utilizaban estos medios a tener pocos materiales, pero sobre todo materiales no siempre adecuados pedagógicamente. En definitiva, el problema consistió en la falta de material diseñado “ad hoc” para las clases. Sólo las diapositivas de Historia del Arte cumplían este requisito.

 

Además, la escasez de medios hacía una odisea de su utilización. Ir al salón de actos de un instituto de enseñanza media suponía casi una “fiesta” para los alumnos puesto que la utilización de medios audiovisuales no estaba integrada dentro del trabajo habitual en clase. A veces se producían situaciones rocambolescas: como la proyección de los documentales se hacía mediante un vídeo conectado a un televisor, cuando se proyectaba algún cuadro cronológico la mayoría de los alumnos no veía nada. ¿Cuántas personas y a qué distancia vemos la televisión en nuestros hogares? Cuatro o cinco situadas entre uno y dos metros de distancia como mucho de la pantalla. En la sala de actos lo veían treinta, la mayoría de las cuales a más de dos metros. Aquello de que una imagen vale más que mil palabras se volvía al revés. Una explicación del cuadro o gráfico por parte del profesor valía más que la imagen que salía en el televisor. Y a pesar de todo esto seguía siendo más interesante para los alumnos ver un documental sobre las pirámides que hablar de ellas dibujando esquemas en la pizarra.

 

Por otra parte, las instituciones educativas tampoco han creído demasiado en la aplicación de estos medios audiovisuales. No han dotado de medios a los centros. Para ejemplificar, vamos a ver la dotación audiovisual que podemos encontrar hoy (no hace veinte ni treinta años) en un centro de enseñanza secundaria: 2/3 retroproyectores, 2/3 proyectores de diapositivas, 2/3 vídeos con televisores, 1 sala de ordenadores, 1 o ningún cañón de proyección de pantalla grande, 1 o ningún ordenador portátil. El centro en el que yo trabajo ronda los cien profesores. Si todos ellos quisieran impartir sus clases habitualmente con medios audiovisuales  no podrían hacerlo más de un diez por ciento de los mismos.

 

A esto hay que añadirle cierta tecnofobia de los profesores de Ciencias Sociales. La mayoría hemos vivido las clases como alumnos y luego como profesores con la palabra, la tiza y los textos como únicas herramientas pedagógicas. Éstas son las herramientas que dominamos y como la mayoría de los sectores sociales tenemos un tremendo miedo a “lo nuevo”. Yo he vivido como alguno de mis compañeros tenía pánico al menú de grabación de un magnetoscopio (popularmente conocido como  vídeo). Personas con titulación universitaria con miedo a pequeños aparatos tecnológicos. Ese miedo, a veces pánico, junto con lo explicado más arriba hizo muy difícil la penetración de los medios audiovisuales en la enseñanza de las Ciencias Sociales. Pero en cambio estos medios sí se ocupaban de nuestros alumnos, que cada día y cada año dedicaban más horas a ver televisión que a estudiar. El estudio convencional se convertía en un enemigo de los alumnos en el tiempo libre. El tremendo atractivo de estos medios conseguía disminuir hasta extremos insospechados los hábitos de lectura en el tiempo libre de los chavales.

 

 

La aparición de la informática como herramienta pedagógica

 

La introducción de la informática en la enseñanza supuso un gran avance (especialmente con el abaratamiento de los ordenadores y la introducción en los mismos de sistemas operativos multimedia).  Muchos creían que iba a ser la solución de la enseñanza del futuro. Cuado vimos “Odisea en el espacio 2001” de Stanley Kubrick nos quedamos sorprendidos de lo que se pensaba que un ordenador podría hacer en el futuro. La informática podía ser una suma de medios que nos permitiera grandes avances. La máquina de escribir tradicional fue dejando poco a poco paso a los procesadores de texto. La verdad es que es el único elemento informático que al paso del tiempo ha sido aceptado masivamente por los profesores de Ciencias Sociales. Pero la informática iba mucho más allá con los sistemas multimedia. Esto es, podríamos ver una imagen, un esquema, oír un discurso, incluso ver una película en nuestro propio ordenador. Todo eso aliñado con los grandes avances de lo que se llama en la terminología informática, los periféricos. Es decir, impresoras que han acabado imprimiendo imágenes en calidad fotográfica, sistemas de almacenamiento de datos que cada vez son más ligeros, cámaras fotográficas y de filmación en pequeño tamaño y con gran calidad, proyectores de ordenador cada vez más reducidos y con mayor calidad de imagen. Estos últimos años han sido de gran frenesí de novedades en este sentido.

 

Pero los profesores de Ciencias Sociales no somos ni pretendemos ser técnicos informáticos. Nuestra preocupación básica en estos años ha sido ver si se producían contenidos interesantes en nuestra rama del conocimiento. La producción en los primeros años del multimedia se centró en las llamadas enciclopedias multimedia que intentaban reproducir los contenidos convencionales de las enciclopedias de papel aprovechando la aparición del CD (compact disc) en el que podían almacenarse datos, texto, imágenes y hasta algún vídeo en un pequeños espacio físico como era un disco. En este sentido estas herramientas informáticas se convirtieron sólo en un material auxiliar; los profesores recomendábamos a aquellos alumnos que disponían de un ordenador en su casa, que tuvieran estas enciclopedias multimedia como herramienta de consulta para prepara sus deberes, trabajos, etc. y como material para complementar la información de la clase.

 

Paralelamente, algunos profesores utilizaron algunos programas (software) para preparar mejor sus esquemas de clase que seguían acabando en papel y/o en fotocopias. En este sentido la informática no constituía un cambio cualitativo en la forma de hacer la clase sino un cambio fundamentalmente estético. Las fotocopias que entregábamos a los alumnos tenían cada vez un mejor aspecto. Imitábamos a los montajes textuales que hasta ahora sólo eran capaces de realizar las editoriales de libros en material impreso. Ni se podía soñar con llevar un ordenador a clase y menos con una clase llena de ordenadores. El avance más importante en las clase de sociales durante estos años seguía siendo el de los medios audiovisuales convencionales, el vídeo y sobre todo las innovaciones más importantes se hacían desde el retropoyector ya que la posibilidad de imprimir transparencias mediante impresoras a color permitió reproducir en una pantalla en clase muchos esquemas que mejoraban el libro de texto. Esto fue un antecedente de lo que hoy conocemos como pizarra digital, esto es, un proyector informático que muestra en el aula lo que tenemos en un ordenador.

 

De todas formas la figura del profesor en la clase de Historia o Geografía seguía siendo la misma que hace siglos. El profesor era el que poseía la información y el conocimiento y el alumno un receptor pasivo de la información. Cuando tenía una duda sobre la materia de estudio el profesor era la fuente más recurrida para resolverla. Las bibliotecas no siempre estaban cerca del domicilio del alumno o no tenían la información requerida. No había grandes cambios cualitativos dentro de la clase de Historia y Geografía.

 

 

 

Y llegó Internet…

 

Los avances proporcionados a la educación con la aparición de la informática no habían sido pocos. Pero el cambio verdaderamente revolucionario vino con la aparición de Internet como red mundial de conexión de ordenadores en línea. La verdad es que las llamadas actualmente TIC (tecnologías de la información y la comunicación) ya existían antes de Internet, pero es a partir de la masificación de esta red cuando empezamos a utilizar este término de forma masiva.

 

¿Qué cambió? La verdad es que la red no hizo más que acelerar exponencialmente todos los mecanismos que ya se habían iniciado con la informática como elemento multimedia. Se empezaron a volcar en la red montañas de contenidos, de materiales, de información en definitiva, mucho más rápidos y baratos que con los medios convencionales.

 

Un historiador o un geógrafo, antes, tenía que convencer a un editor para publicar sus trabajos. Y eso tenía a veces un tremendo coste económico. Ahora esto se puede hacer con un simple clic. Quizá fue esta ventaja de la red la que se convirtió a su vez en el principal problema. Para los alumnos y profesores (tanto de secundaria como universitarios) era muy costoso antes de Internet encontrar la información. Todos hemos padecido la lucha por conseguir un artículo de una revista de lo que sólo había un ejemplar en una biblioteca determinada, o sea, la escasez de información. Ahora pasa todo lo contrario, si entramos en algún buscador de la red nuestra búsqueda puede ofrecer miles de referencias. Por lo tanto el verdadero problema en la actualidad es seleccionar la información adecuada para los fines que necesitamos. La verdad es que podríamos decir sin temor a equivocarnos que ahora las hojas pueden no dejarnos ver el bosque.

 

Por otra parte Internet abría la posibilidad de poner en contacto a alumnos y profesores de todo el mundo. Especialmente a aquellos profesores que estábamos trabajando en temas y  materias para las que el tiempo y la distancia eran considerables frenos para la investigación y la innovación. Puede suceder que un profesor de Madrid y otro de Barcelona estén realizando trabajos en clase con técnicas parecidas y que cada uno repita individualmente todos los procesos de trabajo cuando en realidad si se coordinan en la red pueden trabajar conjuntamente. Ahora es mucho más fácil ponerse en contacto con los profesionales que tienen intereses similares a los nuestros.

 

Desde otro punto de vista la red ha conseguido aglutinar mucho más los medios audiovisuales si cabe. En la actualidad ni la televisión, ni la radio, ni la prensa, ni el cine pueden trabajar al margen del proceso globalizador que supone Internet. La docencia tampoco puede prescindir de este medio.

 

La lectura de libros que era la fuente de información fundamental para alumnos y profesores de Ciencias Sociales pasa ahora a un plano secundario siendo sustituidos paulatinamente por las TIC. Es evidente que la precisión ideológica y científica de un texto es difícil de sustituir con la magia multimedia. En cambio, para lo que sí son muy útiles las TIC es para funciones descriptivas, ilustrativas, etc. Siempre sabremos mucho más de la catedral de León si vemos una imagen en tres dimensiones en movimiento que con una descripción textual o una simple foto publicada en una enciclopedia. No obstante, el problema fundamental de esta situación es que tanto profesores como autoridades educativas no han sido capaces de dirigir la implantación desde la escuela de estas nuevas tecnologías. Ha sido un proceso fundamentalmente externo a la comunidad educativa en el que se han involucrado mucho más los alumnos que los profesores. ¿Por qué? Pues porque los alumnos utilizaban los ordenadores como elemento de ocio y cada día estaban más pegados a las pantallas que los pedagogos, los profesores o los mismos padres. La falta de una buena dirección pedagógica en el aprendizaje de estas nuevas tecnologías ha llevado a nuestros alumnos a un aprendizaje basado en el ensayo-error con lo que han desarrollado una gran capacidad de aprendizaje intuitivo pero, por el contrario, esto conlleva desde problemas ergonómicos (los chicos no saben qué postura es la más adecuada para trabajar con ordenadores), problemas de visión debido a los rayos catódicos de las pantallas, problemas de pseudoadicción a los ordenadores y a Internet, pero sobre todo problemas de desorden en el aprendizaje. Todos sabemos que cuando un aprendizaje en estas edades carece de guía se adquieren vicios difícilmente recuperables.

 

Paralelamente en las aulas se miraba hacia otro lado, como si estas tecnologías no existiesen, y claro, los profesores nos llevábamos los chascos habituales. Mientras los profesores no eran usuarios masivos de la red, los alumnos sí. Webs como el famoso www.ricondelvago.com se convertían en una de las más visitadas en el mundo hispano produciéndose un tráfico enorme de apuntes, de trabajos, de resúmenes, etc.

 

Además, por primera vez en la historia, la posibilidad de estar con nuestros alumnos en un aula con algún ordenador nos llenaba de pánico. Los alumnos dominaban la técnica mucho más que los profesores. Habíamos perdido el monopolio del conocimiento en la escuela. A la ya tecnofobia clásica había que añadir la inferioridad de condiciones con los alumnos.

 

Pero el despiste de los  profesores en este tema era pequeño comparado con el que tenían las autoridades educativas. En general, dada la moda de hablar de las TIC en los medios de comunicación, decidieron que había que hacer algo. Pero no abrieron un proceso de debate a todos los niveles educativos sobre la implantación de estas nuevas tecnologías en todos los niveles de la enseñanza. Empezaron a comprar ordenadores para ponerlos en los centros sin saber demasiado bien qué hacer con ellos. Se utilizaban los ordenadores de la misma forma que se habían incorporado los medios audiovisuales, más como una anécdota en la formación que como un cambio metodológico. Sólo el voluntarismo de de una serie de profesores ha ido cambiando este panorama en los centros. Nadie hasta ahora ha valorado cuantos ordenadores de ratio son necesarios mínimamente para un centro de enseñanza, si es necesario disponer de proyectores, qué contenidos son necesarios aportar a cada profesor para que pueda ayudarse en clase con estas tecnologías, cómo hay que ayudar a los alumnos que tienen difícil acceso a estas tecnologías….. Sólo se compran ordenadores ¿Se imaginan a una persona a la que le regalan una cámara fotográfica y le dicen que ya es fotógrafo, sin saber nada de técnica fotográfica? Y, llegados a este punto creo que es importante que hagamos una paradita en el tema de los contenidos.

 

 

Los contenidos multimedia y la formación del profesorado

 

Las empresas de tecnología han ido haciendo su trabajo fuera de la escuela y ya tenemos ordenadores relativamente baratos, conexiones a Internet asequibles, etc. Evidentemente todo es mejorable pero en este terreno se ha hecho ya un recorrido verdaderamente importante. Creo que el atasco lo tenemos en los contenidos y en la formación del profesorado.

 

Supongamos el caso del profesor optimista que después de batallar mucho, consigue que su centro disponga de un cañón proyector multimedia o que le reserven una o dos horas a la semana en la case de ordenadores. La gran sorpresa que puede llevarse es la escasez o inexistencia de contenidos para utilizar en clase de Historia o de Geografía. Sólo si quiere utilizar el ordenador como “proyector de diapositivas” tendrá material en abundancia. Es decir, si se utiliza para proyectar imágenes de obras de arte o paisajes o esquemas. De lo contrario tendrá que crearse sus propios materiales si quiere “rentabilizar” la informática en su clase.

 

Si tomamos como ejemplo los libros de texto veremos que hay muchas y variadas ofertas para que el profesor elija. Ofertas mucho más amplias, en general, de lo estrictamente necesario en clase. Casi todos los libros de texto editados tienen información y actividades en cantidades ingentes. Pero el panorama en el tema multimedia es absolutamente diferente. La mayoría de profesores que utilizamos esta tecnología nos tenemos que crear nuestros materiales. Esto conlleva que, en muchas ocasiones, los materiales pueden ser válidos en el fondo pero poco atractivos en la forma. Los profesores no son diseñadores gráficos ni tienen formación en estos campos. Por esto muchas veces la creación de estos materiales se hace agotadora. Tanto que muchos desisten y vuelven a los sistemas tradicionales de aprendizaje.

 

De todas maneras, para ser ordenados, deberíamos plantearnos algunas preguntas metodológicas ahora que tenemos alguna experiencia. Cuándo utilizar las TIC, de qué manera, con qué pautas, etc. Estas nuevas tecnologías no son sólo una mejora cuantitativa (esto es, se hacen las cosas en clase más rápidas que con los métodos tradicionales) sino especialmente cualitativa. Cuando se utilicen de una manera masiva el concepto de aula tradicional cambiará sustancialmente. Los roles en la enseñanza deben cambiar. El profesor no será tanto el dueño del conocimiento del que depende toda la información sino un coordinador en la búsqueda del mismo para que el alumno aprenda por sí mismo muchos conceptos académicos. Si se utilizan adecuadamente estos medios se pueden potenciar en gran medida el trabajo cooperativo en equipo, el trabajo personalizado con alumnos que pueden llevar ritmos diferentes, el trabajo con gentes de lugares distintos que nos pueden enriquecer con nuevos puntos de vista. No olvidemos que una de las esencias de las Ciencias Sociales es la utilización constante de la empatía. De ponerse en lugar de otro para comprender que no justificar muchas de las actuaciones históricas. Las TIC servirán para un cambio fundamental en la estructura de enseñanza. Vamos a ver algunas de sus posibles utilizaciones en la clase de Ciencias Sociales.

 

 

Las TIC en clase

 

Hace un tiempo, cuando empezaron a dotarse los centros de enseñanza con aulas de informática, los profesores creían que la utilización de estas nuevas tecnologías pasaba por llevar a los alumnos a estas aulas para que pudieran hacer algunos ejercicios y sobre todo para que realizaran búsquedas de información por Internet. Hoy día, con la experiencia, podemos sistematizar un poco más con algunas propuestas específicas.

 

La pizarra digital: Se entiende por pizarra digital la sustitución del encerado convencional (pizarra) por una pantalla de proyección digital. Se requiere un ordenador y un proyector informático (cañón de proyección) que muestra los materiales de clase. Evidentemente, teniendo en cuenta los costes, si no se dispone de un equipo de estas características en cada clase se puede optar por uno  o varios carros móviles con un ordenador y un proyector portátil que puedan ser utilizados según las necesidades de los profesores del centro.

 

El material base inicial debería ser un documento multimedia informático (power point, mediator, director, etc.) de los que se utilizan habitualmente para hacer presentaciones. Con este material el profesor puede dar su clase de Historia o Geografía con ayuda de esquemas, imágenes, vídeos, sonidos, etc. El material debe  adaptarse al ritmo del profesor. Hay que tener en cuenta que se pierde algo de tiempo en el montaje y desmontaje de los aparatos técnicos en clase pero la eficacia y la rapidez de respuesta e interés del alumnado compensan estas pequeñas complicaciones.

 

Es imprescindible que se disponga de estos materiales para cada tema de la asignatura. Es la única manera de “normalizar” el trabajo multimedia, sino la clase de proyección se entiende por parte de los alumnos como una “fiesta”, como pasa a veces cuando se pasa una película en la sala de actos del centro.

 

Por otra parte, los alumnos pueden disponer de una copia de la presentación para poder repasar en casa las veces que consideren necesario estos materiales. ¿Qué ventajas observamos de la utilización de este sistema con respecto a las clases tradicionales? En primer lugar, el nivel de atención de los alumnos aumenta considerablemente. Ellos están acostumbrados a tener la atención fijada en una pantalla, ya sea de la televisión, de la videoconsola o del ordenador. Hemos hecho la prueba de explicar sólo con nuestra voz y con la pizarra digital y los resultados son espectacularmente mejores en el segundo caso.

 

El profesor también puede enseñar en clase algunos de los ejercicios interactivos que luego se pueden realizar desde la página web del centro. La pantalla le sirve para marcar el funcionamiento, pautas de trabajo con ellos, etc.

 

El trabajo en el aula de informática: Si bien en lo que hemos denominado la pizarra digital el profesor sigue teniendo un protagonismo fundamental en clase, en el aula de ordenadores el protagonismo pasa a los alumnos. Es su momento. En el aula de informática se pueden llevar a cabo algunas de las actividades que explicamos a continuación.

 

1.      Tanto individualmente como por equipos los alumnos pueden realizar ejercicios “on line” sobre lo explicado en la clase convencional. Ejercicios tipo test, de respuestas cortas, de asociación de ideas, de puzzles, etc. Estos ejercicios pueden estar calculados según diversos niveles de dificultad con lo que se puede llegar con una misma hora de clase a una diversidad de alumnos importante.

 

2.      Webquest: Se entiende por webquest la técnica de trabajo de la escuela constructivista americana en la que el alumno aprende a trabajar en grupo con Internet como fuente de información. Son trabajos en grupo que no sólo requieren la búsqueda de información sobre temas en concreto sino la elaboración de la misma. Es decir, no es un simple copiar y pegar, sino un trabajo en el que se tiene que elaborar la información encontrada, tomar decisiones, elaborar informes, esquemas, carteles, etc. Por ejemplo, si partimos de la situación hipotética que el ayuntamiento de nuestra ciudad quiere realizar un monumento dedicado a los muertos de la Guerra Civil, los alumnos deben realizar un trabajo, en el que deber informarse de los hechos más importantes de la Guerra Civil, de la situación de nuestro municipio en la misma, deben elaborar un informe favorable o desfavorable y pueden concluir con un cartel en el que se explica a través de una idea sintética sus conclusiones. Evidentemente, lo importante aquí será que el profesor disponga de una muy buena selección de webs que proporcionen la información necesaria a los alumnos.

 

3.      Pruebas objetivas: El aula de ordenadores permite actualmente (mediante el software adecuado) la realización de pruebas de conocimiento objetivas en la que el profesor puede disponer de los resultados en el preciso momento de finalizar la prueba.

 

La ventaja de este tipo de trabajo para los profesores es que se ahorran la parte tradicionalmente más engorrosa de su trabajo, como la corrección de exámenes y ejercicios y se pueden dedicar a la parte más intelectual de preparación de actividades. En el aula el profesor juega un papel de coordinador del aprendizaje, tiene que guiar para que la forma de trabajo de los alumnos no sea el tradicional ensayo-error. Tiene que dinamizar los grupos, conseguir transmitir la utilidad del conocimiento de las Ciencias Sociales, dejando el trabajo memorístico exclusivamente en un segundo plano.

 

 

Las Tic en casa

 

Como hemos insinuado antes muchas de las cosas en los que el alumno puede jugar un papel relativamente pasivo pueden ser invertidas cuando este llega a su domicilio. El alumno puede manipular repitiendo las veces que sea necesario los materiales que se han utilizado en la pizarra digital. Puede realizar ahora algunos de los ejercicios on line de forma individual para repasar. Puede ver algunos de los materiales extra tanto en el libro de texto convencional como a través de la web del centro. Puede escribir trabajos, resúmenes, esquemas y enviarlos al profesor a través del correo electrónico. En este sentido, sus horarios de trabajo y de entrega se vuelven mucho más flexibles. También puede conectarse y hablar o hacer pequeñas consultas al profesor a través de programas de mensajería (MSN es el más conocido, pero hay muchos otros). Se pueden crear sesiones de chat (charla a través del ordenador) en las que puede preparar trabajos, ejercicios con sus compañeros de clase o de otras localidades sin tener que compartir físicamente el mismo espacio. En fin, estas tecnologías permiten que el espacio y tiempo no sean un verdadero problema como lo eran para nosotros hace unos cuantos años.

 

Un ejemplo de juego educativo en casa es el que hago con mis alumnos de Historia Contemporánea. Es lo que conocemos como el “enigma”. Se trata de una pregunta sobre temas de historia a través de la web del centro. Se ofrece una pista que suele ser una imagen y hay que resolver la incógnita. Se lleva puntos extra para la nota final quien acumula respuestas acertadas. Evidentemente las preguntas tienen que ser cuidadosamente formuladas para que no se puedan resolver simplemente introduciendo la pregunta en un buscador. Es un tipo de actividad que no sólo les sirve a los alumnos para saber curiosidades de la Historia sino también para mejorar sus sistemas de búsqueda a través de la red de una manera espectacular. Acierta no el que responde correctamente, sino el que responde correctamente el primero.

 

 

 

Las TIC y el trabajo interdisciplinar

 

Una de las cosas que nuestros alumnos deberían tener claro en los días que corren es que la formación académica o es global o no sirve de gran cosa. Hemos puesto antes algún ejemplo de webquest en la que el alumno no sólo debería saber Historia sino que debería saber resumir, esquematizar, utilizar un procesador de textos, un programa de dibujo para realizar un cartel, consultar webs en ingles, etc. Esto es un buen trabajo interdisciplinar. Es más, las TIC permiten el trabajo entre centros. Pondremos algún ejemplo para ilustrar. Imaginemos que nuestros alumnos están haciendo un trabajo sobre la cultura azteca. Se ponen en contacto con alumnos de una zona en México cerca de ruinas aztecas de manera que ellos se conviertan en los “ojos” de nuestros alumnos. De esta forma cada semana salen con una cámara fotográfica digital a fotografiar lo que les piden nuestros alumnos desde aquí. Y viceversa: los de aquí envían información sobre la cultura europea. Son algunas de las enormes posibilidades que nos permite la red.

 

Este tipo de dinámica exige que los profesores estén dispuestos al trabajo en común con las demás áreas del currículo. Es una cosa que siempre ha sido importante pero que ahora se hace imprescindible para esta formación global. Es fundamental establecer áreas de trabajo entre alumnos y profesores de materias diferentes para demostrarles que el conocimiento es global aunque se trabaje en parcelas diferenciadas.

 

 

 

Las TIC y la necesidad de sistemas de trabajo coordinados

 

Cuando un profesor lleva cierto tiempo trabajando con estas nuevas tecnologías en clase empieza a ver que una de las dificultades que tiene es la diversidad de los sistemas informáticos con los que trabaja. Materiales colgados en la web para que los alumnos puedan trabajar, un sinfín de correos electrónicos con diversos motivos, de diversas clases, de diversas asignaturas, etc. Trabajos en diskette, en papel o adjuntos en correo electrónico. Se necesitan entonces sistemas de organización del trabajo que permitan reunir en un solo sitio todo el trabajo.

 

Este tipo de soluciones, como las propuestas por  http://moodle.org permiten el trabajo total de la clase a través de una web. El profesor puede poner los materiales de cada lección en la web. Determinar si el alumno tiene que pasar algún tipo de prueba o ejercicio antes de poder acceder a la siguiente lección. En el mismo sitio los alumnos remiten sus ejercicios, respuestas, etc. El profesor los puntúa y ellos pueden acceder (mediante su contraseña particular) a las notas y los comentarios del profesor. Dispone de sistemas de Chat (charla) a los que sólo pueden acceder los usuarios autorizados. Incorpora un sistema de creación de ejercicios on line para que el profesor pueda crear los ejercicios casi de forma automática. Se pueden hacer exámenes entrando con una contraseña con tiempo limitado de respuesta y un largo etcétera que hace de este sistema uno de los más utilizados en el mundo. Y además es un programa libre que puede ser utilizado las instituciones sin coste y sin excesivos conocimientos técnicos.

 

De todas formas este tipo de problemática no es la más común en nuestras aulas en la actualidad ya que todavía no han asumido mayoritariamente la pizarra digital. De todas maneras es importante que las políticas institucionales a este respecto sean claras y lógicas para evitar pérdidas de tiempo y recursos. La mayoría de las políticas educativas se han centrado en la compra de máquinas, sin pensar que una vez comprados estos ordenadores deben llenarse de contenidos de los que no disponemos mayoritariamente.

 

 

La responsabilidad de las empresas de fabricación de hardware

 

Para que pueda realizarse todo el proceso que estamos describiendo hay algunos problemas técnicos en la informática en general, pero en la dedicada a la educación en particular, que tienen que resolverse.

 

Es importante que se puedan fabricar ordenadores pensados específicamente para el trabajo en las aulas. Un buen ejemplo de esto son los ordenadores conocidos formalmente como tablet PC. Son ordenadores ligeros de peso y que permiten ser transportados fácilmente por los alumnos pudiéndose convertir en herramientas intermedias entre el ordenador convencional y el cuaderno de apuntes. No obstante deben convertirse en útiles de trabajo de cierta dureza. Tienen que poder soportar un trato un tanto más agresivo puesto que los alumnos en general no son tan cuidadosos con el material como lo son los adultos. Los modelos de máquinas educativas deberían ajustarse en sus componentes para permitir precios de venta más baratos y al alcance de la mayoría de los bolsillos.

 

Por otra parte deberían potenciarse en los centros educativos redes de conexión inalámbricas (whifi) que permitieran tanto a alumnos como a profesores liberarse de la esclavitud de los cables. Sería la forma de tener aulas de informática polivalentes sin necesidad de estar siempre en el mismo espacio físico.

 

 

 

 

 

 

La responsabilidad de las editoriales en la creación de contenidos multimedia

 

No  podemos acabar este recorrido por las nuevas tecnologías en la Didáctica de la Ciencias Sociales sin hablar de la producción de esos contenidos multimedia a los que acabamos de aludir un poco más arriba. La gran mayoría de estos materiales en la actualidad son:

 

·          Enciclopedias multimedia: con cantidad de información. Son útiles como herramienta de consulta pero no como material de utilización en clase puesto que no está dirigido a seguir el temario de los alumnos ni por niveles ni por asignaturas.

·          Materiales sueltos elaborados por las editoriales de libros de texto: estos suelen ser mucho más útiles que los anteriores pero tienen un grave inconveniente, son materiales aislados que no cubren casi nunca el temario completo de una asignatura. Suelen ser técnicamente muy bien elaborados pero poco sistemáticos. Esto hace que sean desestimados por muchos profesores puesto que el esfuerzo que conlleva la utilización de recursos multimedia para cubrir solamente algún aspecto del temario es excesivo. Después de poner el caramelo en la boca de alumnos y profesores al día siguiente hay que volver al sistema tradicional.

 

·          Materiales elaborados por los profesores. En este sentido podemos distinguir dos grandes grupos. Aquellos materiales hechos por profesores para su utilización en clase y que no salen de este recinto. Y por otra parte encontramos materiales realizados por profesores que se comparten con el resto de docentes a través de Internet. Siguen teniendo el problema de la falta de trabajo sistemático porque pocos profesores pueden asumir la creación de materiales de currículos íntegros, pero estos trabajos son muchos y más extensos que los creados por las editoriales mencionadas anteriormente. Además de que corresponden generalmente a necesidades reales en el aula porque están concebidos desde la misma. El peor inconveniente es que el “acabado técnico” suele ser bastante deficiente puesto que los conocimientos técnicos de informática y de diseño gráfico no suelen ser muy grandes en el sector docente. Hay que tener en cuenta que estos materiales suponen un sobreesfuerzo de trabajo para los profesores. Es como si un profesor además de dar clase tuviera que “fabricarse” el libro de texto.

 

·          Materiales institucionales: Algunas de las instituciones educativas creadas bien por el gobierno central o por los gobiernos autonómicos para el desarrollo de las TIC en la enseñanza han creado materiales útiles para la utilización en la clase. De un acabado técnico mucho mejor que los materiales creados por profesores suelen adolecer de contenidos pedagógicos acordes con los niveles de clase. Se mezclan los conceptos aplicados a veces para enseñanza primaria o secundaria. Siguen siendo materiales aislados y sin una línea de trabajo marcada y explícita. Suelen parecer setas en medio del bosque.

 

 

Creo que la primera conclusión que podemos extraer de lo visto hasta ahora es que se necesitan materiales creados de una forma sistemática para “todos” los temas curriculares de todas y cada una de las asignaturas de Ciencias Sociales. Si esto no se hace así será un freno para que se acerquen muchos de los profesores dubitativos todavía a la hora de acercarse a las TIC como nueva metodología de trabajo.

 

Otra de las conclusiones que creo importante extraer es que la creación de materiales multimedia debería ser responsabilidad de la industria de la cultura. Específicamente de las editoriales de libros de texto (o de empresas creadas ad hoc para estos menesteres), que son los proveedores habituales de materiales pedagógicos. Todos los demás intentos están cubriendo el vacío dejado por estas industrias culturales. Debe ser igualmente responsabilidad de estas empresas la rentabilización de estos materiales. Quizá el “despiste” de las editoriales pueda deberse a la comodidad con que se manejan en el ya conocido, estudiado y controlado mercado del libro de texto que deja unos márgenes de beneficio suficientes para no trabajar en nuevos campos pedagógicos. La falta de trabajo riguroso y serio con sentido común muchas veces ha llevado a propuestas “catastróficas” que han frenado el trabajo de estas empresas en las nuevas tecnologías. Internet no es ni será la gallina de los huevos de oro como se prometían algunos visionarios. Es un mercado con competencia, con grupos de consumidores, con necesidades y el que cada vez va quedando más claro que no todo puede ser gratis. Si las editoriales trabajan rigurosamente encontrarán tácticas de penetración comercial como otras empresas lo han hecho anteriormente con mercados de hábitos nuevos no implantados en la sociedad. Pensemos por ejemplo en las empresas de telefonía móvil, en los servidores de Internet (al principio eran todos gratuitos y hoy nadie discute su pago), etc.

 

 

La responsabilidad de las instituciones educativas en la implantación de las TIC en la clase de Ciencias Sociales

 

El papel jugado por las instituciones educativas es otro problema que ya hemos venido insinuando en otras partes de este mismo texto. Lo peor de todo es que las instituciones “intuyen” que las TIC serán importantes pero no saben ni cuanto, ni como ni de qué manera. Las instituciones antes de actuar deberían definir claramente políticas. El suministro de ordenadores en las escuelas no es suficiente. Hay que determinar qué ratio de ordenadores, hay que incentivar el uso particular en los domicilios de los alumnos. Volvamos con ejemplos, ¿alguien cree que hubiéramos hecho todos los trabajos que hicimos en el pasado con máquina de escribir si no hubiéramos tenido una máquina en casa? Las administraciones tienen que llegar a acuerdos para tener unos mínimos puntos de trabajo en común en todos los territorios. ¿No se ponen todas las administraciones de acuerdo en los temarios curriculares? Pues tienen que hacer lo mismo en las TIC. No puede haber el desnivel diferencial que hay en muchas zonas del territorio.

 

Uno de los campos de trabajo de las instituciones debería ser la creación de criterios para las infraestructuras. Criterios que deben prever todos los problemas que generarán cientos de ordenadores en las aulas. Problemas de calor, problemas de comunicaciones inalámbricas, problemas de averías, problemas de calor generado por los ordenadores en los meses cálidos, etc. Es muy fácil inaugurar un aula de ordenadores y olvidarse de ella. Esto es como un parque municipal, cuando se crea hay que pensar paralelamente en el mantenimiento. Habría, por tanto, que definir criterios para la implantación masiva de estas nuevas tecnologías en los centros.

 

Otro papel reservado a las instituciones tiene que ser el de incentivar a las empresas culturales para la creación de los contenidos a los que hacíamos referencia en el apartado anterior. Este trabajo es fundamental sobre todo ahora que estas empresas no acaban de ver cómo entrar en este campo puesto que no le ven una rentabilidad inmediata. La subvención de trabajos en este sentido puede ayudar a ordenar los diferentes trabajos dispersos que las editoriales realizan en la actualidad. Cuando el mercado se estabilice esto no será necesario (como pasa en el libro de texto) pero ahora nos parece una función irrenunciable de la administración.

 

Y finalmente hay que hablar de uno de los roles más importantes a jugar por la administración: la investigación. La mayoría de las cosas que sabemos y hacemos en el campo de las TIC aplicadas a la enseñanza no las sabemos a través de investigaciones contrastadas. ¿Cuánto se aprende más con la pizarra digital que con el libro de texto? ¿Cuáles son los hábitos a modificar para un correcto aprendizaje multimedia? ¿Cuándo hay que enseñar y cómo el leguaje audiovisual?... Para todas estas preguntas no tenemos respuestas “seguras”. Estamos utilizando aspirinas sin el estudio médico previo que garantiza que el resultado de su utilización será saludable. La investigación didáctica es fundamental para que no nos basemos sólo en sentido común, en el ensayo-error, sino en trabajos científicos contrastados por la comunidad internacional. Esto ordenaría las formas de trabajo, los tiempos, los medios, etc. Hay que crear modelos que se puedan reproducir en las aulas con la experimentación contrastada. Modelos que posteriormente se puedan incluir en los diversos planes de formación del profesorado, que permitan de una forma clara y consistente añadirse a este tipo de docencia a muchos de los profesores que no se hayan educado en ella. Éste será el último eslabón de la cadena formativa de las TIC, el profesor.

 

 

 

La responsabilidad del profesor en la implantación de las TIC en la clase de Ciencias Sociales

 

La verdad es que el papel que juegan los profesores de Ciencias Sociales tiene que ser un punto de apoyo imprescindible en el proceso de implantar las TIC en las clases de Ciencias Sociales. Es importante tanto a nivel cualitativo como cuantitativo. El profesor dispondrá ahora de más cantidad de información de la que podía disponer con la bibliografía convencional. Por lo tanto, el profesor se verá ineludiblemente en la necesidad de utilizar sistemas de organización, de selección, de validación y de difusión de esta ingente cantidad de información. La discriminación entre la información adecuada e inadecuada ya la hacía antes el profesor pero ahora la cantidad de datos puede desbordarle fácilmente.

 

No obstante, los cambios más importantes que tiene que acometer este profesor del siglo XXI son de carácter cualitativo. A partir de ahora no tendrá la posesión absoluta de toda la información que manejen los alumnos. La clase magistral como única forma de enseñanza está cambiando. La posibilidad de que los alumnos puedan descubrir por sí mismos muchos conocimientos ayuda a que el proceso de aprendizaje se haga de forma más segura y continuada. Evidentemente, con los recursos tecnológicos de los que disponemos en la actualidad la clase magistral se puede convertir en un proceso más inteligible y más interesante para los alumnos. Pero el profesor tiene que ser a la vez que  “magister”, un coordinador de los trabajos que los alumnos pueden realizar bien en su presencia o en su ausencia. El espacio-tiempo no es una limitación como hace unos años. Se puede hablar con los alumnos desde el domicilio particular, en sesiones de chat on line. Los alumnos pueden contactar para hacer trabajos de su clase con alumnos de otros centros y de otros países. Las fuentes de información se pueden conseguir sin moverse del ordenador. La coordinación de este proceso es el gran reto del profesor de Ciencias Sociales del siglo XXI.

 

Para todo esto necesitará un gran esfuerzo que puede ser recompensado con un tipo de trabajo en el aula menos repetitivo, menos monótono, más dinámico. Sin embargo son las trabas mentales mayores que las trabas reales. La dificultad más importante ahora es la tecnofobia de la que hablamos más arriba que la complicación real de la utilización de estos nuevos aparatejos. En cada caso habría que diseñar un proceso de reciclaje adecuado a cada profesor. Esto requiere un esfuerzo por parte de las administraciones educativas pero también un esfuerzo individual de cada profesor. La función de los centros de formación del profesorado es convencer de que no es una cuestión de trabajar más en clase sino de trabajar mejor.

 

En la sociedad en la que vivimos hay un gran interés por la Historia, prueba de ello es la gran cantidad de revistas de divulgación histórica que se editan en nuestro país. La mayoría de ellas nos son compradas únicamente por especialistas sino por personas interesadas en el pasado. Si somos capaces de transmitir estos incentivos culturales en el aula transmitiremos la necesidad del conocimiento por parte de los alumnos de las Ciencias Sociales. Evidentemente, cualquier buen docente en el siglo XXI tienen que atesorar una buena cantidad de entusiasmo, autocrítica, y deseo de mejorar un espacio como es el aula, muy desprestigiada en las últimas décadas. Éste es nuestro reto más importante de futuro y estas nuevas herramientas pueden ayudarnos.