INFOCOLE.

Ferran Morant i Navasquillo

Introducción
La mundialización de los cambios, la globalización de las tecnologías y, en particular, el advenimiento de la sociedad de la información han aumentado las posibilidades de acceso de los individuos a la información y al saber. No obstante, todos estos fenómenos entrañan una modificación de las competencias adquiridas y de los sistemas de trabajo. Esta evolución está acrecentando la incertidumbre en el mundo del trabajo. Para algunas personas la falta de adecuación puede crear situaciones de exclusión intolerables. El reto para el sistema educativo consiste en formar profesionales que sean permeables a estos cambios y estar siempre abierto a permitir que desde el mundo del trabajo se pueda volver a re---formarse en la misma u otra especialidad; tal como contempla la LOGSE.
Está claro que la consecuencia individual es la demanda de un esfuerzo de adaptación para que cada uno de nosotros estemos continuamente construyendo por sí mismos nuestra propia cualificación profesional, integrando los saberes adquiridos en distintos lugares y momentos.
Las consecuencias de las nuevas tecnologías sobre el trabajo, se han manifestado tanto como generadoras de una serie de nuevos trabajos que tienen por objeto las propias tecnologías de la información, como transformando las formas de realizar y enfocar los trabajos ya existentes: las empresas se descentralizan, aparecen posibilidades de trabajar fuera del entorno físico de la empresa, las redes permiten conectar con la misma facilidad tanto los ordenadores de la propia empresa como los que residen en otros continentes. Todo ello conlleva una necesidad continuada de adaptación, formación y reciclaje: creo que para formar adecuadamente las generaciones del futuro la escuela debe ir paulatinamente abandonando su carácter de transmisora de conocimientos para ser fundamentalmente creadora de habilidades y formas de aprendizaje; más que transmitir conocimientos, debe proporcionar nuevas formas de adquirirlos.
El reto que se nos plantea es el de saber construir una sociedad de justicia y progreso mediante la creación de una auténtica sociedad del conocimiento, apoyada en toda la riqueza de la diversidad cultural y teniendo en cuenta que el objetivo esencial de la educación es formar ciudadanos independientes y responsables mediante la integración social y el desarrollo personal, en los que cobra una especial importancia la transmisión de un patrimonio cultural.
Uno de los peligros de la sociedad de la información es su potencial uniformizador, las llamadas "autopistas de la información" no deben tener un solo sentido: desde la cultura anglosajona hacia todas las demás; creo que debemos evitar que la facilidad para obtener programas, informaciones, etc, signifique la pérdida de todas las referencias históricas, culturales, geográficas y lingüísticas que nos caracterizan: debemos conjugar el ser tan receptivos a las otras culturas como propagadores de la nuestra propia.
La promoción de la cultura tecnológica a todos los niveles debe llevar aparejada inexcusablemente una formación que podemos llamar ética, creo que debemos ser capaces de educar para el desarrollo de comportamientos deontológicos que eviten por una parte los abusos que de las nuevas tecnologías se puede hacer desde una perspectiva puramente economicista y por otra el miedo y la desconfianza que las mismas aún generan en mucha gente y que podría conducir a descalificar unas herramientas que por sí mismas no son buenas ni malas; su bondad dependerá del buen uso que sepamos hacer de ellas; las autopistas de la información, a las que cada vez pueden acceder los niños con mayor facilidad, contienen mensajes que atentan contra la dignidad humana, por lo que la educación y formación tanto de los alumnos como de los profesores debe tener en cuenta estos hechos e integrar esta ética de la responsabilidad.
Permítanme aquí hacer un inciso para recordar que el gran éxito de Internet, la páginas WEB y el lenguaje HTML en el que se desarrollan, nacieron para el mundo educativo y tecnológico: se inventaron para posibilitar el intercambio de información y experiencias entre los aproximadamente 10.000 científicos de todo el mundo que trabajaban o colaboraban para el CERN, el laboratorio europeo de física de partículas de Ginebra y ello con multitud de sistemas operativos diferentes. De alguna forma, aún sigue siendo así: los contenidos poco educativos no llegan al 1 % del total de las páginas de la World Wide Web. Y es responsabilidad nuestra, de los que accedemos a ella, el que sigan creciendo los contenidos de un tipo y relegando los otros.
Concientes de ello, el proyecto "INFOCOLE" es la apuesta de la Generalitat Valenciana para integrar en nuestras escuelas y centros de educación no universitaria las nuevas tecnologías de la información.
En este proyecto están implicados organismos de la Generalitat tan importantes y siginificativos como: Conselleria de Cultura, Educación y Ciencia, Conselleria de Economái, Hacienda y Administración Pública, Ciudad de las Artes y las Ciencias, Oficina Valenciana para la Sociedad de la Información y ciudades Infoville (Villena, la Vall d'Uixó, Catarroja y Torrevieja).
Objetivos fundamentales del proyecto Infocole:
Acercar la escuela a la realidad cotidiana de los alumnos/as: de forma que no aumentemos la distancia entre la escuela y la sociedad: el 80% de la información asimilada por los niños y adolescentes españoles de 12 a 15 años les llega a través de los medios de comunicación, y del 20% correspondiente a la escuela, sólo una parte le será útil en el futuro, pues el resto estará obsoleta cuando la necesiten; precisamente por ello una de las grandes innovaciones de la LOGSE consiste en cambiar paulatinamente el sistema de aprendizaje: los alumnos no deben dedicarse sólo a obtener conocimientos, fundamentalmente deben aprender a adquirirlos y utilizarlos: para ello indudablemente tienen grandes aplicaciones los ordenadores, y dos de sus grandes grupos de aplicaciones: la ofimática, que ya venimos utilizando en los centros desde hace tiempo y la telemática que es el contenido esencial de infocole en su doble vertiente de acceso a internet y correo electrónico o sea: acceso y publicación de la información y transmisión de la misma .
Educar a los alumnos en el uso de las nuevas tecnologías de la información, puesto que con Internet cualquier persona puede ser fácilmente sujeto activo de la misma, bien mediante el uso del correo electrónico o bien mediante la publicación de páginas web, provocando con ello que muchos de nuestros centros y pueblos se den a conocer a todo el resto del mundo, y que nuestras lenguas y nuestras costumbres, fiestas, tradiciones y cultura cada vez estén más presentes en la gran telaraña informática y accesibles a todo el mundo.
Promover el uso de lo que hemos llamado "ciber-ética": la aparición de una deontología, una conducta ética que en esencia es la misma que en la vida cotidiana, y que proporcione a los alumnos una protección frente a los posibles abusos, tanto por el tipo de contenidos como por su cantidad (el exceso de información puede ser una forma, a veces interesada, de desinformar), evitando lo que se ha dado en llamar "cultura-mosaico" (conocimiento muy parcial e inconexo de muchas cosas) y enseñandoles por tanto a discriminar entre las múltiples informaciones; de la misma manera que actualmente ya es bastante frecuente que se eduque con la prensa o los medios de comunicación en la escuela.
Formación del profesorado
Para tener éxito en esta tarea, es esencial la formación del profesorado; para ello hemos planteado una estrategia de formación en cascada: los ciento veinte monitores de los centros en los que se instalará Infocole recibirán formación en 9 centros situados en sedes de los Centros de Formación i Recursos Educativos (CEFIRE) y a su vez serán los responsables de formar a sus compañeros en cada uno de los centros, nuestro objetivo es que se extienda su uso y que los alumnos puedan utilizar los ordenadores de forma parecida a como pueden consultar la biblioteca.
En este curso inicial de formación se le entregará a cada uno de los profesores asistentes un ejemplar completo del material del curso: libro del alumno, libro del profesor con sugerencias didácticas y CD-ROM; actualmente está todo este material en imprenta, y se editará en las dos lenguas oficiales de nuestra comunidad: valenciano y castellano.
INSTALACIONES:
Básicamente consiste en la instalación de aulas informáticas en los 129 centros seleccionados con la tecnología más avanzada: ordenadores multimedia y un servidor conectados entre sí en red local y mediante red digital formando una gran Intranet corporativa, con conexión a Internet y al correo electrónico. Estas aulas tienen un coste estimado de unos ocho millones cada una de ellas, siendo el coste global del proyecto de alrededor de mil millones.
Desde el punto de vista docente consiste en el desarrollo de una nueva herramienta, combinación de material didáctico en soporte impreso, CD-ROM y telemático (servidor de Web accesible desde Internet e Infovía) cuyo destino es ofrecer al sector educativo de la Comunidad Valenciana un medio innovador de enseñanza que permita incorporar las nuevas tecnologías en nuestras escuelas y, de forma sencilla y divertida, facilite el proceso de formación necesario para los estudiantes de enseñanza básica y secundaria.
Contenidos del curso para los alumnos:
El curso está estructurado en 11 temas agrupados en tres bloques:
3.1 Conocimiento básico del vocabulario de internet y la sociedad de la información:
1 La Sociedad de la información. Infoville
2 Dictionet: diccionario de internet
3 Historia de Internet.
4 Ejemplo de ciudad informatizada: Servicios de Infoville
3.2 Manejo de las pantallas y uso del entorno gráfico.
5 Manejo del ratón y conexión a Infoville.
6 Iconos
7 Manejo de los entornos educativos.
3.3 Navegación en Internet y uso del correo.
8 Correo electrónico
9 Trabajo en grupo.
10 Navegar en internet.
11 Aplicaciones prácticas
La organización del curso aplicado a los alumnos de la Educación Secundaria Obligatoria se llevará a cabo aprovechando las horas lectivas de Tecnología por lo que, prioritariamente, serán los profesores de esta área los primeros en ser formados por parte de la Conselleria para poder llevar a cabo en sus centros este proyecto. Posteriormente, como ya apuntábamos, estos profesores harán de correa de transmisión de lo aprendido en sus respectivos centros, pudiendo ponerse en marcha grupos de trabajo de formación en centros que recibirán toda la ayuda que sea necesaria por parte de la Conselleria. Dicho apoyo y asesoramiento se materializará a través del Centro de Formación, Innovación y Recursos Educativos de su zona. Tales centros, conocidos por las siglas CEFIREs son los órganos de la administración educativa encargados de la formación permanente del profesorado y que están distribuidos a través de 17 sedes por toda la Comunidad.