El río como ecosistema

Cómo la dinámica del río determina la diversidad de los seres vivos.

GRUPO HUMERU
Ceferino García Granda

J. Nicanor García Sastre

Ana Mª Martín bachiller

Carmen Sánchez Álvarez

 

Planteamiento y justificación de esta unidad didáctica

 

Los profesores que elaboramos esta unidad didáctica somos conscientes de estar viviendo en una sociedad concreta con una problemática deter­minada y cambiante. También, por llevar muchos años de docencia, somos conocedores de la institución escolar tradicional y de los cambios que estos últimos años se vienen gestando. Este curso de Didáctica de las Ciencias que estamos realizando nos ha dado la oportunidad de refle­xionar sobre nuestra "práctica educativa" y sobre las ideologías y teorías que las sustentan.

Al iniciar la elaboración de la unidad didáctica nos situamos en el Diseño Curricular Base (DCB) tomándolo como las grandes pautas a seguir y sabiendo que su puesta en práctica se puede hacer de muy diversas formas. El Estado (MEC) marca unos objetivos y unos contenidos gene­rales a los que posteriormente cada comunidad escolar o cada grupo de trabajo tiene que darles forma tomando unas decisiones metateóricas, teóricas y técnicas determinadas.

Pensamos que somos nosotros, los docentes, los responsables de encuadrar esas propuestas en el contexto social, político, cultural y eco­nómico en el que se desenvuelve la escuela. Queremos que la escuela no sea el lugar donde se aprende un "paquete" de conocimientos, sino que sea el ambiente adecuado para la búsqueda de conceptos, procedi­mientos y actitudes que ayuden a comprender la cultura y la sociedad.

De esta forma creemos que la institución escolar puede influir, de manera paulatina, pero muy profundamente en el cambio de la socie­dad.

Por otra parte nos planteamos la relación conocimiento científico­-enseñanza. Como profesores de enseñanza secundaria desearíamos que el aula sea nuestro centro de investigación para así ir perfeccionando nuestra práctica diaria.

Esta unidad didáctica trataremos de realizarla en forma de una pequeña investigación científica, según las siguientes pautas:

- Búsqueda de contenidos y su selección.

- Secuenciación de estos contenidos para su aprendizaje.

- Puesta en práctica en el aula.

- Análisis de los resultados.

- Nueva elaboración.

Respecto a la enseñanza de las ciencias, nos decantamos por una enseñanza de las Ciencias Naturales acorde con la metodología cientí­fica, sin caer en un empirismo extremo, sino guiándonos por los más recientes descubrimientos de la investigación educativa.

Partiremos de la estructura cognitiva de los alumnos. Trataremos de detectar los correspondientes errores conceptuales -ya que su origen está ligado a la -existencia de ideas previas, o, mejor dicho a toda una estructura cognitiva (Vigotsky)- para poder modificar su esquema cog­nitivo previo, en caso de ser erróneo, y proporcionarles un esquema cog­nitivo de acuerdo con la ciencia formal. Solamente así se puede pro­ducir en los alumnos/as un cambio conceptual. Trataremos de poner en práctica, por tanto, el modelo constructivista de la psicología del apren­dizaje.

Según han demostrado los estudios de epistemología genética, exis­te un paralelismo entre la evolución histórica de una ciencia y la adqui­sición de las correspondientes ideas por parte del niño/a. Nos parece pues, muy adecuada la utilización del método científico, ya que permi­te a los alumnos: emitir hipótesis, diseñar experimentos y analizar con rigor los resultados; y esto es imprescindible en la enseñanza de las cien­cias para que los alumnos se encuentren en conflicto y esto pueda pro­vocar la modificación de las estructuras cognitivas; de igual manera a cómo ha ocurrido a lo largo de la historia de las ciencias.

Queremos resaltar también el carácter de actividad social, colectiva y orientadora del desarrollo científico, que posee la ciencia, por ello es importante que, al menos parte de las actividades, se desarrollen en gru­pos que son las estructuras adecuadas para que se establezca la discu­sión que promueva y haga más fácil y fértil el desarrollo intelectual de los alumnos/as.

 

1. Introducción

 

Se elabora esta unidad didáctica para los alumnos/as de 1º de BUP y de 3º de Educación Secundaria Obligatoria.

Los contenidos de esta unidad hacen mención a los siguientes Blo­ques de Contenidos del Real Decreto de Mínimos para la Enseñanza Secun­daria Obligatoria:

 

6.Diversidad y unidad de los seres vivos.

8.Interacción de los componentes abióticos y bióticos del medio natural.

9.Los cambios en el medio natural. Los seres humanos principa­les agentes del cambio.

 

Se introduciría esta unidad como estudio de un ecosistema, no como descripción de sus elementos, sino como interacción de sus fac­tores bióticos y abióticos.

Dentro de nuestra programación incluiríamos esta unidad didáctica, como ejemplo de un ecosistema, después de haber trabajado otro eco­sistema de forma más descriptiva.

 

2. Objetivos generales

 

Prácticamente queremos potenciar todos los objetivos generales de Ciencias Naturales en Educación Secundaria obligatoria, si bien haría­mos especial hincapié en los nº 2, 3, 4, el 6, el 7 y el 9, que dicen res­pectivamente:

 

2. Utilizar los conceptos básicos de las Ciencias de la Naturaleza para elaborar una interpretación científica de los principales fenómenos naturales, así como para analizar y valorar algunos desarrollos y aplicaciones tecnológicas de especial importancia.

3. Aplicar estrategias personales, coherentes con los procedimien­tos de la Ciencia, en la resolución de problemas: identificación del problema, formulación de hipótesis, planificación y reali­zación de actividades para contrastarlas, sistematización y aná­lisis de los resultados y comunicación de los mismos.

4.Participar en la planificación y realización en equipo de acti­vidades científicas, valorando las aportaciones propias y ajenas en función de los objetivos establecidos, mostrando una actitud flexible y de colaboración y asumiendo responsabilidades en el desarrollo de sus tareas.

6.Utilizar sus conocimientos sobre el funcionamiento del cuerpo humano para desarrollar y afianzar hábitos de cuidado y salud corporal que propicien un clima individual y social, sano y saludable.

7.Utilizar sus conocimientos sobre los elementos físicos y los seres vivos para disfrutar del medio natural, así como proponer, valo­rar, y en su caso participar en iniciativas encaminadas a con­servarlo y mejorarlo.

9.Valorar el conocimiento científico como un proceso de cons­trucción ligado a las características y necesidades de la socie­dad en cada momento histórico y sometido a revisión y evolu­ción continua.

 

Conocer las características elementales del medio natural pró­ximo en sus distintos aspectos geológicos y biológicos.

 

Despertar en los alumnos/as el interés y el sentido de la obser­vación por los aspectos biológicos y geológicos del medio próxi­mo.

 

Desarrollar capacidades de razonamiento de los alumnos/as.

 

Introducir a los alumnos/as en la esencia y funcionamiento del método científico siendo capaces de elaborar diseños experi­mentales y exponer sus conclusiones deforma correcta.

 

3. Selección de contenidos

 

3.1. Mapa conceptual


3.2.   Contenidos conceptuales

 

La selección de contenidos conceptuales y paralelamente a ellos los objetivos que se pretenden lograr con los mismos, es la siguiente:

 

DINÁMICA DEL MEDIO. ADAPTACIONES BIOLÓGICAS QUE DETERMINA DICHA DINÁMICA

 

Contenidos

Objetivos

- Breves nociones de geomor­fología fluvial

 

- Conocimiento general del río como agente modelador del paisaje.

 

- Curso fluvial: Partes del curso

- Análisis del modelado fluvial

- Morfología fluvial

- Proporcionar al alumno una idea clara de la influencia de los factores abióticos en los seres vivos de un ecosistema

 

- Estructuras fluviales

Meandros

Estuarios

Deltas

 

 

- Factores abióticos: Caracterís­ticas físicas de los ríos:

Caudal

Velocidad

Temperatura

Perfil de equilibrio

- Que el alumno comprenda el río como algo dinámico

 

-Diversidad de los seres vivos

 

- Estudiar el río como sistema biológico activo

- Adaptaciones morfológicas, tróficas y fisiológicas de los

seres vivos del río.

- Comprender que las caracte­rísticas del medio determinan la existencia en el ecosistema de seres vivos, y que su loca­lización no es al azar sino que su distribución esta en relación con dichas caracte­rísticas.

- La contaminación como factor externo que rompe el equili­brio natural del ecosistema de las aguas dulces.

Tipos de contaminación

Causas

 

- Analizar las actividades huma­nas que inciden sobre el equi­librio del ecosistema de las aguas dulces, alterándolo.

 

- Otras formas de utilización del río como factor económi­co.

Presas

Riegos

Pesca

Abastecimientos urbanos

- Estudiar las consecuencias de la intervención humana en las modificaciones que sufre el trazado de los cursos fluvia­les.

La importancia del cuidado del medio y su conservación para la vida.

 

- Desarrollar en el alumno una actitud positica respecto al medio natural

 

 

 

 

 

 

3.3. Contenidos de Procedimiento

 

- Diseño, elaboración e identificación de modelos.

- Observación, descripción y clasificación de seres vivos.

- Planificación y realización de actividades que permitan con­trastar las relaciones en el ecosistema.

- Elaboración e interpretación de redes tróficas en el ecosistema.

- Identificación de modelos. Análisis de situaciones a través de visualización de vídeos.

- Diseño y realización de pequeñas investigaciones.

- Elaboración y discusión en el aula de las conclusiones.

- Seguir la guía de actividades.

- Análisis crítico de la intervención humana.

- Salida a un río próximo: actividades, observación de adaptaciones, etc.

 

3.4. Contenidos de Actitud

 

- Valoración de la importancia del agua para los seres vivos y rechazo de todas aquellas actividades humanas que conllevan contaminación y exceso de consumo.

- Actitud de respeto hacia el equilibrio en el ecosistema.

- Cuidado y respeto de la naturaleza.

- Reconocimiento y valoración de los distintos componentes del ecosistema y su contribución al equilibrio del mismo.

 

4. Orientaciones didácticas y metodológicas

 

Enfoque pedagógico basado en el modelo de psicología del apren­dizaje constructivista. Toda actividad que se programe llevará implícitas las siguientes fases:

- Exploración de ideas previas mediante actividades de iniciación.

- Actividades de desarrollo y programa guía.

- Actividades de recapitulación dentro del programa guía.

- Actividades CTS (Ciencia/Técnica/Sociedad).

- Actividades de evaluación del alumno.

 

5. Estrategias de Enseñanza-Aprendizaje

 

5.1.   Clasificación de actividades

 

Las actividades que elaboramos para el desarrollo de la unidad se pueden clasificar en:

- Actividades de iniciación a la unidad para poner en situación al alumno/a y explorar sus ideas previas.

- Diapositivas.

- Cuestionario de ideas previas.

- Construcción de un modelo.

- Actividades de desarrollo y reestructuración que promueven el cambio conceptual de los alumnos/as y que intentamos sean variadas y eficaces.

- Lectura comprensiva de textos.

- Discusiones y puestas en común.

- Manejo de gráficas con datos reales.

- Emisión de hipótesis.

- Observación, mediante salida a un río.

 

- Actividades de recapitulación que tienen por objeto consolidar los conceptos aprendidos y trabajados y utilizarlos para nuevas situaciones.

- Actividades de evaluación como reflexión del alumno/a sobre su propio proceso de aprendizaje y contrastación con sus ideas previas.

 

5.2.   Recursos didácticos

 

Se detallan en la segunda parte de la guía del profesor en la que se enumeran por cada actividad los recursos utilizados.

En general se resumen en:

 

- Programa guía del alumno/a que contiene las actividades a rea­lizar por el alumno/a individual o en grupo, además de docu­mentos y textos que añaden información, bien necesaria en cada momento, o de recapitulación en algunos casos.

La guía del alumno/a tiene también esquemas y dibujos que se han de completar o interpretar por el alumno/a.

- Guía del profesor en la que se encuentran los resultados espe­rados en cada actividad y lo que se intenta conseguir con los alumnos/as.

- Diapositivas que se utilizarán como iniciación y motivación a la unidad.

- Películas de vídeo que, según el guión, se utilizarán preferen­temente en adaptaciones.

- Transparencias de apoyo al profesor y al alumno/a en el desa­rrollo de algunas actividades.

- Biblioteca de aula que consta de libros de texto de varias edi­toriales para que los alumnos/as puedan buscar información.

- Tablón de corcho en el que se irá colocando información y algu­nas veces datos, suministrados por los propios grupos de alum­nos.

- Otros materiales de experiencias y de construcción de mode­los, necesarios para algunas de las actividades que se detallan en la guía del profesor.

 

5.3. Organización del aula

 

Como se comenta más ampliamente en la guía del profesor, esti­mamos que la organización ideal del aula en esta unidad y con alum­nos/as de 3º ESO es de mesas individuales, pero agrupadas en peque­ño grupo de 4 o 5 alumnos/as.

El pequeño grupo de alumnos/as debe ser constante a lo largo de la unidad. Los grupos serán heterogéneos de sexo, nivel intelectual, etc. Se procurará que todos los alumnos/as adopten todos los roles dentro del grupo: portavoz, secretario, etc. y su participación activa será tam­bién evaluada.

 

6. Evaluación

 

La evaluación bien merece un capítulo aparte. No obstante, nues­tra propuesta es la siguiente:

 

- evaluación inicial.

- evaluación formativa a lo largo del desarrollo de la unidad.

- evaluación sumativa al final de un bloque o unidad.

 

Es deseable que en todo momento, el alumno/a sea consciente de su propio proceso de aprendizaje, y por lo tanto la autoevaluación debe trabajarse como un contenido en la formación integral del alumno/a. Con­secuentemente con lo anterior, es importante que nuestros alumnos/as conozcan lo que queremos conseguir con la unidad y sus objetivos y contenidos de concepto, procedimiento y actitudes, para lo cual dedi­caremos un espacio y tiempo en la introducción de la unidad e inten­taremos que, a lo largo de su desarrollo, el alumno/a sepa siempre que es lo que tiene que trabajar y el porqué.

La evaluación inicial se hará a partir de las actividades 2 y 3 del cuestionario de ideas previas y de la construcción de un modelo de río. Será individual y en pequeño grupo, seguida de una puesta en común.

A lo largo del desarrollo de la unidad, se incluyen actividades de recapitulación, que servirán al alumno/a para ir contrastando sus ideas previas con lo trabajado en la unidad.

Somos conscientes de la necesidad de incluir materiales de apoyo para reforzar algunos conceptos que algunos alumnos/as tardan más tiem­po en conseguir. La evaluación permitirá a lo largo del desarrollo de la unidad un seguimiento constante por parte de profesor que se fijará en estos aspectos:

 

- Participación del alumno/a en el trabajo el grupo.

- Expresión oral y escrita.

 

Por otra parte se hace imprescindible, que el alumno/a conozca de antemano los criterios y el método que se utilizará para su evaluación. El cuaderno de trabajo y su corrección sistemática -dos veces como mínimo- a lo largo de la unidad aportará también información del trabajo del alumno/a.

Algunas actividades de desarrollo pueden considerarse también de evaluación en el sentido que se utilizarán específicamente para reca­pitular sobre el trabajo realizado anteriormente y darán la posibilidad al alumno/a de integrar lo aprendido en sus nuevos conocimientos.

Creemos necesario una prueba de control al acabar la unidad, lo más similar posible a las actividades trabajadas y en la que se analice el cambio conceptual que ha tenido lugar en el alumno/a.

 

6.2.   Evaluación de la unidad

 

El grupo de profesores que trabajamos en esta unidad acordamos utilizar como instrumentos de evaluación de la unidad:

 

- Aportación global de los grupos de los cuatro profesores. Sobre el resultado del cuestionario de ideas previas en los alumnos/as y sobre la construcción del modelo.

- Seguimiento del diario del profesor para un grupo de alumnos/as con el que se desarrolle la unidad.

- Diario de alumnos/as que realizará cada día un alumno/a en el mismo grupo en el que se realiza el diario del profesor. La con­trastación de ambos aportará datos sobre el desarrollo de la uni­dad.

- Cuestionarios de desarrollo de la unidad que se pasarán a los grupos de alumnos para que expresen su opinión por escri­to.

- Observación con cámara fija de una o dos sesiones de desarrollo en el aula.

- Posible observación por un asesor externo.

 

Se dedicarán tres sesiones para la evaluación de la unidad a partir del trabajo con los instrumentos anteriormente citados.

 

Programa de actividades del alumno

 

Introducción

 

A lo largo de tu vida has estado muchas veces en un río, has pasa­do a su lado, has jugado, te has bañado, puede que hayas pescado en él o hayas evitado pasar a su lado porque tu imagen de agua contami­nada no era agradable.

En esta unidad vamos a trabajar sobre el río como ecosistema, su dinámica y variabilidad, las relaciones que existen entre los distintos seres vivos que lo habitan y viven en él.

Con esta unidad nos proponemos que comprendas el río como algo dinámico y que las características del propio río condicionan la presencia de seres vivos, que se adaptan de muy diversas formas a la vida en ese medio. Queremos que reflexiones sobre los efectos de la intervención humana sobre el río y como consecuencia de ello, desarrolles una acti­tud positiva respecto al medio natural.

 

ACTIVIDAD 1

 

Vamos a pasar unas diapositivas sobre los ríos del concejo de Gijón que nos servirán para entrar en situación.

Observa atentamente las diapositivas y anota en tu cuaderno el resultado de tus observaciones.

Partiremos de un mapa del concejo de Gijón, con todos los ríos y arroyos del concejo para continuar con la cuenca del río Piles, siguien­do su curso desde su nacimiento a la desembocadura.

- ¿Qué características observas que varían a lo largo del recorri­do del río?

 

ACTIVIDAD 2

 

Vamos a poner en común las ideas, recuerdos y conocimientos que tenemos acerca de los ríos. Contesta brevemente a las siguientes cues­tiones de forma individual, y después lo discutiremos en grupo.

 

CUESTIONARIO DE IDEAS PREVIAS

 

1ª ¿Qué es un río? ¿Conoces alguno?, ¿dónde nace?, ¿por dónde pasa? ¿A dónde van a parar sus aguas?

 

2ª ¿A qué se debe que el agua de un río esté en constante movimien­to?

 

3ª Los ríos, ¿llevan siempre igual cantidad de agua? ¿Por qué?

4ª En este tramo de un

río. ¿Dónde es mayor

la velocidad de la

corriente de agua, en

A, B o C?, ¿por qué?

 

5ª Los animales que viven dentro del agua del río, qué respiran:

- Agua

- Oxígeno

- Dióxido de carbono

- No respiran, sólo beben.

 

6ª ¿Quién contamina los ríos?

 

ACTIVIDAD 7

 

Construye un modelo de río desde su nacimiento hasta la desem­bocadura a partir de un bloque de arcilla donde se observe el curso de un río.

 

ACTIVIDAD 4

 

Cuando se producen precipitaciones una parte del agua de lluvia se evapora y pasa nuevamente a la atmósfera para for­mar nubes, otra parte se infiltra a través del suelo y al acumu­larse forma acuíferos (aguas subterráneas), finalmente otra parte queda sobre la superficie terrestre formando lagos y ríos.

 

A partir de un modelo similar al que has hecho en la actividad ante­rior, vas a realizar un perfil longitudinal del río.

Utiliza como materiales:

- Arcilla, cuerda fina, varillas planas y finas de madera o alambre, cola, rotuladores y regla milimetrada.

 

Un grupo de alumnos/as construiréis una maqueta de un río con poca pendiente y otro grupo una con mucha pendiente. La superficie de la base de la maqueta será apróximadamente de 20 x 15 cm. El río ha de presentar meandros y tramos de distinta pendiente y compren­derá desde el nacimiento hasta la desembocadura.

Marca con una raya cada cm. de la cuerda.

Coloca, procurando que quede fija, la cuerda a lo largo del cauce del río, desde el punto de nacimiento hasta el de desembocadura.

En cada marca de la cuerda coloca la varilla, clavándola vertical­mente, hasta llegar a la base de la maqueta, que corresponderá al nivel de base del río, y marcaremos sobre la varilla o alambre, con un rotulador, la altura de ese punto del río con respecto a la desembocadura. Repetimos lo anterior en cada punto.

Sobre un papel milimetrado estira y pega la cuerda anteriormente utilizada, llevando las diferencias de altura obtenidas anteriormente sobre cada uno de los puntos.

Une los distintos puntos para obtener el perfil longitudinal del río.

 

ACTIVIDAD 5

 

A partir del perfil longitudinal que has realizado en la actividad ante­rior, responde las siguientes cuestiones:

a) Comparando los distintos perfiles obtenidos, explicar ¿Por qué a partir del mismo bloque se obtienen distintos perfiles?

b) Suponiendo que el río del que has hecho la maqueta tiene una longitud real de 10 Km.

¿Cuál sería la altura real a que se encuentra su nacimiento con respecto al punto de desembocadura?

c) Vamos a ver que ocurre con la pendiente de un río. ¿Tiene la misma pendiente en todo su curso?

d) Crees posible que varíe a lo largo del tiempo el perfil de un río. Razona tu respuesta.

e) ¿Qué ocurriría en el perfil longitudinal de un río si descendie­se el punto donde desemboca?

f) De acuerdo con el perfil que has obtenido, ¿en qué zonas del río la velocidad de la corriente será mayor?, ¿en la zona de naci­miento, en el tramo medio o en la desembocadura? ¿Crees que se corresponden tus resultados con los de un río verdadero? Razo­na tu respuesta.

g) En la lámina 1 se representan un peces adaptados a aguas con gran corriente y otros a zonas de poca corriente. ¿En qué zonas del río es probable que los encontremos?

h) Emite una hipótesis que relacione la morfología de un pez con la zona en la que vive.

 

 

ACTIVIDAD 6

 

La pendiente de un río influye sobre la velocidad de la corriente y ésta sobre la capacidad erosiva, a mayor pendiente mayor capacidad erosiva y excavación del fondo, a menor pendiente menos capacidad erosiva y depósito de materiales.

 

Ante los siguientes gráficos de perfiles transversales de un río, ordé­nalos de mayor a menor proximidad al nacimiento.

 

La siguiente información te servirá para repasar conceptos ya trabajados anteriormente.

 

En un río de acuerdo con la pendiente del cauce y las características físico-químicas, podemos distinguir 3 tramos, cada uno de ellos con fauna y flora específica.

a) Tramo alto: Es la zona próxima al nacimiento de río. En general presenta una fuerte pendiente lo que da lugar a que la velocidad del agua sea elevada -entre 50 y 200 cm/s-. La temperatura del agua es baja, lo que permite una mayor can­tidad de oxígeno disuelto.

El lecho del río está formado por rocas de distintos tama­ños pero predominando las de gran tamaño.

b) Tramo medio: En este tramo la pendiente suele ser más suave y la velocidad de la corriente moderada -entre 20 y 50 cm/s--, pudiendo encontrarse zonas en las que la velocidad del agua disminuye formando embalsamientos y charcas. La tem­peratura del agua es más elevada pudiendo alcanzar basta los 25ºC, por lo que su contenido en oxígeno es menor, pero aún elevado.

El cauce es más ancho y el fondo se cubre con abundancia de cantos rodados que alternan en algunas zonas con arenas y limos.

c) Tramo bajo: Zona próxima a la desembocadura, la pen­diente es muy suave y la velocidad del agua escasa -no sobre­pasa los 20 cm/s-. La temperatura del agua es alta y la can­tidad de oxígeno disuelto baja. El cauce suele ser bastante ancho y en el fondo existen abundantes materiales finos -barros y limos- depositados por el río al perder capacidad de transporte.

 

ACTIVIDAD 7

 

Salida a un río próximo al Centro para medir factores abióticos:

- Caudal

- Velocidad

- Temperatura.

 

Material necesario

 

- Calzado y ropa adecuados. Botas de goma.

- Frascos de cristal de gran tamaño (2-3 1.)

- Manga recolectora.

- Cinta métrica.

- Termómetros.

- Cuaderno de campo de tapas duras o panel de madera.

- Mapa topográfico de la zona.

- Cuerda y vara o palo graduado en cm.

 

Recomendaciones

 

Todas las cuestiones planteadas, y las observaciones que creas inte­resantes, deberás anotarlas en el cuaderno de actividades (cuaderno de campo), acompañándolas de los dibujos necesarios.

El trabajo se realizará en equipo (3-4 alumnos/as). No olvides comentar con tus compañeros, cada una de los distintas actividades a desarrollar y todo aquello que creas importante, aunque no esté en el guión.

Un objetivo de la salida es que seas capaz de respetar y conservar la Naturaleza, por ello:

 

- Deja los lugares naturales tal y como estaban.

- No los ensucies, no tires ningún tipo de desperdicio.

- Si crees conveniente mover alguna piedra o tronco, no te olvi­des de volver a colocarlos tal y como los encontraste.

- Si capturas algún animal, no olvides devolverlo, después de rea­lizar las pertinentes observaciones, al lugar de captura. Procu­ra molestarlos lo menos posibles.

- No alteres el silencio de la Naturaleza. En el campo, como en cualquier otro lugar, no se deben de pegar gritos.

- Cuidado con los incendios, nada de cerillas ni de cigarros.

- Utiliza los caminos y márgenes de prados y huertas, no cruces nunca por el medio de las fincas.

 

Responde y desarrolla las siguientes actividades

 

TOPOGRAFÍA

 

T.1 Realiza un croquis general del río a estudiar. Indica dónde nace, dónde desemboca y los puntos importantes por los que discurre.

Ayúdate, para ello, del correspondiente mapa topográfico.

 

T.2 Señala sobre el croquis la zona de trabajo e indica las caracte­rísticas generales del río y del valle en esa zona.

 

FACTORES ABIÓTICOS

 

F.1 Deberás medir la temperatura del agua del río en una zona pró­xima a la superficie y en una zona profunda, en el centro y en las orillas del río.

 

Centro río

Orilla

Zona próxima río

Superficie

 

 

 

Zona profunda

 

 

 

 

Hay variaciones de temperatura en las distintas zonas. ¿A qué es debido? ¿Qué influencia puede tener sobre los organismos del río?

 

F.2 A continuación vas a calcular de forma aproximada la veloci­dad de la corriente de un río en m/s. Piensa junto, con tu equi­po el modo de obtenerla. Descríbelo, ejecútalo e indica el valor obtenido en el centro del río y en una orilla.

 

Centro del cauce

orilla del río

Velocidad m/s

 

 

 

De acuerdo con estos resultados donde encontrarías a anima­les y plantas más y menos adaptados para luchar contra la corriente. Emite una hipótesis que posteriormente vas a tratar de comprobar.

 

F.3 ¿Crees que la velocidad de la corriente es igual en todas las zonas del río? ¿En qué zonas piensas y observas que es mayor y en que zonas es menor?

¿Qué importancia puede tener este factor respecto a la erosión o a la pre­sencia de determi­nados animales y plantas? Trata de contrastar tu opinión con los datos que vas obteniendo.

 

 

 

 

 

 

 

 

CAUDAL DEL RÍO

 

Ahora vamos a medir el caudal de un río. Se llama caudal al volu­men de agua que pasa por un lugar determinado del río en la unidad de tiempo.

 

Para calcularlo utilizamos la fórmula:

 

Caudal = velocidad del agua • superficie de la sección

Q =V• s = ..............................

 

La velocidad ya la has calculado anteriormente, sólo te queda cal­cular la sección.

Para ello necesitaremos una cuerda marcada cada 1 m. y de una lon­gitud suficiente para atravesar transversalmente el río. Colocaremos la cuerda de lado a lado del río, procurando que quede perpendicular al eje de la corriente y de esta forma conoceremos su anchura.

 

Para determinar la sección mediremos en cada metro de la cuerda la profundidad y multiplicaremos la profundidad por el ancho de cada divi­sión de la cuerda (1 m.), obtenemos así la sección de cada metro, suman­do todas las secciones obtenidas obtendremos la sección total del río.

Si el río es muy ancho, más de 20 m. las profundidades se tomarán cada 2 m. y si es muy pequeño, menos de 5 m. se tomaran cada medio metro, por lo que habría que multiplicar cada profundidad por 2 o por 0,5 m. respectivamente.

F.4 Vas a estudiar la TURBIDEZ DEL RÍO. Ello te permitirá valorar la cantidad de materia que el agua lleva en suspensión. Su medida la podéis realizar llenando un frasco de cristal con el agua de un río sin que entren sedimentos del fondo. Coloca a continuación un texto escrito detrás del frasco, según se lea mejor o peor podéis establecer una escala:

Muy turbio               no se lee a su través

Turbio                     se lee con dificultad

Poco turbio              se lee

Transparente           se lee perfectamente

¿A qué grupo pertenece el agua del río estudiada? ¿Cómo afec­ta la turbidez a los animales y plantas?

F.5 Si queréis conocer de forma precisa la cantidad de materia sóli­da que lleva el río en suspensión, por ejemplo en g/1. ¿Cómo lo podríais hacer? ¿A qué se debe la turbidez del río estudiado? ¿Podría variar? ¿Qué factores influyen en ello?

 

FACTORES BIÓTICOS. ADAPTACIONES

 

F.6 Acércate con suavidad al río y sin prisas, observa los distintos organismos que en él se encuentran. Identifícalos con las corres­pondientes claves, descríbelos y haz un dibujo en tu cuaderno, indicando las posibles adaptaciones que presentan tanto ani­males como plantas.

 

F.7 Una vez realizado el trabajo anterior, mediante una red, reco­ge con cuidado distintos organismos. Deposítalos en un frasco y repite y completa la actividad anterior, indicando las carac­terísticas del lugar donde se encontraban -fondo, nadando, zona de corriente, remanso, etc.-.

Recuerda que, una vez realizada la actividad, deberás devolver al río los seres vivos capturados.

 

F.8 Clasifica los animales observados según modo de respiración, forma de desplazarse o tipo de alimentación. Fíjate en los siguientes criterios:

a) Respiración:

- Branquias

- Tráqueas

- Pulmones

- Toman oxígeno del aire

- Toman oxígeno del agua

 

b) Desplazamiento. Cuáles se desplazan mediante:

- Aletas

- Patas sin pelos

- Patas con pelos

 

Haz un esquema de la zona del río y sitúa sobre el mismo la localización de los distintos organismos.

 

c) Alimentación:

- Son carnívoros

- Son herbívoros

- Son parásitos

- Son filtradores

 

d) Adaptaciones a la corriente:

De todos los animales observados, indica como impiden que la corriente los arrastre y en que zona del río se encuen­tran.

¿Tiene alguna explicación que ciertos animales se encuen­tren en unas zonas y no en otras? Pon ejemplos y razona­mientos claros. Establece relaciones entre la zona en que viven y las posibles adaptaciones.

- Nadadores

- Viven en el fondo

- Debajo o encima de piedras

- Entre o sujetos a las plantas

 

F.9 Si has encontrado algún animal que viva sobre la superficie del agua. Indica cuál, clasifícalo, descríbelo y dibújalo.

 

- ¿Qué ventajas puede tener para este animal su forma de vida?.

- ¿En qué lugares se encuentra? ¿Por qué?

- ¿Tiene relación con algún tipo de adaptación?. Razónalo.

 

F.10 Fíjate en la vegetación presente en el río y fuera de él. Obser­vas algún tipo de adaptación. ¿Cuáles? Clasifica y dibuja los dis­tintos ejemplares que encuentres.

 

F.11 En qué zona o zonas encuentras una mayor diversidad de seres vivos. ¿Por qué?

 

F.12 De acuerdo con las claves adjuntas, clasifica los árboles de ribe­ra presentes, y a continuación dibuja las hojas y el porte de cada árbol clasificado, indicando el nombre del mismo.

 

F.13 Emite un juicio sobre el estado de contaminación del río visi­tado. Detalla lo que observas.

 

ACTIVIDAD 12

 

El caudal de un río, no es únicamente el resultado de la suma del agua que aportan las fuentes del río junto con el de sus afluen­tes, también aportan agua al río las laderas de los valles fluviales. El caudal medio anual será el resultado de los aforos produci­dos por el área total de las vertientes del río.

 

Representa en unos ejes de coordenadas los siguientes valores de área de drenaje y caudal medio.

 

 

Área de drenaje (km2)         Caudal medio anual (m3/s)

15                                             0,30

20                                             0,80

30                                             1,20

35                                             1,90

40                                             2,43

45                                             2,61

50                                             3,10

55                                             3,57

60                                             4,31

65                                             4,90

 

a) Interpreta la gráfica resultante ¿Aumenta el caudal en propor­ción directa al área de drenaje? ¿Por qué?

 

Entendemos por área de drenaje el total de la superficie que vierte sus aguas a un determinado río, si este tiene afluen­tes su área de drenaje incluye también la de estos.

 

b) Conocida la pluviosidad media anual de una zona y el área de drenaje de un río, ¿podríamos deducir con cierta precisión el caudal de ese río en la desembocadura?

 

 

ACTIVIDAD 13

 

Igual que hemos relacionado el caudal con el área de dre­naje, en los ríos se puede establecer una correlación entre el cau­dal y la cantidad de sedimentos que es capaz de transportar un río.

 

Representa en unos ejes de coordenadas los siguientes valores de caudal y carga sedimentaria:

 

Caudal (m3/seg)                 Carga sedimentaria (T/día)

0,018                                         5,00

0,023                                         5,25

0,130                                         6,00

0,180                                         6,32

0,190                                         10,30

0,300                                         11,30

0,380                                         12,00

1,000                                         80,00

1,300                                         89,00

1,380                                         92,00

1,520                                         100,00

2,300                                         190,00

3,400                                         310,00

3,800                                         330,00

4,000                                         510,00

4,300                                         530,00

 

a) Interpreta la gráfica resultante y establece una hipótesis que rela­cione masa de agua de un río con la cantidad de material sóli­do que es capaz de transportar.

 

ACTIVIDAD 13

 

La carga sólida de un río consta de: bloques (partículas de más de 256 mm), cantos (entre 256 y 2 mm), arenas (entre 2 y 1/16 mm), limos (entre 1/16 y 1/256 mm) y arcillas (menos de 1/256 mm). Un estudio ha revelado que la frecuencia con que aparecen estas partículas, varía según sea el tramo del curso de un río (alto, medio, o bajo). Es decir: b= bloques; c= cantos; A= arenas; 1= limos y a= arcillas.

 

¿Cuál de estas gráficas corresponderá a los cursos alto, medio y bajo de un río? Razona la respuesta.

 

ACTIVIDAD 13

 

El oxígeno disuelto en el agua de un río procede, fundamentalmente, del oxígeno atmosférico. Reflexiona acerca de que tramo del río tendrá una mayor riqueza en oxígeno y dentro de cada tramo si será más rica la superficie o el fondo.

 

ACTIVIDAD 12

 

De la luz solar que llega a la superficie de un río, un 10% es reflejado por ella y por tanto solo va a penetrar aproxima­damente un 90%.

Estas radiaciones que penetran son fuertemente absorbidas por las aguas. Deforma que a una profundidad que oscila entre 5 y 100 m. las radiaciones solares pueden quedar reducidas a un 1%. Esta oscilación depende en gran medida del grado de turbidez de las aguas.

La absorción de las distintas radiaciones del espectro solar es desigual. Algunos componentes del espectro se extinguen muy superficialmente, en cambio, otros penetran a mucha mayor pro­fundidad. Lo observarás en la gráfica que tienes a continuación.

 

La luz limita la profundidad a la que pueden desarrollarse los seres vivos. ¿Todos los seres vivos o sólo algunos?

Observa la gráfica de la página siguiente que representa la relación entre la intensidad de las distintas radiaciones de luz que penetran en el agua y la profundidad.

 

a) ¿Cuáles son los dos colores que se extinguen antes, es decir que solo penetran superficialmente?

b) ¿Cuál es el color predominante a 100 m?

c) Establece la relación entre intensidad de luz que penetra y grado de turbidez de las aguas de un río? ¿Cómo afecta a los distintos tramos de un río?

d) ¿Qué seres vivos necesitan luz solar directa para poder vivir? ¿Cómo quedaría limitada su existencia en un río?

 

ACTIVIDAD 13

 

Realiza una lectura comprensiva del siguiente texto:

 

EL AGUA, UN PROBLEMA NACIONAL

 

SEQUIA Y RIADAS

 

Las riadas no son simplemente una calamidad que nos llega del cielo. También son resultado, al menos en parte, de las agre­siones previas a la Naturaleza.

 

Durante los años 1980-1984, la mayor parte de la penín­sula Ibérica ha sufrido las consecuencias de la penuria de pre­cipitaciones. La sequía secó arroyos, llevó la alarma roja a buen número de poblaciones, destrozó economías agrarias y, en defi­nitiva, dejó un rosario de secuelas difíciles de superar.

Ahora, a los largos períodos de sequía, cíclicamente repeti­dos en la climatología ibérica, se han sumado las riadas del vera­no y otoño, causadas deforma directa por una precipitación anormal; pero también debidas a la planificación inadecuada de muchos asentamientos y a la ubicación incorrecta de múl­tiples actividades.

Las ramblas levantinas son un típico paisaje en el que las escorrentías estacionales ocupan, torrencialmente, un cauce superior al habitual. Parte también del paisaje son los pueblos a media ladera, la conservación de terrazas mediante cultivos apropiados y, en definitiva, la permanencia de usos que impi­den la erosión de suelos, y que nos hablan de una memoria his­tórica que no olvida las riadas pasadas.

La situación creada por las riadas nos obliga a analizar la magnitud del desastre, más allá del hecho natural que se repi­te con mayor o menor frecuencia. La reflexión lógica consiste en saber si la ordenación de los núcleos urbanos responde a la prevención de catástrofes de este tipo. En definitiva, se trata de saber si somos capaces de integrar los fenómenos naturales de la geografía española con nuestra vida y actividades cotidianas.

No cabe duda de que las lluvias que se produjeron en Levan­te, Cataluña y País Vasco durante los años 1982 y 1983 des­bordaron la capacidad de drenaje de los ríos. En relación a los daños a tener en cuenta en el análisis, habría que considerar la superficie de la cuenca, su perímetro y el máximo recorrido entre la periferia y la salida de la cuenca. En todas las áreas afectadas se rebasó la relación entre entradas y salidas del agua. Pero es igualmente cierto que la adición de factores y ele­mentos humanos añadió dificultades a la riada, al haberse dis­minuido el drenaje de las cuencas con toda clase de obras.

Los factores que en la riadas de 1982 en Levante, actuaron como elementos de magnificación de la catástrofe pueden resu­mirse en los siguientes: sustitución de la vegetación natural; ocupación del cauce de máxima avenida en muchos ríos; creación de barreras y puertas artificiales que limitaron el paso del agua; inexistencia de dragados; alteraciones de las terrazas fluviales para la obtención de gravas y arenas; ausencia de pequeños embalses en la cabecera de los arroyos; falta de planificación de obras de infraestructura (autopistas que actúan como diques, etc). En muchos lugares fue fácil comprobar el tapón produci­do por las barreras artificiales. En algunos puntos era visible la acumulación de materiales retenidos por algún tipo de soporte a la orilla del cauce normal del río.

Durante las riadas de agosto de 1983 en el País Vasco, los ríos cubrieron las calles por encima e hicieron estallar las cal­zadas. Otro problema fue la enorme cantidad de materias pri­mas y residuos de carácter tóxico y peligroso de la concentra­ción industrial de la ría del Nervión. La evacuación de mate­riales por el cauce convirtió a éstos en laboratorios de efectos imprevisibles.

Por lo demás, en algunos puntos se procedió al incinerado de los residuos de todo tipo, sin proceder previamente a su cla­sificación, así como aplicando métodos insuficientes para su que­mado completo. Por su parte, los residuos orgánicos proceden­tes de alimentos en descomposición y de animales muertos que se dejaron flotar -"cada uno a su aire"- generaron una alta mortalidad de peces en las zonas marítimas cercanas.

Las riadas y las sequías nos hacen ver la importancia de una planificación urbana e industrial. Aunque el respeto a la natu­raleza precise de esfuerzos a veces aparentemente inútiles, las obras y las actividades de protección adquieren su exacta jus­tificación un segundo antes de la catástrofe.

 

Sequía y riadas. Fernando Martínez.

Libro de la Naturaleza. Ed. "El País".

Madrid 1984, p. 208.

 

 

 

Contesta a continuación a las siguientes cuestiones:

 

a) Las riadas son un fenómeno frecuente en la Península ibérica, en determinadas épocas del año. ¿Por qué crees que en la actua­lidad causan desastres mucho mayores que en el siglo pasado?

 

b) Explica y valora el significado de la frase: "Aunque el respeto a la naturaleza precise de esfuerzos aparentemente inútiles, las obras y las actividades de protección adquieren su exacta jus­tificación un segundo antes de la catástrofe".

 

ACTIVIDAD 14

 

Los seres vivos para realizar nuestras actividades necesitamos ener­gía. En el caso de los habitantes del río, ¿de dónde piensas que toman dicha energía?

- de la corriente

- de las plantas verdes

- de la temperatura

- de los alimentos que caen al río

- de la luz solar

- otros.

a) ¿Cómo pasa la energía procedente de la luz solar a través de los distintos seres vivos que habitan el río?

 

ACTIVIDAD 15

 

Los animales que viven dentro del agua del río, ¿qué respiran?. Razona la respuesta.

 

- Oxígeno disuelto en el agua.

- Oxígeno contenido en la molécula de agua (H20)

- Dióxido de carbono disuelto en el agua.

- No respiran, sólo beben.

 

ACTIVIDAD 16

 

Visualización de un vídeo sobre "Corrientes de agua”. Color, 14 minu­tos. Fundación Servicios de Cultura Popular:

El vídeo consta de dos partes, una primera sobre adaptaciones a las corrientes de agua y una segunda sobre alteración de las corrientes de aguas por medio de la contaminación.

Contesta de forma individual las cuatro primeras cuestiones y en grupo, con tus compañeros las restantes.

 

CUESTIONES

 

a) Los ríos son corrientes de agua en los que los seres vivos estan adaptados al movimiento del agua. ¿Qué adaptaciones de vege­tales y de animales has observado en la película?

 

b) Algunos animales tienen una forma determinada que les facili­ta dicha adaptación, ¿qué forma es y para qué les sirve?

 

c) Los animales que viven sobre las rocas y no tienen una forma adecuada para adaptarse a la corriente ¿qué tipo de mecanismo utilizan para que el agua no les arrastre?

 

d) Qué agua es más rica en oxígeno la de un arroyo o la del curso medio del río. ¿Los animales que viven en un arroyo podrán vivir en un lago o en una presa?

 

e) La especie humana utiliza las corrientes de agua para diversos fines. Enumera alguno.

 

f) Reflexiona sobre las alteraciones que produce la especie huma­na cuando utiliza las corrientes de agua como VERTEDERO.

 

g) ¿En qué consiste la AUTOPURIFICACIÓN del agua de una corriente?. Es limitada o ilimitada la capacidad de autopurifica­ción?

 

h) ¿Cómo afecta la contaminación de un río a los seres vivos que existen en él?

 

ACTIVIDAD 17

 

Lectura comprensiva del siguiente texto:

 

El movimiento de la masa de agua de un río además de pro­ducir un equilibrio y una disminución de la temperatura en todo su espesor y un incremento en la cantidad de O2 disuelto, pro­voca la aparición de adaptaciones en la fauna y flora que vive en el río, así muchos animales se encuentran adaptados a la lucha contra la corriente. Entre los insectos sólo aquellas espe­cies de respiración branquial son capaces de subsistir dentro de masas de aguas en movimiento pues no necesitan subir cons­tantemente a la superficie para obtener el oxígeno. Entre los peces, aquellos que viven en aguas rápidas (trucha, piscardo, gobio) poseen un cuerpo cuya sección transversal es casi circular mien­tras que aquellos que habitan zonas de aguas más tranquilas (perca, carpa, etc.) son mucho más aplastados lateralmente. Los invertebrados también presentan con frecuencia un cuerpo aplastado dorsiventralmente lo que les permite vivir bajo las piedras o sobre ellas.

Otros peces y algunas larvas poseen dispositivos de anclaje: ventosas, ganchos quitinosos o incluso glándulas que segregan hilos de seda que utilizan para anclarse a las rocas. De igual manera los huevos de estas especies se fijan de diferentes formas al sustrato con objeto de poder desarrollarse con seguridad.

Otro tipo de adaptación frecuente en las aguas de los ríos es a la turbidez. La turbidez reduce la intensidad luminosa y en consecuencia disminuye la productividad de los vegetales autótrofos, elimina la presencia de los seres que necesitan gran intensidad de iluminación e igualmente reduce la concentra­ción de oxígeno en el agua que en general es inversa al grado de turbidez.

Los peces de los ríos de aguas muy turbias reducen el tama­ño de sus ojos y cazan a sus presas valiéndose del tacto.

Otro tipo de adaptaciones son las de comportamiento o eto­lógicas, así los peces de aguas rápidas tienden a nadar contra corriente.

 

R. Dajoz, Tratado de Ecología. Ed.

Mundi-Prensa. 1974.

 

ACTIVIDAD 18

 

Vamos a trabajar sobre algunas adaptaciones que adoptan los ani­males del río para su alimentación.

Las comentaremos y contestaremos algunas cuestiones:

 

- Algunas larvas de insectos construyen una redes con las que atra­pan a las partículas alimenticias arrastradas por el río.

 

- Existen otros animales con estructuras externas o internas que les permiten filtrar el agua y capturar las pequeñas partículas alimenticias que transporta. Un ejemplo claro de animal con fil­tros internos lo tenemos en los bivalvos, como la almeja de río.

- Muchos coleópteros de vida acuática presentan piezas bucales cortantes y acabadas en pincho lo que les permite capturar pre­sas, en ocasiones de considerable tamaño.

 

- Las larvas de libélula, animales tremendamente voraces, presentan un labio extensible que les permite capturar con bastante faci­lidad cualquier renacuajo u otro animal que se ponga a su alcance.

 

- Ciertas larvas acuáticas de determinadas moscas usan antenas para sujetar y capturar sus presas.

 

- Otros animales presentan unas patas anteriores a modo de pinza que les permite capturar el alimento, bien sea de tipo animal o vegetal.

 

- Los caracoles de agua presentan una lengua dotada de peque­ños dientecillos llamada rádula, con la que roen multitud de vege­tales acuáticos de los que se alimentan.

 

- Los peces simplemente utilizan la boca para capturar el ali­mento. La boca puede presentar multitud de adaptaciones según el tipo y forma de nutrición utilizado.

 

- En muchos casos el tipo de alimentación cambia del animal lar­vario al adulto, por ejemplo el renacuajo pasa por etapas de vege­tariano u omnívoro a estrictamente carnívoro como en el caso de la rana.

 

Identifica las adaptaciones de los animales de la lámina 2 y clasifí­calos de acuerdo con el tipo de alimentación.


Respiración

 

La Tráquea es un conjunto de tubos anillados que se van ramificando y penetrando en el cuerpo del animal y que per­miten el paso del aire cargado de 02.

La respiración pulmonar consta de unas vías que permiten la entrada de aire con O2 hasta los pulmones que son dos masas esponjosas muy vascularizadas, produciéndose aquí el inter­cambio gaseoso, es decir, estos vasos toman el O2 y dejan el CO2 que sale al exterior a través de las vías respiratorias.

Las Branquias están formadas por láminas sumamente del­gadas y con gran superficie, por ellas pasa el agua constante­mente, la sangre de los vasos sanguíneos toma del agua el 02 y cede el C02.

 

ACTIVIDAD 19

 

Los distintos organismos que podemos encontrar  en un río, al igual que el resto de los seres vivos, necesitan oxígeno para poder vivir. Las forma que tiene de obtenerlo se adapta al medio en que se encuentran. Vamos a comentar algunas de estas adap­taciones.

- En el caso de pequeños animales, dado que su superfi­cie corporal es muy grande comparada con su pequeño volumen, tal y como ocurre con los protozoos, el oxígeno que disuelto en el agua pasa a través de las membranas que lo recubren, es sufi­ciente para sus actividades vitales.

- Al aumentar el volumen del animal en relación a la superficie corporal, el oxígeno que penetra por la superficie del cuerpo no es suficiente necesitándose unas estructuras especia­les que lo ayuden a captarlo.

- Muchos insectos, todos ellos con respiración traqueal, son capaces de capturar y retener una burbuja de aire que, a modo de campana o botella de oxígeno les permite permanecer sumergidos. Estas burbujas pueden ser transportadas bajo los éli­tros (alas superiores y endurecidas de los escarabajos), en la parte posterior del cuerpo o sobre la mayor parte de la superficie cor­poral.

- Existe un tipo de araña acuática que almacena burbu­jas en una red que teje en el fondo, realizando repetidos viajes a la superficie, basta conseguir el volumen de aire adecuado.

- Otros Insectos presentan las salidas de las tráqueas agru­padas en un largo tubo que a modo de periscopio les permite res­pirar estando sumergidos.

- En otros casos como en los caracoles acuáticos, existen pulmones que se han de llenar de aire periódicamente, en la superficie.

 

a) Identifica las adaptaciones de los animales de la lámina 4 y cla­sifícalas de acuerdo con su respiración.

 

ACTIVIDAD 20

 

El hombre, en numerosas ocasiones, ha alcanzado las mismas solu­ciones que muchos animales frente a diversos problemas. Piensa ejem­plos en el caso de:

a) Un submarinista con botella de oxígeno.

b) Un buzo.

c) Un submarinista con tubo respiratorio.

d) Hombres trabajando bajo el agua en una campana.


 



ACTIVIDAD 21

 

Ahora vamos a clasificar los animales de un río en grandes grupos:

 

 

Animal

Tipo de respiración:

O2 disuelto en el aire

O2 disuelto en el agua

Peces (Trucha)

 

 

Insectos (Zapatero)

 

 

Crustáceos (Cangrejo)

 

 

Moluscos (Caracol)

 

 

Anfibios (Rana)

 

 

 

a) Escribe al lado el tipo de respiración que tiene cada uno.

 

b) De dónde toma cada uno el oxígeno ¿del aire o del oxígeno disuelto en el agua?

 

ACTIVIDAD 22

 

Como ya sabes, las plantas son capaces de elaborar mate­ria orgánica a partir de materia inorgánica (C02, H2O y sales minerales) utilizando para ello la energía luminosa del sol y des­prendiendo oxígeno.

 

a) Representa este proceso mediante un esquema.

 

b) ¿Crees que las plantas que viven en un río respiran? En caso afirmativo qué gas respiran y de dónde lo obtienen.

 

c) ¿Cómo resolverán el problema las plantas sumergidas?

 

 

 

 

 

ACTIVIDAD 23

 

Con una tabla introducida en el agua, vamos a simular el movimiento de animales nadadores en un río.

Introduce una tabla rectangular en el agua e intenta desplazarla.

 

1º) Con la parte más ancha hacia la dirección del movimiento.

 

2º) Con la parte más estrecha en esa dirección.

 

¿Cuando se desplaza con menor resistencia?

 

De los animales del río que te presentamos en la lámina 5 indica cuales están más adaptados para desplazarse por el río?

 

ACTIVIDAD 24

 

Podemos estudiar los cursos de agua, dividiéndolos en zonas o tramos cada uno de ellos caracterizado por la adaptación a sus características físicas de unos determinados seres vivos.

a) Tramo superior de los ríos o Tramo de las Truchas.

Las aguas son agitadas, ricas en 02. No hay plancton pero abunda el bentos que comprende formas fijas sobre las rocas (Algas rodofíceas y clorofíceas, Espongiarios y Briozoos). Formas que se arrastran sobre el fondo (Moluscos, Caracoles). Los Insec­tos son esencialmente ninfas de Coleópteros y de Libélula.

b) Tramo medio. Tramo del Salmón o del Piscardo.

En esta zona el río presenta mayor madurez, su pendiente y la velocidad de la corriente ya es más moderada, el cauce es más ancho y el fondo se cubre de arenas y de piedras. El agua aún posee riqueza en 02 disuelto y su temperatura es más ele­vada. Hay mayor riqueza en flora lo que facilita el desove de los peces en las orillas. La fauna ya carece de dispositivos de fija­ción, abundan el Salmón, el Piscardo, Anguila y Trucha.

c) Tramo bajo. Tramo del Barbo.

Las aguas fluyen con más calma, están más calientes, su con­tenido en 02 es menor. La vegetación esta formada esencialmente por Fanerógamas. En los limos del fondo viven Lamelibranquios, Oligoquetos y numerosas larvas. El plancton puede ser abundante y formado por Algas diatomeas, Rotíferos y Copépodos.

d) Estuarios

La desembocadura de los ríos en el mar muestra un progresivo incremento de la salinidad, aparecen Cangrejos marinos, Ber­berechos o anélidos como el Nereis. Los peces son muy numero­sos son especies comedoras de fondo, incorporándose peces de aguas salobres como las Bogas o los Muiles. Los Insectos son esen­cialmente Dípteros y Coleópteros. La vegetación es muy abundante lo que facilita un aporte de materia orgánica elevado.

 

Fernando Montes. Naturaleza Astu­riana.

Ed. Ayalga. Salinas 1990.

 

La corriente de un río es capaz de arrastrar a los seres vivos que se encuentran en él.

 

a) De que forma crees que pueden defenderse para poder des­plazarse o permanecer quietos a su antojo.

 

b) Haz corresponder a los animales de la lámina 6 del río con algu­na de las respuestas de la pregunta anterior.



ACTIVIDAD 25

 

Habéis estado trabajando sobre adaptaciones en los seres vivos que viven en los ríos. Vamos a recordar algunas. A partir de las fichas infor­mativas que a continuación te doy, trata de completar el cuadro siguien­te enumerando y resumiendo las adaptaciones de estos animales al medio acuático dulce.

Al final haremos una puesta en común que tenga nuestras aporta­ciones.

 

 

Animal

Alimentación

Respiración

Movimiento

Reproducción

Gobio

 

 

 

 

Cangrejo

de río

 

 

 

 

Rana

 

 

 

 

Caracol

 

 

 

 

Chinche

de agua

 

 

 

 

 


 

El Cangrejo de río es muy común en las corrientes de agua de las regiones calcáreas, siendo más raro en las regiones silíceas. Vive en el fondo del agua, debajo de los guijarros. Para conseguir que salga de su abrigo basta con colo­car un pedazo de carne en su proximidad, atraídos por el olor, salen los Can­grejos de río desplazándose con movimientos lentos, pero a la menor alarma huyen retrocediendo batiendo el agua con rápidos movimientos del abdomen.

Pueden mantenerse vivos en acuarios o en recipientes que contengan agua bien aireada que se renueva con frecuencia.

 

Lámina 7

Tomada de Zoología, Villeneuve-Desiree. Ed. Uthea


 

La Rana verde, especie común en muchas regiones del globo, vive en las char­cas, arroyos y riachuelos, en las orillas de los ríos y en los parajes inundados cubiertos de vegetación. La Rana verde se distingue de otras especies por su color, por la presencia de dos líneas laterales doradas y por una línea clara en el dorso. Es un animal fácilmente capturable durante el buen tiempo. Puede con­servarse viva en un acuario durante mucho tiempo, siempre y cuando se colo­quen piedras que sobrepasen el nivel del agua, a fin de permitir que el animal pueda permanecer en la superficie. El alimento deberá constar de insectos, lar­vas o, en su defecto, pequeños trozos de carne.

 

Lámina 26

Tomada de Zoología, Villeneuve-Desiree. Ed. Uthea


 

El Gobio es un Pez muy común en las aguas dulces, especialmente en los cursos tranquilos y con abundante vegetación. Es fácil conseguir Gobios vivos durante la temporada de pesca, puesto que se utilizan como cebos vivos para la captura de los Lucios. Pueden conservarse durante mucho tiempo en acua­rios bien iluminados y abundantemente aireados.

 

Lámina 27

Tomada de Zoología, Villeneuve-Desiree. Ed. Uthea


 

Los Caracoles son muy frecuentes en los jardines, en las huertas y campos durante el verano, especialmente después de la lluvia. Son estrictamente vege­tarianos y se alimentan de las hojas y las yemas de las pequeñas plantas, por lo que son perseguidos y destruidos por los jardineros. También se les captura por ser comestibles.

Durante el invierno, o por efecto de una sequía prolongada, el Caracol se encie­rra en su concha cerrando la entrada de la misma con una lámina de mucus dese­cado

 

Lámina 28

Tomada de Zoología, Villeneuve-Desiree. Ed. Uthea


 

La notonecta o chinche de agua es un insecto bastante común en nuestros ríos. Son unos voraces animales que cazan larvas de insectos o incluso rena­cuajos. En la cabeza presenta un pico con el que perforan y chupan los líquidos internos de sus víctimas.

Estos animales nadan de espalda y cuando permanecen sumergidos, se suje­tan a las plantas, ya que flotan con gran facilidad.

 

Lámina 29

Tomada de Zoología, Villeneuve-Desiree. Ed. Uthea


Estudio de las adaptaciones de un animal propio del ecosistema río. El Salmón.

 

Lectura del texto: El gran viaje de Eog el Salmón.

 

EL GRAN VIAJE DE EOG EL SALMÓN

 

Desde la inmensidad del océano, Eog, el gran salmón, se aproxima a las costas asturianas.

Hace ya varios meses que abandonó el lejano estrecho de Davis, situado, entre Groenlandia y Canadá.

Pasó casi dos años por aquellas aguas frías y llenas de peces en las que podía satisfacer su apetito, pero una fuerza irresis­tible le empujó a iniciar una larga migración.

Los demás salmones de su edad sintieron la misma necesi­dad y se unieron en grupos para realizar el gran viaje. Movidos por un instinto certero, nadaron sin cansarse, sin detenerse nunca...

Ahora algo parece decirles que se acerca el fin del viaje. Pare­cen recordar, en lo más íntimo, los olores que traen impercep­tibles corrientes marinas...

El agua se va haciendo menos profunda, menos salada. El olor, ese persistente olor del río en el que pasaron su infancia, les va invadiendo cada día un poco más, y apresuran la mar­cha. Impacientes por volver a su río, nada parece interesarles. Sin embargo, siguen comiendo con avidez y cazan con energía los arenques y agujas que encuentran a su paso.

Así, casi sin darse cuenta, entran en el estuario. Aprovechando la subida de la marea, Eog, y sus compañe­ros siguen su camino.

La inmensidad del oceáno ha dado paso a un estrecho canal y, sin embargo, quieren ir más lejos... Por eso siguen avanzan­do, decididos pero prudentes.

La corriente se ha ido modificando imperceptiblemente. Ahora les llega de frente, y el agua ha perdido su sabor salado.

Nadan, acelerando la marcha, hasta que, de pronto, un obs­táculo les detiene.

Pasada la sorpresa, y después de haber buscado sin éxito un camino más tranquilo, Eog avanza, intentando salvar el obs­táculo que se alza en su camino. Una, dos,... diez veces salta contra la cascada, pero sin resultado.

Lo mismo les pasa a los demás salmones, y algunos se hie­ren al chocar contra el obstáculo.

Uno tras otro se dan por vencidos, agotados por el ímpetu de los saltos...

También Eog ha tenido que resignarse; desde hace varios días permanece al pie de la presa, en una especie de pozo cercano a la orilla.

Los salmones, sensibles a cualquier cambio en su medio, han sentido la llegada de la tormenta y la lluvia: También han nota­do el crecimiento del caudal del río y algunas modificaciones mínimas del olor y del sabor del agua... y por eso se colocan de nuevo al pie de la cascada...

Más decididos que nunca, como si les empujase una fuer­za irresistible, comienzan a saltar de nuevo.

Algunos lo consiguen.

Eog, rebosante de energía, y con un salto magnífico, con­sigue superar el obstáculo y alcanza la parte alta del río, donde las aguas son tranquilas y profundas.

Pasan los días. El resplandor amarillo del tojo y de la genis­ta se ha ido apagando poco a poco y el río no tiene ya los mis­mos reflejos. El valle se ha vestido de un verde más intenso; la primavera ha dado paso al verano.

Antes de llegar a la zona dónde quiere instalarse, Eog ha tenido que saltar muchos más obstáculos. Aunque algunos le han costado mucho trabajo ha salvado otros sin dificultad, remon­tando una especie de escalas formadas por una sucesión de estanques escalonados.

También tuvo que atravesar, a veces, tramos del río en los que el agua, fétida, arrastraba montones de basuras.

Una vez llegó a creer que se moría. El agua estaba más sucia y caliente que en ningún otro lugar, y no encontraba en ella el oxígeno que necesitaba para vivir.

A varios salmones se los había llevado la corriente vientre arriba, después de haberse debatido desesperadamente en la superficie. Eog no volvió a verlos.

A pesar de todo pudo atravesar aquella zona peligrosa, y ahora se ha quedado en un lugar que le parece adecuado.

El agua es profunda y la refrescan dos arroyuelos que se unen al río un poca más arriba.

Durante el día, Eog parece adormecerse cerca de una gran roca que le da su sombra protectora.

Al amanecer y al atardecer, abandona su refugio para jugar en las corrientes de aguas vivas o nadar en la superficie como un delfín, asustando al pasar al mirlo acuático.

Su aspecto ha cambiado mucho. Cuando estaba en el mar era de un color plateado intenso y ahora su brillo se ha apa­gado; su lomo, antes azulado, se ha vuelto cobrizo. También ha adelgazado mucho. Desde que está en el río ya no se alimenta, aunque jugando o instintivamente pueda atrapar alguno de los insectos que van a la deriva por la superficie del agua.

Con el paso de los meses, ha ido conociendo los distintos habi­tantes del río: truchas, a las que tanto se parecía durante su infancia; la anguila, tan discreta, y a la lamprea, de la que se aleja instintivamente.

Eog se ha vuelto muy prudente y, a la menor vibración en la orilla, retorna rápidamente a su refugio, donde permanece inmóvil.

Si ni siquiera intenta ya atrapar los peces ni objetos desco­nocidos que pasan a su alcance: es porque un día vio desapa­recer a uno de sus compañeros, luchando con todas sus fuerzas para librase de una extraña cosa hacia la que se había aba­lanzado para defender su territorio.

Eog había contemplado la escena con mirada atenta, y se había dado cuenta de que, en el mismo momento, una sombras se agitaban en la orilla; el eco de sus movimientos le llegaba cla­ramente trasmitido por el agua.

Nada, o casi nada, escapa a su atención: ni los juegos de la nutria, ni las carreras del visón que busca una presa por las orillas...

Eog conoce también el vuelo rápido del martín pescador, la espera inmóvil de la garza, el nadar huidizo y silencioso de la culebra, el baile de las lavanderas que saltan de una piedra a otra...

Día a día, Eog descubre nuevos aspectos del río, ese mundo variado, rico y cambiante...

El verano es sólo un recuerdo.

El otoño ha transformado los colores del valle, y el río, cre­cido por las lluvias, arrastra millares de hojas muertas.

Con las primeras crecidas que anuncian la llegada del otoño, Eog continúa su migración río arriba, movido por su ins­tinto.

Ahora se encuentra en un afluente por el que se ha sentido extrañamente atraído.

Allí el agua es clara, viva y fría. Algunos ranúnculos cre­cen todavía sobre la arena entre la multitud de guijarros y can­tos rodados que cubren el fondo del río.

Eog encuentra a una hembra que ha llegado antes que él, y siente que su viaje está tocando a su fin.

Nos acercamos al solsticio de invierno, y los días se han acor­tado considerablemente.

La hembra, que en vano ha intentado excavar el lecho del río en varios sitios, parece haber encontrado al fin un lugar que le conviene.

La profundidad del agua apenas alcanza el metro en esta zona, y la corriente es regular sin ser demasiado fuerte. Descansa sobre su costado y, con vigorosos movimientos de su cuerpo, desplaza gravas y guijarros.

La presión de los remolinos que origina la cola de la hem­bra los arrastra unos metros río abajo, donde se forma poco a poco una especie de montículo.

Prosigue así durante varios días la excavación del frezadero, en que la hembra se emplea febrilmente, mientras Eog ahuyen­ta implacablemente a los salmones que intentan acercarse a su compañera.

Ha tenido que pelearse por ello varias veces, y los combates lo han agotado.

Ahora, Eog viene a rozarse con la hembra más a menudo. Ella permanece casi todo el tiempo a contracorriente, en el cen­tro del hueco que ha excavado. Pasan así largos ratos juntos, costado contra costado, hasta que el vigilante Eog decide no aban­donarla más.

Una mañana, ella aparece súbitamente invadida por tem­blores y su cuerpo se agita entre espasmos. De repente, se pone rígida y expulsa sus huevos entrecortadamente, lo que provoca la expulsión inmediata del líquido seminal de Eog.

Los huevos así fecundados, arrastrados por la corriente, son cubiertos por las gravas y guijarros arrancados del fondo del río por los últimos esfuerzos de la hembra, que, extenuada por el cansancio, y una vez cumplida su misión, se deja llevar por la corriente.

Como si se hubiese vuelto indiferente a la suerte de su com­pañera, Eog, la deja irse, mientras él permanece aún en su puesto durante algunos días, como fiel guardián persiguiendo a todos los peces que se acercan al desovadero.

Eog está al límite de sus fuerzas. Delgado, exhausto, con la mandíbula inferior deformada por una especie de gancho, no es más que la sombra de aquel pez majestuoso que llegara del mar algunos meses atrás.

Finalmente, también él se deja llevar por la corriente y, descendiendo con rapidez los obstáculos que tanto trabajo le había costado salvar, vuelve al océano. En él, como un baño reju­venecedor, recuperará poco a poco el apetito, la fuerza y la belleza, antes de iniciar algunos meses más tarde una nueva migración hacia su río natal.

Muy pocos de sus compañeros han tenido la misma suerte que él. La mayor parte han muerto después de desovar, y sus cuer­pos enflaquecidos, abandonados por la corriente en un banco de arena o en la orilla, han sido devorados por las gaviotas o los zorros...

Durante todo el invierno, los huevos, rebosantes de vida, per­manecen protegidos en el corazón de la gravera. Son de color anaranjado, y apenas más gruesos que un guisante. Muy pron­to, pueden verse dos manchitas negras a través de la membra­na traslúcida que los envuelve: son los ojos de los futuros sal­mones...

Con las primeras manifestaciones de la primavera, los minús­culos alevines desgarran la membrana que los envuelve y se liberan del huevo. Entorpecidos por la bolsa nutricia que llevan bajo el vientre, permanecen en la gravera sin necesidad de ali­mentarse. En realidad, viven de las reservas que contiene esa vesí­cula repleta de sustancias nutritivas.

Sin embargo la vesícula va reabsorbiéndose y los pequeños salmones adquieren una forma más esbelta. Es entonces cuan­do empiezan a buscar los diminutos alimentos que necesitan.

La lucha entre ellos es dura. Cada uno intenta ocupar el mejor territorio, y abalanzarse con más rapidez que los otros sobre las presas microscópicas que el agua lleva a la deriva.

Ya han muerto muchos, víctimas de las truchas o captura­dos por algún martín pescador.

Su vida es casi idéntica a la de los alevines de trucha con los que, por cierto, los confunden muchos pescadores.

Sin dejar de moverse, cazan con avidez los pequeños inver­tebrados y larvas acuáticas que pueblan el río, además de los insectos que caen al agua.

El ciclo de las estaciones continúa y los jóvenes salmones siguen creciendo... Sin embargo, su número ha disminuido aún más. Muchos han muerto sin causa aparente seguramente víc­timas de enfermedades o de la contaminación...

Y ahora empieza la segunda primavera de los pequeños sal­mones, a los que se llama pintos. Los más grandes y robustos se han ido transformando imperceptiblemente; el lomo y los cos­tados se les han plateado, y son ya verdaderos esguines.

En cuanto llegan los primeros días soleados de abril, atra­ídos por espacios nuevos sienten la necesidad, de ir río abajo y se dejan llevar por la corriente, agrupados en bandadas febri­les. Todavía desaparecerán algunos más durante el descenso, heri­dos al salvar una cascada o mutilados por la turbina de una central eléctrica.

Pese a todo, la migración continúa y alcanzan el estuario, en el que, por vez primera, descubren el sabor de la sal.

Allí se quedan durante algún tiempo, seguramente para acostumbrarse a su nuevo universo. Su apetito ha aumentado otra vez y cazan sin reposo pececillos y quisquillas que consti­tuyen ahora la base de su alimentación.

Pero también allí perecen muchos.

Unos, víctimas de las gaviotas o de los cormoranes; otros, devorados por las lubinas que se acercan en busca de presas. Las mareas se suceden, y el sabor a sal es cada vez más inten­so...La llamada del mar se hace cada vez más irresistible y, un día, aprovechando la bajada de la marea, se hacen a la mar. Descubren el oleaje, la inmensidad marina, y ponen rumbo al Norte sin dudarlo.

Su gran viaje no ha hecho más que comenzar.

 

J. C. Pierre, El gran viaje de Eog el Sal­món.

Consejería de Agricultura, Pesca

y Alimentación del Principado de Astu­rias

 

 

ACTIVIDAD 26

 

Análisis de los aspectos más característicos de la vida de un animal propio del ecosistema río: El Salmón.

a) Eog es un salmón que emigra desde Groenlandia hasta uno de nuestros ríos de la Cornisa Cantábrica. ¿Cuánto tiempo invierte en dicha migración? ¿Cuántos Kms recorre aproximadamente?

 

b) ¿Dónde nadará más rápido en el mar o en el río contracorrien­te? ¿Dónde flotará mejor?

 

c) ¿Cómo consigue llegar río arriba hasta un pequeño afluente? ¿Cómo consigue saltar una presa?

 

d) ¿Qué condiciones del río se modifican al llegar a una presa?

 

e) El salmón tiene que desplazarse en diferentes ambientes y de distintos modos, salta, brinca, nada en el mar, en el río. ¿Qué adaptaciones necesitará para ello?

 

f) ¿De qué se alimenta Eog durante su trayecto en el mar?

 

g) ¿Cómo cambia su alimentación del mar al río?

 

h) ¿De qué se alimentan los alevines?

 

i) ¿Quién se alimenta de los salmones y quién de los alevines en el río?

 

j) ¿Qué tipo de boca y aparato digestivo tiene el salmón?

 

k) ¿Cómo supera los cambios de condiciones físicas dentro del río?

- Cambios en la cantidad de oxígeno.

- Cambios en la temperatura.

 

l) ¿Qué amenaza la vida del salmón a lo largo de su viaje por el río?

 

m) ¿Cómo percibe las modificaciones del río y la presencia humana?

 

n) ¿Qué otros animales viven en el río con Eog?

 

ACTIVIDAD 27

 

Elabora un guión sobre los estados de desarrollo del Salmón en sus distintas etapas, medios y tramos del río.

 

- Mar / Océano

- Desembocadura de un río del mar Cantábrico

- Curso medio

- Zona alta del río

 

 

ACTIVIDAD 28

 

El salmón es un pez que desarrolla parte de su vida en el mar, y parte de su vida en el río.

a) ¿Qué problemas piensas tú, que se le presentan a un salmón que pase del río al mar?

 

b) Emite hipótesis sobre los posibles cambios o adaptaciones que debe sufrir un salmón para mantenerse a una profundidad ade­cuada cuando pasa de un medio o otro?

 

En la zona dorsal de la cavidad del cuerpo de los peces exis­te una especie de bolsa de delgadas paredes llena de gases y deno­minada vejiga natatoria.

La vejiga natatoria está rodeada de finos vasos sanguíneos a través de los cuales se pueden expulsar gases e hinchar la veji­ga o absorber gases y conseguir que disminuya su volumen. Ello hace que la vejiga natatoria funcione a modo de órgano de flo­tación, permitiendo al pez permanecer a una profundidad ópti­ma, para su forma de vida, sin esfuerzo físico.

 

ACTIVIDAD 29

 

Se trata de que estudies, mediante la utilización de un modelo, los cambios que ha de sufrir la vejiga natatoria cuando el salmón pasa del río al mar o del mar al río.

¿Cómo crees que afecta al salmón el paso de un medio a otro?

 

Para contestar a esta pregunta te proponemos que realices el siguien­te diseño experimental.

 

1. Hincha un globo de forma que pueda penetrar y deslizarse fácilmente por el interior de una probeta (poco inflado).

 

2. Ata al globo un pequeño trozo de hilo en cuyo extremo suje­tarás medio vaso de plástico.

 

3. Coloca el globo y el vaso dentro de la probeta que contiene agua sola.

 

4. Añade al vaso los perdigones o la arena, de uno en uno, justo hasta que el globo comience a hundirse.

 

5. A continuación, coloca el globo y el vaso con los perdigones en la probeta con agua salada.

 

a) ¿Qué observas cuando introduces el globo en agua salada?

 

b) Imagínate que en vez del globo tienes un salmón que se encuen­tra adaptado para vivir en el río sin flotar ni irse al fondo. Si lo introducimos en el mar, ¿qué crees tú que ocurriría? ¿Qué representa para tí el globo y qué representan los perdigones?

 

c) Emite hipótesis sobre qué deberá hacer el salmón para mante­nerse en el mar sin flotar ni hundirse.

 

d) Comprueba tus hipótesis mediante la elaboración y puesta en práctica de un diseño experimental en el que se utilice el mate­rial anteriormente indicado.

Explica con claridad en qué consiste tu diseño experimental y una vez realizada la experiencia analiza los resultados obtenidos viendo si sirven para comprobar tu hipótesis inicial.

Redáctalo todo de forma conveniente.

 

ACTIVIDAD 30

 

Estudio de un vegetal propio del ecosistema río: El Aliso

 

EL ALISO (Alnus glutinosa), Humeru en Asturias.

 

El humeru es un árbol típico de los ríos asturianos. Es un árbol que, aunque en ocasiones presenta porte arbustivo, puede alcanzar los 20 o más metros de altura, sus raíces deben estar permanentemente empapadas de agua. La corteza es pardo oscu­ra agrietada y al ser arrancada desprende un líquido rojizo utilizado medicinalmente para combatir faringitis y amigdalítis. Sus hojas son de aovado-elípticas a redondeadas con borde den­tado y sin pelos, pegajosas si son jóvenes.

La flor es poco vistosa aparece en de febrero a marzo y las mas­culinas se agrupan en amentos amarillo-rojizo que pendulan mientras que las femeninas se agrupan en conos de color pardo. El fruto es muy pequeño y rodeado de una estrecha ala.

Los suelos que soportan las alisedas pueden ser tanto de sustrato calcáreo como silíceo, pero siempre muy embebido en agua. El aliso se coloca en galería a ambos lados del río aso­ciado con sauces, álamos blancos y negros y sotobosque de hele­chos.

 

Tomás E. Díaz y otros, Botánica. Ed.

Júcar. Gijón 1981.

 

a) ¿Por qué crees que los alisos deben de vivir siempre en ríos de aguas lentas?

 

b) ¿Por qué se colocan en galería a ambos lados del río?

 

¿Cómo modifican los seres vivos, la dinámica del río?

 

ACTIVIDAD 31

 

A través de las actividades anteriores hemos estudiado las adapta­ciones de los seres vivos de un río al medio ambiente en el que viven, pero desde el punto de vista individual o específico. Ahora vamos a ver cómo se relacionan entre sí estos seres vivos en función de la alimen­tación. Vamos a trabajar las relaciones tróficas o alimentarias.

A partir del siguiente gráfico contesta estas cuestiones. Si no tienes suficiente información, consulta en la biblioteca de tu aula.

 

a) Quiénes son los productores primarios. Pon un ejemplo del ecosistema río.

 

b) De qué se alimentan los fitófagos. Ejemplo.

 

c) Qué comen los carnívoros de un río.

 

d) De que niveles toman su alimento los descomponedores. Ejem­plo.

 

e) Por qué crees que se denomina a este gráfico: red trófica.

 

f) Elabora una red trófica con los ejemplos que has puesto en las preguntas anteriores.




ACTIVIDAD 32

 

Después de haber visto las adaptaciones de diversos seres vivos en diferentes ambientes del ecosistema río, vas a superponer al biotopo (lugar donde vive una comunidad) los seres vivos que forman parte de esa comu­nidad, situando a cada uno en el sitio más apropiado. (Ver láminas 12 y 13).

Mediante flechas establece una red trófica.

 

ACTIVIDAD 33

 

Impacto ambiental del hombre en los ríos: la contaminación

 

Vamos a reflexionar sobre la administración del agua, la contami­nación y el impacto ambiental en los ríos.

Lectura del texto: "La administración del agua en España".

 

EL AGUA, UN PROBLEMA NACIONAL

 

EL BALANCE HIDRÁULICO NACIONAL Y LA

ADMINISTRACIÓN DEL AGUA EN ESPAÑA

 

Un recurso no ¡limitado. Su administración se convierte así en una cuestión nacional en países con amplias superficies ári­das y de ríos torrenc¡ales. El espíritu de Joaquín Costa debe seguir en un proyecto regeneracionista.

Los recursos hidráulicos tienen unas características muy peculiares: son indispensables para la vida y el desarrollo de las actividades económicas, no son ampliables a voluntad, se renue­van a través del ciclo hidrológico, son reutilizables -cuando no se ha consumado su degradación-, son itinerantes y se presen­tan de forma aleatoria en el tiempo y en el espacio.

Su aprovechamiento pasa por tres etapas bien diferenciadas: el aprovechamiento inconexo o de oportunidad, el aprovecha­miento integral y el aprovechamiento integral conjunto. En el primer caso, los recursos superan a las demandas en cada uni­dad geográfica y el porcentaje de utilización es reducido. En el segundo estadio, los recursos ya no bastan para satisfacer las demandas en todas las unidades; existe una interdependencia entre los problemas hidráulicos de los diversos puntos del siste­ma; la explotación de una zona requiere una consideración de todo el sistema y aumentan las obras de regulación con garan­tía interanual; se inicia el aprovechamiento combinado de los recursos superficiales y subterráneos y se plantea ya el proble­ma de la planificación hidráulica. Cuando las demandas son iguales o superiores a las disponibilidades de recursos, global­mente considerados, se entra en la tercera etapa, en la que es preciso el aprovechamiento conjunto de varias cuencas hidro­gráficas y la incorporación de otras fuentes de recursos que brinde la tecnología.

España en su conjunto está en la segunda etapa, y algunas cuencas han entrado -o se encuentran próximas a entrar- en la tercera etapa.

Para la población actual española, próxima a los 38 millo­nes de habitantes, los recursos habituales, los recursos natura­les medios suponen unos 3.000 metros cúbicos por habitante y año, valor similar al que puede encontrarse en la Europa occi­dental y muy superior al volumen que hoy por hoy se conside­ra necesario a largo plazo, 1.100-1.300 metros cúbicos por habi­tante y año.

Los recursos regulados en el momento presente alcanzan como media los 1.216 metros cúbicos por habitante y año, suficien­tes para lograr un nivel adecuado de desarrollo. Sin embargo, su distribución es muy desigual, contrastando los 4.170 metros cúbicos por habitante y año de la cuenca del Ebro o los 3.798 del Duero con los 1.382 del Tajo, los 1.112 del Norte, los 956 del Segura, los 938 del Guadiana o los 809 del Júcar, y más aún con los ya sensiblemente reducidos 301 del Pirineo oriental, los 351 de Canarias, los 398 del sur de España, los 483 de Balea­res y los 487 del Guadalquivir.

Pero si estas cifras son ya suficientemente indicativas de la especial atención que es necesario prestar a la España insular, al litoral mediterráneo y a las cuencas del Guadiana y del Gua­dalquivir por resultar sus disponibilidades inferiores a los 1.000 metros cúbicos por habitante y año, más indicativa aún resul­ta la comparación entre recursos y demandas, que indican las zonas del país que requieren ya una atención preferente para paliar su escasez de agua, tales como las cuencas de Segura y del sur de España, con balances hidráulicos deficitarios.

En términos globales, los recursos actualmente disponibles alcanzan una cifra del orden de los 46.000 millones de hectó­metros cúbicos por año, que comprenden tanto los recursos regu­lados con embalses superficiales -41.500 hectómetros cúbicos por año- como con extracciones acuíferos-4.500 hectómetros cúbicos por año-. Por su parte, las demandas totales se evalú­an en unos 28.000 hectómetros cúbicos por año, lo que supone un 25% aproximadamente de los recursos naturales totales y un 60% de los regulados hoy día, cifras que ponen de manifiesto el elevado grado de aprovechamiento alcanzado.

Del balance actual -considerados los retornos de agua ­se deduce su superávit global próximo a los 25.000 hectómetros cúbicos por año; es decir, que más del 50% de los recursos regu­lados es en este momento sobrante no utilizado. Y sin embargo, existe simultáneamente un déficit importante de unos 2.500 hectómetros cúbicos por año -un 10% de los sobrante regula­dos no utilizados- que se precisa subsanar, ya que la existen­cia de déficit en determinadas zonas no puede compensarse con superávit de otras situadas aguas abajo o en cuencas dife­rentes. Por otra parte, el 94% de estos sobrantes corresponden a las cuencas del Norte, Duero, Tajo y Ebro, que son las que pro­porcionan casi el 90% del potencial hidroeléctrico hoy desarro­llado, lo que permite concluir que los sobrante se han desarrollado por el sector energético con este objetivo y no para aten­der demandas consuntivas.

Estas referencias muestran con suficiente claridad la nece­sidad de prestar una atención preferente al problema de la administración del agua en España, lo que -si se entiende la política hidráulica como el conjunto de decisiones y actuacio­nes que hacen posible satisfacer las demandas de recursos hidráulicos, en el tiempo y en el espacio, en la cantidad reque­rida y con la calidad adecuada- obliga a reconsiderar la cues­tión sin más dilaciones.

Así, la política hidráulica debe ser unitaria, flexible, huma­nista, racional, sistemática, adaptada a la configuración auto­nómica del Estado y, al mismo tiempo, de aliento nacional. Debe ser una política que se base en la economía del recursos, sin perder nunca de vista su carácter instrumental, al servicio de la planificación socioeconómica, de la ordenación territorial, de la protección del recurso y del medio ambiente, en definiti­va, del desarrollo equilibrado de la sociedad.

Ahora bien, la política hidráulica se base en tres pilares fun­damentales: la legislación, la organización institucional y la pla­nificación.

- El ordenamiento jurídico salvaguarda los legítimos inte­reses de los usuarios actuales o potenciales y del resto de la sociedad, y al mismo tiempo establece las reglas del juego en la creación de las Infraestructuras necesarias en la disponibilidad de los recursos hidráulicos, en la armonización del aprovecha­miento de las aguas con la conservación del medio ambiente y en la equitativa asignación de las cargas económicas del pro­ceso.

- La organización institucional debe garantizar la con­servación del patrimonio, hidráulico, atender a la correcta explotación de los obras, llevar a cabo la gestión de los recur­sos, esbozar la proyección de las demandas y aportar las dife­rentes soluciones técnicas para satisfacerlas, sin olvidar sus fun­ciones recaudatorias y ejecutivas.

- La planificación hidrológica, en fin, establece las con­diciones de utilidad del dominio público hidráulico y la asig­nación de recursos a las demandas actuales o futuras, de la que posteriormente se deducirá la programación en el tiempo de las obras necesarias para hacer viable esta asignación por las defe­rentes administraciones públicas integradas en el proceso.

Pues bien, si estos tres pilares -legislación, organización institucional y planificación hidrológica- son los que han de sustentar una política hidráulica adaptada a la situación socio­económica y política del presente y, al mismo tiempo, con pro­yección de futuro, es absolutamente ineludible acometer una pro­funda reforma de la vigente ley de Aguas, tanto por la necesi­dad de la renovación del texto en sí mismo como por la igual­mente necesaria de disponer de un código legislativo en mate­ria de aguas que defina las líneas fundamentales de cómo ins­trumentar los otros dos pilares: organización Institucional y planificación hidrológica en un Estado de las autonomías.

Por ello, y en base a las recomendaciones de las Naciones Unidas, se propugna: la declaración de todas las aguas como públicas, una organización institucional basada en los princi­pios de unidad de gestión, descentralización, interdisciplina­riedad y participación de los usuarios, y se configura el proce­so de planificación a dos niveles el de cuenca y el nacional, par­tiendo del inventario de recursos y demandas, estableciendo unos niveles de calidad y unas asignaciones de usos compati­bles con las utilizaciones previstas.

Asimismo, el desarrollo de la política hidráulica requiere una gestión eficaz de los recursos mediante nuevas obras de apro­vechamiento en las que se tenga en cuenta la necesidad de regular hiperanualmente la mejora general de la explotación y la evaluación del impacto socioeconómico y medio ambiental de esta obras, prestando especial atención a las condiciones de reasentamiento de las poblaciones afectadas.

La puesta punto del sistema de explotación y distribución de recursos, una política adecuada de tarifas, la mentalización ciudadana, la racionalización del uso y el consiguiente aho­rro que de ella se deriva, la conservación del patrimonio hidráu­lico, la mejora de las redes de observación y de los sistemas de toma de decisiones, la puesta a punto de los dispositivos de eva­cuación -sin olvidar el necesario incremente de nuestra capa­cidad de regulación, superficial y subterráneo-, la puesta en marcha de sistemas de aprovechamientos conjuntos, la compa­tibilización de la explotación hidroeléctrica con la regulación de la explotación hidroeléctrica con la regulación para usos consuntivos y la adaptación de las estructuras socioeconómicas a las nuevas pautas del uso del agua deben permitir una ges­tión que garantice la disponibilidad de los recursos y el futuro del demonio hidráulico y el medio ambiente, con un plantea­miento conceptual que, sin olvidar la economía de las obras, vaya dirigido fundamentalmente a la consecución de un objetivo prioritario: la economía del recurso.

 

José M. Hernández. Libro de la Natu

­raleza. Ed. "El País". Madrid 1984, pp.

204-205.

 

a) Idea principal del texto.

 

b) ¿Cuales son las recomendaciones de la ONU respecto a la polí­tica de aguas?

 

c) ¿Qué consecuencias ambientales puede tener el uso indiscrimi­nado del agua?

 

Maneja la Ley de agua publicada en B.O.E. 8 de agosto de 1985 y que entró en vigor el 1 de enero de 1986.

 

d) ¿De qué organismos depende la administración del agua en España?

 

e) ¿Quién constituye el Consejo Nacional del Agua? ¿Qué funcio­nes tiene?

 

f) ¿Cómo proteje la Ley el dominio público de las aguas?

 

ACTIVIDAD 34

 

El agua es esencial para la vida. Con el continuo aumento de la población y el surgimiento de la actividad industrial, la actividad de los ríos aumenta deforma constante. Su utiliza­ción y derroche comienza a convertirse en un lujo, ya que la vida depende de su conservación.

"La contaminación es la producción o liberación de sus­tancias que alteran el medio ambiente y lo hacen menos favo­rable para la vida de animales y plantas".

Probablemente sean los ríos los que reciben mayor variedad y cantidad de contaminantes, los principales orígenes son:

a) Aguas residuales urbanas (alcantarillado).

b) Aguas de origen industrial.

c) Contaminación de origen agrícola (plaguicidas y abonos transportados por aguas de lluvia a los ríos).

Los ríos presentan cierta capacidad de autodepuración y algunos agentes contaminantes pueden ser destruidos por los orga­nismos vivos, se dice que son biodegradables.

Otros contaminantes son estables y de mayor duración, se dice que son no biodegradables.

Los materiales no biodegradables incluyen venenos de ori­gen metálico (arsénico, mercurio, plomo), residuos radiactivos (aguas procedentes de centrales nucleares), y compuestos quí­micos usados en agricultura, como abonos (nitratos y fosfatos) y plaguicidas (DDT etc), que producen todos ellos importantes efectos sobre los seres vivos.

Las aguas del alcantarillado son en general biodegradables. Pequeñas cantidades de agua fecales vertidas a los ríos pueden ser descompuestas por bacterias y recicladas deforma natural sin afectar a otros organismos. Grandes cantidades provocan un considerable aumento de las bacterias cuya demanda de oxígeno puede ser tan elevada que consuman el disuelto en las aguas por lo que los animales y plantas que lo necesitan se mueren.

 

Autores varios, La contaminación. Col.

GT. Editorial Salvat. Barcelona 1975.

 

 

a) ¿Qué entiendes por contaminación de un río?

 

b) Cita las principales fuentes de contaminación de los ríos de tu región y analiza la importancia de cada una de ellas.

 

c) ¿Dónde se regeneran más fácilmente las aguas fecales vertidas al río?, ¿en el tramo alto, medio o bajo? ¿En qué basas tu res­puesta?.

 

d) Idea un sistema que nos permita llegar a conocer y valorar la contaminación orgánica del río.

 

e) ¿Cómo crees que puede influir sobre los ríos el tirar pilas usa­das a la basura? Razona tu respuesta.

 

ACTIVIDAD 35

 

a) El aumento de la temperatura del agua de un río, producido por el hombre, por ejemplo, en una central térmica, es un factor con­taminante. ¿Por qué?

 

b) Supón, una zona de un río con una temperatura del agua de 15ºC. Sabiendo que la trucha necesita de 7 a 11 cm3 de oxígeno por litro. Si en esa zona, además, vierte una alcantarilla que aporta un porcentaje medio de materia orgánica, basándote en el siguiente cuadro ¿es posible que en esa zona existan truchas? Razona tu respuesta.

Cantidad de oxígeno disuelto en saturación, en un litro de agua, a 760 milímetros de mercurio de presión

 

En el agua dulce       Temperatura (°C) cm3 por litro

1,244                               0

8,979                               5

7,96                                 10

7,15                                 15

6,50                                 20

5,95                                 25

5,48                                 30

 

c) Un río turbio de color oscuro, ¿está más o menos contaminado que un río de agua transparente?

 

ACTIVIDAD 36

 

Impacto ambiental del hombre en los ríos: la introducción de nue­vas especies

 

Vamos a reflexionar sobre la introducción del cangrejo de río ame­ricano en nuestros ríos.

Realiza una lectura comprensiva de los siguientes artículos tomados de los diarios: "El Comercio" y "La Nueva España", respondiendo a las siguientes cuestiones:

 

a) ¿Qué consecuencias ha tenido la introducción del cangrejo ame­ricano en los ríos asturianos?

 

b) ¿Sabrías poner ejemplos de animales o plantas introducidos en nuestros ríos que hayan producido alteraciones en los mismos?. Razona convenientemente tus respuestas.

 

c) ¿A qué es debido que se tengan que introducir anguilas adul­tas en nuestros ríos? ¿No existían ya?

 

d) ¿Por qué no se mata a los cangrejos con veneno?. ¿No sería más rápido?

 

Artículo de la Nueva España (16-3-92)

 

Llegó de América hace dos años, sin que nadie lo invitara y poco a poco se adueñó de los ríos asturianos. Se llama can­grejo americano y la pasada semana se coló en la junta Gene­ral del Principado, donde el diputado de Coalición Asturiana Xuan Xosé Sánchez Vicente planteó una pregunta sobre su pro­blemática, pero parece que lo cierto es que este depredador está causando serios estragos. Así es el incómodo invitado.

 

EL CANGREJO QUE SE COLÓ EN LA JUNTA

 

Medio Ambiente introduce anguilas en los ríos para acabar con la especie americana que amenaza al "cámbaru ".

En menos de dos años el cangrejo rojo americano llegó a constituir en Asturias una plaga de una violencia extraordina­ria, según reconoció el director regional de Recursos Naturales del Principado, Sabino Monje. No sólo porque está matando y arrinconando masivamente a los cangrejos autóctonos de nues­tros río, sino porque es portador de una epidemia conocida como “fanomicosis" o “peste del cangrejo", que prácticamente ya exterminó a los cangrejos de todos los ríos españoles.

Hasta ahora se desconoce la totalidad de los ríos y arroyos de la región que están invadidos por el cangrejo americano, que ya es considerado en Asturias como una auténtica lacra.

En nuestra región se cree que fue introducido en el año 1990, concretamente en los embalses de Aboño y La Granda, espe­cialmente en este último. En ellos proliferaron intensamente desde entonces causando un gran daño a los ecosistemas en los que viven, a pesar del poco tiempo transcurrido desde su llega­da.

El cangrejo rojo americano no se introdujo en el Principa­do de una manera oficial, ya que en la mayoría de los casos fueron comprados vivos en las pescaderías para posteriormente arrojarlos en distintos embalses y ríos por personas que no valo­raron en su justa medida esta acción que ya empezó a tener con­secuencias dramáticas para el cangrejo autóctono que puede lle­gar incluso a desaparecer.

El cangrejo de rojo americano, que fue objeto de debate recientemente en la junta General del Principado, donde el diputado Xuan Xosé Sánchez Vicente se refirió al mismo con la denominación en asturiano de "cámbaru roxu americano", se asienta preferentemente en ríos de aguas calizas, ya que éstas le proporcionan las condiciones idóneas para formar su capa­razón, por lo que en estos ríos tiene un crecimiento poblacional muy grande.

Para poner fin a esta auténtica plaga americana ya se empezaron a tomar las primeras medidas, ante el temor de que puedan llegar a los aproximadamente treinta arroyos asturia­nos donde viven mayoritariamente los cangrejos autóctonos, que gozan en los últimos años de protección oficial.

Para intentar poner fin a esta invasión de cangrejos que están causando un grave peligro a la fauna local, se recurrió a la anguila asturiana, debido a su gran voracidad y a la preferencia que encuentra en el cangrejo para saciar su hábito alimenticio. Por esta razón, ya se introdujeron hace un mes aproxima­damente unas 700 anguilas en los focos donde se localizaron las mayores colonias de cangrejo americano, y la Dirección Regional de Recursos naturales tiene previsto realizar más tras­vases de este tipo para exterminar a la especie invasora, lo que reconocen que no será tarea fácil. Paralelamente tiene progra­mado realizar extracciones masivas de este cangrejo, aunque hasta el próximo mes de mayo no las podrán iniciar. Ahora las aguas están frías y los cangrejos permanecen en el fondo de los embalses y los ríos asturianos. Por otra parte, la Administración regional pretende evitar que el cangrejo americano se comercialice vivo.

La diferencia de un cangrejo americano de otro asturiano es muy clara, ya que aunque son de tamaño similar tiene carac­terísticas muy distintas. Los primeros son de color rojo frente a las tonalidades oscuras que tiene el español, y por otra parte se diferencian también de estos últimos en las pinzas, que son mayores y están dotadas de un espolón.

El cangrejo rojo americano fue introducido en las marismas del Guadalquivir, poniéndole entonces los lugareños el nombre de "cangrejo archiduque"; por ser un miembro de la aristocra­cia con este título el que lo implantó. A partir de entonces empe­zó a colonizar masivamente las marismas del Sur, llegando a crear graves conflictos entre los pescadores de cangrejos de estas zonas, ya que tenían en el cangrejo español su principal fuen­te de ingresos. De ellas desapareció debido a las epidemias que trajo el cangrejo rojo americano. Ahora en Asturias se teme que pueda ocurrir lo mismo.

Por otra parte, y dejando a un lado las epidemias que ori­ginan se espera que en Asturias no causen grave riesgo para deter­minar viviendas cercanas a los ríos, como ocurrió en Estados Unidos, donde muchas de ellas corrieron el peligro de derrum­barse por las numerosas cuevas que los cangrejos realizaron deba­jo de ellas. En fin, que de América llegó el peligro a los ríos astu­rianos. Xuan Xosé Sánchez Vicente, que llevó el tema al Parla­mento y defendió este asunto de "micropolítica" con vehemen­cia frente a los que lo tomaron a chirigota, bien puede suscri­bir el: "Yankees, go home". Doble motivo tiene, pues además de político es pescador.

 

Artículo del Comercio (7-7-92)

 

LA INTRODUCCIÓN DE EJEMPLARES DE ANGUILA,

REMEDIO PARA PROTEGER AL CANGREJO ASTURIANO

 

El sistema ha sido puesto en práctica en los embalses de San Andrés de los Tacones y La Granda.

La introducción de ejemplares de gran tamaño de anguila común en aquellas zonas con mayor presencia de la plaga de cangrejo rojo americano (Procambarus olarkii) se está rele­vando eficaz en algunas zonas de Asturias para contrarrestar la presencia de una especie foránea que podría poner en peli­gro la supervivencia del cangrejo autóctono (Astropatomobuis pallipes).

Las autoridades medioambientales del Principado de Astu­rias han decidido poner en práctica ese método hace algunos meses en los embalses de San Andrés de los Tacones y La Gran­da, donde existe abundante presencia del intruso americano. Allí se han introducido anguilas de gran tamaño procedentes de otras zonas y ahora se está comprobando cómo ese animal autócto­no es el único predador capaz de hacer retroceder una plaga que no se base muy bien cómo ni cuándo ha llegado a nuestras aguas, pero que en algunas zonas de España ya acabó con bas­tantes ejemplares de cangrejos y que en Asturias lleva camino de hacerlo en algunas zonas.

La introducción de la anguila tiene además la ventaja de que, al ser una especie autóctonas y abundante, presenta míni­mos riesgos de desequilibrios biológicos, siempre que se introduzca deforma controlada y sin esquilmar otras zonas mediante tras­lados masivos.

El cangrejo americano o cangrejo rojo de las marismas es de mayor tamaño que el autóctono, mucho más poderoso y feroz, de extraordinaria agresividad y muy prolífico. Es también muy dañino. En algunas zonas del Norte de América ha llegado a sovacar cimientos de edificaciones próximas a los embal­ses, donde sus colonias son muy numerosas, debido a su gran actividad realizando túneles o covachas. Por si esto fuera poco, esa especie es portadora de enfermedades letales para los can­grejos autóctonos, como la afanomicosis o “peste del cangrejo”; que hace incompatibles a ambas especies.

Por todo ello, resulta fácil de entender que la propagación del cangrejo rojo por los ríos y arroyos de Asturias, donde aún sobrevive el autóctono, supondría su extinción, como ha ocurrido en otras zonas. La Consejería de Urbanismo y Medio Ambiente del principado de Asturias, además de estar combatiéndolo de forma aún experimental, con la introducción de anguilas, man­tiene la prohibición terminante de comercializar la especie intrusa, así como de su traslado en estado vivo. Las propias autoridades están realizando capturas masivas, matando inme­diatamente los ejemplares cogidos. Sin embargo, mantiene la prohibición de capturarlos para el público, porque consideran que es precisamente el traslado de estos ejemplares lo que hace que la plaga se propague.

 

 

Guía del profesor

 

- La guía del profesor que elaboramos consta de una primera parte en la que exponemos el planteamiento de cada actividad y los resultados esperados.

- La segunda parte de esta guía contiene nuestra propuesta de tem­poralización, organización de aula y recursos didácticos a uti­lizar en cada momento.

- En esta unidad didáctica nos interesa trabajar con los alumnos/as el carácter dinámico del río, la diversidad de vida y las adap­taciones que presentan los seres vivos que lo habitan.

- No tratamos específicamente el río como ecosistema, que sería un paso posterior a esta unidad didáctica, dentro de nuestra pro­gramación de 3º de Secundaria Obligatoria.

- Creemos que el alumno al hablar de río piensa solamente en el río, como algo estático, con árboles, algún pez, pero siempre el mismo río, sin variar ni la cantidad de agua, las condiciones ambientales y sin conocer las diferencias entre los distintos tra­mos del río.

- Al final se especifican las actividades de evaluación para los alum­nos/as.

 

Introducción a la Unidad

 

Dedicaremos los diez primeros minutos con los alumnos/as a la intro­ducción de la unidad destacando los grandes núcleos de la misma y los objetivos que queremos conseguir.

 

Actividades de iniciación

 

- Las actividades 1, 2 y 3 son de iniciación. Se comienza por una serie de diapositivas que tienen como principal motivo poner al alum­no/a en situación, recordar que es un río.

Las diapositivas se pasarán sin comentarios por parte del profesor, se presentan ordenadamente desde el nacimiento del río a la desem­bocadura.

El alumno/a anotará en su cuaderno las distintas observaciones que realice en cada diapositiva, que le servirán para contrastar sus ideas ini­ciales con las que tendrá, al acabar la unidad.

El cuestionario de ideas previas tiene como objetivo poner en el papel y discutir en grupo con los compañeros/as las opiniones del alumno/a, en cuanto a la dinámica del río y su variabilidad a lo largo del curso.

La construcción de un modelo sobre el río dejará constancia de la representación mental y manual de las ideas previas. Creemos que el modelo se construirá con un cauce profundo desde el punto más alto en el nacimiento a otro más bajo, recto y sin meandros.

El mismo modelo construido del río lo utilizaremos en la siguiente actividad, como iniciación al estudio de factores abióticos y a la reali­zación del perfil longitudinal del río.

A continuación se inicia un bloque de actividades de trabajo sobre factores físico-químico del medio. En este grupo de actividades la infor­mación se va intercalando a medida que se necesita para avanzar en la unidad. Hemos preferido que el alumno/a trabaje los conceptos pre­viamente a partir de sus propias ideas o de actividades y que las infor­maciones secuenciadas sirvan de resumen o de apoyo para aquellos alum­nos/as que no logran su cambio conceptual tan rápidamente.

 

Actividades de desarrollo sobre factores abióticos

 

La actividad 4 de realización de un perfil longitudinal de un río a partir de un bloque de arcilla, teniendo en cuenta que los distintos grupos utilizarán distinta pendiente; creemos que resultará atractiva y eficaz para llegar al concepto de pendiente de un río así como para rea­lizar e interpretar dicho perfil longitudinal. Se puede considerar una acti­vidad de desarrollo aunque sirva de iniciación al bloque.

- La actividad 5 es de reflexión a partir del perfil longitudinal del río. Pretendemos, mediante varias cuestiones, que el alumno/a sea capaz de llegar a la idea de la existencia de distinta pendiente en los dife­rentes tramos del río, del distinto recorrido de un río según su trayec­toria y de cómo afecta a los seres vivos la variación en la velocidad de la corriente.

Deberán emitir hipótesis sobre la relación entre adaptaciones a curso alto, medio y bajo y contaremos con un material suplementario que les valga para contrastar estas hipótesis. Nos interesa también que el alumno/a sea consciente de la modificación del cauce de un río a través de distintos gráficos que correspondan a perfiles transversales. La actividad 6 se dedica a la ordenación de distintos esquemas que corres­ponden al perfil transversal en diferentes momentos, curso alto, medio y bajo, del río.

Pretendemos que el alumno/a se dé cuenta de la evolución del río tanto en sentido longitudinal como transversal.

Se incluye a continuación una información sobre tramos del río, que será de recapitulación para el alumno/a, sobre la pendiente y la varia­ción de las características físico-químicas del río a lo largo de su curso.

- En este punto de la unidad pensamos que es conveniente reali­zar una salida a un río cercano. Creemos que este es el mejor momen­to porque ya en el aula nos hemos situado en el río y hemos unifica­do el lenguaje y códigos respecto al comportamiento dinámico del mismo.

Esta salida servirá para analizar características físico-químicas, medir el caudal, la velocidad, la temperatura y empezar a observar los seres vivos y las adaptaciones existentes.

- Las actividades 8, 9 y 10 buscan la utilización de gráficas sobre datos reales de caudal, carga sedimentaria y drenaje. Es importante que los alumnos/as manejen datos reales para extraer su información y que sepan analizar e interpretar dichos datos. En la actividad 8 se relaciona área de drenaje y caudal medio anual, y se pide al alumno/a que inter­prete la gráfica preguntándole sobre la proporcionalidad existente.

 

- En la actividad 9 se le pide al alumno/a que además de inter­pretar la gráfica, establezca una hipótesis que relacione la masa de agua con la cantidad de material sólido que el río es capaz de transportar. Se le induce a que analice otras posibles variables que interviene en la carga sedimentaria transportada.

 

- La actividad 10 pretende informar al alumno de los distintos tipos y tamaños de materiales transportados por los ríos así como de su com­portamiento en los distintos tramos.

 

- Dedicamos la actividad 11 a la cantidad de oxígeno disuelto en el agua y su variación dependiendo del tramo del río, de su pendien­te, de la velocidad del agua y de otras variables.

Es un problema abierto, que soporta muchas interpretaciones y variables que es necesario acotar.

 

- De interpretación de gráficas es la actividad 12, que relaciona la penetración de la luz en el río y las distintas intensidades en los casos de luz roja, azul, etc. En otras variables como la turbidez no se incidi­rá en esta actividad.

 

- Se introduce en este momento de la unidad una actividad Cien­cia-Técnica-Sociedad relacionada con un problema acuciante en los últi­mos años en España: "La sequía y las riadas", tomado del periódico "El País", que sirve para transportar al alumno/a desde las características físi­co-químicas del río a la trascendencia que para la especie humana tie­nen estos temas, y que esperamos inicie al alumno/a en una toma de postura y respeto hacia el equilibrio del ecosistema. Proponemos que se lea el artículo y se respondan las cuestiones en grupos, para luego hacer un debate en común.

 

Finalizamos, con ésta actividad, el bloque de factores abióticos y características físico-químicas del río, y proponemos se inicie el siguien­te bloque sobre adaptaciones con dos actividades que relacionan la energía y el intercambio de gases en el río con los seres vivos que habi­tan en él.

 

- En la actividad 14, pretendemos aunque sólo sea a través de una pincelada destacar que los seres vivos son sistemas abiertos.

Está pregunta aceptaría múltiples respuestas según se considere:

 

- energía en última instancia (directa o transformada)

- energía para seres autótrofos.

- energía para seres heterótrofos.

 

Al final, después de haber discutido y valorado las distintas respuestas se trataría de hacer una pequeña cadena o red trófica que luego traba­jaremos en la parte final de la unidad.

 

- En la actividad 15, claramente relacionada con el cuestionario de ideas previas, nos interesa introducir al alumno/a en los conceptos de respiración e intercambio de gases en los seres vivos que viven en el agua.

 

Actividades de desarrollo sobre adaptaciones

 

En este bloque de actividades trataremos de poner de manifiesto la importancia de los carácteres diferenciales de distintos seres vivos, según su modo de vida. La distintas estructuras anatómicas no son producto del capricho, sino de la necesidad de sobrevivir. Sobreviven los mejor dotados y los mejor dotados son los más adaptados al medio en el que viven.

Trabajaremos adaptaciones a la alimentación, a la respiración, al movi­miento y a las corrientes de agua.


 

- Como actividad 16, se utilizará un vídeo sobre adaptaciones que nos servirá para presentar este paquete de actividades y seguiremos por una lectura comprensiva de un texto extraído de un Tratado de Ecolo­gía.

Mostramos a continuación el tipo de adaptaciones a la alimentación que pensamos tratar en las siguientes actividades. Esta información no se facilitará al alumno, sino que es para el profesor, si bien puede a través del retroproyector o bien fotocopiado servir de recapitulación con los alumnos/as al final del bloque. (Mapa conceptual de la página 106).

 

- Para las actividades 18 y 19 se utilizarán diapositivas o imáge­nes de un río, además de una pequeña descripción de algunos casos de adaptaciones de seres vivos. Ante las descripciones mencionadas el alumno/a deberá detectar adaptaciones y clasificarlas en cuanto a su sis­tema de alimentación. En realidad quisiéramos que los alumnos/as lle­garan a un esquema más o menos completo similar al que presentamos en la guía del profesor sobre las adaptaciones a la alimentación.

 

En la actividad 19 nos parece interesante recordar que las plantas sumergidas no siempre son capaces de obtener suficiente oxígeno del medio en que se encuentran por ello, en su interior, presentan un teji­do especial llamado aerénquima con grandes espacios aéreos a los cua­les va a parar el oxígeno que se origina en la fotosíntesis, distribuyén­dose con facilidad por las distintas partes y facilitando así mismo la flo­tabilidad del vegetal. (Esquema de la página 108).

El alumno/a que ha oído hablar de tráqueas, pulmones y branquias, creemos que mayoritariamente no lo ha integrado en sus esquemas con­ceptuales. Se inician las actividades sobre la respiración con una infor­mación-recuerdo de branquias, tráqueas y pulmones.

De igual manera que en las adaptaciones a la alimentación se intro­ducen en la actividades pequeñas descripciones de adaptaciones respi­ratorias. El alumno/a deberá detectarlas y clasificarlas en cuanto al tipo de respiración y en cuanto a la utilización del oxígeno disuelto en el agua o disuelto en el aire.


 

- Con la actividad 20 quisimos llevar al alumno/a a entender que los animales presentan adaptaciones con mecanismos semejantes a los que se ve obligado a idear el hombre cuando ha de trabajar o estar bajo el agua.

 

- Las actividades 21 y 22 son de RECAPITULACIÓN sobre la diver­sidad de los seres vivos y los distintos mecanismos de respiración (Esquema de la página 110).

 

- La actividad 23 es una información sobre los distintos ambien­tes en el tramo de un río, que repasa situaciones ya trabajadas sobre cantidad de oxígeno, las corrientes e introduce la variable de la salini­dad. Así como describe los distintos grupos de seres vivos propios de cada zona del río. Será de iniciación a un grupo de actividades sobre la morfología de algunos seres vivos para adaptarse a la corriente.

-  La actividad 24 tiene como finalidad reconocer la adaptación a la corriente que presentan los seres vivos de un río. Se pondrá al alum­no/a en situación de emitir hipótesis sobre las adaptaciones de los seres vivos para realizar desplazamientos. Esperamos que sus respuestas sean:

 

- nadando

- escondiéndose en cuevas

- fijándose a determinados sustratos

 

Presentamos un esquema da adaptación a la corriente que se ofre­cerá a los alumnos/as, bien como recapitulación, bien como base para una puesta en común. (Esquema de la página 111).

 

- La actividad 25 es claramente de RECAPITULACIÓN SOBRE ADAPTACIONES.

La actividad 25 tiene como principal finalidad la familiarización del alumno/a con las distintas adaptaciones, de seis tipos de animales muy representativos del río, a la alimentación, respiración, movimiento y reproducción.



 

El alumno/a deberá trabajar a partir de unas fichas informativas sobre aparato respiratorio, digestivo, locomoción y reproducción, tomadas del libro: "Zoología". Ed. M.S.; Autor Villeneuve, y deberá completar el cua­dro resumen relacionando la parte de la anatomía del animal con la adap­tación señalada.

 

Creemos interesante que, a partir de un trabajo sobre adaptaciones a la alimentación, respiración, corrientes y movimiento, el alumno/a se interese por el estudio de un animal concreto.

Hemos elegido el salmón por lo emblemático que resulta para nues­tros ríos y costas.

El texto ha sido sacado del libro "El viaje de Eog el Salmón". Edi­tado por la Asociación Asturiana de Pesca Fluvial y patrocinado por la Consejería de Agricultura y Pesca. Es una edición traducida por V. C. Pie­rre e ilustraciones de B. Veunet.

 

- La actividad 26 creemos que nos aportará mucho juego ya que el texto es muy atractivo y detalla la vida de un individuo en relación con sus congéneres y el medio en el que vive.

A partir del texto se confeccionan una serie de preguntas que hacen recapitulación de una serie de adaptaciones que nos interesan recalcar. Se ha preparado una hoja de dibujos de seres vivos animales para que una vez recortados se ubiquen en su biotopo correspondiente.

 

- También se pide al alumno/a en la actividad 27 que elabore un esquema que resuma la vida de un individuo desde que nace hasta que muere.

 

- La actividad 28 sobre las adaptaciones del salmón a medios de distinta densidad se plantea como una serie de preguntas introductorias que tienen como finalidad que los alumnos/as emitan una hipótesis sobre las adaptaciones del salmón a dichos medios.

 

- La actividad 29 propone un diseño experimental que, si bien sería interesante que los alumnos/as hicieran antes su propio diseño, este se propone como alternativa.

Para realizar la experiencia de la actividad nº 29 nuestros alumnos/as necesitarán:

 

- un vaso de plástico.

- un globo pequeño.

- dos probetas de litro.

- una disolución saturada de cloruro sódico.

- perdigones de pequeño diámetro o arena fina.

- hilo.

 

- En la actividad 30 se trabajan las adaptaciones de un vegetal (el humeru) típico de nuestros ríos asturianos.

 

- La actividad 31 pretende que el alumno/a relacione los seres vivos entre sí y que llegue a comprender las relaciones de interdependencia entre las distintas especies. Así como que todos dependen de los vege­tales cuya energía va pasando a través de las poblaciones de la red tró­fica.

 

- La actividad 34 sobre contaminación pretende que el alumno reca­pacite sobre la acción de la contaminación sobre la dinámica del río. Se le añade una información sobre contaminación que resume a grandes rasgos el origen de la contaminación de nuestros río. Se trata también de que el alumno/a analice las principales fuentes de contaminación de los ríos de nuestra región.

 

- La actividad 35 trabaja un factor contaminante, el incremento de temperatura, que creemos muchas veces pasa desapercibido para los chi­cos y su relación con otros factores bióticos.

 

- La actividad 36 pretende que nuestros alumnos/as reflexionen sobre el problema que representa la introducción de seres ajenos a un ecosistema provocando en él la aparición de desequilibrios que fre­cuentemente tienen difícil solución.

 

- Con las últimas actividades queremos que el alumno/a maneje los textos oficiales de la Administración pública y se forme una idea, lo más clara posible, de la protección de las aguas de dominio público y de las consecuencias ambientales que puede tener el uso indiscrimina­do de la misma.

Se introducen dos textos: uno del periódico "El País" sobre la "Admi­nistración Pública del agua en España", y por otra parte se trabajará en cada grupo con la Ley de Agua (BOE 8 de agosto de 1985) que entró en vigor el 1 de enero de 1986, especialmente sus títulos 111, IV y V de planificación hidrológica, utilización y protección de aguas de dominio público.

 

 

Propuesta de organización de trabajo de aula en la unidad

 

Se trabajará individualmente y en pequeño grupo con puestas en común.

El aula por tanto, estará dispuesta con las mesas individuales colo­cadas en grupos de 4 o 5 alumnos/as, distribuidos de forma homogé­nea en el espacio del aula.

Proponemos a continuación el desarrollo del trabajo a lo largo de la unidad.

 

Actividad 1. Actividad individual.

Actividad 2. Actividad individual inicialmente, discusión en grupo y puesta en común.

Actividad 3. Actividad en pequeño grupo y puesta en común.

Actividad 4. Actividad en pequeño grupo. Discusión en gran grupo.

Actividad 5. Actividad que se inicia individualmente y se continúa en grupo dentro del aula.

Actividad 6. Actividad individual.

Actividad 7. Salida a un río de media jornada . Trabajo individual de observación y de toma de datos. Trabajar en pequeño grupo con contraste de resultados.

Actividades 8 y 9. Trabajo individual y en grupo en el aula. Pues­ta en común.

Actividad 10. Trabajo individual.

Actividades 11 y 12. Trabajo en pequeño grupo.

Actividad 13. Trabajo individual.

Actividades 14 y 15. Trabajo individual y en pequeño grupo.

Actividad 16. Trabajo individual de análisis de adaptaciones median­te visualización de un vídeo sobre adaptaciones.

Actividad 17. Lectura comprensiva, trabajo individual.

Actividad 18. Trabajo en pequeño grupo.

Actividades 19 y 20. Individual y pequeño grupo con puesta en común.

Actividades 21 y 22. Individual y pequeño grupo con puesta en común.

Actividad 23. Individual.

Actividad 24. Pequeño grupo.

Actividad 25. Individual. Puesta en común general.

Actividad 26. Lectura comprensiva del texto sobre el viaje de Eog el salmón. Individual, contestación individual. Puesta en común de las cuestiones finales de esta actividad.

Actividad 27. Trabajo en pequeño grupo.

Actividades 28 y 29. Diseño experimental en pequeño grupo.

Actividad 30. Trabajo individual.

Actividad 31. Actividad en pequeño grupo y puesta en común.

Actividad 32. Actividad individual y puesta en común en gran grupo. Actividades 33, 34, 35 y 36. Actividad en pequeño grupo y debate posterior.

 

Propuesta de temporalización

 

Actividades de iniciación a la unidad

 

Actividades 1 y 2                sesión

 

Actividad 3                        sesión

 

Actividades de desarrollo

 

Actividad 4                        sesión

 

Actividad 5     La inicia cada alumno en su casa y continúa en las sesiones 4ª y 5ª del aula.

 

Actividad 6                        sesión

 

Actividad 7                        sesión

 

Actividades 8 y 9          sesión y trabajo individual en casa.

 

Actividad 10                 Trabajo en casa.

 

Actividades 11 y 12       sesión en el aula.

Actividad 13                 Trabajo individual en casa e inicio de la 10ª sesión.

 

Actividades de iniciación a adaptaciones

 

Actividades 14 y 15       10ª sesión

 

Actividades 16 y 18       11ª sesión

 

Actividad 17                 Trabajo individual fuera del aula.

 

Actividades 19 y 20       12ª sesión

 

Actividades 21 y 22       13ª sesión

 

Actividad 23                  Trabajo individual fuera del aula.

 

Actividad 24                 14ª sesión

 

Actividad 25 Completar la sesión anterior y continuar el trabajo individual en casa.

 

Actividad 26                 15ª sesión

 

Actividades 27 y 28               16ª sesión

 

Actividad 29 17ª sesión. Diseño experimental, puede llevar dos sesiones.

 

Actividades 30 y 31               18ª sesión

 

Actividades 32              Trabajo individual puesta en común en 19ª sesión

 

Actividad 33                 19ª sesión

 

Actividades 34, 35 y 36  20ª sesión

 

Recursos didácticos a utilizar

 

La organización del aula deberá ser en grupos de alumnos distri­buidos homogéneamente a lo largo del espacio.

Sería importante disponer de tableros de corcho a ambos lados del aula, donde se irán colocando materiales de apoyo para el trabajo de cada día.

Entre estos materiales de apoyo, se debería contar con imágenes foto­copiadas de seres vivos típicos del río, gráficas que se estén utilizando, fotografías aéreas del río u otro tipo de material que sirva de apoyo a la unidad.

Los medios audiovisuales, proyector de diapositivas y vídeo, sería bueno que estuvieran también en el aula, para no desplazar a los alum­nos/as en el momento necesario.

Pasamos a detallar por actividades los materiales que proponemos para su utilización:

 

Actividad 1. Proyector de diapositivas y diapositivas sobre los ríos del concejo.


Actividad 2. Cuestionario de ideas previas.

Actividad 3. Bloque de arcilla por grupo y espátula.

Actividad 4. Bloque de arcilla del mismo tamaño para cada grupo de alumnos/as.

- Cuerda fina.

- Varillas planas y finas de madera o alambre.

- Cola.

- Rotuladores.

- Regla milimetrada.

- Papel milimetrado.

Actividad 5. Problema a partir del modelo construido en la activi­dad anterior. Material de apoyo elaborado previamente que sirve para contrastar las hipótesis emitidas.

Actividad 6. Gráfica sobre perfiles trasversales fotocopiadas para cada alumno/a. Se puede apoyar con diapositivas o retropro­yector.

Actividad 7. Para la salida al río cercano se tendrán en cuenta los materiales previos.

Actividades 8 y 9. Las tablas de datos sobre valores reales que rela­cionen área de drenaje, caudal y carga sedimentaria de un río que están en la guía del alumno.

Actividad 10. Gráficas sobre cargas sedimentarias.

Actividades 11 y 12. Gráfica sobre penetración de la luz en las aguas de un río. Está en la guía del alumno.

Actividad 13. Texto del periódico "El País", tomado del libro Resu­men sobre la Naturaleza.

Actividad 16. Vídeo sobre adaptaciones en seres vivos de agua dulce.

Actividad 17. Texto informativo de tratado de Ecología.

Actividad 18. Esquema conceptual de adaptaciones a la alimenta­ción en animales del río.

Actividades 19 y 20. Hojas fotocopiadas con los seres vivos de los que se trabajarán las adaptaciones. Esquema conceptual de adaptaciones de seres vivos a la respiración.

Actividades 23 y 24. Información sobre adaptaciones a las corrientes de agua y esquema conceptual sobre dichas adaptaciones.

Actividad 25. Fichas informativas de los seres vivos representativos del río que manifiesten la morfología y anatomía corres­pondientes a distintas adaptaciones a la alimentación, res­piración, movimiento y reproducción.

Actividades 26 y 27. Texto "El gran viaje de Eog el salmón", pues aunque la información y el texto íntegro van en el progra­ma guía de los alumnos, el libro presenta unas bellas imá­genes que transportan al alumno/a a la dinámica del río y la vida en él. Sería bueno disponer de cartulina para que en el tablón de corcho se fueran colocando esquemática­mente las distintas migraciones del salmón a lo largo de su vida así como sus estados de desarrollo.

Actividades 28 y 29. Supone la elaboración y realización de un diseño experimental, se necesita:

- un globo pequeño.

- un vaso de plástico pequeño.

- dos probetas de litro.

- una disolución saturada de sal.

- perdigones o arena fina.

- hilo.

Actividades 30, 31 y 32. Información en la guía del alumno.

Actividad 33. Información tomada del texto de "El País", Libro de la Naturaleza, referente a la administración del agua en España y documento de la Ley de Agua BOE 8 de agosto de 1985, publicado por el Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo.

Actividades 34 y 35. Información de la guía del alumno.

Actividades 36. Información de los periódicos: "El Comercio" y "La Nueva España".

 

Actividades de evaluación para el alumno

 

a) Observa el siguiente gráfico y comenta las siguientes cuestio­nes:

 

Papel de los bosques sobre los efectos de las precipitaciones

 

b) ¿Cómo influyen los bosques sobre el caudal de un río?

 

c) Explica convenientemente cual de los dos ríos I y II llevaría pro­bablemente más sustancias en suspensión. ¿Cómo afectaría a los seres vivos que en él se encuentran?

 

d) Suponiendo que en la zona I y II existen las mismas precipita­ciones, en un momento determinado, después de una de ellas, ¿qué río llevaría más agua? Explica razonadamente las ventajas e inconvenientes que ello representa.

 

e) ¿Qué efecto tiene la quema de bosques sobre el río, su fauna y flora, y sobre el hombre?

 

f) Después de haber recapacitado sobre las cuestiones anteriores, sabrías decir si existen motivos que expliquen las inundaciones que en la zona mediterránea se producen todos los años. ¿Cómo se podrían evitar?

 

g) ¿Qué factores influyen sobre la cantidad de agua que lleva un río? Agrúpalos según dependan o no de la actividad humana.

 

h) La costa asturiana ha sufrido, a lo largo de miles de años, un proceso de levantamiento de manera que la altura del punto de desembocadura con respecto del resto del río ha descendido. ¿Cómo afectará a la dinámica del río? ¿Erosionará, sedimentará, llevará más caudal, llevará más velocidad la corriente? ¿Cómo quedarán los valles, cómo afectará al perfil longitudinal del río? Razona tus respuestas.

 

i) Construye un cuadro resumen con las características de los tres tramos de un río.

 

j) ¿Cómo influye la temperatura del agua de un río sobre la vida de los distintos animales que en él se encuentran?

 

k) Las plantas acuáticas presentan unos amplios conductos que alma­cenan aire y a cuyo conjunto se le denomina aerénquima. ¿Cuál puede ser su utilidad?

 

l) En la siguiente lámina te presentamos algunos seres vivos del río. Describe las adaptaciones a la alimentación, respiración y movimiento que presentan.



Propuesta de investigación

 

Tal y como apuntamos en el planteamiento inicial, concebimos esta unidad didáctica, como una hipótesis inicial de trabajo que al llevarla a la práctica y contrastar los resultados, éstos modificarán esta primera pro­puesta.

Si bien toda la unidad es una propuesta de investigación, desde el punto de vista de llevarla a la práctica y extraer resultados, existen den­tro del grupo algunas propuestas de que aún no se han concretado sufi­cientemente, pero que podemos avanzar.

 

- Propuesta de investigación sobre preconceptos de alumnos/as a cerca de la respiración de los seres vivos debajo del agua.

 

- Propuesta de investigación sobre preconceptos de alumnos/as respecto al río. Estudio sobre la influencia de la pendiente a lo largo del curso del río.

 

- Investigación sobre el rol del profesor en el aula.

 

 

Bibliografía de la unidad

 

El gran viaje de Eog el Salmón. J. C. Pierre. Traducción: E. Fuentes

Naturaleza Asturiana. Fernando Montes. Editorial Ayalga. Salinas 1990. Prácticas de disección. Víctor Luis López Palomo y Mª del Carmen Fer­nández. Ed. Anaya. 1983.

Zoología General. Stores/Usinger y otros. Ed. Omega. 1975.

Anatomía comparada. Vertebrados. Alfred S. Romer. Ed. Interamerica­na. 1973.

Tratado de Ecología. R. Dajoz. Ed. Mundi-Prensa. 1974.

Medio ambiente y adaptaciones. Valentín Gavídia. Ed. Ministerio de Educación y Ciencia 1987.

Ecología de campo. D. P. Bennet y D. A. Hunpries. Ed. H. Blume edi­ciones 1981.

La vida en las aguas dulces. Konrad Amman. Ed. Teide. 1983.

Guía para el estudio de los seres vivos de las aguas dulces. J. G. NeeD­ham y P. R. NeedHam. Ed. Reverté S.A. 1978.

Libro de la Naturaleza "El País". Ed. "El País". Madrid 1984. Botánica. Tomás E. Díaz y otros. Ed. Júcar. Gijón 1981.

La contaminación. Varios varios. Col. GT. Ed. Salvat. Barcelona 1975.

Ecología hoy. Jaime Terradas. Ed. Teide. Barcelona 1974.

Zoología. Villeneuve-Desireé. Ed. Uteha.

El libro del agua. Ed. MOPU. Madrid. 1985.

Ecorama. Montserrat Homar y otros Ed. Teide. Barcelona. 1989.

Zoología invertebrados. P. P. Grassé. Ed. Toray-Masson. Barcelona. 1976. Documentación directa entregada en curso ACD "Ciencias de la Natu­raleza"

Materiales de apoyo elaborados por la subdirección de Formación de Pro­fesorado.

 

 

El “progreso" de los hombres no se ha hecho a espaldas del mundo natural, y en algunas ocasiones el agua, clave en tantos procesos, ha debido pagar un precio muy elevado. Os voy a contar algo que es segu­ro que muchos de vosotros habréis observado: desde la intimidad de pequeños o grandes surtidores, los hombres arrojamos al agua los dese­chos de nuestro mundo de desarrollo. Es la otra cara de la moneda. Lo que tenemos que esconder tras las luces brillantes de neón, lo que fre­cuentemente nos obliga a volver la mirada y, avergonzados recordar que somos parte importante de una naturaleza que no por grandiosa, es capaz de soportar impasible los caprichos de una forma de progre­so, que amenaza con romper los delicados equilibrios que tantos cien­tos de millones de años se han tardado en crear.

 

El Agua. Guía para Educación Ambiental.

Gobierno de Navarra.

 

"Nadie se baña dos veces en el mismo río". Heráclito