TRABAJAMOS CON LOS CUENTOS

Mª Luz Fuentes M° Pilar Marchena
* Taller Coeducación de Ayamonte. M.C.E.P. Huelva

Este trabajo surge dentro del S.P. "Taller de Coeducación" de Ayamonte ante la necesidad de traducir en técnicas y prácticas concretas lo que entendemos por educación no sexista.

Se llevó a cabo en diferentes Centros con unos objetivos y una programación común.

Objetivos del trabajo:

-Invención de cuentos, con distintas técnicas, que contemplen valores coeducativos.

-Investigar los estereotipos sexistas transmitidos en los cuen­tos tradicionales.

-Proponer nuevos modelos superadores de estos estereotipos.

Contenidos:

-Estructura del cuento: Partes fundamentales:

 

  1. Principio o introducción.
  2. Desarrollo.
  3. Desenlace.

-Distintas formas de empezar y acabar un cuento.

-Dramatizaciones.

-Estereotipos sexistas que aparecen en los personajes, plasma­dos en:

-cualidades atribuidas a los mismos,

-objetos que utilizan o se les asocia,

-lugares donde se desarrollan las acciones.

-Estudio y lectura de diferentes cuentos de contenido coedu­cativo.

-Utilización de técnicas de creación literaria partiendo de su­puestos superadores de estereotipos ( binomio fantástico, acrósti­cos, crear finales en cuentos, jugar con cuentos variando personajes, situaciones, etc...)

Actividades realizadas:

1. Partimos de la lectura colectiva de un cuento en el que los personajes rompen con los estereotipos tradicionales reflejándose una nueva forma de ser y de actuar de un personaje femenino. (Elegimos el cuento: "LA PRINCESA PELEONA. ROSAMUN­DA").

Se trabaja a fondo la comprensión del cuento, definición de los personajes, sus cualidades , objetos que utilizan, lo que ha­cen, lugares donde se desarrollan las acciones, etc...

Dialogamos sobre el cuento y se hacen preguntas que supon­gan una implicación afectiva con los personajes - "¿Tú crees ...? - ¿Qué te parece...? - ¿Qué hubieras hecho tú ...? -.

Dramatizamos el cuento. (Es particularmente interesante esta actividad porque aparecen acciones y cualidades asociadas a los personajes que rompen con lo que normalmente conocen otras historias).

Damos un listado de adjetivos-cualidades para la protagonis­ta, la princesa: valiente, intrépida, aventurera, inteligente, fuerte, simpática,...

2. Trabajamos las técnicas de la narración:

·         Personajes, acciones, lugar donde se desarrollan los hechos, objetos que aparecen...

·         Maneras de empezar un cuento: "Hace mucho tiempo..."­"Erase una vez..."- "Un día..."- "Había una vez..."- etc.

·         Partes de un cuento:

o        Principio o introducción.

o        * Desarrollo de la acción.

o        * Desenlace o final.

3. Creación de un cuento colectivo.

Pensamos títulos: "LA PRINCESA ASTRONAUTA", "LA PRINCESA QUE QUERÍA PILOTAR"...

Cuando se plantea el título, se busca un personaje de cuento tradicional al que se le asocia una acción insólita positiva dife­rente de la que tradicionalmente se le asigna. (Tampoco plantea­mos situaciones del tipo: "Una niña que no quería estar en casa..."; "una mamá que trabaja fuera..."; "un padre que hace una actividad tradicionalmente femenina...", etc. ya que pretendíamos introducirnos en el mundo de la literatura infantil, potenciando la fantasía.)

Definimos a la princesa dándole cualidades y, a continuación, vamos creando la historia siguiendo el esquema narrativo. Hace­mos un cuento colectivo recogiendo todas las aportaciones hasta que la historia queda configurada.

Hacemos cuentos "distintos".

1. Creación de un cuento (individualmente).

Cada uno y cada una piensa en un título, unos personajes, etc..., y crea su propia historia. Se pone como condición que la protagonista sea un personaje femenino, de cuentos tradicionales o de la vida real, y que supere estereotipos sexistas.

Surgen múltiples historias bien de forma espontánea, o suge­ridas a través de un binomio fantástico, etc... En algunos casos observamos que se reproducen los valores del héroe masculino (modelo más presente en estas edades, 2° y Ser Ciclo de Prime­ria) pero cambiados de sexo, es decir, se masculiniza el persona­je de cuento (niña del bosque, princesa...).

2. Estudio y análisis de cuentos tradicionales.

Se trabaja sobre cuentos tradicionales que toda la clase cono­ce (Caperucita Roja, La Cenicienta, La Bella Durmiente del Bos­que...), los leemos y dialogamos sobre ellos.

Se enumeran los personajes y sus cualidades, acciones que realizan, objetos asociados, etc... Analizando los componentes sexistas.

Se cambian las características de los personajes, las acciones, objetos que utilizan...

Por grupos se inventa un final diferente. (Toda la clase traba­ja sobre el mismo cuento).

3. Estudio y análisis de los personajes:

Colectivamente realizamos una lluvia de cualidades de los príncipes-héroes y las princesas-heroínas que aparecían en cuen­tos, dibujos animados, etc...

Analizamos las características que surgieron haciendo notar mediante preguntas, debate... los valores sexistas que se asigna­ban a cada estereotipo:

·         ¿Cómo son los príncipes? ¿Y las princesas?

·         ¿Qué tipo de cualidades tienen unos y no otras? ¿Qué cuali­dades tienen las princesas que les faltan a los príncipes?

·         ¿Son personas completas?

·         Además de divertirnos, ¿qué nos pueden enseñar los cuen­tos?

Una vez debatido el tema se dibujaron los personajes pero "mejorando los presentes", es decir, intentando crear príncipes y princesas que tuvieran todo tipo de valores, en positivo.

En sesiones posteriores, con estos personajes como protago­nistas, se construyó un cuento.

Las historias surgidas reflejan en gran manera una visión su­peradora de la realidad familiar de las niñas y niños, pero al ha­ber trabajado con parejas de personajes, reproducen esquemas de relaciones sentimentales bastante típicas.

Aunque esto creemos que en cierta manera empobrece el re­sultado pretendido, no deja de ser positiva la cercanía a la reali­dad pero con actitudes diferentes.

Anexo:

"LA PRINCESA ASTRONAUTA"

"Erase una vez una niña princesa, llamada Marina, que que­ría ser astronauta de mayor.

Vivía en un lejano castillo de Andalucía, en la provincia de Huelva, situado en medio de las marismas de Isla Cristina.

Esa niña estaba pensando en descubrir nuevos planetas y nuevas galaxias del espacio exterior.

Ella quería viajar en una nave espacial, ponerse un traje de astronauta y volar por el espacio para correr aventuras. Lo que más deseaba era ir a la Luna.

Los padres pensaban que era muy peligroso y no la dejaban, hasta que un día se escapó y fue a la rampa de lanzamiento de Faro en Portugal.

Sólo tenía diez años, pero supo encender la nave espacial y puso en marcha los motores.

Esquivó muchos meteoritos porque era muy buena pilotando. Por el camino se cruzó con otros astronautas y los saludaba. Hasta que un día llegó a la Luna y se cumplieron todos sus deseos.

Aquí termina este cuento. Y colorín colorado..."