CAPITULO  I

 

1. LA NATURALEZA Y EL SENTIDO DE LA TEMATICA    OBJETO DE ESTUDIO.

 

 

 

1.1  CONSTRUCCION DE LA TEMATICA DE INVESTIGACION.

 

En un mundo, sujeto a importantes cambios y transformaciones, en el cual las preguntas por el sentido de la vida y la vida misma recobran renovada importancia,  comprender estas transformaciones implica explicitar las exigencias, los riesgos y las oportunidades que de ella se derivan para la educación y para el país y comprometerse a actuar decidida, responsable y solidariamente.

 

Nos corresponde emprender, asumir con entusiasmo esa tarea transformadora de la educación; encargados de propiciar espacios de reflexión para que las comunidades educativas sean cada vez más capaces de participar con mayor responsabilidad y autonomía en la toma de decisiones y en la conducción de los procesos educativos dentro y fuera de la escuela. Los educadores deben  tomar la iniciativa y dinamizar los procesos educativos en la institución escolar.

 

De acuerdo con la ley 115 de 1994 cada comunidad educativa debe generar y cultivar una dinámica propia en torno al Proyecto Educativo y dentro de él una propuesta curricular en permanente construcción que dará cuenta de su concepción de hombre, de su política educativa, de su posición pedagógica y de la forma como trata de apropiarse de la cultura, la ciencia y la tecnología para participar activamente en la construcción de mejores condiciones de vida y pleno desarrollo.

 

La institución en la cual laboramos, Instituto Técnico de Comercio “Barranquilla” conocida como INSTECO es una institución  oficial, calendario A, posee jornadas mañana y tarde, con niveles de educación  básica  y educación media, de modalidad comercial, con un proceso histórico cultural de más de 50 años, al servicio de la comunidad de Barranquilla y sus alrededores,  ubicada en la calle 47 # 42-60, en el centro  de la ciudad, está comprometida en estos momentos con la reconstrucción del P.E.I., implicando en este proceso a toda la comunidad educativa, para lo cual propicia jornadas pedagógicas en las cuales se reconstruye el horizonte institucional, se define el enfoque crítico social, que responde a los intereses, ideales y expectativas de la comunidad educativa;  por lo cual, la propuesta curricular se basa en el desarrollo del ser  individual, social, cultural y comprometido. La dificultad para convertir en acciones las metas de formación y articularlas con las necesidades de formación, desarrollar un currículo que  fuese interdisciplinario y transdisciplinario;  conscientes de que el proceso curricular debe ser investigativo y que exige una acción conjunta y concertada, el colectivo docente de la institución considera necesario ampliar el marco de referencia; comprometidos con el quehacer pedagógico y en aras de solucionar la problemática presentada, un grupo de estos educadores, se constituyen en estudiantes con especialización en pedagogía, con la alternativa de formación que les posibilita reconstruir la práctica docente, para efectuar cambios  en  los procesos de aprendizaje y enseñanza en  el aula y en la escuela, en los  contenidos curriculares  y en las relaciones sociales escolares. Ya como docentes investigadores se organizaron equipos de trabajo.

 

La institución considera que el ser, objeto de estudio, es el preadolescente, adolescente y ciudadano, por lo cual la educación básica  se divide en los ciclos I y II  conformados por los cursos 6°  y 7°, 8° y 9°  y la educación media el ciclo III, conformada por los cursos  10° y 11°.

El colectivo docente de la institución, se reunió con el propósito de hacer la: “Caracterización del adolescente del INSTECO en su desarrollo cognitivo, físico - motor, sicosocial, comunitario, ético y moral”

 

 El colectivo docente,  observa que:  las estudiantes presentan falta de autonomía y creatividad en las actividades y tareas programadas; muestran poca claridad en el manejo del discurso; se les dificulta argumentar desde los niveles descriptivos, explicativos, interpretativos y valorativos; les falta mayor compromiso individual y grupal en la construcción colectiva del conocimiento; manifiestan poca actitud crítica y reflexiva frente a los procesos de formación en el aula de clases; les falta confrontar los saberes construidos en el aula de clases con los saberes cotidianos; se dan por vencidas ante la primera dificultad, frente a la necesidad de criticar postulados teóricos; son bajos los niveles de reflexión ante situaciones de conflictos epistemológicos que surgen en la construcción o validación del conocimiento; hace falta  una actitud de compromiso frente a los planteamientos de integración curricular, pues no existe conciencia de trabajo interdisciplinario.

 

El colectivo docente después de reflexionar, analizar, compartir experiencias, y consciente de su compromiso de  contribuir al desarrollo humano de las estudiantes, mediante acciones pedagógicas cada día más exigentes, partiendo de que el propósito fundamental  de toda educación es preparar para el mundo de la vida y en él para el desarrollo del conocimiento; de que toda educación significa, tanto para el educador como para el educando la construcción  de un saber social, cargado de un sentido  contextual y que la actividad educativa es un proceso mediante el cual el propio sujeto crea y recrea los sentidos del conocimiento, lo que implica la autocrítica del acto pedagógico y de la práctica del educador. Todo esto le lleva a pensar en un trabajo investigativo serio y comprometido, que dé cuenta de una búsqueda conceptual, que abra posibilidades de interpretación y de recreación antes de que consigne doctrinas  o siente verdades inamovibles,  muestre  sus  puntos de vista y que bajo ninguna circunstancia sub-valore  las otras concepciones teóricas.

 

Todo lo anterior le lleva a comprender que: el conocimiento  es producto del desarrollo autónomo, es un proceso en  constante construcción, que parte de la innovación y de la creatividad. El compromiso individual y colectivo con la construcción del conocimiento surge de la búsqueda constante de información a partir de las necesidades e intereses. La construcción del conocimiento se da a partir de procesos metodológicos dialécticos. A su vez, la comunicación es  comprendida como la expresión de las construcciones teóricas individuales y colectivas que llevan al desarrollo humano, mediado por la potencialización de las competencias argumentativas. La práctica pedagógica se caracteriza por ser una práctica comprometida, contextualizada, reflexiva, que posibilita el diálogo y la dialéctica entre los saberes individuales y colectivos. El currículo debe ser integrado; la propuesta curricular debe articular los procesos de formación con los proyectos pedagógicos para alcanzar las metas de formación, en un trabajo pedagógico institucional a partir de estrategias interdisciplinarias y transdisciplinarias.

 

 En el campo cognitivo, el colectivo docente, manifiesta las siguientes inquietudes: ¿ Por qué las estudiantes demuestran   poca iniciativa  en la búsqueda de soluciones a los problemas que se les presenta en la construcción del conocimiento? ¿ Por qué las estudiantes presentan dificultades en la expresión oral y escrita? ¿Por qué no se anticipan a la información ni asumen posiciones críticas? ¿Qué dificulta la integración  del conocimiento desde las distintas áreas del saber? Estas preguntas conforman el primer nivel de inquietudes.( Ver cuadro # 1 )


Para ser docentes investigadores en la acción nos organizamos en un equipo que  denominamos  Constructores del saber” porque nuestra  intención  es propiciar  la construcción del conocimiento.

 

A partir de estos planteamientos el equipo investigador “Constructores del saber”  se dedica a realizar un proceso de retrospección en su práctica: acción, observación, reflexión, planeación, acción. Se  propone  cambiar,  la forma tradicional de trasmitir el conocimiento por la construcción del conocimiento en forma dialéctica  mediante el desarrollo de las capacidades individuales del ser.

 

 Fue así como,  mediante una guía de reflexión  con las estudiantes del ciclo II cursos 8° y 9°;   reflexionaron  sobre conceptos como aprender,  construir conocimiento y la importancia de la construcción individual y colectiva del conocimiento. Realizaron reflexiones individuales y colectivas sobre estos temas e hicieron puesta en común. Las estudiantes motivadas, asumieron el compromiso de colaborar con la investigación y conformaron un equipo de apoyo que se encargó de sistematizar la información obtenida. Mediante un diálogo abierto,  compartido, basado en las lecturas de los protocolos respectivos, encontraron que para ellas:

APRENDER: Es conocer algo mediante la experiencia, la investigación, el análisis; con amor, diálogo, dedicación, estudio, práctica, empeño, paciencia, esmero, calma; para comprender el mundo que nos rodea, empezando con nosotras mismas, para superarnos, crecer intelectualmente y alcanzar nuestros ideales.

 

CONSTRUIR  CONOCIMIENTO: Es realizar un proyecto de lo que quiero conocer o aprender, que me permite ordenar las ideas, relacionarlas con lo que ya sabemos, observando, reflexionando, compartiendo para ponerme de acuerdo mediante el diálogo, escuchando para llegar entre todos a formar ese conocimiento, con ingenio, paciencia, orden, interés, práctica concentración, entusiasmo y amor.

 

ES IMPORTANTE  LA CONSTRUCCION DEL CONOCIMIENTO: Para ser alguien en la vida, para ser capaz de enfrentarse al trabajo, para ser autónomos,  no depender de alguien, para ampliar nuestros conocimientos y nuestras capacidades. (Anexo #1)

 

 En el proceso de retrospección realizado, el grupo investigador, evidencia:  bajos niveles de participación, reflexión y criticidad durante los procesos de formación; se dan fraudes continuos en los procesos evaluativos; el compromiso personal por los procesos de formación es mínimo; existe un interés centrado en las actitudes de los padres de familia y un temor personal a las críticas que surgen ante las ideas personales que dificulta desarrollar una integración dialógica, caracterizada por la dialéctica; la inadecuada distribución del tiempo para el estudio personal que se refleja en la falta de estudio por intereses en otros aspectos de la vida individual.

 

Todo esto lleva, al equipo investigador,  a pensar en  la necesidad de que los procesos de formación  surjan del compromiso con el estudio personal, colectivo e institucional, que parte del interés del desarrollo integral, fundamentos del proceso aprendizaje - enseñanza, mediados por los valores de honestidad y responsabilidad; de que la construcción del conocimiento, parte de la discusión y la identificación colectiva de acuerdos, a partir de la  superación de las dificultades epistemológicas, metodológicas y ontológicas; de que la motivación y la sensibilización son fundamentales para el desarrollo de los procesos de formación, que están dados por el desarrollo de compromisos académicos; que el interés por el desarrollo integral genera compromisos individuales colectivos e institucionales.

 

Reunidas las estudiantes con el equipo investigador, manifiestan  inquietudes  que las llevan a interrogarse  sobre  ¿ Qué motivos  nos mueven a obtener un buen resultado en nuestros  procesos de formación?  ¿ Por qué  nos damos por vencidas ante la primera  dificultad, en los  procesos de formación? ¿ Cuáles son las dificultades que se nos presentan para estudiar?

 

Estas preguntas constituyen el segundo nivel de inquietudes. ( Ver cuadro #2)

 

Motivados por los resultados conseguidos hasta  ahora, el equipo investigador “Constructores del saber” reunido para compartir  experiencias, surgidas  a partir de la acción, observación, reflexión, planeación, acción en su quehacer pedagógico,  manifiesta que es  evidente,   en el hecho de  que las estudiantes no aprovechan sus ratos libres para leer, estudiar y compartir; reproducen conocimiento, no lo construyen; no profundizan  en los saberes, ni se preocupan por adelantarse, sino más bien en acumular  información sin sentido; muestran actitudes negativas ante los cambios; el nivel de participación es bajo.

 

A su vez al maestro se le dificulta partir, en los procesos de aprendizaje y enseñanza, de las necesidades e intereses de las alumnas, de la formación

 


 desde las diferentes áreas y dedica poco tiempo a compartir inquietudes académicas.

 

La práctica pedagógica se caracteriza por ser monótona y transmisionista, lleva a una participación impositiva, desarrolla la clase en un estricto esquema conductista, impone los contenidos programáticos a las estudiantes y los trabaja en forma aislada e independiente.

 

El grupo investigador “Constructores del saber” parte de las siguientes premisas: los procesos de formación deben responder a las necesidades e intereses del colectivo;  los contenidos deben satisfacer las expectativas de los estudiantes y estar acordes con sus necesidades; todos los contenidos deben apuntar hacia la consecución de objetivos comunes; la práctica pedagógica investigativa, reflexiva, crítica, autónoma, dialéctica comprometida y contextualizada debe generar cambios y desarrollo de potencialidades individuales y colectivas de los distintos actores comunitarios; debe ser democrática y colectiva; debe comprometer a todos los actores educativos; el avance en la construcción del conocimiento es compromiso de todos e implica la vivencia de valores éticos y político;  el interés por el conocimiento debe despertar la curiosidad y el deseo de exploración que los seres humanos tenemos por naturaleza; el currículo debe ser la mediación para la recreación, la innovación y la transformación del saber, puesto que la propuesta curricular debe ser integrada e integradora; que la motivación,  básica en el proceso aprendizaje y enseñanza, debe ser permanente; el aprendizaje está mediado por su significación y contextualización;  los contenidos programáticos son solo un pretexto que contribuye al desarrollo humano, que posibilite la formación en las dimensiones de pensamiento, habilidades y valores; los sujetos en formación son relativos en cuanto son individuales; la evaluación es el resultado de las comprensiones individuales y colectivas de los avances en el proceso de formación.

 

El educador hoy debe ser investigador de su propia práctica, asumir una identidad como trabajador cultural, inserto en la historia, puesto que el conocimiento se valora como el mayor patrimonio de la humanidad.

 

Lo anterior  lleva al equipo investigador a  preguntarse:  ¿Los contenidos de las áreas responden a los intereses y necesidades de las estudiantes? ¿ Hay integración de los conocimientos de las diferentes áreas alrededor de las necesidades planteadas en las metas de formación? ¿ Quién decide lo que las estudiantes deben aprender?

¿ Favorece la metodología utilizada por los docentes  la iniciativa y la reconstrucción colectiva del conocimiento? ¿ El  currículo de nuestra institución  propicia la generación de aprendizaje significativo? ¿ Por qué  la participación estudiantil en las clases es poca?       ¿ Por qué   las estudiantes y los padres de familia, ante el bajo rendimiento académico, responsabilizan solo al docente?  ¿ Por qué las estudiantes  tienen bajos niveles de responsabilidad en la construcción del conocimiento y se muestran impermeables a las sugerencias y cambios en las estructuras conceptuales?

 

Estas preguntas representan el tercer nivel de inquietudes. (Ver cuadro # 3)

 

A partir de todo lo anterior, el equipo investigador,  reunido para articular, mediante el análisis y síntesis, cada una de las inquietudes surgidas en los tres niveles anteriores, llega a un cuarto nivel de inquietudes, donde se evidencia que: Las estudiantes presentan dificultad para la tolerancia de las individualidades, en la  argumentación desde los niveles descriptivos, explicativos, interpretativos y valorativos. Manifiestan poca actitud reflexiva y crítica frente a los procesos de formación. Muestran ausencia de compromisos frente a los procesos del pensamiento en el aula. En cuanto a la integración de los saberes,  se evidencia que a los docentes se les dificulta partir, en los procesos de aprendizaje y enseñanza, de las necesidades e intereses de las estudiantes; trabajan en forma aislada desde su saber específico; dedican poco tiempo a construir inquietudes pedagógicas surgidas  a partir de la formación  desde las distintas áreas; hay desconocimiento, en la práctica pedagógica, de las metas de formación institucionales.

 

El equipo investigador, analizando   las premisas presentadas en los tres niveles, considera: El conocimiento es un proceso en constante construcción a partir de la innovación y la creatividad; el interés del conocimiento debe despertar la curiosidad y el deseo de explorar que los seres humanos tenemos por naturaleza; todo conocimiento humano debe comunicarse de tal forma que posibilite el desarrollo humano integral. En cuanto la integración de los saberes considera que: los procesos de formación deben responder a las necesidades e intereses del colectivo; los saberes específicos deben apuntar hacia el desarrollo humano integral; las áreas del saber son pretextos para la formación integral de las estudiantes.

 

Todo lo anterior nos lleva al cuarto nivel de inquietudes: ¿ Por qué las estudiantes presentan dificultades en la interacción comunicativa, en la búsqueda anticipada de la información y en la toma de posiciones críticas, manifestada en la falta de compromisos  para la solución de la problemática que se les presenta en la construcción del conocimiento? ¿Hay integración de los saberes específicos alrededor de las necesidades e intereses de las estudiantes y de las metas de formación de la propuesta curricular, que les permita la construcción individual y colectiva del conocimiento?
( Ver esquema conceptual # 1, titulado “Tránsito de la inquietud a la temática”)

 

Para  llegar a la temática, el  equipo investigador “Constructores del saber” realizó un análisis del cuarto nivel de inquietudes: la primera inquietud,  les llevó a comprender, que las estudiantes presentan dificultades en la interacción comunicativa, en la búsqueda  anticipada de la información y en la toma de posiciones críticas, todo esto, se evidencia en la falta de  compromisos debida a la carencia  de valores que le ayuden a solucionar la problemática  que se les presenta en la construcción del conocimiento; a través del desarrollo de las capacidades, en sus tres dimensiones de: pensamiento, habilidades y valores, se puede alcanzar el desarrollo humano; el análisis  anterior, les lleva a la temática: “Las Capacidades Estructurantes en la Construcción del Conocimiento”   (Ver esquema conceptual # 2).

El análisis de la segunda inquietud, del cuarto nivel de inquietudes, les llevó a  comprender que la integración de los saberes, tiene como fundamento una propuesta curricular que  permita la transversalidad en los saberes específicos y su transdisciplinaridad, que surjan de las necesidades e intereses de las estudiantes  y que apunten a la consecución de las metas de formación, propias de la propuesta curricular, como elemento dinamizador del PEI. A través del desarrollo de las  capacidades, en sus tres dimensiones de: pensamiento, habilidades y valores, logrado en la construcción individual y colectiva  del conocimiento, lleven las estudiantes alcanzar el desarrollo humano. ( Ver esquema conceptual # 3).

 

Las capacidades estructurantes propician esta construcción de conocimiento, por lo tanto su desarrollo es fundamental para alcanzar la intención del equipo investigador   “ Constructores del saber”.(Ver esquema conceptual #4: Construcción de la Temática de Investigación)

 

 

1.2  LEGITIMACION  DE  LA  TEMATICA.

 

Luego de llegar a la temática “Las Capacidades Estructurantes en la Construcción del Conocimiento”, el equipo investigador “Constructores del saber” se dispone a legitimar temática, con la comunidad educativa: mediante una socialización  de la importancia de la temática de investigación entorno a las capacidades estructurantes y su incidencia en las estudiantes de 9° grado del “Instituto Técnico de Comercio “Barranquilla”, con el fin de lograr un reconocimiento público o validación de la temática.

 

Comenzamos este proceso de legitimación, socializando con los actores educativos, directamente implicados en el proceso investigativo, sobre la comprensión de lo que es un proyecto de investigación desde la I.A.E., las capacidades estructurantes, la producción del conocimiento en, desde y sobre la práctica pedagógica, un proyecto pedagógico los propósitos que nos mueven a realizar el proyecto, el momento  de la legimitación de la temática “Las Capacidades Estructurantes en la Construcción de Conocimiento” luego se desarrolló la guía de reflexión #2 (Ver anexo # 2) en la cual la comunidad educativa contestó tres preguntas, después de reflexionar sobre algunas inquietudes presentadas en la guía y donde le manifestamos nuestro interés  por investigar la temática con el fin de adelantar procesos de formación que contribuyan al desarrollo humano de las estudiantes y puedan avanzar en la construcción de su persona  como ser individual, social, cultural y comprometido y en mejoramiento de la calidad de vida de su familia, de su comunidad y de la sociedad a que pertenece.

 

Esta guía fue entregada al colectivo docente, a las estudiantes y a los padres de familia quienes después de reflexionar contestaron las siguientes preguntas:

a.      ¿ Cree usted importante abordar  desde un proyecto  de investigación, las capacidades estructurantes?

b.       ¿ Qué  aportes hace esta investigación en el desarrollo  humano de las alumnas?

c.       ¿ Por qué cree usted necesario, permitir el desarrollo de esta investigación en el colegio?

Después de desarrollada la guía,   a partir de las respuestas dadas por los actores directamente implicados en el proceso,  el equipo investigador              “ Constructores del saber” con la colaboración del equipo de apoyo de las niñas, artículos aportes, teniendo como elemento fundamental la valoración de los conceptos y llegando a las siguientes comprensiones, que luego articularon en un esquema:

 

Para los docentes es importante abordar en un proyecto de investigación esta temática porque posibilita comprender, interpretar y transformar la realidad, en las dimensiones académica y social de la institución y mejora la práctica pedagógica.

 

Para las estudiantes es importante, abordar este proyecto de investigación,  porque les  permite superar las debilidades que se  les presentan en la comprensión y construcción del conocimiento, para  mejorar su rendimiento académico y disciplinario.

 

Los padres de familia consideran importante abordar este proyecto porque permite  a las estudiantes desarrollar las capacidades cognitivas, conocer el proceso de construcción del conocimiento, individual y colectivo y encontrar las causas  de sus deficiencias y sus posibles soluciones. (Esquema conceptual # 5 Importancia de las capacidades estructurantes en la construcción de conocimiento)

 

Para los  docentes, este proyecto, despierta el espíritu investigativo en la comunidad educativa y ayuda a desarrollar competencias en los procesos de formación, lo cual constituye un aporte fundamental al desarrollo humano.

 

Para las estudiantes, este proyecto las motiva a interesarse más por el estudio, lo cual es un aporte significativo a su desarrollo humano.

 

Para los padres de familia, este proyecto contribuye  a la formación de jóvenes que mediante la reflexión, el análisis, la criticidad, la autonomía y la investigación, construyan el conocimiento individual y colectivamente, lo cual contribuye a su desarrollo humano. ( Esquema conceptual # 6: Aportes de este proyecto al desarrollo humano)

 

Los docentes consideran necesario permitir esta investigación en el colegio porque ella crea espacios de participación  que facilitan detectar deficiencias en los procesos de formación y encontrar entre todos acciones remediales; además, ayuda a articular las acciones de la escuela con el medio y brinda  la oportunidad de que cada uno aporte su experiencia.

Para las estudiantes es necesario, porque  todo lo que contribuya al mejoramiento del aprendizaje se debe realizar y porque a través  de esta investigación se actualiza el saber y se corrigen errores que se cometen en la construcción del conocimiento.

 

Los padres de familia opinan que es necesario porque  debemos encontrar métodos  para que las clases sean más amenas  y motiven a las estudiantes a un cambio académico y disciplinario, que les asegure un mejor desempeño profesional. ( Esquema conceptual # 7: Necesidad de desarrollar en el INSTECO las capacidades estructurantes en la construcción de conocimiento).

 

Con esta información obtenida, el equipo investigador “Constructores del saber”, realizó un proceso de triangulación, que mediante el análisis, interpretación y valoración  de las respuestas, les lleva a afirmar que  las capacidades estructurantes aplicadas en la construcción individual y colectiva del conocimiento, posibilita comprender, interpretar y transformar la realidad académica y social, a través del desarrollo de competencias reflexivas, analíticas, criticas, autónomas, investigativas las cuales contribuyen al mejoramiento de la práctica pedagógica,  en los  procesos de aprendizaje y enseñanza, en la actualización del saber, abriendo  a la comunidad educativa, espacios de participación donde se permita  la articulación de la escuela con el contexto. Todo esto, traerá como consecuencia  un mejoramiento en los procesos de formación que  propone la institución y que se reflejarán en la consecución del fin primordial de la educación: el desarrollo humano y que puedan avanzar en la construcción de su persona como ser individual, social, cultural y comprometida, todo lo cual repercutirá en el mejoramiento de la calidad de vida de la familia, de la comunidad y de  la sociedad a la cual pertenece. (Esquema conceptual # 8: Legitimación de la temática: proceso de triangulación)

 

Para comprender mejor  todo el proceso seguido para la legitimación de la temática, ver esquema conceptual #9: Legitimación de la temática de investigación: Las capacidades estructurantes en la construcción del conocimiento.

 

1.3  Los enfoques de investigación desde los intereses de conocimiento y   los   enfoques   pedagógicos de ellos derivados.

 

En todo proceso investigativo  es necesario elegir un enfoque, que oriente;  una metodología, como mediación, que se han de utilizar para alcanzar los logros propuestos y un método que guíe.

 

El enfoque que elegimos, para nuestra investigación, es  el crítico social, porque pensamos que este enfoque, responde más a las necesidades, a los intereses y las expectativas o ideales de nuestra comunidad educativa; todos necesitamos emanciparnos y liberarnos de los paradigmas tradicionales que se convierten en ataduras de la realidad y nos producen esclavitudes de todo tipo: económicas, sociales, culturales, etc.;  como educadores debemos comprometernos en el análisis crítico de nuestras propias circunstancias y en el cambio de las mismas; entre todos debemos reconstruir nuestras estructuras a partir de una práctica reconstructiva, que nos oriente en la acción; como profesionales autónomos necesitamos crear, innovar, criticar, investigar y propiciar una formación construida colectivamente en interacción con el contexto; creemos que el alumno es un ser en proyecto, un actor que debe comprometerse con su desarrollo, un ser en construcción permanente de su liberación, en búsqueda de su autonomía;  debemos llegar al entendimiento del mundo, de la vida,  en la búsqueda de consensos no coactivos, a través de la presentación de razones y motivos que nos vinculan con el mundo; nuestra meta es el desarrollo humano en todas sus dimensiones, como también el desarrollo de la autonomía moral e intelectual.

 

1.4   La   I. A. E. como proceso de comprensión y transformación de la práctica pedagógica, a través de la cual es posible articular, procesos de descripción empírica, explicación hermenéutica y comprensión critica.

 

La metodología acorde con los principios básicos de autonomía, criticidad y creatividad para abordar nuestro objeto de investigación es la investigación acción educativa porque la I. A. E. es la metodología que hace posible  a los actores implicados en la situación problemática, su reconocimiento, comprensión y transformación mediante la  participación que involucra y compromete a la comunidad educativa, partiendo de la inquietud de la pregunta, en una forma dialéctica, creativa, pues ésta no obedece a patrones fijos, vivencial, en desde y sobre la práctica pedagógica.

 

Para lograr el desarrollo humano, la acción educativa debe ser práctica social crítica, basada en le reflexión intencionada y consciente que lo lleve a la recreación de la cultura de la comunidad, debido a que, por su complejidad la práctica pedagógica no puede obedecer a patrones fijos; es por ello que, el educador debe tematizar las inquietudes que surgen a cada momento y hacerlas objeto de estudio reflexivo, investigativo, como un proceso en construcción permanente, como un proyecto de formación y en formación.

 

Recordemos que, un proyecto pedagógico es un conjunto de acciones de problematización, comprensión y transformación, realizados en torna al ejercicio de la docencia, en el contexto del aula, de la escuela, con la plena intención de posibilitar la formación, de construir desarrollo humano integral, de mediar intencional y conscientemente en la manera de pensar, de sentir y de actuar de los sujetos y de los grupos, a través de un proceso de investigación en la acción, con el compromiso de todos, para generar conocimiento de cómo construir en un grupo relaciones de libertad, de justicia y de equidad.

 

Es por esto que, la construcción  de  un  Proyecto Pedagógico exige el estudio e investigación en la acción, la construcción de conocimiento en torno a las condiciones, al proceso y a la producción e intercambio de significados, situados en el contexto físico, sicosocial y pedagógico que los genera.

 

Pretendemos  producir de conocimiento en, desde y sobre la práctica pedagógica, con la participación de todos los actores involucrados en la problematización, reconocimiento, comprensión y transformación de las situaciones de aprendizaje hacia metas éticas, teniendo en cuenta el ámbito social y pedagógico.

 

Somos concientes de que, la construcción de este proyecto pedagógico de investigación, requiere de la sistematicidad, rigurosidad y profundidad en el abordaje del objeto de conocimiento por parte del sujeto y de que, la sistematización en el proceso implica claridad de los propósitos, y reconstrucción de conocimiento sobre la vivencia cotidiana; debe hacer evidente la secuencialidad, la coherencia de las acciones, su lógica, las concepciones que subyacen en la acción, su categorización, el sentido para cada uno y todos, la teorización o planteamiento teórico sobre la práctica, y como toda acción nueva debe ser articulada con sentido de contexto del trabajo, debe definir el enfoque y el plan de acción; la rigurosidad en este proceso implica, un detallado estudio de todos los elementos que constituyen la práctica, en una  visión de totalidad, coherencia entre preguntas y respuestas individuales en torno a inquietudes con interpretación colectiva, coherencia entre los resultados y las evidencias con los procesos seguidos para lograrlos, confrontación permanente entre la visión de la realidad, los datos de ella obtenidos, las fuentes que los originaron, la manera como los obtuvieron, el sentido que ello tiene en la comunidad y la propuesta teórica que suscitan; la profundidad en el proceso, hace referencia a la relación entre: el tipo de dato y la manera de encontrarlo; propósitos que se persiguen y la concepción teórica que se maneja, preguntarse por el significado de los datos y el aporte de este a la comprensión de la realidad en cuestión, como acción realizada hacia metas éticas y cómo lo encontrado puede reforzarse o transformarse hasta lograr dichas metas.

 

Las características antes descritas, deben ser vivenciadas en el proceso de investigación en etapas de espirales de acción- observación- reflexión- planeación.

 

La  I. A. E., como metodología  investigativa, nos posibilita elementos fundamentales para la integración  de la construcción del conocimiento, la naturaleza del objeto que se quiere conocer y la manera de abordar el proceso de construcción del conocimiento, aspectos esenciales para llevar a cabo el desarrollo de nuestra investigación.

 

Para comprender mejor el sentido  de la Investigación Acción Educativa, elaboramos un diagrama conceptual que sintetiza los conceptos,  los aclara  y los  relaciona. ( Ver esquema conceptual # 10: La investigación acción educativa)

 

La  I.A.E. en su naturaleza es: Ontológica en cuanto se ocupa del ser humano como ser individual y social, en su pensar, sentir y actuar. Epistemológica  pues está en permanente construcción, es inacabada, es un proyecto; Metodológica, organizada, descrita con lógica y sentido, interpretativa y crítica; Participativa; pues promueve la creatividad ciudadana en la búsqueda de resultados; Comunitaria, promotora de práctica pedagógica, formación y autonomía de docentes, compromiso grupal; Práctica social crítica, reflexiva, intencionada y consciente. Ética pues su intención es la formación en valores; Autónoma, sus acciones son libres de prejuicios; Dialéctica, implica intersujetividad; Emancipadora, pues lleva a la liberación de los paradigmas tradicionales.

En cuanto a su estructura, enmarcada en un enfoque crítico social, su acción es: Problematizadora, parte de la inquietud, de la pregunta; Dialógica, se fundamenta en la concertación, puesta en común, conseguir acuerdos; Creativa, no puede obedecer a patrones fijos pues las situaciones humanas son impredecibles; vivencial, porque la producción del conocimiento es en, desde y sobre la práctica pedagógica; sistematizada, rigurosa y profunda para que la construcción del conocimiento tenga validez; comprometida y participativa, pues debe involucrar a toda la comunidad educativa en la organización de su propia ilustración, en la toma de decisiones y en el análisis de los procesos institucionales.

 

La finalidad es diversa y múltiple,  la  I.A.E. propende construir conocimiento liberador en torno a las condiciones, al proceso y a la producción e intercambio de significados. Reforzar y mantener el sentido de comunidad, recreando la cultura, modificando las circunstancias colectivas, de acuerdo con una concepción de valores compartidos que lo llevan a una transformación de actitudes y comportamiento, de todos los actores involucrados en el proceso; La transformación de la educación, mediante el reconocimiento, compresión y transformación de situaciones de aprendizaje. El desarrollo humano, individual y colectivo, generador de una reconstrucción del sujeto y por ende de una transformación de la realidad.

 

Consideramos importante que los propósitos de la I. A. E. sean  la fuerza que impulse nuestro proyecto de investigación, pues pretendemos: consolidar en nuestra  Institución Educativa, el sentido de comunidad, en el cual puedan fundamentarse y desarrollarse críticamente  los valores culturales; promover la práctica pedagógica y con ella la formación y  la autonomía profesional del docente, el compromiso grupal, la creatividad y la formación en valores; llegar a la transformación y mejoramiento de nuestra  Institución Educativa.

 

1.5  El método hermenéutico crítico.

 

El método coherente a esta manera de ver la realidad, es el hermenéutico crítico, que nos permite construir el conocimiento para explicitar la problemática de la realidad escolar, descubrir lo oculto, las injusticias; con este método el colectivo podrá comprender que cualquier situación puede ser convertida en una oportunidad de crecimiento y desarrollo, este método busca comprender e interpretar para lograr un encuentro de mi horizonte, o sea de mi manera de pensar, mi filosofía, con el horizonte del texto, o sea la manera de pensar del autor del texto, su filosofía. En el caso educativo, el maestro debe hacer una transferencia del contexto con el alumno, pues investiga en la inmediatez, debido a que  está en  el mismo contexto con el investigado; como

investigador no debe  juzgar valorativamente  (calificar o descalificar), debe interpretar y actuar para transformar, estar abierto  a las opiniones del otro, aunque no las comparta esto es dejar decirse  algo aunque le choque, la comprensión no es otra cosa que ponerse de acuerdo para interpretar mediante el diálogo abierto, que nos permite compartir significados. La hermenéutica es, pues, una lectura de los signos que expresan la intencionalidad del ser humano, individual o colectiva, para la comprensión del mundo, yendo de los hechos, a la idea que los inspiraron y los orientaron.

 

Como investigadores debemos despojarnos de preconceptos o prejuicios y ponernos en la perspectiva del autor,  del coinvestigador y del investigado.      ( Ver esquema conceptual # 11: El método hermenéutico crítico)

 

Los propósitos que nos mueven a realizar este proceso de investigación son: Formarnos, para realizar nuestra labor con mejor calidad y profesionalismo; mejorar las condiciones de vida de la comunidad; contribuir con el desarrollo humano, pues es un deber y compromiso de todo sujeto, el ser protagonista de su historia, trabajando a favor de los demás, orientados por los valores de equidad, honestidad y justicia.

 

Entre nuestra práctica pedagógica  y la comunidad educativa debe haber una relación dialéctica, intersubjetiva, es decir, mutuamente reflexionaremos y formaremos, no impondremos esquemas, no teorizaremos individualmente, sino mediante el diálogo tolerante y equitativo, adelantaremos procesos de formación conjunta.

 

La fuente donde obtendremos información serán  los estudiantes, los docentes, los  padres de familia. Queremos obtener información acerca del pensamiento,  la manera como pensamos y cómo construimos un conocimiento. Esta información la obtendremos a través de guías de reflexión, entrevistas, seminarios, el PEI, etc.

 

La metodología que usaremos, basada en el enfoque crítico social y el método hermenéutico crítico, será retrospectiva en: observación, reflexión, planeación, acción; con la participación de toda la comunidad educativa, comprometida a través de la organización, toma de decisiones y en el análisis de los proyectos institucionales mediante una acción problematizadora, dialéctica, creativa y vivencial, que sea sistematizada, rigurosa y profunda

 

Consideramos que, la práctica pedagógica, cuya naturaleza es el conocimiento, es relativa porque todos los actores tienen percepción e intereses distintos de los hechos, construyen su propio saber y visionan su mundo; en construcción colectiva permanente, porque su finalidad es construir conocimiento y para que éste sea legítimo(válido y verdadero), tiene que ser construido con la participación  colectiva; es permanente porque el conocimiento es histórico, en proyecto, siempre en revisión y problematización. Por lo tanto  se debe hacer énfasis en el conocimiento práctico, que surja de la comunidad, con el propósito de formar para que sea pedagógico.

 

Los conceptos anteriormente citados, constituyen un aporte del equipo investigador “Constructores del saber” a la pedagogía, pues fueron construidos en consenso; confrontando nuestros saberes nocionales con los de los otros grupos de la especialización y con saberes elaborados que sintetizamos en esquemas conceptuales, es así como establecimos los constructos teóricos antes mencionados.

1.6  Etapas del proceso como avances en el proyecto de investigación.

 

Para sistematizar nuestra investigación, de tal manera que los actores avancen en el reconocimiento de la situación problema, la comprensión y transformación  de nuestros propósitos, debemos realizar un plan de acción en cuatro etapas:

 

ETAPA 0. La naturaleza y el sentido de la temática objeto de estudio.

 ETAPA I. Reconocimiento de la situación y construcción del problema de investigación.

 ETAPA II. Proceso de comprensión de la problemática.

 ETAPA III. Proceso de transformación de esa problemática.

 

La etapa cero tiene dos componentes: La construcción de la temática de investigación  y  la legitimación de la temática.

 

La etapa I tiene tres componentes: La  contextualización,  el diagnóstico y  la formulación del problema.

 

 La etapa II tiene también tres componentes: Construcción de  categorías de análisis, la construcción de significados comunes y la  formulación de hipótesis de trabajo.

  La etapa III tiene dos  componentes:  La elaboración del plan transformacional y  la puesta en marcha y evolución del problema.

 

Cada una de estas componentes debe pasar por tres momentos: sensibilización, organización y análisis situacional. (Ver esquema conceptual # 12: Las etapas del proceso como avances en el proyecto de investigación)

 

Existe un cuarto momento, que podemos decir que es independiente de los anteriores,  es la planeación situacional; en este momento, cada una de las etapas del proceso de investigación, es  prefigurada, imaginada con anticipación, de tal manera que se disponga de elementos indicativos de la acción, en términos de sentido, para avanzar con las orientaciones acordadas por consenso; prever cómo se asumirá en  el proceso una actitud hermanéutica crítica, cómo se cumplirá  con los compromisos en el tiempo, cómo el procedimiento acordado expresa la dialéctica y la heurística que caracteriza la metodología elegida, y cómo ir introduciendo los ajustes que la misma vida cotidiana va sugiriendo. Además la planeación situacional servirá como punto de referencia para los procesos de sistematización y para la elaboración del informe del avance respectivo. Para apoyar la rigurosidad del proceso los planes deben explicitar en cada etapa, los componentes y momentos del proceso y en cada uno de ellos los logros, las acciones,  los responsables, el tiempo, los recursos y el seguimiento. Todo de tal manera combinado y articulado que el plan se convierta en la “carta de navegación” de los investigadores, pero sin que se pierda la creatividad y agudeza del proceso.

 

En cumplimiento de este momento,  el equipo investigador “Constructores del saber” elaboró un plan de acción general con el proceso de gestión de nuestro proyecto, para organizar y orientar  con mayor facilidad el proceso de investigación, en el cual se consignan las acciones, logros, tiempo, procedimiento, recursos, responsables, metas, control y seguimiento y evaluación aclarando los indicadores de logros y  las acciones remediales (Ver anexo N° 3)

 

También elaboramos un cuadro con la  planeación situacional para  cada una de las componentes de las etapas.   ( Ver anexos N°4 para la etapa 0; N°5,  N°6, N°7  para la etapa uno; N°8, N°9 y N°10 para la etapa dos y N°11                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         para la etapa tres)